Síguenos

Columnas

OPINION: Ganó el No, ganó el Sí

Publicado

el

Chile ha visto con gracia cómo se organizan y reorganizan actos conmemorativos, sacando y reponiendo invitados de la mesa, reordenando a la fuerza el mapa político para llevarlo a los antiguos “tres tercios”; incluso el impulso conmemorativo llegó a La Moneda reajustando la memoria. Así los 30 años del Plebiscito se convierten en otra buena oportunidad para reflexionar.
Hace unos días atrás terminé otra vez de leer el libro “La historia oculta del régimen militar”, y a la luz de sus páginas observo lo ocurrido las últimas semanas, donde se ha producido el revival del plebiscito del ’88, en medio de un escenario interesante de observar a nivel político, que no podemos dejarlo pasar a propósito. Valga como advertencia que para hilvanar algunas ideas solo usaremos las denominaciones “derecha” e “izquierda”, a fin de hacerlas funcionales al binomio “Si” y “No”.

Por una parte, hoy la derecha sigue poblada por quienes vivieron la “debacle” de los ’70, que abogaron por la intervención armada que alimentaba Estados Unidos y que ya había cobrado intimidatoriamente la vida de un General y un Almirante de la República; que asumió como “mal necesario” el asesinato selectivo, la tortura y desaparición de contrarios y que celebraron cada “11 de septiembre” como una epifanía; esa derecha hoy ha incubado un poderoso movimiento de jóvenes que, criados en su seno, alimentados ideológicamente en un anti izquierdismo militante, plantean con verosimilitud que les redime el hecho de ser jóvenes y convenientemente trabajan un remozamiento de la derecha, renegando en público de lo que aún les anima en privado, buscando legitimar su opción como una nueva oportunidad en el electorado. Así, no sienten que la opción “Si” del plebiscito sea en lo concreto la banalización de la tragedia, una forma de ensalzar los logros del régimen como contrapeso a la barbaridad, entendida esta, por último, como un costo de las “modernizaciones” y el “salto al desarrollo”, como diría José Piñera.
En cambio hoy la izquierda (como dije, no usaré tampoco acá los “centrismos”, para no evadir el bulto), a 30 años del plebiscito, está básicamente dividida en tres:

Un frente compuesto de un amplio contingente de no militantes, que participaron tempranamente del movimiento popular de derrocamiento del dictador y que, como el comunicador Patricio Bañados, también tempranamente después del plebiscito, fueron desplazados y olvidados, convertidos en un millar de rostros e historias irrelevantes para la democracia, que se mimetizaron con todo el mundo y ellos, que eran todo el mundo, desplazados, perdieron protagonismo y fuerza para decir: esto no es lo que queríamos. Las tarjetas de crédito y las urgencias pudieron más, en medio de la segunda oportunidad que brindaban a Chile los commodities. Por ello, su ausencia a la hora de determinar la paternidad del No.

Otro frente es el militante, que poco a poco fueron desplazados a lugares menores, de poca o nula influencia, postergados bajo la sombra de las figuras de la transición y su pléyade de “aparecidos”, de “hijos y sobrinos de”. Los militantes llenaron las calles con sus gritos, elaboraron lienzos multicolores, panfletearon a costa de palos y gas, rayaron murallas y en el peor de los casos murieron en medio de protestas y del olvido, y los que vivieron para la gloria del día después, quedaron bajo los escenarios, repartiendo el sánguche, ordenando después del acto, cobrando relevancia para las internas partidarias y de ahí, si te he visto no me acuerdo.

El tercer frente en la izquierda es el de los jóvenes, esos que sienten vergüenza de la transición, esos que critican la falta de épica y el afán de burócratas que lo invadió todo y que hoy se organizan en otra miríada de movimientos y partidos, porque eso si es congénito de la izquierda: la atomización. Esos jóvenes que miran con recelo y distancia a los próceres, que sospechan de la militancia, que no se conforman con lo que se conformaron los padres y madres del No, están activos y pujantes, aunque su dirigencia carga los males de los viejos también, como diría Gabriel Salazar: el caudillismo y el peligro constante de convertirse en una burguesía de izquierda.

