Home » Columnas » En el día de hoy, recordamos al patrono de los mineros

En el día de hoy, recordamos al patrono de los mineros

 

Por: Juan Alberto Araneda Rodríguez
Docente del Área Ingeniería
IP-CFT Santo Tomás Rancagua

 

 

En Chile, la actividad minera constituye un pilar de la Economía por lo que el día del minero es celebrado cada 10 de agosto por los trabajadores del rubro en honor a San Lorenzo, patrono del pueblo del mismo nombre, quien se dedicó especialmente a la administración de los bienes de la iglesia católica. Nos preguntamos entonces, ¿por qué San Lorenzo es el patrono de los Mineros?.

 

El diácono de origen español fue martirizado durante la época de las persecuciones romanas contra la iglesia católica en el reinado de Valeriano. Según cuenta la historia, el emperador de la época exige a la iglesia la entrega total de los bienes y dicta la muerte del papa Sixto ll. El cuidador de los bienes de la iglesia es apresado por el emperador, quien exigió la entrega de todos los tesoros, ricos en oro y plata. Pese a correr peligro, Lorenzo le pidió tres días a la autoridad para reunirlos, sin embargo, desobedeció la orden del emperador y enterró los metales preciosos y demás objetos de la iglesia. En lugar de estos, Lorenzo reunió a los pobres, ancianos y enfermos y los presentó ante Valeriano como el verdadero tesoro de la iglesia. Así, al verse burlado, el emperador dio a Lorenzo la muerte asado en una parrilla el 10 de Agosto del año 258 DC en Roma.

 

La creencia en este Santo se instala en nuestro país con la fundación de la ciudad de Tarapacá. Los mineros prontamente se hicieron cargo de la celebración del santo, construyendo un templo, participando activamente de sus celebraciones y peregrinando cada mes de agosto. No existe la claridad respecto del momento en que San Lorenzo se convierte en patrono de la Minería. Sin embargo, se deduce que al enterrar los tesoros de preciosos metales se relaciona directamente con el trabajo que a diario realizan los mineros.

 

En Chile, es muy arraigada esta creencia en los mineros que profesan la fe católica y encontraron en el Santo a quien encomendarse al ingreso de una labor minera – sea a cielo abierto o bajo superficie – y también entregan su agradecimiento al término de cada jornada.

 

Con fe y esperanzas en una minería sustentable, productiva, amigable con el medio ambiente, socializante con sus entornos y creadora de oportunidades de una mejor vida invito a nuestros educandos y educadores a crear la instancia de esta forma de hacer minería que nos permita la extracción de las entrañas de la tierra de los metales preciosos, asegurando el planeta para los hijos de nuestros hijos y generaciones venideras. Un saludo a las escuelas mineras y también a los mineros de la Patria.

Comentarios