Síguenos

Actualidad

Los Poemas olvidados de Oscar Castro (parte 1)

Publicado

el

Un joven Oscar Casto en 1929 publica por primera vez un texto con su nombre llamado “Poema de tu Ausencia”, pero estos versos no fueron su obra inicial, sino que la con que asume su identidad poética, ya que hace varios años anteriores escribía en nuestro medio “La Semana” periódico antecesor de El Rancagüino.

El siguiente proyecto llamado “Los Poemas olvidados de Oscar Castro”, busca rescatar y republicar los poemas del insigne rancagüino con el fin de que las nuevas generaciones puedan conocer los inicios del poeta y sus primeras palabra

La iniciativa es financiada por el Fondo de Medios de la Región de O`Higgins 2018 del Ministerio Secretaría General de Gobierno de Chile y del Consejo Regional.

A continuación se publicará un texto del Historiador Héctor González,  periodista y director de Diario El Rancagüino realizada en el año 1985 en la Academia Chilena de la Lengua, donde habla de Ocar Castro y sus poemas.

 

LA POESÍA JOVEN E INÉDITA DE ÓSCAR CASTRO

 

¿Cuándo nacen los poetas?… Quizás si así como su obra y su recuerdo se prolongan, en algunos, infinitamente en el tiempo, su nacimiento no se produce al separarse físicamente de la madre que lo albergó en su vientre.

Tal vez los poetas existieron siempre. Estuvieron en el momento de la Gran Creación. Fueron parte de un átomo, de un cromosoma pequeñí­simo, salido de la mano de Dios.

Se fue multiplicando y reproduciendo con el tiempo y con los siglos. Emergió algún día en un Hornero, o más tarde en un Shakespare o en un Dante, o pudo estar en el instante de la concepción de un Walt Whitman, de un García Lorca o de un Borges.

Creo que los poetas nunca nacieron, porque nunca morirán. Fueron destinados y predestinados a pasar por la tierra efímeramente, para de­jarnos belleza en los espíritus con el sortilegio maravilloso del malabar de la palabra.

Quise saber cuándo nació Osear Castro como poeta. Encontré en mi búsqueda el primer poema publicado en su Rancagua, y la fecha de su nacimiento físico. Este último, está en todas sus biografías: 25 de Marzo de 1910. En una casa que estaba y que sigue ubicada en el número 120 de la calle O’Carrol.

Poco se sabe de la niñez y de la adolescencia de quién se convertiría, por antonomasia, en el «poeta de Rancagua». Pero, no estamos bus­cando hoy su presencia física en el mundo. Sus correrías de niño de familia modesta, apenas disfrazada en personajes de algunos de sus libros o en líneas de alguna poesía.

Se conservan algunas breves y hermosas descripciones de episodios de su niñez: grupos de muchachos bañándose en un canal cercano a Rancagua en los veranos, su ingreso al Instituto O’Higgins de los Her­manos Maristas’. la Primera Comunión, la primera vez que entró a una biblioteca pública… Pero no dejó escritos sus recuerdos del primer verso escrito, tal vez a hurtadillas, p enviado a alguna muchachita. Se sabe que unos pocos le fueron publicados en las revistas infantiles «El Peneca» y «Don Fausto».

Sólo sabemos con certeza, porque el mismo solía contarlo o porque lo escuchamos de quién habló con él, que en el mes de marzo de 1929, con 18 años de edad, llegó, tímidamente, hasta el Director del periódico de Rancagua Miguel González Navarro y le preguntó si podría publicar alguna poesía, entregándole al periodista dos o tres que traía en un cuaderno.

Allí fue donde Oscar Castro recibió su primer estímulo, la mirada com­prensiva, la palabra de aliento de un hombre que también sintió en su pecho la vibración sutil de la poesía, y lo que es más, la promesa de publicárselas.

