Home » Deportes » Marco Antonio Figueroa confía en tener a un O’Higgins virado, pero advierte: “Soy fantasma, pero no mago”

Marco Antonio Figueroa confía en tener a un O’Higgins virado, pero advierte: “Soy fantasma, pero no mago”

  • El nuevo DT del Capo de Provincia llega a ordenar la casa. Sostuvo que confiará en hombres de experiencia del plantel, como Ramón Fernández, Roberto Cereceda y Albert Acevedo, lo mismo en jóvenes como Maxi Salas, Raúl Osorio o Bastián San Juan.

Por: Ricardo Obando

 

Volver a creer. Una frase que es utilizada muchas veces cuando un equipo anda mal, pero que para Marco Antonio Figueroa, nuevo entrenador de O’Higgins, tiene mucha validez. El DT, que fue presentado ayer en el Monasterio Celeste, sostuvo que confiará en la experiencia que tienen varios integrantes del plantel para poder salir del mal momento y acabar con la mala racha que trae el conjunto rancagüino, el cual no gana desde julio pasado.

En ese sentido, uno de los “cortados” por Mauricio Larriera, Ramón Fernández, volverá a ser titular el próximo sábado cuando el Capo de Provincia reciba a Palestino, lo mismo Maxi Salas, delantero a quién considera un hombre con mucho ímpetu y futuro.

“Vamos a tratar de sacar provecho a los veteranos y a los jóvenes”, dijo, puntualizando también que antes de arribar a Rancagua, “tuve la posibilidad de ver los últimos partidos, y creo que siempre tuvo la intensión de ganarlos, pero con un poco de desorden. Lo que me queda es ordenar a este grupo de jugadores que tiene talento, porque nadie discute que Roberto Cereceda pasa por un buen momento, que Ramón Fernández si vuelve a ser el Ramón que yo tuve en la U nos puede aportar muchísimo, con un Maxi Salas que tiene enormes deseos de trascender, rodeados con jóvenes como Osorio, Bastián San Juan, o como Albert que pone experiencia. Entonces, ordenar un poco el traslado del balón y ser más agresivos”.

 

ORDENAR LA CASA

Para Figueroa, el club cambió una enormidad respecto al cual conoció en 2010. Hoy el crecimiento institucional de O’Higgins lo sorprendió, y en ese sentido, cree que el fútbol debe estar a esa altura.

Respecto a lo que ha visto de este elenco, expuso que, “este equipo tiene que empezar a ganar, tiene que jugar mejor, y tiene que hacerse sentir en casa. Desde ya, tiene que pararse más arriba, hacer presión alta, y cuando tenga la pelota tratar de distribuirla y correr menos. El equipo corre bien, pero corre mal, tiene buena preparación y se desgasta mucho en quitar la pelota en lugares donde no tienen que ir algunos jugadores”.

Además, sobre su tarea principal, recalcó que “creo que puedo hacer que este equipo juegue un poco más ordenado”, y que llega “con una responsabilidad bastante grande, con un plantel de muy buenos jugadores, que está por encima del que me tocó dirigir en algún momento, a la calidad me refiero”.

Junto con ello, y marcando diferencia del “Fantasma” que dirigió en 2010 en Rancagua, señaló que “el que cambió fui yo. Me preparé mejor para hacer mi trabajo mucho mejor, valga la redundancia, trataré de estar a la altura de la institución, de la familia que lo conforma, y poder brindar alegría a nuestra hinchada que sufre mucho cuando el equipo no gana”.

Por eso, puntualizó, “queremos ser un equipo agresivo, pero ordenado”. Es más, recalcó que en su cargo, tiene claro lo que hay que hacer el sábado frente a Palestino en el estadio El Teniente. “Soy Fantasma, pero no mago. Creo que vamos a ganar el partido porque esto a veces pasa más por la cabeza de los futbolistas que por el rendimiento, y cuando conversé con ellos, todos están comprometidos con sacar esto adelante”, dijo.

En los tres entrenamientos donde estará junto al equipo esta semana, secundado por Jonh Armijo como su escudero, el plan de trabajo es simple: “tenemos que sacarle el jugo”.

Además, apuntó el que la condicionante del descenso no le asusta, más bien, dijo que hay que estar preparado para todo, pero que “la posibilidad es más para arriba que para abajo, si es que las cosas salen bien”.

En todo caso, confesó que en estas siete fechas, partido por el fin de semana, “yo no sé si me va a alcanzar. Vamos a tener chispazos positivos en este partido, ellos están convencidos”.

Finalmente, respecto a las metas que le ha impuesto la directiva sentenció que lo primero “es el sábado”, ganar, y que “nuestro acuerdo fue tratar de mejorar lo que queda del torneo, para planificar después si se da la posibilidad”.

Comentarios