Síguenos

Columnas

OPINION: Fallo de La Haya, el comienzo de nuevos desafíos bilaterales

Publicado

el

 

Este 01 de Octubre de 2018, se inscribió parte de la historia internacional de Chile. Esto luego que la Corte Internacional de Justicia La Haya fallara -de forma contundente- en contra de la demanda Boliviana, que exigía un pronunciamiento jurídico que obligase a nuestro país a discutir con ellos sobre la eventual posibilidad de una salida soberana al mar. Un requerimiento que ha sido parte del eje central del gobierno del Presidente Evo Morales.

 

Fueron cinco años de larga espera para obtener, finalmente, una decisión que puso fin de forma irrestricta a lo requerido por Bolivia. Un proceso que demandó el arduo trabajo de la totalidad del segundo mandato de la Presidenta Michelle Bachelet, del canciller Heraldo Muñoz y todo el equipo que se conformó para la defensa de Chile. Mismo esfuerzo con el que continuó el actual gobierno del Presidente Sebastián Piñera, su canciller Roberto Ampuero y el grupo de agentes y profesionales que los acompañó.

 

Con el fallo de La Haya se marca, sin duda, una serie de precedentes e hitos que no se pueden dejar de mencionar. No solo no estamos obligados a “sentarnos” a discutir con nuestro país vecino, en cuanto a esta materia; sino que también se establece que asuntos como estos deben mantener el carácter de bilateralidad. Un duro aprendizaje para el Presidente Morales, quien determinó hacer de esta debate, un asunto multilateral involucrando a la comunidad internacional.

 

Por otro lado, y en el marco de esta discusión, algunos plantearon la necesidad de retirarnos del Pacto de Bogotá -Tratado Internacional que regula la resolución de conflictos por vía pacífica-. Hoy, quedó clarísimo que mantenernos en él, esperar los argumentos jurídicos de una Corte Internacional de Justicia como ésta, es algo en lo que debemos continuar, más aún cuando como país, somos defensores del Derecho Internacional. Las desconfianzas existentes respecto a este procedimiento es algo que, a mi juicio, debemos sobrellevar y junto a ello comprender que Chile siempre tendrá como objetivo resolver, por la vía pacífica, las controversias o discusiones que puedan suscitarse entre países vecinos, como con todos los que son parte de la comunidad internacional.

 

Ahora, el llamado y desafío es mirar hacia adelante, hacia el siglo XXI que queremos construir, no solo como país, sino que también como comunidad latinoamericana. No podemos desconocer que se avecina un proceso donde la reconstrucción de relaciones con Bolivia será una materia que debemos afrontar como país, como Gobierno, como autoridades y también como ciudadanos; no solo de parte de Chile, sino que fundamentalmente desde la mirada de Bolivia, su Presidente y de aquellos que aún no comprenden la importancia de respetar las relaciones bilaterales y, por cierto, de aquellos Tratados que han marcado la historia de ambas naciones.

 

Hoy, nuestra dinámica es integradora, con una relación económica fluida con Bolivia, especialmente en el norte de nuestro país. Actualmente, el 40% de las exportaciones bolivianas pasan por nuestro territorio, el mayor uso de los puertos de Arica -cerca de 80%, aproximadamente- corresponden a productos bolivianos. Es decir, procesos incluyentes, colaborativos y de respeto, no solo a las actividades de nuestros vecinos, sino que también a lo que los Tratados Internacionales nos han indicado.

 

Retomar las relaciones con el pueblo boliviano, con la comunidad, ya sea a a través de los partidos políticos, del Congreso, del Poder Judicial, de los empresarios, los gremios profesionales, los sindicatos… es sin duda alguna, un camino relevante que debemos realizar. Es nuestro deber, tanto para Chile como para Bolivia, fomentar y fortalecer la riqueza de un tejido que podemos construir de manera conjunta. Chile, Bolivia, América del Sur, todos necesitamos tener una mirada común hacia el mundo que se perfila para el siglo XXI. El Pacífico va a ser el Océano del futuro cercano y debemos estar preparados para aceptar y afrontar este desafío que, solo con criterios comunes será beneficioso para todos nosotros. Veremos qué piensa al respecto, el Presidente Evo Morales… seguramente, será motivo de otra columna.