 

Quisiéramos adivinar cuál fue la emoción del joven Oscar, cuando el día 9 de Marzo de 1929, en una de las páginas del periódico «La Sema­na» (antecesor de «El Rancagüino») vio publicada por primera vez, una poesía con su firma y que se titula:

 

POEMA DE SU AUSENCIA

Está lejos, Señor, lejos de mi tristeza,

lejos como los cielos, las montañas y el mar.

Surge de mis recuerdos, trémula de belleza

¡y mis manos ansiosas no la pueden tocar!

 

Dile a los horizontes, Señor, que se hagan trizas,

para que caiga el muro que intercepta su voz,

haz que vuelva a sentir cerca de mí sus risas

y que se cure mi alma sangrante con su adiós.

 

En la distancia se hacen música sus palabras.

Yo la sueno nimbada de un claro resplandor.

¡Señor, saca la espina con que mi alma taladras

y haz que sienta de nuevo mi amor junto a su amor!

 

Tú sabes, mi Señor, cuánto la quiero y cuánto

he sufrido por esta larga separación.

Tú sabes que su llanto provocaba mi llanto

y su risa inundaba de paz mi corazón.

 

Ahora está lejana, mi corazón solloza.

La busco al lado mío ¡no la puedo encontrar!

Desde lejos me llega su voz maravillosa

y siento sobre mi alma su perfume pasar.

 

 

(9 de Marzo de 1929)

Si Oscar con sus 18 años, sintió la viva e inenarrable emoción de ver publicada una de sus poesías, podríamos también imaginar lo que sintió la muchacha, probablemente quinceañera y estudiante, que recibió el regalo de ese verso de amor.

Muy pocos días más tarde, Miguel González insertaba en su periódico la otra poesía que le entregara el joven Oscar Castro: Esta vez no es una muchacha la inspiración. El poeta adolescente pinta con su verso un paisaje exterior e interior.

CANCIÓN GRIS

Alamos que son llamas amarillas.

Alas que escriben viajes en la tarde de otoño.

Cielo de atardecida, desteñido.

Y una estrella imprevista que se hunde, sin aviso,

dentro de la mirada vagabunda.

El cantar de las ranas disuelto en el crepúsculo,

echa su soledad húmeda sobre el campo.

La noche viene, a tientas, sobre los caminos ciegos,

con su canasto lleno de racimos de estrellas.

La hora muere en mí, como el mar en las playas.

Yo soy el occidente de la luz que se extingue.

Mi corazón, humoso de tristezas,

gira en un remolino de cantos imprecisos.

 

 

(Marzo de 1929)

El joven poeta, envalentonado por la publicación de sus dos primeras poesías, se atrevió a volver a la oficina del periodista para entregarle otro verso. Conversaron largamente. A Miguel González le agradaba la char­la. El joven tenía expresión fácil y, pese a su timidez, acentuada por su cuerpo frágil, sabía abrirse cuando alguien le inspiraba confianza y de­mostraba real interés por sus inquietudes literarias.

Pese a la diferencia de edad, Miguel González tenía 39 años, aventa­jándolo por 20, hubo comunicación y entendimiento. El día 10 de mar­zo, recordemos, Oscar había cumplido sus 19 años. Un hecho curioso: Miguel González cuando joven y Óscar Castro niño, vivieron en la mis­ma cuadra de la calle Zañartu, a metros de distancia. En algún momen­to tuvieron que verse y así se conocieron, sin conocerse. (Zañartu 682. Cuando Castro tenía 6 a 8 años, González tenía 26 a 28).

 

 

En abril vio publicado su tercer poema, dedicado a una incógnita ami­ga.

 

AMIGA

El trayecto de mi alma cayendo hacia el pasado

para encontrar las nuevas lámparas de colores,

termina donde sales a mi encuentro

con tu capa olorosa de días extinguidos.

 

Juegas continuamente con el collar sin fin

de las horas en viaje.

 

Y yo, el solo, contemplo tus manos olorosas

que están trenzando siempre mi pena y tu alegría.

 

Sin embargo, ahora que siembras horizontes en mi alma

y yo salgo a buscarte, sin rumbo, entre las cosas.

