Síguenos

Columnas

A propósito de la edificación en altura

Publicado

el

Apartando la discusión sobre normativas y procesos judiciales hoy en curso por contraloría, municipalidades y empresas constructoras. Este texto tiene por objeto abordar la temática desde la perspectiva de la habitabilidad, la calidad de vida y la ciudad.


Santiago es una ciudad donde conviven más de 7.000.000 millones de habitantes que muchas veces superponen sus intereses particulares por sobre el bien común y donde la planificación urbana en general es un bien escaso que solo pareciera existir en los barrios y comunas de mayores ingresos o en proyectos específicos, vestigios de iniciativas como la CORMU, cuya ley orgánica establecía el propósito de; “…mejorar y renovar las áreas deterioradas de las ciudades mediante programas de desarrollo urbano…”. Un nuevo esfuerzo se hizo el año 2014 con la promulgación de la Política Nacional de Desarrollo urbano; que presenta tres grandes postulados: Desarrollo Social, Desarrollo Económico y Equilibrio ambiental, pero que además considera entre sus postulados la “integración social” y el ámbito de “Identidad y Patrimonio”, política que incorpora la creación del Consejo Nacional de Desarrollo Urbano y que se dedica a asesorar y realizar propuestas al presidente de la república.
Por un lado, existe un consenso general en los problemas asociados a la extensión del límite urbano y la consecuente construcción de viviendas sociales o económicas en la periferia de la ciudad. Los extensos traslados, la falta de servicios y equipamientos hacen que estos habitantes tengan una deficiente calidad de vida. Eso motiva a incentivar la densificación en altura del centro y pericentro de Santiago y con ese objetivo se establecieron zonas de renovación urbana que ofrecían subsidios y normas que hacen más atractivo el negocio inmobiliario. Hoy, la llegada de migrantes y el cambio de mentalidad de la ciudadanía que prioriza los menores tiempos de traslado y la mayor oferta de servicios y equipamiento por sobre la dimensión de su vivienda ha hecho que aumente considerablemente la demanda por proyectos de edificación en altura.


Sin embargo, la falta de planificación urbana o una visión compartida de la ciudad hacen que esta densificación no se realice con criterios de sustentabilidad, habitabilidad o calidad de vida. El mercado inmobiliario maximiza el uso del suelo diseñando edificios de 42 pisos y un aproximado de 1000 departamentos (Coronel Souper 3202, Estación Central), donde algunos de ellos miden tan solo 17 m2. En esta comuna en pocos años se han construido un aproximado de 28 proyectos, todos de similares características muchos de ellos con déficit de áreas verdes o ascensores; que colapsan los servicios existentes a su alrededor y que alteran la calidad de vida de los habitantes más antiguos del barrio.


Pero esto no sucede en todas las comunas de Santiago, Providencia, Las Condes, La Reina o Vitacura entre otras tienen planes reguladores, fiscalización y una imagen de ciudad donde los proyectos que se ejecutan priorizan la calidad de vida de sus vecinos. En muchas de ellas se considera incluso la sombra que el edificio proyectará sobre las edificaciones colindantes o la cantidad de superficie libre en primer piso que garantiza mayor cantidad de áreas verdes.


El permitir que solo el mercado gestione el diseño de nuestras ciudades ha provocado como consecuencia un territorio desigual con sectores de la capital donde la infraestructura vial se construye mediante túneles subterráneos o parques que compensan el terreno utilizado mientras en otros las infraestructuras de transporte dividen los territorios, destruyen el paisaje y generan graves problemas de accesibilidad peatonal.


El mismo problema se observa con la accesibilidad a servicios, parques y ciclovías que se construyen dependiendo de los recursos de la comuna o de la capacidad económica de sus habitantes dejando a la población más vulnerable sin acceso a la mayoría de ellos.


Si bien es cierto en países como el nuestro las inversiones de este tipo de proyectos son en su mayoría privadas y es este, el que finalmente diseña la ciudad. Es el estado el que debe velar por que su desarrollo sea armónico y permita que la ciudad entregue una mejor calidad de vida a todos sus habitantes. En Chile, debemos reconocer que esto aún es un tema pendiente que urge regular con una mirada global.

Suzanne Segeur Villanueva
Departamento PYOT
Universidad Tecnológica Metropolitana

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario

Columnas

El Principito: Las huellas de los docentes son invisibles a los ojos

Publicado

el


Por: Marcela Reyes General
Jefa de Carrera del Área Educación
Santo Tomás Rancagua

El Principito, como buscador de la verdad, es quien inspira el Tema Sello Santo Tomás 2019. Cada año, la institución escoge a un personaje y lo relaciona con su misión principal: formar futuros profesionales entregando conocimientos, herramientas y actitudes para que sean un aporte a la sociedad.