Anuncio Publicitario

Columnas

La creación Habla

Publicado

el


“Los cielos cuentan la gloria de Dios, Y el firmamento anuncia la obra de sus manos. Un día emite palabra a otro día, Y una noche a otra noche declara sabiduría. No hay lenguaje, ni palabras, Ni es oída su voz. Por toda la tierra salió su voz, Y hasta el extremo del mundo sus palabras. En ellos puso tabernáculo para el sol; Y éste, como esposo que sale de su tálamo.


Se alegra cual gigante para correr el camino. De un extremo de los cielos es su salida, Y su curso hasta el término de ellos; Y nada hay que se esconda de su calor.” Salmo 19:1-61:20
“Porque las cosas invisibles de él, su eterno poder y deidad, se hacen claramente visibles desde la creación del mundo, siendo entendidas por medio de las cosas hechas, de modo que no tienen excusa.” Romanos 1:20.


Esta es una de las declaraciones bíblicas más claras de que la naturaleza en sí misma está destinada a mostrar la grandeza de Dios. Estas palabras están en el tiempo presente. Es decir, los cielos «están contando», y el cielo está «anunciando» la obra creadora de Dios. Es una exhibición continua. Lo que vemos en la naturaleza está pensado para mostrarnos constantemente que Dios existe y nos dice lo sorprendente que el Creador en verdad es.


Cuanto más aprendemos acerca del universo, más claramente podemos ver la obra de Dios. Un ejemplo perfecto de esto es la cosmología moderna del «Big Bang». Previo a esta teoría, los científicos y los ateos suponían que el universo era eterno. La combinación de las teorías de Einstein y los avances en la física, han dejado claro que, en realidad, el universo tuvo un «principio»
Los astronautas han podido de hecho caminar físicamente sobre la misma luna que David pudo observar sólo a distancia, pero todo el conocimiento que hemos obtenido acerca del universo en el que vivimos solamente sirve para profundizar mucho más aun, nuestra impresión de la tremenda sabiduría y poder de Dios.


Estos billones de galaxias en rotación siguen su curso silencioso en las profundidades del espacio, y todo funciona en perfecta unidad y armonía. Esto fue lo que impresionó al salmista, que irrumpe con esta exclamación ¡Oh Jehová, ¡Señor nuestro, Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!
Ya que «los cielos cuentan la gloria de Dios», una persona sólo necesita mirar honestamente el mundo alrededor de él, a fin de darse cuenta de que Dios existe. El rey David exclamaba “¡Oh Jehová, Señor nuestro, ¡Cuán glorioso es tu nombre en toda la tierra!… “” Cuando veo tus cielos, obra de tus dedos, La luna y las estrellas que tú formaste, Digo: ¿Qué es el hombre, para que tengas de él memoria, Y el hijo del hombre, ¿para qué lo visites?”.


Al igual que el rey David debemos Levantar en alto los ojos, y mirar la grandeza de Dios su fuerza su poder, su dominio, pero que a su vez esta contemplación nos lleve a alabar y dar gracias a Aquél que es el resplandor de Su gloria, y la imagen misma de Su sustancia.
No hay excusa para no acercarse a Dios, por el contrario, los cielos, la Biblia, están hablando y nos invitan a colocar nuestra fe en el Dios creador que se hizo carne en la persona de nuestro Señor Jesucristo con el propósito de perdonar nuestras faltas y darnos vida en abundancia.


Pastor: Alejandro H. Cabrera C.

Continuar Leyendo

Columnas

Valor patrimonial de la paya en Chile

Publicado

el

En mayo de 2016, en la ciudad de Colonia del Sacramento, Uruguay, la paya chilena fue inscrita en la Lista del Patrimonio Cultural del Mercosur sumándose así a la payada argentina y uruguaya, que ya contaban con este reconocimiento.

Un año más tarde, un decreto presidencial publicado el 03 de agosto de 2017, estableció que el 30 de julio de cada año sería celebrado como el Día Nacional del Payador, en atención a que fue en esa fecha que se creó la Asociación Gremial Nacional de Trabajadores de la Poesía Popular, Poetas y Payadores de Chile, AGENPOCH.

