Home » Reportajes » En la Catedral de Rancagua: Celebran primer aniversario de la beatificación de la Madre Catalina

En la Catedral de Rancagua: Celebran primer aniversario de la beatificación de la Madre Catalina

– En el decreto de beatificación, el Papa Francisco dispuso que su fiesta fuera el 27 de noviembre de cada año, en coincidencia con su natalicio. En la causa de su beatificación fue fundamental el milagro concedido a una mujer en la ciudad de Tucumán.

 

Por: Gisella Abarca

Hace un año atrás fue beatificada la Madre Catalina, fundadora de la Congregación de las Hermanas Esclavas del Corazón de Jesús, por lo que hoy, martes 27 de noviembre, en la Catedral de Rancagua, a las 12:00 horas, se realizará una eucaristía de Acción de Gracias conmemorativa de tan importante hito.

Josefina Saturnina Rodríguez de Zavalía, más conocida por su nombre eclesiástico como Catalina de María Rodríguez, fue una monja católica argentina, beatificada el 25 de noviembre de 2017, en la ciudad de Córdoba, su ciudad natal.

Su ceremonia de beatificación fue la primera en Córdoba, por lo que fue un hecho histórico. Asistieron cerca de 12 mil peregrinos de Argentina y de otros lugares en los que se extiende la obra de la congregación fundada por Madre Catalina.

En la causa de su beatificación fue fundamental el milagro concedido a una mujer en la ciudad de Tucumán. La gracia aprobada por la Congregación para la Causa de los Santos ocurrió una noche de abril cuando Sofía Acosta, madre de Eugenia Valdez, profesora del Colegio de las Hermanas Esclavas, sufrió una muerte súbita.

Los médicos cumplieron todos los protocolos de reanimación sin resultados y comunicaron a la familia la muerte de esta mujer. Pero su hija y el esposo, pidieron que siguieran intentando la reanimación, confiando en que Madre Catalina estaba obrando junto a ellos. Un médico retomó la tarea y comprobó que la mujer comenzaba a tener actividad coronaria. Rápidamente, fue asistida pero con un pronóstico de supervivencia acotado o con severas secuelas.

En el colegio de las Hermanas Esclavas, iniciaron una cadena de oración por la madre de la profesora, quien a las 24 horas evolucionaba de un modo asombroso. Luego de diez días de observación médica, la mujer regresó a su casa sin ninguna secuela. De este modo, en el decreto de beatificación, el Papa Francisco dispuso que su fiesta fuera el 27 de noviembre de cada año, en coincidencia con su natalicio.

En este contexto, es que la Superiora de la Comunidad Religiosa Hermanas Esclavas del Corazón de Jesus (Argentinas), Madre Verónica Santillán y la directora, Pastoral y Comunidad Educativa del Instituto Sagrado Corazón, Lilian Alarcón invitan al primer aniversario de la Beatificación de Madre Catalina de María, uniéndose a las comunidades de Argentina, España y África, en un espíritu de celebración y gozo por esta bendición.

Las directivas abren la invitación a la comunidad de Rancagua, para vivir una jornada de gratitud y alegría por el reconocimiento de la Iglesia de su fundadora “Beata Catalina de María”, una mujer laica y religiosa, que con valentía y tesón luchó por sus sueños y los hizo realidad.

 

BREVE BIOGRAFIA

La Beata Madre Catalina nació en Córdoba el 27 de noviembre de 1823 y sintió un llamado a vivir la vocación religiosa desde pequeña. A los 17 años vivió los ejercicios espirituales ignacianos que abrieron aún más su amor al Sagrado Corazón de Jesús.

A los 29 años se casó con el coronel Manuel Antonio de Zavalía. Su única hija falleció al nacer y luego de 13 años de matrimonio, enviudó. Fue entonces cuando resurgió su amor y el sueño de fundar una congregación para mujeres de vida apostólica.

El 29 de septiembre de 1872 fundó el Instituto de las Hermanas Esclavas del Sagrado Corazón de Jesús. Murió el 5 de abril de 1896 y fue declarada Venerable el 17 de diciembre de 1997 por el Papa San Juan Pablo II. La obra misionera y educativa de la Beata Catalina de María se encuentra presente en Chile, Argentina, España y Benin en África.

 

Madre Catalina, ejemplo de mujer y persona:

Catalina de María Rodríguez, mujer, laica, madre, esposa fiel y dedicada, madre dolorosa, pue su hija muera al nacer y cuida sus hijastros como hijos suyos y mueren en sus brazos, viuda y religiosa fundadora después de años de oscuridad y lucha. Religiosa de perfil bajo para los parámetros actuales, inició sin darse siquiera cuenta una revolución en la vida religiosa de Argentina. Es la primera en fundar una congregación de vida activa, “contemplativas en la acción” y se atrevió a seguir los pasos de San Ignacio de Loyola naciendo su vocación en los Ejercicios Espirituales y también los del Santo Cura Brochero, cruzando las sierras de Córdoba sin temores y con valentía, siendo ésta, la primera fundación a los 6 años de nacer el Instituto con hermanas jóvenes e inexpertas, pero llenas de celo apostólico.

Madre Catalina puede ser ejemplo para todos, tiene algo que decir a cada persona porque las pasó todas.

 

Comentarios