Es triste. El otoño se cae de los cielos

pero a través de todo canta tu primavera.

 

Yo podría besarte, allá donde termina

la cúpula del cielo.

Sin embargo, me tiendo sobre mi desamparo

y en mis ojos cerrados se proyecta tu imagen.

 

Ardiendo en mis recuerdos, solo en el horizonte,

siento acabarse el mundo más allá de tus manos.

Cierra tus ojos negros y me hundiré en la sombra,

estira tus brazos distantes y caeré en tus manos.

 

Anuncio Publicitario

Actualidad

Mineros, Bomberos y Carabineros aprueban curso de Rescate minero

Publicado

el


Gracias al financiamiento de la Seremi de Minería con recursos del FNDR, se ejecutó el curso “Recate Minero”, a través de un convenio firmado entre la Asociación Gremial de Mineros de la Sexta Región, Asomin, y la OTEC BRIE del Cuerpo de Bomberos de Rancagua, con el fin de resguardar la seguridad de las faenas en el Distrito Minero de Chancón.

Los módulos que formaron parte del Curso “Rescate Minero” se realizaron en la Escuela Mina Planta de Chancón, minas de este distrito y las instalaciones de la Academia de Bomberos, con el fin de que los ejercicios prácticos fueran lo más cercano a la realidad posible.

El curso de capacitación contempló tres simulacros y un módulo con relatoría por parte de ONEMI, además de otras clases a cargo de los relatores y rescatistas Mauro Pantoja, Manuel Kuwahara, Mauricio Bravo, Juan Aros y Diego Rojas.

El Seremi de Minería, Manuel Cuadra Lizana, sostuvo que “la seguridad en la pequeña minería es un tema fundamental para el Gobierno del Presidente Sebastián Piñera y como sociedad tenemos que estar preparados para atender estos temas vitales. Y digo vitales en el estricto sentido de la palabra, porque está involucrada la vida de las personas”.

En este sentido agregó que los conocimientos impartidos en este curso han dotado a los participantes de “esa capacidad de reacción, conocimientos y destrezas que pueden hacer la diferencia entre la vida de una persona o -Dios no lo quiera- su deceso, dentro de una faena minera. Por este motivo, hay que destacar que tanto el Gobierno como toda la industria minera, hace enormes y permanentes esfuerzos en temas de seguridad”.

El presidente de Asomin, Michael Jiménez Obreque, comentó que “las brigadas siempre se forman en base a la voluntad, al igual que los Bomberos. Es una pasión por estar ayudando cuando hay una emergencia, entonces es doble mérito de ustedes, los mineros de Chancón y las instituciones que nos acompañaron, por hacer este curso que fue intensivo. Ustedes ya están preparados para cuando -Dios no lo quiera- pase una eventualidad. Este tipo de capacitaciones las necesitamos y como Asomin vamos a estar preparados para prestar una mejor colaboración cuando ocurra algún suceso inesperado”.

El Superintendente del Cuerpo de Bomberos de Rancagua, Juan Carlos Field Bravo, comentó que ante las emergencias, a veces puede resultar complejo el funcionamiento del sistema del Comando Incidente, porque los estamentos involucrados no se conocen, razón por la cual, este tipo de capacitaciones mejora el trabajo de coordinación entre los involucrados en emergencias mineras.
Agregó que “la brigada está ya formada y tenemos que mantener la capacitación en el tiempo, para que podamos hacer el trabajo lo más rápidamente posible al rescatar a esa víctima que quedó atrapada, ojalá sin mayor peso sobre él”.

Continuar Leyendo

Actualidad

El hombre que se aburrió de ser pacifico oyente y se transformó en personaje de la ciudad histórica

Publicado

el

-La nueva vida del conocido personaje está enfocada en la comuna de Requínoa, dedicada a trabajos esporádicos en carpintería junto a su señora. Sueña sacar un libro que reunirá todas las peripecias de este oriundo de Cautín que llegó para ser parte del paisaje urbano y testigo inminente en cada hecho relevante.

