Home » Destacada » EDITORIAL: El desierto del centro de la ciudad

EDITORIAL: El desierto del centro de la ciudad

Rancagua es la capital de la Región de O´Higgins, por ello muchos pensarían que la parte central de la ciudad es con un gran movimiento de personas, diversas actividades sociales y con espacios de esparcimientos. La verdad que eso es solo parte de la realidad. Nuestra querida Rancagua, o mejor dicho, el centro de la ciudad es un desierto después de las 20 horas.

Lo anterior debido a que la mayoría de las personas que Vivian en las principales arterias de la ciudad, han abandonado estas viviendas por los altos costos de contribuciones o las han vendido por el aumento del valor de sus propiedades.

Así la ciudad va quedando solo con oficinas que apagan sus luces en las noches y cierran sus cortinas hasta el otro día. Esto provoca en muchos casos problemas de delincuencia, inseguridades y nos aleja cada día más de tener una ciudad con mayor vida.
Se ha visto que la gentrificación es un problema común en ciudades más grandes y que al ir ganando paso a la desertificación de los centros urbanos, se pierde identidad y movimiento social. Hoy debemos aprovechar políticas de vivienda como las de integración, para repoblar el centro de la ciudades, generar más espacios verdes como micro plazas y espacios para diversión o culturales. Con estas medidas se re-puebla la ciudad en sus calles neurálgicas y genera más desarrollo y vida, recuperando las antiguas costumbres de llenar La Plaza de Los Héroes para recrearse y compartir y no solo viajar al centro a comprar.

 

Alejandra Sepúlveda
Jefe de Informaciones

Comentarios