Como corolario, podemos señalar que después del plebiscito la izquierda, a diferencia de la derecha, tiene a lo menos tres espacios de discusión y memoria perfectamente definidos y por sobretodo, irremediablemente divididos; con una evaluación crítica del proceso derivado después del ’88, que la derecha se ufana de señalar como de “aceptación del modelo económico” y otros de izquierda, como la vergüenza de la profundización de dicho modelo a costa de la desmovilización persistente y la negación de un cierto pacto social mudo que animó la derrota de la dictadura y que sostenía la esperanza de cambios en la esfera económica que cerraran las brechas, mejoraran la igualdad de oportunidades, repensara el papel subsidiario del Estado, sacándolo del modelo decimonónico –en palabras de la filósofa conservadora Chantal Delsol- al que lo llevaron los Chicago boys. Los chilenos reconocen que las condiciones materiales han cambiado enormemente en este período, pero como lo señaló críticamente un reciente artículo de The Economist, saben que el milagro es inconsistente con una política de desarrollo orientada al bien común, sino más bien el resultado de un golpe de suerte en la ruleta de los commodities.

Por eso es que en pocos meses Chile ha visto con gracia cómo se organizan y reorganizan actos conmemorativos, sacando y reponiendo invitados de la mesa, reordenando a la fuerza el mapa político para llevarlo a los antiguos “tres tercios”; incluso el impulso conmemorativo llegó a La Moneda reajustando la memoria. Así los 30 años del Plebiscito se convierten en otra buena oportunidad para reflexionar con serenidad y ánimo crítico, lo que Patricio Bañados dijo hace un tiempo y que está en la base de un cierto malestar taimado de la sociedad chilena: “En el plebiscito del ’88 ganó el Sí. Hubo más gente que votó que No, pero ganó el Sí.”

 

 

Fernando Verdugo Valenzuela
Presidente Regional del Partido Radical

Anuncio Publicitario

Columnas

Coronavirus: Mascarillas y calidad

Publicado

el

Cuando ocurren fenómenos mundiales relacionados a infecciones, tanto virales como bacterianas, comienzan voces a exigir medicamentos (y vacunas) e insumos para la población. El problema de estas exigencias es que muchas veces provienen de poca evidencia científica, y en otros casos gatillan lo peor del ser humano: la codicia. Por mecanismos de mercado, ya que el medicamento y los insumos médicos son tratados como tal, aumenta los precios por temas de demanda. Esto no es exclusivo del área sanitaria, no hay que hacer mucha memoria para recordar la exigencia de los chalecos reflectantes para los autos. El problema es que en el caso de salud tenemos otro problema de fondo, especialmente en relación a la calidad de los dispositivos médicos en el país, dentro de los cuales se encuentran las tan demandadas mascarillas.

Más allá de las aprensiones del uso limitado de las mascarillas (en términos de tiempo de uso) para su eficacia, su calidad no necesariamente esta resguardada por el Instituto de Salud Pública (ISP). Hoy solo se encuentran bajo control obligatorio en el ISP los guantes de examinación, guantes quirúrgicos, preservativos, agujas y jeringas hipodérmicas estériles de un solo uso. Esto se está abordando en la Ley de Fármacos 2. Sin embargo, aún no se concreta su discusión parlamentaria, y por lo tanto sigue estando bajo la voluntad del proveedor.

El sistema sanitario chileno tiene muchas cosas buenas, comenzando por los técnicos y profesionales que trabajan en él, pero es imprescindible que avancemos más rápidamente en temas de calidad, tanto de medicamentos, insumos médicos y servicios farmacéuticos en Chile, ya que en un mundo globalizado como el actual este tipo de situaciones como el coronavirus no serán ni la primera ni la última.

Jorge Cienfuegos
Académico Escuela Química y Farmacia U. Andrés Bello

Continuar Leyendo

Columnas

Antofagasta ocupada por chilenos: 14 de febrero de 1879

Publicado

el

Fue en un día como hoy, el 14 de febrero de 1879, cuando se produjo la ocupación de Antofagasta, para defender los derechos de los centenares de chilenos que trabajaban en industrias de empresas chilenas, en las guaneras y en el salitre. Este mineral había sido descubierto por el chileno José Santos Ossa en 1868, que fundó una empresa, junto con otras que llegaron de Chile, aportando capitales e instalando maquinarias, con trabajadores chilenos.


