Síguenos

Cultura

La poeta que enseña literatura a los presos

Publicado

el

A través de una versión piloto del programa Diálogos en Movimiento, María Cristina Wormull visitó cárceles de Rancagua, Santa Cruz y de Peumo, para ayudar a privados de libertad a apreciar el género que cultiva. Uno de ellos resultó tan conmovido, que postuló al Concurso Nacional de Poesía Óscar Castro.

Marcela Catalán

“Para ellos, leer, analizar y escribir literatura, es como volar. En el transcurso, se sienten como si no estuvieran presos”. Así califica María Cristina Wormull el impacto que sus clases tuvieron entre los condenados a quienes enseñó su poesía, en las visitas que realizó a cárceles de Rancagua, Santa Cruz y Peumo. La escritora de Machalí dictó estos talleres desde mayo hasta julio de 2018, en el marco de una versión piloto del programa Diálogos en Movimiento (que suele ejecutarse en colegios), del Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio.


Quienes participaron, pudieron hacerlo en vista de su buena conducta y posibilidades de reinserción. En cada lugar se generó un grupo de 25 personas, a los cuales se les entregó un libro de la autora. Durante la primera etapa lo leían y analizaban junto a un monitor. Tras un mes se reunieron con ella, ocasión en la que discutieron al respecto y aclararon dudas acerca de los textos.


“Sostuve una relación muy empática con ellos, para mí fue una experiencia emocionante. Yo temía, porque la poesía no es algo fácil. Sin embargo, me sorprendió su capacidad para percibir los contenidos y los sentimientos tras esto, además de sus preguntas. Se estableció una simpatía espontánea entre ellos y yo. Fue súper lindo y en todos los recintos me dieron regalos, elaborados por ellos”, comenta Wormull.
En Santa Cruz y Peumo participaron sólo hombres, mientras que en la capital regional asistieron mujeres, homosexuales y trans. “No debían escribir, pero cuando se realizó el Concurso de Poesía Óscar Castro, llegó un trabajo de un privado de libertad de la cárcel de Rancagua”.


De acuerdo con la escritora, “para él, Diálogos en Movimiento fue una inspiración y a raíz de ello se animó a participar. Quedó descalificado por una razón técnica, ya que puso sus datos adentro (del sobre que debía entregar), y eso no estaba permitido. Pero era bastante bueno, con reminiscencias al hip hop. Era muy interesante, por eso la secretaría regional decidió darle un reconocimiento que no estaba contemplado. De hecho, es posible que a futuro le hagan un taller personalmente”, revela.
En vista del éxito de sus encuentros con los presos, Wormull pretende dar continuidad a estas reuniones durante 2019. “Hice un anteproyecto para realizar sesiones con diferentes grupos de privados de libertad. Ojalá fuera con quienes ya asistieron, porque ya han avanzado, independiente de que podrían incorporarse otras personas”.


“Para ellos, leer, analizar y escribir, es como volar. En el transcurso, se sienten como si no estuviesen encerrados entre cuatro paredes y que, a través de la lectura y de estas experiencias, van más allá de los muros. De ahí que surja esta idea, porque ellos escriben mucho, hacen cartas y diferentes cosas, ya que tienen mucho tiempo. Lo ideal sería poder seleccionar trabajos y publicar un libro de relatos, ayudándolos a editar, desarrollar, corregir e impulsarlos. Sería una experiencia maravillosa”, sostiene.

MUJER DE ELEGÍAS
María Cristina Wormull estudió Periodismo en la Universidad de Chile y trabajó en Diario Financiero, en las revistas Apsi y Mensaje, aparte de realizar asesorías comunicacionales para grandes empresas. Su faceta poética la descubrió Teresa Calderón, con quien ha tomado talleres de lírica y de narrativa. También ha asistido a otros sobre cuento breve y autobiográfico, dirigidos por Gregorio Angelcos.

En 2016 vio la luz su poemario “Thalamon”, desarrollado con el apoyo de la Beca de Creación del Fondo del Libro y la Lectura. Ella lo describe como “una elegía, un canto a la pérdida. Lo inicié a partir de la (inminente) muerte de mi marido, cuando él estaba enfermo, pues sabía que fallecería. Es un canto a su dolor, a su desaparición, a la rabia por lo sucedido y al amor, porque también es una elegía amorosa”.
“Dicen que es muy raro que las mujeres escribamos elegías. Es un género que generalmente no escogemos”, observa.

