Home » Actualidad » Peregrinos llegaron de todo el país: Miles de fieles visitan Pelequén para venerar a Santa Rosa de Lima

Peregrinos llegaron de todo el país: Miles de fieles visitan Pelequén para venerar a Santa Rosa de Lima

  • Tal como se preveía, durante todo el día jueves el pueblo recibió a quienes de una u otra forma se acercaron hasta la imagen de la santa para agradecer o pedir algún favor especial.

Fernando Ávila Figueroa

Fotos: Marco Lara

De rodillas, descalzos e incluso en bicicleta provenientes desde largas distancias llegaron los fieles ayer jueves hasta el Santuario de Santa Rosa de Lima, en la localidad de Pelequén.  Tal como se preveía miles fueron las personas que llegaron a visitar a la santa, participar de las misas, o simplemente tocar su manto cuando la imagen fue instalada en los jardines del templo.

Motivados por diferentes razones, conocimos la opinión de los fieles sobre los motivos que tenían para llegar a Pelequén, pese a lo frío del día, y aunque hubiese que recorrer cientos de kilómetros. Uno de ellos fue José Manuel Moraga, quien desde Curicó y en bicicleta en poco más de 2 horas llegó al templo para participar de la misa y pagar una manda. Adujo que este recorrido lo realiza casi todos los años en bicicleta pese a que el clima no lo acompañe.

Desde Buin también llegó la señora Rosa Riveros, quien nos contó que todos los años llega al templo como una tradición familiar que inició su padre. Este año llegó junto a su hermana como una manera de recordar al padre de ambas, ya que asegura que Santa Rosa es muy milagrosa.

Por su parte, Josefina Bahamondez, llegó desde San Joaquín, Región Metroplitana, tradición que se extiende desde hace cuarenta años. Para ella Santa Rosa es muy milagrosa, por lo que de corazón nos dice que la visiten.  Su opinión la comparte Tránsito Cartagena, quien desde Paine llegó al templo. Son 32 años los que lleva visitando a la santa, pero lo hace en bicicleta, y pese a sus 52 años, asegura que su manda lo obliga a llegar en dos ruedas mientras pueda. Llegó junto a un sobrino en un tiempo de 2 horas 45 minutos, creyendo que lo hacen con fe para pedir y agradecer.

También encontramos fieles de nuestra región, es así como Mitzi Soto es oriunda de Doñihue y llegó a participar de la misa de las 11:00 de la mañana. Dice que no le prometió a la santa ir todos los años, pero lo hace cada vez que puede, ya que lo siente en su corazón. “Me gusta entrar a la iglesia, escuchar la misa y recibir la comunión. Hubo una buena afluencia de público pese a que dijeron que iba  estar malo el día. La iglesia está un poco en decadencia, pero los que creemos en Cristo no nos importa quienes dirijan. Creemos en él, y en las enseñanzas que nos dejó”, dijo la devota.

También desde Santiago encontramos a Iris Pavéz,  quien ingresó descalza a pagar una manda, situación que repite todos los años. Cuenta que llega al santuario desde pequeña, y que la santa es muy milagrosa, tradición que le inculcó su abuela, por lo que ella también intenta traspasarle la devoción a sus nietas y nietos.

MISAS COLMADAS DE FIELES        

Fue la misa de las 11:00 de la mañana la que presidió Monseñor y Administrador Apostólico de Rancagua, Luis Fernando Ramos, quien luego de ella nos comentó su alegría de por primera vez  participar de esta masiva festividad religiosa.  Destacó la importancia del santuario, al que llegan fieles de todo el país, lugar que convoca a peregrinos a través de la imagen y vida de Santa Rosa de Lima.

Pese a no tener referencias a la cantidad de fieles que llegaron años anteriores, cree que de la misa que presidió participó mucha gente, quienes tuvieron una experiencia con Santa Rosa. “La gente aprende a diferenciar que de repente hay ministros de la Iglesia que no han cumplido bien su misión, o no lo han hecho bien, haciendo simplemente otras cosas distintas a lo que corresponde ser un pastor o un ministro de la Iglesia. La fe de la gente es con el Señor, y lo santos, como Santa Rosa, son un instrumento para llegar al Señor. Los ministros son aquellos que están al servicio de la gente. Si un ministro cumple bien su misión fantástico, y si no cumple bien la gente sabe diferenciar también”, dijo el Administrador Apostólico, quien en su homilía recordó la vida de Santa Rosa, la que llevó una vida en sintonía y en comunión con Dios, una muchacha del siglo XVI, la que abrió su casa para cuidar enfermos, enfermando ella también y falleciendo muy joven a los 31 años.

Comentarios