Nuestros valores institucionales de amor a la verdad, esfuerzo y solidaridad son grandes tareas para inculcar en nuestros jóvenes y adultos que pertenecen a esta generación de lo inmediato y lo desechable en todo orden de prioridades. Sociedad que nosotros los adultos – padres y por qué no decir algunos profesionales – hemos creado.


Estoy segura de que la mayoría de ustedes ha leído “El Principito” de Antoine de Saint-Exupéry y en cada capítulo ha descubierto una enseñanza o se ha visto reflejada en él. Por eso, creo que nuestros valores se pueden ver reflejados en esta frase que las instituciones Santo Tomás han tomado como lema: “Lo esencial es invisible a los ojos”.


El amor a la verdad es para mí invisible a los ojos. Uno no puede andar preguntando a los otros si lo que dicen es la verdad, uno frecuentemente confía que es así. A pesar de no ser una acción concreta que podamos ver o tocar, su importancia es relevante para ser un profesional con valores en su vida, honrado y que sabe tomar buenas decisiones, a pesar de que signifique un error.


Sobre todo para quienes nos desempeñamos en el Área Educación, el ir por la vida con la verdad por delante es una de nuestras enseñanzas diarias. Por años he formado personas que tendrán la misión de ser un modelo formador para nuestro futuro: los niños y niñas de nuestro amado país.


El esfuerzo diario nos hace crecer. He visto llegar alumnos con muy pocas herramientas – tanto académicas como actitudinales – y han aprendido que día a día debemos esforzarnos para subir un escalón en esa escalera que es la vida. No se ve, pero el fruto de ese esfuerzo se verá en el momento de su titulación, por lo que también es invisible, así como el zorro enseñaba al Principito.


La solidaridad es una actitud difícil de encontrar en esta rápida vida. La sociedad en su mayoría no es solidaria por sí misma; requiere de una publicidad, de un rostro público que los motive o un ejecutivo que los visite en la oficina para decidir aportar a otro. No me refiero que ser solidario siempre es dar dinero o enseres en momentos de catástrofe. Ser solidario para nosotros es tener la costumbre de aportar un granito de arena a otros y que sea parte de nuestro ser.


Nosotros enseñamos a apoyar a docentes que lo necesitan y a los compañeros; no hacerle el trabajo o incluirlo en éste, menos dar las respuestas de la prueba. Les enseñamos a compartir lo que tenemos, lo que hacemos o lo que sabemos y no queremos publicarlo en cada momento y decir: “Hoy fui solidario”. Debe ser una necesidad del alma de cada uno de ellos.


Formar personas, saber quiénes son y cuál es su historia es una de las formas en que me gusta trabajar y formar. Mi creencia es que para hacer un profesional de nuestros alumnos, debemos trabajar su esencia, su autoestima, su voluntad y sus ganas de crecer como persona, no sólo en conocimiento.


Lo esencial es invisible a los ojos, no se ve más que con el corazón. Cada huella que los docentes dejamos en los alumnos, sea cuál sea su edad, es invisible a los ojos de los padres y de la sociedad. Dejamos alegrías, sueños, deseos de cambiar, valentía, amor, reconocimientos y tiempo. Por eso, los invito a ser de aquellos que sembramos sueños invisibles y no dejemos miedos, frustraciones y decepciones en el camino de nuestros alumnos. Seamos profesionales con vocación, seamos aquellos locos que nos levantamos felices de ir a compartir nuestra vida con esos niños, adolescentes y jóvenes que quieren recibir de nosotros lo mejor: lo invisible.