En el prólogo del libro, el vate Thomas Harris señala al respecto que la buena poesía debe “encargarse de la condición humana (…), de lo que más nos conturba: el dolor. Pero en el dolor se aloja también el amor. De ahí el notable título (…) por lo que nos dice: eros y thánatos son una entidad inseparable, así lo sabemos cuándo nos sumergimos en la experiencia de amar. Sabemos que, tarde o temprano, uno u otro morirá; pues se sabe que el dolor y el placer se entreverán de esta forma injusta, dejándonos un vacío irreparable… Del otro amado. Del otro insustituible”.
“Navegante” es el segundo y último poemario de Wormull, lanzado en diciembre en Rancagua y a principios de enero en Santiago. Asimismo, la periodista ha participado en antologías colectivas.


En la actualidad prepara un volumen de cuentos, el cual espera publicar en abril o mayo de este año. “He tenido serias dificultades para terminarlo, porque cuando estoy trabajando en él, siempre me surge un poema. De todas maneras ya tengo gran parte de los relatos. El libro se titulará “Bacantes vacantes”. Bacantes, por las sacerdotisas de Bacco; vacantes, por ociosas o sin trabajo. Se trata de historias de mujeres. Todos los escritores se inspiran en alguien real y ficcionan acerca de ello; yo lo hice a partir de alguien que conocí”, revela.


En cuanto a sus referencias, Wormull menciona a Nicanor Parra, Vicente García-Huidobro, Raúl Zurita y Gabriela Mistral. Esta última, “a pesar de la imagen opaca y parca que venden los colegios sobre ella; la de una mujer sin brillo, que sólo escribía poemas para niños. Sin embargo, era una persona de tremendas pasiones. Eso queda clarísimo con los Sonetos de la Muerte. Además tenía un compromiso social tremendo… en “Piececitos de Niño” hace una crítica social tremenda. Igualmente me gusta la centroamericana Gioconda Belli. García Lorca me mata, tiene un sonido maravilloso en sus versos. César Vallejo me fascina y nuestro Óscar Castro también”.


La literata ha sido parte de la selección de postulantes al Concurso de Poesía Óscar Castro, el cual considera que se ha convertido en un gran apoyo para quienes comienzan una carrera en este género. “Conozco a algunos de los ganadores de años anteriores, muy jóvenes, lo que me parece muy interesante, como Felipe, un chico de Valdivia, y Manuel Pérez, de Rancagua, quien ganó el Premio Roberto Bolaño en cuento, además de Flavio Vicente Lillo, oriundo de la región”.


A juicio de Wormull, el certamen local “contribuye mucho a dar una oportunidad, porque los autores jóvenes tienen muy poco espacio para desarrollarse y sufren muchas dificultades para publicar, porque es caro. Cuando no te conoce nadie, acabas financiando el proceso y no es barato para un chiquillo que está empezando. Por eso por lo general estas iniciativas te publican, lo cual es un primer paso que te abre mucho el camino. Tal como en España, cada comuna debería tener concursos que lo ofrezcan, porque es lo más importante para quien empieza. Es un gran triunfo para un autor joven; brinda la posibilidad de dar un salto hacia profesionalizar la vocación”.

Anuncio Publicitario

Cultura

Teatro Regional Lucho Gatica oficializó nuevo nombre y alcalde comprometió estatua para Óscar Castro

Publicado

el


En la ocasión, las esculturas en honor a los hermanos Gatica fueron develadas en el frontis. En ese contexto, el edil anunció que su intención es que por fin el escritor cuente con un monumento en la ciudad, junto a los ya descubiertos en Millán.


Marcela Catalán


El pasado 11 de agosto fue un nuevo aniversario del cantante rancagüino. Luis Enrique Gatica Silva. Para conmemorar el cumpleaños 91 del llamado ‘Rey del Bolero’ y a través de su Corporación de la Cultura y las Artes, luego de que el Concejo Municipal de la ciudad aprobara la medida, la Municipalidad de Rancagua oficializó el cambio de nombre del recinto de Millán N°342 por el de Teatro Regional Lucho Gatica. La actividad contó con la presencia de parientes del intérprete y de su hermano Arturo, siendo amenizada por temas del cantante que fueron ejecutados al piano y al oboe por Hugo y Diego Llanos, de modo respectivo.


El alcalde Eduardo Soto sostuvo que la decisión pretende reconocer al músico, al poner su nombre “al más importante escenario cultural” de O’Higgins. La autoridad anunció que durante el año la institución ofrecerá “una programación alusiva” a su trayectoria, considerando que el espacio debe permitir “el surgimiento de más artistas” de esta parte del país”.