Por un tratado de 1866, ante las dudas sobre límite fronterizo con Bolivia, se acordó una zona común en la que ambos países se repartirían el producto de la venta del guano, exportación de metales y derechos de aduana.


Bolivia no cumplió lo pactado y en 1874 se firmó un nuevo tratado que terminó con la propiedad común, comprometiéndose Bolivia a no aumentar, durante 25 años, los impuestos a las empresas chilenas. El gobierno boliviano tampoco cumplió y se apoderó de las empresas chilenas, anunciando el remate de ellas para el 14 de febrero.


Justamente en ese día se produjo el desembarco de los chilenos y la ocupación del puerto. Las autoridades bolivianas abandonaron el lugar, que fue ocupado por los chilenos, sin resistencia.
Así comenzó la Guerra del Pacífico. Terminado el conflicto bélico, un nuevo tratado de tregua indefinida, reconoció la ocupación chilena y el compromiso de Chile de establecer franquicias a Bolivia en sus puertos de Antofagasta y Arica.

Continuar Leyendo

Columnas

Busque la paz y sigala

Publicado

el


“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”
Isaías 26:3.


El profeta Isaías era un hombre acostumbrado a tener profundas experiencias con Dios. Le había sido encomendada la difícil misión de anunciar su mensaje en una época muy conflictiva para la nación. Fue criticado, perseguido, amenazado y si pudo estoicamente soportar todo eso, no se debió a sus fuerzas sobrehumanas sino porque Dios, su Creador lo ayudaba. Este servidor fiel, mantenía una relación de tan íntima amistad con Dios, que podía disfrutar de paz aún en medio de las tormentas más intensas de su vida. Es por eso que, con toda certeza y plena convicción, alienta a sus lectores con esta maravillosa promesa. “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”.


La confianza de un hombre en el poder de Dios, el meditar de continuo en su fidelidad y llenarse el corazón y la mente con sus promesas, permiten alcanzar la tan anhelada paz.


La sociedad actual está sometiendo a las personas a un nivel de presión cada vez mayor y eso le está haciendo perder la paz y nos está enfermando. Chile ha sido declarado el segundo país a nivel mundial con un altísimo nivel de depresión en su población. Las consultas a centros de atención psicológica, la venta de psicofármacos, han aumentado en los últimos años de un modo alarmante. El insomnio, fobias diversas, ataques de pánico, parecen constituirse en verdaderas endemias. La tranquilidad, la paz se ha perdido ¿Qué hacer frente a esta situación? La Biblia como Palabra de Dios tiene la respuesta, y esta es Jesucristo. En el Evangelio según San Juan Jesucristo hizo esta declaración:


“La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden” – Juan 14:27.


La paz que Cristo ofrece no es la que nosotros conocemos como paz. Para el ser humano, la paz es únicamente ausencia de guerra, de conflicto y de lucha exterior. Lo podemos ver en las manifestaciones populares en favor de la paz, viene multitudes portando banderas y carteles con la consigna: “Queremos paz”; “No a la guerra”; “No más sangre de inocentes”.


Pero, en medio de esa multitud se puede observar rostros enardecidos, ojos llenos de odio, gente atormentada por conflictos interiores, esposos que abandonaron a sus esposas e hijos, quienes no respetan a sus padres. Pero, quieren paz. ¿Qué tipo de paz, es esa? Esta es la paz que el mundo ofrece: solo ausencia de guerra exterior, y nada más.


La Paz que la Palabra de Dios nos ofrece, por medio de Nuestro Señor Jesucristo, es ausencia de perturbación dentro de nuestra alma, es perfecta armonía reinante dentro de nosotros aun en medio de las adversidades de la vida. Para poder obtener esta paz se requiere de fe.

El Señor Jesucristo procuró la paz para nosotros en la cruz del Calvario, y esta paz se transmite a nuestros corazones y mentes por medio de su Espíritu Santo. La Palabra de Dios en la carta a los Gálatas nos dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad.” (Galatas 5:22).


No es posible tener paz entre los hombres, si no hay primero paz con Dios.


Los títulos que el profeta Isaías da a Jesucristo son:»…y se llamará su nombre, admirable, consejero Príncipe de paz» (Isaias 9:6). Busque a Jesús el “Príncipe de paz” y él le dará la paz que sobrepasa todo entendimiento.


Pastor: Alejandro H. Cabrera C.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto