Síguenos

Editorial

Gaspar Marín: un olvidado Prócer de la Independencia

Publicado

el



Cuando se menciona a los grandes próceres de la Independencia de Chile, suele quedar en el olvido la figura de don José Gaspar Marín Esquivel. No fue militar ni estuvo en batallas, pero durante varios años fue uno de los grandes forjadores civiles de la libertad y también un destacado artífice del Estado Republicano, que nació tras liberarse del colonialismo hispano.


José Gaspar nació en La Serena en 1772. Obtuvo su título de doctor en leyes, sagrados cánones, y ciencias. Tenía 38 años de edad al producirse el Cabildo Abierto de 1810, durante el cual fue designado Secretario de la Primera Junta Nacional de Gobierno. Más tarde, fue Presidente de la Segunda Junta y después representante de Coquimbo en el Primer Congreso Nacional de 1812. Fue también Ministro de la Primera Corte Suprema de Justicia.


Tras la Batalla de Rancagua emigró a Mendoza, regresando a Chile después del triunfo de Maipú. El señor Marín, entre otros cargos, se desempeñó como diputado por San Fernando. Fue también diputado y senador en distintos Congresos y actuó como integrante de las Asambleas Constituyentes que dictaron las Constituciones Políticas de 1828 y de 183l.


Se le recuerda en forma especial porque fue quién impuso al general argentino don José de San Martín que enarbolara la bandera de Chile en el Ejército Libertador del Perú. Así tenía que ser, porque este Ejército fue formado y financiado en Chile, se organizó en Rancagua y se trasladó al Perú en la primera escuadra nacional y la mayoría de sus integrantes eran chilenos. Don José Gaspar Marín falleció un 24 de febrero de 1839.

Anuncio Publicitario

Editorial

EDITORIAL: Libros, PSU y lenguaje

Publicado

el

Luis Fernando González V. Sub Director

Ayer se conocieron los puntajes de la extraña PSU que se rindió el 2019, más allá de boicots y funas miles de estudiantes recibieron sus puntajes que les permitirán postular a la universidad. Con lo conocido, llama la atención el que siempre la prueba de lenguaje en la PSU presente bastante menos puntajes nacionales y menores puntajes que su símil de matemáticas. ¿Serán más fáciles los números que las letras?, no creo que sean comparables en sus niveles de dificultad, son materias simplemente diferentes.


El problema creo que es más profundo que la simple comparación de pruebas, pasa por una subvaloración del lenguaje y las palabras. A juicio de la gran mayoría de los expertos no hay mejor manera de enseñar letras que leyendo, sin embargo en Chile tenemos uno de los libros más caros del continente por un mal entendido impuesto. A la vez muchas veces los “humanistas” son vistos como sinónimo de porros en los colegios.


He conocido muchos casos en que a los cursos matemáticos se les exige más y los profesores son –utilizando un lenguaje coloquial – más “relajados” con los humanistas, no exigiéndoles en el área de las letras con la misma fuerza que se pide a los números. Los pocos casos de puntajes nacionales en lenguaje generalmente tienen un factor común, el amor –pese al colegio- personal a los libros.
Es un gran desafío el aprender a leer y escribir. Es más fácil corregir una prueba de alternativas, o con resultados exactos que entrar a la interpretación de un enunciado, pero no es culpa sólo de los colegios o de alumnos que optan por el camino más fácil y no exigen que se les exija. Las casas tienen mucho que decir.


El amor a libros se hereda, no por nada lamentablemente estudios indican que la gran mayoría de los chilenos no entienden lo que leen, entonces partamos por eso, leyendo por lo menos unos 40 minutos al día y de a poco ir metiéndose en el maravilloso mundo de la literatura. Ver 5 minutos menos de tele o jugar un poco menos de play station nunca mató a nadie. Una buena alternativa para leer, también, es aprovechas los abundantes tiempos muertos que nos obliga la vida moderna, haciendo colas, en los tacos, en la micro o simplemente esperando.

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: El mercado gris y la desprotección del consumidor

Publicado

el


Para todos los chilenos este inicio de año tiene un tinte diferente. De alguna manera, los efectos de las movilizaciones sociales fueron el gran tema de conversación y también la forma en que proyectamos este 2020, para construir ese Chile más justo que anhelamos.