Ambos reconocimientos daban cuenta de la relevancia que esta expresión cultural tiene para el país y también para inscribir esta tradición en el gran marco de la poesía oral improvisada iberoamericana.

La paya forma parte de una gran vertiente llamada canto a lo poeta que tienen entre sus afluentes al canto a lo humano, a lo divino y, según algunos payadores, incluso a la cueca. Los payadores y payadoras (que cada día son más, dando cuenta de uno de sus principales rasgos: su versatilidad) están dispersos en gran parte del territorio nacional adoptando formas propias muy ligadas a sus localidades.

En apretada síntesis, una paya es siempre un duelo poético entre dos o más payadores que improvisan sus décimas haciendo gala de su destreza poética, su ingenio y también, a un nivel más profundo, de su sabiduría y su capacidad de representar la voz del pueblo.

La práctica de la paya requiere largos periodos de formación, habitualmente con maestros más avezados. Muchos payadores son, además, grandes ejecutores del guitarrón chileno lo cual suma un elemento adicional a las destrezas que requiere ser un payador.

Año tras año en este mes de septiembre diversos sectores recuerdan a la paya, pero se aprecia un desconocimiento sobre el inmenso aporte a la cultura y al patrimonio presente. Es importante que también en nuestro país respetemos y valoremos a nuestros payadores y payadoras, tal como se hace en el resto del continente, con sus decimistas, repentistas, o en Brasil pajadores.

Carlos Maillet A.
Director
Servicio Nacional del Patrimonio Cultural

Continuar Leyendo

Columnas

Excesos diechiocheros

Publicado

el

Una de las características más distintivas de la semana en que celebramos las fiestas patrias, es el inconfundible aroma de los alimentos sobre la parrilla. Ese estímulo no solo es capaz de fragilizar las voluntades de los más convencidos y aplicados en su plan de alimentación, y de todos quienes sueñan con un “verano sin polera”, sino que también es una guía que nos conduce hacia el más valorado punto de encuentro dieciochero con familia y amigos, la parrilla. Es ahí donde en un intento de autoconvicción, frente a la oferta de preparaciones que “rebosan en riesgo cardiovascular”, se comienzan a escuchar frases características, como: “una probadita no más”, “si total, no como esto todos los días…”, las que luego de varias probaditas de alimentos altamente calóricos, se sustituyen por “hay que vivir la vida” y “de algo hay que morir”. Sin negar que todas esas afirmaciones son válidas, y que también es válido comer lo que se quiera en el ejercicio de la libertad. El conflicto se genera cuando el comportamiento alimentario pasa a ser una consecuencia espontánea de impulsos que conducen a daños acumulativos en la salud, y cuando la ingesta, más que un complemento a los encuentros sociales en torno a la celebración patria, se constituye como un factor capaz de dominar a la razón y con ello anular conocimientos y compromisos de autocuidado. Iniciando con placer y terminando en disconfort y culpa, al punto de dar origen a los “comí tanto, que no me puedo ni mover”, y a públicas y aplaudidas promesas de “el lunes me pongo a dieta y me inscribo al gimnasio”. Frente a esto surge la pregunta con tono de réplica para los nutricionistas: ¿y entonces no podemos comer nada?, la respuesta es: Sí se puede!!!, y entre los muchos típicos consejos, recordando que la ingesta promedio adecuada para un adulto, es de 2000 Kcal/día, invito a que al menos decidamos respecto a las siguientes 4 sugerencias y datos: prefiera pebre y no mayonesa (20 Kcal v/s 80 Kcal por cucharada), prefiera bebidas sin azúcar (bebidas azucaradas aportan 110 Kcal por vaso de 250 ml), coma anticucho sin chorizo ni vienesa (puede evitar más de 200 Kcal por unidad, además de mucha grasa y sodio), baje la cuota de ingesta alcohólica (1 solo vaso de piscola puede aportar 250 Kcal). Solo con estas medidas se puede celebrar a la patria y compartir comiendo rico y más sano, evitando un importante exceso calórico y sus indeseables y conocidas consecuencias.

Stefanie Chalmers E.
Nutricionista, Fisiopatóloga.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080