Home » Editorial » Columnas » Se acordaron de jugar

Se acordaron de jugar

La opinión de Manuel Polgatiz

Periodista y comentarista deportivo

 

Cuando creíamos que estaba todo perdido y que el sufrimiento sería el acompañante frío e ingrato, apareció el fútbol en O’Higgins. Una camionada de oxígeno puro fue el triunfo ante Temuco en el sur.

Inyección de ánimo y fortaleza. Un golpe certero a la ilusión de una remontada en la recta final del torneo, donde hasta hace unas semanas había llanto e histeria.

Figueroa hizo la pega y le sacó trote a jugadores que enmendaron su nivel. Apareció el buen juego (por pasajes), hubo construcción y relevos. Se utilizaron las bandas como una alternativa real para llegar al gol, tal como lo fue en la jugada de Cereceda y Mazzola que terminó en la red.

El empuje se nota y viene desde la banca. Marco Antonio, me ha sorprendido gratamente en este regreso. Se olvidó del “Fantasma” y ahora dedica su tiempo a acelerar los procesos para impregnar su experiencia y decisión al plantel.

Hay pasión, existe amor propio y las batallas se dan en cada balón. Se acordaron de jugar y ganaron con prestancia, sólidamente y sin dejar dudas en la ruta. Obviamente aún permanecen errores y se deben corregir, como hacer demasiado partícipe al portero Pinto con los pies.

Pero que más da, el buque está saliendo de las profundidades. El motor añejo y oxidado, dio paso a la renovación principalmente porque ahora tiene un capitán con voz de mando, que conduce a su arbitrio el timón.

Comentarios