Gina Pérez Orellana
Fotos: Marco Lara- Héctor Vargas

Con la cuenta ya perdida de los carteles que ha confeccionado, Bernardo Cordoba Palma nos cuenta de su nueva vida. Con ya 78 años de edad este hombre conocido por todos como “el viejito del cartel”, “El señor de las pancartas” no posee segundo nombre. Casado con cinco hijos ya grandes. Abuelo.


Sus hijos, señala, ya están con sus vidas hechas, situación que le permite poder hacer lo que más le gusta, aunque nos aclara que antes nunca fue impedimento para que él demostrara su disconformidad en diversos temas.


Tampoco lo fueron el frio, la lluvia, el sol, el paso de los años, su salud que ha estado marcada por el diagnóstico de un cáncer que le detectaron hace dos años no ha sido impedimento para seguir encarando a la clase política en las calles. Su última reaparición fue el que tuvo que ver el caso de los ministros hace menos de un mes en el lugar de siempre frente al juzgado de Garantía de Rancagua. De contextura delgada, quien se hiciera famoso por golpear al ex subsecretario Patricio Tombolini frente a los tribunales, en el marco del denominado “Caso Coimas”, ha sido noticia tras distintas apariciones tanto en Rancagua como en Santiago, iniciando siempre su decálogo con “¡Corruptos!” de la cual no han escapado ni hombres ni mujeres, por nombrar algunos; Guido Girardi, Juan Pablo Letelier, José Miguel Insulza, Ricardo Lagos, Sebastián Piñera, Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos.


Hoy su vida se traslada a la comuna de Requínoa, allí hace trabajos esporádicos y vive junto a su señora de nombre Pilar a quien define como una mujer muy buena “mi señora es un pan de Dios (…) Yo estoy bien casado oiga tengo cinco hijos cuatro mujeres y un hombre y ya soy abuelo. Mi señora tenía 21 años y yo 30 años”. Con orgullo y nostalgia recuerda de cómo se dio inicio a todo lo que es hoy “un personaje de la ciudad histórica” recuerda que estaba en su casa viendo televisión cuando sintió la necesidad de actuar “me aburrí de ser pacifico oyente y no actuar … no podía quedarme en casa sin hacer nada (…) Es que me colmó la paciencia en acto de segundo recordé que había un afiche político colgado aún en un poste y lo tomé dibujé un baúl como una caja de pandora abierta y con flechas que decía coimas, corrupción”. Así de esta forma se convirtió en el personaje que hoy es reconocido por muchos. Córdoba, deja en evidencia que no descansará y que seguirá hasta cuando las fuerzas le dé. Tal decisión es firme y la conoce su familia.


“Ellos no están muy contentos pero yo les dije ya los críe ahora ustedes deben dejarme a mi tranquilo. Ustedes tienen su vida. Esto lo hago en mi tiempo libre mientras no les falte nada a su madre. No hay problema. Con esto yo soy libre”. Toma aliento y suspira para agregar que “Esta es mi misión. Yo me baso en la biblia y no tengo miedo. He estado hasta en el Transantiago yo viajé y me enfrenté hasta a Zamorano”.

Y ¿ Qué lo mueve?
R: A mí me mueve la rabia… la impotencia

Palabras cargadas con emoción que hacen flaquear por un momento a este hombre que se ha ganado tanto por una parte el cariño de quienes lo ven como héroe, mientras otros lo consideran un “buscador de problemas”. Si hasta en un momento hasta pensó en dedicarse a la política para lo cual creó estatutos en lo que dio vida a lo que él llamó “ciudadano republicano” para lo cual reunió firmas y fueron más de 500, sueño que quedó truncado ya que requería “entrar en gastos” y hasta allí quedó.


Pero eso no lo hace sentir menos pues hoy ostenta el reconocimiento desde el más humilde al más conocido haciendo aseverar que “todos quieren tenerme de amigos me quieren tener en buena. Es que yo soy un hombre con convicción. Una vez más de alguno me ha dicho todos quisiéramos ser el hombre del cartel. Nadie me sigue juicio pues no soy insolente”.


