Home » Destacada » EDITORIAL: Día del niño, a no olvidar sus derechos

EDITORIAL: Día del niño, a no olvidar sus derechos

 

 

 

En 1954, la Asamblea General de las Naciones Unidas recomendó que se instituyera en todos los países un Día Universal del Niño y sugirió a los gobiernos estatales que celebraran dicho Día, en la fecha que cada uno de ellos estimara conveniente. La ONU celebra dicho día el 20 de noviembre, en conmemoración a la aprobación de la Declaración de los Derechos del Niño en 1959 y de la Convención sobre los Derechos del Niño en 1989.

 

En Chile se celebrará este domingo 5 de agosto. Hoy, más que una crítica al consumismo que puede conllevar esto, es necesario recalcar con más énfasis los Derechos de los Niños, los cuales se basan en garantizar estados básicos que contribuyen  a mejorar su calidad de vida. Es nuestra responsabilidad el ser garantes de su desarrollo pleno y acorde a su edad y procesos. Si la sociedad completa asume este rol, podríamos ir más allá y no tendríamos que ver en los noticieros casos de niños maltratados o abusados.

 

Un derecho tan básico como el ser un niño y el poder vivir y crecer como tal y en libertad, aún es un fin lejano especialmente en países más pobres. Acceso a la salud, a la educación, a la protección y el socorro, en fin a contar con cuidados especiales, contar con una familia, una identidad, a no ser discriminado ni tampoco ser abandonado ni maltratado, es lo mínimo que podemos entregarles y garantizarles a nuestros niños.

 

Pero incluso en Chile vemos casos de niños y niñas a quienes se les sigue vulnerando uno o más de estos derechos. Sabemos de casos de violencia física y sicológica que viene tanto de sus propios padres, como de sus cercanos e incluso sus pares o por factores externos que los lleva a trabajar o vivir en la calle para su subsistencia.

 

Por todo aquello hagamos de este día, no solo un día sino que una semana, un mes, un año, una década de los niños y niñas, con el fin de aumentar su protección y preservar aquello más valioso que hoy tenemos, a nuestros hijos, porque son nuestra creación, parte de nosotros y quienes sacarán adelante nuestra futura sociedad chilena.

 

 

 

 

Ximena Mella Urra

Editora

 

 

Comentarios