Home » Editorial » Columnas » RECORDANDO: Hno. Marista Martín Panero

RECORDANDO: Hno. Marista Martín Panero

 

En un día como hoy, el 11 de agosto de 1922, nació en Valladolil, España, Martín Panero Mancebo, que se convertiría en uno de los más destacados profesores de la Orden Marista. El Instituto O’Higgins de Rancagua tuvo el honor de contarlo por varios años en su planta de maestros y fueron muchos los estudiantes que tuvieron en esos años el privilegio inolvidable de ser alumnos de Castellano del hermano Martin.

Apoderados, padres de familia, ex alumnos y muchas otras personas en Rancagua, disfrutaron más de una vez de sus entretenidas charlas o conferencias públicas, que atraían siempre a gran número de asistentes. Cuando fue traslado a Santiago, se le tributaron afectuosas despedidas. El Instituto añoró su presencia, pero se alegró de que se hubiera convertido en catedrático de la Pontificia Universidad Católica de Chile.

Fue invitado a pertenecer como Miembro de Número de la Academia Chilena de la Lengua y Correspondiente de la Real, Academia Española. Ingresó a ellas el 2 de octubre  de 1978, ocupando el Sillón Número 28.

 

En varias oportunidades tuvimos el agrado de escuchar sus disertaciones, siempre interesantes, amenas, doctas, con palabras precisas, que brotaban como torrentes desde su boca para deleite de los oídos que escuchaban, tratando de no perder ni una sola de sus sílabas. Asombraba cuando repetía de memoria, largas citas de libros o páginas enteras del “Quijote” o de otros libros.
Fue autor de numerosas obras, escritas con su pluma maestra, que hoy son apreciadas reliquias literarias en las estanterías de bibliotecas públicas y privadas. Ojalá pudieran reunirse algún día en un tomo de obras completas, inmortalizando sus pensamientos.

El fallecimiento del Hermano Martín Panero, ocurrido el 21 de abril de 1999, a los 77 años de edad, puso luto en las letras chilenas, en la gran familia Marista, en la Academia Chilena y en la Real Española, en los ámbitos universitarios y en todos los que lo conocimos.

Comentarios