El director de programación del teatro, Eduardo Díaz, destacó que “Lucho Gatica es un referente a nivel internacional en la interpretación del bolero. Ha sido uno de los grandes embajadores de ese género, uno de sus promotores fundamentales. Él nunca perdió su relación con la ciudad y me parece que éste es un justo homenaje a una de las figuras insignes de la cultura de la comuna, de Chile y del mundo”.


En cuanto a la programación en honor al cantante, adelantó que ésta contemplará “artistas de reconocimiento nacional y local”.


Turín Gatica, hijo de Arturo, explicó que para su familia “es maravilloso que el Teatro Regional se llame Lucho Gatica (…) Él dio a conocer el país”. Igualmente agradeció la instalación de las estatuas en el frontis, en homenaje a su padre y tío. “Con Arturo Jara me tocó viajar a Santiago, a ver el avance en su elaboración. Estoy fascinado con este acto”.


Su prima Rosa Gatica contó que cuando tenía seis años, se dio cuenta “de la talla de mi tío. Nosotros nos sentábamos a escucharlo acá en Rancagua. Fue lindo, son recuerdos que nunca se olvidan”.


La ex presidenta del fan club de Lucho Gatica, María Cristina Ruiz, señaló que él “era muy religioso, así que donde se encuentre, estará muy orgulloso. Yo entré al club de niña, era la más chica de todas las lolas (…) Lo admiro mucho, lo escuché junto con mi hermana y mi padre, y pude conocerlo cuando estaba firmando autógrafos”.


ESTATUAS PARA ÓSCAR CASTRO Y SAMUEL ROMÁN
En su discurso el edil igualmente anunció que doblegará esfuerzos, en pro de que la ciudad cuente con una estatua en honor al escritor Óscar Castro y a otros personajes insignes, como Samuel Román. “Debemos poner en el lugar que corresponde a quienes son rancagüinos, y con su trabajo y talento han dado prestigio a nuestra comuna. Debemos enorgullecernos de sus relevantes aportes a la cultura. Asimismo significa hacer justicia y cumplir un acuerdo que hace muchos años hizo la Cámara de Diputados y que sólo quedó en una buena intención”, dijo respecto al monumento que podría representar al poeta.


Agregó que la idea es que todas estas producciones se ubiquen en Millán, con el fin de que la gente las aprecie con libertad. “El objetivo es que esto no sólo sea un centro de espectáculos, sino que también un punto de encuentro con destacadas personas del mundo del arte”. Junto al hijo de Arturo Gatica, Turín, el alcalde además descubrió la placa que renombra oficialmente el recinto.
En la ocasión, las estatuas en honor a los hermanos Arturo y Luis quedaron instaladas en el frontis del espacio. Es así como desde ahora podrán ser apreciadas de cerca por quienes paseen por el sector, independiente de si ingresan o no a la entidad. Las obras fueron elaboradas por Sergio ‘Cheko’ Urbina y Fernanda Cerda.


El primero falleció antes de poder ver las creaciones en su destino. Sin embargo, su colega y compañera de labores valoró su traslado. “Me parece excelente esta decisión, se ven espectaculares afuera. Me siento orgullosa de mí y de mi amigo, con quien nos acercamos mucho a través de este trabajo. Por desgracia no las pudo observar acá, pero el resultado es positivo”.
Ximena Herane, esposa de Cheko Urbina, también expresó su sentir: “Al estar en el frontis adquieren mucho más valor. Él estaría muy contento, ya que disfrutó mucho haciéndolas. Fernanda fue su gran soporte, porque estando enfermo trabajó en ellas hasta dos semanas antes de fallecer”.

Continuar Leyendo

Cultura

Novela de escritora local está ambientada en hogar del Sename

Publicado

el

“Fernando no ríe” cuenta la historia de un niño vulnerado en sus derechos más básicos. La trama ocurre en Rancagua y está basada en hechos reales.

Marcela Catalán

Ayer en el auditorio del campus Rancagua de la Universidad de O’Higgins (Alameda N°611), la autora Marcela Pozo (1965) lanzó su novela “Fernando no ríe”. El libro es publicado a través de editorial Étnika y que fue presentado por Edmundo Moure, ex presidente de la Sociedad de Escritores de Chile.