Continuar Leyendo

Columnas

El libro en tiempos dificiles

Publicado

el


Día Internacional del Libro y el Derecho de Autor


Gladys Goede Gars


Saludamos y hacemos hoy la reflexión simbólica sobre este virtuoso instrumento y compañero de vida, el libro, no cabe duda que coincidiremos que es cadena fundamental de encuentro, conexión, formación y proyección, a favor de nuestra inagotable cultura universal. Muchas veces hemos recordado su origen y bondades, teniendo en cuenta que ha sido todo un proceso de observación y práctica del hombre, desde su incipiente desarrollo, a través de cada una de sus experiencias de vida, fueron experimentando encuentro entre energía, simbología y materia la mente pura, hurgaba y experimentaba desde propia conexión, entre tocasiones y gestos, sonidos y signos se comunicaba con el medio y entorno para potenciar su desarrollo. La cultura actual observa, estudia, investiga y destaca hacia la humanidad las maravillosas experiencias escritas y observadas entre tierra y piedra. Así pasan miles de años cuando aparecen diversas formas de comunicación escrita, entre ellas, cueros y hojas aportados por la sabia naturaleza, trascendentes papiros, fuentes de vida, con formas emblemáticas que nos han transmitido larga trayectoria del hombre en este planeta. Desde nuestra perspectiva actual, es grato observar y reconocer el importante bagaje intelectual que nos facilita a todos la lectura. Son incontables libros, de infinitas formas bordadas de letras y coloridas imágenes que habitan nuestro medio, trayendo consigo diversos contenidos. Entre tantos; conocimiento, armonía, relajo y sabiduría. Todo, desde su compañía individual, familiar, social, educativa, laboral y mucho más.


Nuestro patrimonio cultural en letras, desde la “Dirección de Bibliotecas, Archivos y Museos” (DIBAM) constituye una cadena impresionante de apoyo social y cultural al país: – ”Biblioteca Nacional” – “Sistema Nacional de Bibliotecas Públicas; Biblioteca de Santiago – Bibliotecas Públicas de la Regiones” – “Archivo Nacional” – “Consejo de Monumentos Nacionales”– “Museo Histórico Nacional” – “Museo Nacional de Bellas Artes” – Museo Nacional de Historia Natural” – “Museos Especializados” – “Museo de la Educación Gabriela Mistral” y más. Todo establecimiento educacional cuenta con una biblioteca, en un espacio preferente y bien implementado con nuevas tecnologías. Las Bibliotecas se constituyen en agentes de conocimiento hacia niños, jóvenes y adultos desarrollando talleres, charlas, ciclos audiovisuales y más, desde nutridos procesos de acercamiento y aprendizaje. Este día del Libro nos acerca a la literatura en forma simbólica, pero nos encuentra en un mundo perturbado por sobre exigencias socio-políticas, laborales y familiares, que absorben y neutralizan la vida. Sin embargo se hace necesario, con mayor razón, tener y fortalecer el hábito de la lectura. No debemos tapar el sol con un dedo, adultos y jóvenes hemos llegado a un nivel de omisión lamentable, urge estimular este hábito. La razón está clara, solo observando los medios de comunicación confirmamos como mucha juventud que debería estar en el aula, avanza ágil y sagaz delinquiendo por las calles. No en vano, la UNESCO en 1995 fijo el 23 de abril como homenaje universal a los libros y autores para reforzar nuestra cultura positivamente, especialmente con la juventud. ¿Qué nos parece un Libro para saber, soñar, viajar, sanar, entretener, trabajar? o ¿Un Libro en vez de un Arma? Para ello; Profesores, Padres y Jóvenes, que importante sería crear una campaña en nuestro entorno familiar, social y laboral, potenciando así el hábito de la lectura, ejercicio generoso y solidario con la familia y la patria.

Continuar Leyendo

Columnas

La opinión de Manuel Polgatiz: Periodista y comentarista deportivo

Publicado

el

TRIUNFO REPONEDOR

En Semana Santa el objetivo era ganar. Las armas o herramientas para conseguirlo quizás daban lo mismo, porque las victorias se habían alejado de Rancagua. El juego no fue el más vistoso y el rendimiento tampoco fue el mejor, pero qué más da si los tres puntos se quedaron en casa. 

¿Hubo penales en contra? Sí. ¿Fue injusto el resultado? No.

Era necesario marcar distancias con el colista que acompaña a la U (me encanta destacar esto último). Ya vendrán las críticas al funcionamiento o al desempeño de algunos referentes, como Ramón Fernández, que equivocó el 80 por ciento de sus habilitaciones. 

Lo importante era salir de la modorra y el pesimismo en la tabla, porque acostumbrarse a la desidia termina hundiendo los sentimientos de fortaleza. Dígame usted, ¿le importa si el “Fantasma” habla o se refiere en malos términos a la prensa? A mí ni me va ni me viene, yo más bien deseo que el equipo rinda y saque resultados porque al final del torneo no analizaremos sus palabras, sino más bien, su posición en la competencia. 

En resumen, un triunfo reponedor que alimenta ilusiones pero que no olvida los errores, especialmente de aquellos que tienen la responsabilidad de construir una oncena más sólida, equilibrada y permanente en el tiempo. 

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 232 7400