Home » Espectáculos » Cultura » Rancagüino publica libro sobre influencia nipona en artistas nacionales
Trabajo de Marco Arias y Wladymir Bernechea.

Rancagüino publica libro sobre influencia nipona en artistas nacionales

De la tierra al cielo: arte, cultura japonesa y escenas locales”, será lanzado el jueves 11 de octubre en Avenida Cachapoal N°90, en la capital regional.

Marcela Catalán

El jueves 11 de octubre, a las 19:30 horas en la Casa de la Cultura, ubicada en Avenida Cachapoal N°90 de la capital regional, el artista rancagüino Wladymir Bernechea presentará su libro “De la tierra al cielo: arte, cultura japonesa y escenas locales”. La asistencia es liberada.

El texto aborda la influencia nipona en las obras de creadores nacionales y fue editado por el teórico Diego Maureira, “en un trabajo conjunto de discusión de los diversos contenidos”. Editorial Filacteria lo publica y puede ser encontrado en las librerías del GAM, Qué Leo de Parque Forestal, Metales Pesados, Ulises, Biblioteca Nacional, TXT, Concreto Azul de Valparaíso, y En el Blanco. El día del lanzamiento en Rancagua, estará disponible a un precio especial.

El libro parte analizando cómo la televisión abierta y las animaciones japonesas, emitidas durante los 90, influenciaron de manera significativa a niños que años después han generado producciones actuales de arte contemporáneo. Luego narro anécdotas, aventuras y desventuras, además de inauguraciones, fiestas y ferias, para abordar la constitución de vínculos que consolidan el circuito artístico. Al final realizo monografías de 15 artistas chilenos que hoy trabajan y exponen, y que según mi visión tienen más preponderancia dentro de la escena local”, explica Wladymir Bernechea.

Los creadores abordados son Adolfo Martínez, Enrique Flores, Marco Arias, Fiorella Angelini, Samuel Domínguez, Cabra Caluga, Sebastián Riffo, Pilar Quinteros, Francisco Morales, Leonora Pardo, Nicole Beaupuits, Sofía Squadritto, Hatu, Aranzazú Milena, Valentina Maldonado y Gaspar Álvarez.

En sus palabras, “las sensibilidades orientales –distintas a las occidentales que se acostumbraba en la programación infantil– marcaron una nueva manera de ver el mundo, lo que derivó más adelante en producciones de arte contemporáneo inundadas por estos imaginarios. La ambigüedad sexual, las épicas huérfanas, los desastres naturales, la intensidad emocional, la soledad, entre otros factores, fueron problemáticas que abordaba el animé, lo cual impactó a un grupo que tomó esto como cimiento de sus propuestas”.

La publicación también contiene un link y un código QR, que lleva a una página web (www.artistasdelatierraalcielo.wordpress.com) donde se pueden ver las obras de los creadores mencionados. La materialización del volumen es financiada por su propio autor. “Sentí la pulsión de realizar este libro, demorándome lo que fuese necesario, así que no consideré supeditarme a los plazos de los fondos estatales”, añade en esa línea.

Los textos hablan acerca de cómo se gestan los creadores, cuáles son sus intereses profesionales y personales al momento de producir sus trabajos, como también de circuitos, galerías y de todo lo que involucra el aparato institucional y marginal que constituye el arte en Chile”, agrega Bernechea.

Algunos de los artistas abordados “iniciaron sus carreras el año 2000, mientras que otros recién se están abriendo un camino en el tema. Lo importante es que son quienes mantienen vivos los espacios expositivos, sobre todo los independientes”.

Respecto a por qué se interesó en el influjo de la cultura nipona, Bernechea explica que desde pequeño le gustó la animación japonesa. “Coleccionaba VHS, grababa las canciones de las series en casete y más tarde pasé de ver la parrilla programática de televisión abierta, a obtener material más especifico. Desde la básica hasta ahora, mi grupo de amigos siempre giró en torno al animé. Entonces, ahora me doy cuenta de su influjo: cambió la manera de pensar y rompió dogmas en generaciones. Planteo por qué existen autores que toman estos referentes como un elemento más de la cultura visual nacional y, por ende, realizan obras que incluyen esos imaginarios”.

Ésta no es la primera vez que el rancagüino hace guiños al universo nipón, pues este año efectuó una muestra bipersonal junto a Marco Arias en Tokyo. Aquello ocurrió en la Festa Design Gallery, a dos cuadras de la calle más importante de Harajuku: Takeshita Street.

Wladymir Bernechea es Magíster en Artes Visuales de la Universidad Nacional Autónoma de México y licenciado en Artes de la Universidad de Chile. Ha expuesto en el Museo de Arte Contemporáneo, Centro Cultural Mapocho, Galería Metropolitana, aparte de haber presentado muestras en Japón, Estado Unidos, Italia y Estonia.

Comentarios