Síguenos

Editorial

El Cementerio de Rancagua

Publicado

el

RECORDANDO Por… Héctor González V.

 ¿Desde cuándo existe el Cementerio Numero 1 de Rancagua?… La pregunta se la formulan muchos de los rancagüinos en cada primero de noviembre, cuando acuden al más antiguo de los camposantos para visitar las tumbas y recordar a sus seres queridos.

Este primer Cementerio no tuvo un “día de inauguración”. No es posible imaginar una “fiesta inaugural”, con champaña, canapés, etc. solo podemos recordar que comenzó a prestar servicios a mediados del siglo XIX, es decir alrededor del año 1850.

Veinte años antes, el 28 de julio de 1830 se planteó por primera vez en el Cabildo la necesidad de construir un cementerio laico. Como primera medida, los regidores o cabildantes acordaron solicitar la autorización  del señor Obispo de Santiago, bajo cuya jurisdicción religiosa estaba la parroquia de Rancagua.

Vinieron después largos trámites para encontrar una propiedad adecuada para la sepultación de los cadáveres. Todos estaba de acuerdo en que tendría que estar alejada de la ciudad y con amplitud suficiente, con miras al futuro. No era tarea fácil, ya que nadie quería tener un cementerio dentro de un fundo o propiedad agrícola, como lo eran las que rodeaban el pueblo y no tan retirado para que no fuera muy molesto ir a sepultar los cadáveres.

A nadie le pasó por la mente que un siglo más tarde el cementerio ya estaría prácticamente en medio del recinto urbano de Rancagua.

Anuncio Publicitario

Recordando

RECORDANDO: Hernán Muñoz Acuña Intendente de O’Higgins.

Publicado

el



El 26 de marzo de 1953, un nuevo Intendente de la Provincia de O’Higgins asumió su cargo, en el edificio de la Intendencia que actualmente ocupa la Gobernación. Venía desde Santiago, designado por el nuevo Presidente de la República, General don Carlos Ibañez del Campo, elegido pocos meses antes. Don Hernán Muñoz se había retirado de las filas del Ejército, después de alcanzar el grado de capitán.


Desde los primeros días, el nuevo Intendente realizó grandes cambios en el sistema de trabajo de sus antecesores. La costumbre era que los intendentes realizaban todo su trabajo en su oficina, por lo que extrañó a sus funcionarios y en general a las oficinas públicas algunas de las primeras declaraciones del señor Muñoz expresando que él no sería un Intendente de oficina, sino que le iba a dar preferencia al “trabajo en terreno”.


Efectivamente, unas semanas después inició un recorrido por todas las Comunas, algunas de las cuales nunca habían sido visitadas por un Intendente. También se dedicó a recorrer cada una de las oficinas que funcionaban en el edificio de la Intendencia, imponiéndose personalmente de cual era la tarea que tenía cada uno de los funcionarios.


De carácter extrovertido, conversaba con todos y en diálogos abiertos les pedía que lo ayudaran a realizar lo mejor posible las tareas. Para los periodistas, fue más explícito. Los invitó primero a un almuerzo para pedirles su colaboración y decirles que si deseaban hablar con él no era necesario pedir audiencias anticipadamente, lo que pudimos comprobar todos los periodistas de “El Rancagüino”·


Una curiosidad: en su recorrido exhaustivo del edificio, encontró en la parte de atrás una puerta cerrada con llave y que nadie sabía o se acordaba qué había tras ella. Se trataba de un patio, con algunos árboles, que estaba cubierto de malezas. Lo hizo despejar y lo transformó en una especie de gimnasio abierto para que los funcionarios pudieran usarlo, como una especie de “recreo” deportivo al final de sus tareas, para que se sintieran en mejor forma físicamente. Lo inauguró con un campeonato deportivo con los periodistas.,


Otra cosa notable fue el establecimiento de una conmemoración diferente de los aniversarios de la batalla de Rancagua, el primero y dos de octubre. Por primera vez se realizó la ceremonia de izamiento de una bandera negra en el Templo de La Merced, a la que asistió el Presidente General bañez y un destacamento de la Escuela Militar, con su banda.