El protagonista que da nombre a esta historia es un niño, cuya progenitora lo tuvo en su adolescencia. En vista de la situación sus padres la abandonan, destinando al pequeño a ser rechazado por ella. De tal modo truncan su vida, destinándolo a la calle. En ese contexto el pequeño termina en un hogar del Sename.

La autora nació en Santiago y se estableció en Rancagua en 1994, según explica, debido a su matrimonio. La novelista asegura que el libro está basado en hechos verídicos. “A Fernando lo vi en la calle desde chiquitito, hasta que de repente me di cuenta de que tenía la edad de mis hijos. Yo pasaba por el mismo lugar y siempre estaba allí, hasta hoy. Él se formó solo, sin afectos o gestos. No tiene nada, es como un ente”, revela. En la actualidad, alcanzó la mayoría de edad.

De acuerdo con Marina Marchant, seudónimo de Marcela Pozo, en la obra el protagonista ingresa a un hogar del Sename a los seis años. “Por primera vez conoce a personas, porque antes no se relacionó con nadie. Sólo pedía en la calle, llegando a su casa, con una madre adicta”. En palabras de la escritora, en el recinto comparte con “hijos de traficantes, delincuentes”, pero también con tres mujeres “que están ahí por vocación de servicio”. Se trata de la directora, la asistente social y la psicóloga.

La novelista explica que su marido tuvo un centro de formación técnica en Rancagua, cuyos alumnos pasaban tiempo con integrantes de un hogar de Carabineros que apadrinaron como institución. Afirma que dicha experiencia le permitió tener contacto con niños. Sus historias la inspiraron a construir otros personajes de su publicación.

Según confiesa, escribir este libro le produjo “mucha emoción. Fue súper duro hacerlo, porque empiezas a leer y piensas cómo alguien puede sufrir tanto. Pero en la realidad pudo sufrir mucho más (…) A él no lo quieren, no lo aceptan. También está la mirada de quienes observan a estos niños de la calle, la de ellos, dando cuenta de qué sienten cuando ven pasar a alguien como yo, en auto con mis hijos”. Pozo subraya que su objetivo es sensibilizar a los lectores sobre esta problemática.

La autora adelanta que se encuentra trabajando en dos proyectos narrativos, uno de ellos acerca del poder y el dinero.

Continuar Leyendo

Cultura

Teatro Regional llevará el nombre del gran Lucho Gatica

Publicado

el


El Concejo Municipal aprobó por unanimidad que el principal recinto artístico de la ciudad cambie su nombre al del Rey del Bolero.

Por unanimidad el Concejo Municipal de Rancagua aprobó este martes 6 de agosto el cambio de nombre del Teatro Regional de Rancagua, por uno en honor del destacado cantante rancagüino Luis Gatica, más conocido como “Lucho” o el “Rey del Bolero”; con esto, desde muy pronto el principal escenario artístico de la Región de O´Higgins pasará a llamarse: Teatro Regional Lucho Gatica.
La propuesta fue presentada ayer a los concejales quienes acordaron aprobar por unanimidad el cambio de nombre del teatro que ya tiene entre sus pasillos una escultura de Lucho y de su hermano Arturo, que también fue un importante cantautor.


“Lucho Gatica significa mucho para Rancagua. Sin duda alguna es la figura artística del mundo popular más importante a nivel internacional que haya nacido en nuestra ciudad. Además, siempre destacó en cada una de sus intervenciones el orgullo de ser rancagüino. El año pasado, logramos con motivo del natalicio 90 entregar unas esculturas de los hermanos Gatica. Creo que es conveniente que después de su lamentable partida, poder designar al más importante escenario artístico, como es el Teatro Regional, que llevara el nombre de Teatro Regional Lucho Gatica. En los próximos días haremos una ceremonia alusiva”, señaló el alcalde de Rancagua, Eduardo Soto.
Luis Enrique, “Lucho” como fue conocido toda su vida artística, nació en Rancagua el 11 de agosto de 1928. Estudiante del Instituto O’Higgins, mostró desde pequeño sus dotes artísticos, por lo que, tras grabar su primer álbum, se trasladó a Santiago para completar sus estudios y comenzar su carrera como cantante de boleros. Debido a su talento fue nombrado “La Voz de Terciopelo” y prontamente comenzó a extender su carrera a nivel internacional, llegando a ser considerado como “El Rey del Bolero”. Lucho es hermano del también rancagüino Arturo Gatica, que también brilló como cantante a nivel nacional. El Rey del Bolero falleció el 13 de noviembre del 2018 en México.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080