Consultado sobre lo que sabe hacer para mantener el día a día nos comenta con orgullo y sonrisa fácil que se dedica a labores de construcción, dejando fuera la electricidad. Trabajo que no lo aleja de su sueño sacar un libro donde de cuenta de todas sus historias y pueda plasmar sus vivencias, y dejar en evidencia lo orgulloso que se siente por su familia, por los hijos que tiene y los logros obtenidos “Mi hija mayor es misionera cristiana en Concepción, casada. La segunda es ingeniera en Antofagasta. Otra vive conmigo con mi nieto ella es soltera. Otra está en Copiapó casada y el único varón trabaja en la mina La Escondida vino a verme para el día del padre y me regaló estos bototos”, los muestra con emoción mientras sus ojos se humedecen para luego sonreírnos. Este alto y delgado hombre oriundo de Cautín insiste en hacer resaltar que algún día sueña con sacar un libro, apoyado en ideas donde más de alguna vez ha sentido el apoyo de muchos que lo ven a él como un súper héroe, algunas veces montado en su bicicleta, otras acompañado de su perro, pero nunca abandonado de su cartel y su casco que lo defendió en sus tiempos más revolucionarios de carterazos e improperios, pues como él mismo define “ Nadie puede adoctrinarme” .

Continuar Leyendo

Actualidad

Cientos de rancagüinos llegaron a tradicional desfile

Publicado

el

En la previa de la gran parada militar que se desarrolla mañana jueves 19 de septiembre en el Parque O´Higgins en Santiago; en Rancagua también tuvimos nuestra pequeña parada este 18 de septiembre.

El acto realizado en la Plaza de Los Héroes de Rancagua se desarrolló de manera impecable, el que inició con un pie de cueca que fue zapateado por parejas de cueca de O’Higgins, las que fueron animadas por el conjunto folclórico Telar de Rancagua. 

Tras eso el Comandante de la Brigada de Aviación Ejército, General de Brigada, Jorge Jaque Falcón dio un emotivo discurso en el que recordó el trascendental rol que el ejército ha desempeñado y sigue efectuando en los 209 años de historia del país.

Con un radiante sol que acompañó la jornada, cientos de rancaguinos y vecinos de diferentes comunas se apostaron en los alrededores de la plaza para disfrutar del evento militar que estaba dispuesto a comenzar. 

De este modo, el desfile fue seguido por una gran cantidad de personas, que aplaudieron la presentación de las unidades del Ejército presentes en nuestra región donde desfilaron en tropas sobre 400 personas y un contingente de Carabineros.

Al término de la ceremonia el Intendente Juan Manuel Masferrer destacó la solemnidad del desfile. “Felicitar al Ejército y Carabineros por una impecable presentación en el desfile que fueron parte de las celebraciones y tradiciones que tenemos como patria. Quiero rescatar el mensaje al diálogo de Monseñor en el Tedeum que buscan que los que todos los que somos parte país, estemos enfocados en mejorar la calidad de vida”. 

Mientras que el Comandante de la Brigada de Aviación Ejército, General de Brigada, Jorge Jaque sostuvo “agradecer a la comunidad que estuvo presente en el 209 aniversario de la creación de la primera junta nacional, inicio de nuestro proceso de Independencia y por lo tanto, nace la patria y nace el Ejército”. 

En tanto, el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto apuntó “Comenzamos el día con la entrega de ofrendas florales a los pies del monumento al Libertador Bernardo O’Higgins, luego el tradicional tedeum, para terminar en el desfile donde estaban invitadas las agrupaciones cuequeras. Este es un desfile bastante breve, muy solemne, muy importante que este año contó con un gran marco de público, con una grata compañía, así que nuestras felicitaciones a quienes lo organizaron y de forma muy especial a las agrupaciones cuequeras que dieron el toque necesario de chilenidad en la Plaza Los Héroes de Rancagua”.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080