Continuar Leyendo

Recordando

RECORDANDO: La creación de los Boys Scouts en el mundo y en Rancagua

Publicado

el

Héctor González V.



Un gran auge tuvieron en Rancagua, como en todo el mundo, las instituciones de Boys Scouts en el pasado siglo XX.


El creador de ellas fue el General Inglés Sr. Roberto Baden Povvel, que en 1908 creó la primera en Inglaterra. Había nacido en Londres en 1857 y falleció en Kenya en 1941.


Al año siguiente el ilustre General estuvo en Chile en donde dejó en marcha la primera Brigada Scoutiva, tras una aplaudida conferencia que dictó en el Salón de Honor de la Universidad de Chile, el 26 de Marzo de 1909 un día como hoy.


Fue el Dr. Vicencio quien tomo en sus manos, con gran entusiasmo, la tarea de organizar brigadas Scoutivas en Santiago y otras ciudades del país. Ellas comenzaron a funcionar en los colegios, reclutando niños y jóvenes estudiantes.


La idea se preconizaba como la forma de “inculcar en la niñez la de llegar a ser ciudadanos útiles a la Patria, formando su carácter con principios de caballerosidad, orden, economía y patriotismo”.
La idea y las instituciones se extendieron por todo el país, llegando pronto a la ciudad de Rancagua. Aquí fueron acogidas no solamente por estudiantes, sino que también profesores y gente adulta que los apoyaban.


La “Brigada Rancagua” fue fundada el 20 de Agosto de 1913 en la Escuela Superior de Hombres Numero 1. Entre las primeras personas que formaron su directiva estaban el Dr. Antonio Salinas, Daniel López Meneses, Carlos Fuentes Silva, Francisco Tello González, Gerónimo Elgueta García y otros.


El 25 de Diciembre de 1917, se fundó la “Brigada José Ignacio Vergara” en el Liceo de Hombres de Rancagua.


En el mismo año se creó la primera Brigada femenina de Girls Guides, en su sede de la calle O´Carrol en el edificio que aún existe, que fuera levantado bajo la presidencia de la Republica de don José Manuel Balmaceda. Ese edificio de 1891 tiene un alto valor histórico y es un verdadero Monumento Nacional.

Continuar Leyendo

Columnas

EDITORIAL: Incertidumbre

Publicado

el

Desde una oficina solitaria, ya que prácticamente todos los funcionarios del diario están haciendo teletrabajo, escribo estas líneas en medio de la incertidumbre que seguramente todos sentimos ante el avance del Coronavirus.
Incertidumbre porque no sabemos que va a pasar, porque con temor vemos la posibilidad de que nosotros o alguno de nuestros seres queridos se enferme. También pese a que todos entendemos que la salud es lo primero también nos preocupa el futuro, la economía tanto a niveles macroeconómicos como en nuestras finanzas personales se verá resentida. Las ventas bajan o no existen al mismo tiempo que no todos podemos quedarnos en la casa. Tiene que seguir funcionando la luz, el agua, produciéndose alimentos, barriéndose las calles, recogiendo la basura y necesitamos tener información de lo que está pasando.
Con todas las dificultades que esta situación conlleva, donde nosotros mismos como pyme vemos con preocupación el problema económico, queremos ver con optimismo el futuro. Que esta situación sirva para mejorar como sociedad, valorar los espacios de reunión que hoy se ven limitados. Cuando sea posible volver a juntarnos, que la obligada desconexión nos permita de verdad darnos cuenta de lo necesario del cara a cara que nunca puede ser completamente remplazado por una red social.
Al mismo tiempo que pese a la incertidumbre reafirmamos nuestro compromiso con entregar diariamente la mejor información posible.

Luis Fernando González V
Sub Director

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

C1

C2