Uno de los pilares fundamentales, tiene que ver con el mejor trato al consumidor por parte de las empresas, evitar el abuso y entregar todas las herramientas para realizar compras informadas.
Por ejemplo, el mercado de Internet fue un gran aliado del comercio durante la crisis social. Algunas empresas tuvieron que cerrar sus locales y siguieron funcionando gracias a estas plataformas virtuales. Sin embargo, en su mayoría, los portales web o marketplaces no entregan información suficiente para que los usuarios puedan tomar una decisión de compra informada.
En este escenario, la proliferación de importadores directos que venden productos vía e-commerce, constituye un aspecto a poner atención, lo que se ha denominado coloquialmente como “Mercado Gris”. Se refiere a la venta de productos que se realiza a través de canales de distribución diferentes a los autorizados por el fabricante. La gran diferencia con el mercado negro, es que estos productos no son ilegales.


El problema radica en que muchas veces se desconoce si los productos vendidos por e-commerce cumplen los plazos de garantías o están certificados por las leyes chilenas. Al respecto, se debe cautelar que estas plataformas no se conciban a sí mismas como meras vitrinas digitales que no reconocen responsabilidad respecto de lo que se publica en ellas, ni respecto a la información que le brindan al consumidor.


Para el consumidor es tentador comprar en estas plataformas, pues los valores de estos artículos son más bajos, pero se debe poner atención precisamente en aquello que no se informa al consumidor al momento de la venta. Estos productos al ser adquiridos por intermediarios no autorizados, generalmente no ofrecen garantía (o es muy precaria), no respetan los requisitos legales de etiquetado, pudiendo generar riesgos de seguridad en el consumo.


Por ello, es necesario regular al Mercado Gris y el Sernac debe fiscalizar que se cumplan los estándares informativos y regulatorios por parte de los marketplaces. Esto llevará a igualar la cancha, permitiendo un escenario competitivo leal en que prime la protección al consumidor, cautelando que menores precios no impliquen falta de seguridad en el consumo.
Es fundamental entregar mayores atribuciones a las organizaciones que velan por la protección del consumidor, de manera de colaborar a que se denuncie y, por tanto, se evite que el mercado gris se mantenga como un riesgo.


Los marketplaces deben responsabilizarse por el contenido que publican, cualquier conducta distinta constituye una mala práctica que debe ser erradicada de estas plataformas, sobre todo teniendo claro cómo viene el panorama a futuro. El e-commerce seguirá creciendo, tal como ha sido la tendencia. Según la Cámara de Comercio de Santiago, hasta el tercer trimestre de 2019, las ventas alcanzaron los US$ 4.500 millones y acumularon una expansión del 37%.


Es el momento propicio para que los consumidores de Chile tengan un marco regulatorio de alto estándar. El ejecutivo ha presentado una agenda antiabusos, la cual debe contar con una normativa de este tipo, para que empresas y usuarios puedan ser protagonistas de este nuevo pacto que ya estamos construyendo.

Hernán Calderon

Conadecus

Continuar Leyendo

Recordando

Los orígenes de la Población “25 de Febrero” en 1961

Publicado

el

RECORDANDO Por… Héctor González V.



Fui el único periodista que estuvo presente en el nacimiento de la Población “25 de Febrero” de Rancagua.


En esa fecha, el 1961, se produjo la sorpresiva “toma” de terrenos, que asombró a la ciudad y dejó perplejas a la ´Policía y a las autoridades.


El hecho ocurrió en el sector oriente de Rancagua, lindante con el camino a Machalí.
A las 5 de la madrugada comenzaron a llegar pequeños grupos silenciosos de personas que se fueron reuniendo en el lugar, luego, cuando la oscuridad de la noche se iba disipando, los grupos se hicieron más numerosos, se vió que estaban formados por hombres, mujeres y niños.


Fueron centenares. Además portaban bultos, triciclos con todo tipo de enseres de casas.
Llegaron también con tablas, maderas, herramientas, fonolitas, etc, con las que rápidamente comenzaron a construir ranchos y recintos techados, panderetas, etc.


Cuando el sol ya estaba apareciendo llegaron nuevos y numerosos grupos, que fueron formando una primitiva y rustica población, ocupada por centenares de habitantes.


Luego llegaron algunos carabineros, que, pese a que tenían órdenes de desalojo comprendieron que esas medidas eran imposibles de cumplir.


¡Había nacido la nueva Población fue bautizada como “25 de Febrero”.


“El Rancagüino” fue el único medio de comunicación que ese mismo día informó ampliamente y con detalle sobre esa histórica noticia.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto