Síguenos

Actualidad

Héctor “Charro” Cortés: Los recuerdos del jefe de los mineros

Publicado

el

El 10 de agosto de 2015, en un suplemento especial por el Día del Minero, la periodista Flor Vasquez entrevistó a Héctor Cortés. En una larga conversación, él repasó sus vivencias en la mina y en la presidencia de Club Deportivo O’Higgins. Hoy, como un pequeño homenaje, volvemos a publicar esa nota.


En la historia de El Teniente es casi una leyenda. Que fue el primer jefe chileno cuando estaban los gringos, que no había nadie como él que conociera la mina, que era rudo, pero buen jefe. Héctor Cortés Rodríguez, más conocido como el charro Cortés, fue superintendente de la Mina, donde se imponía no sólo por su físico y vozarrón, sino que por sus cualidades de líder e indiscutible don de mando.


Por su característico bigote se ganó el apodo de charro, aunque los mineros sólo lo llamaban así a sus espaldas.


Nació en el año 1928 en el norte, en las salitreras, en la oficina Candelaria y la inscripción de su nacimiento se realizó en Pampa Unión.
Estudio técnico en minería y después ingeniería de ejecución en minas. En la década del 50 ingresó a El Teniente, en esa época bajo la administración de la empresa norteamericana Braden Copper Company.
“Fui el primer jefe chileno –cuenta-. Trabajé con los gringos, con la Braden. Llegué como jefe de nivel, después me subieron a subjefe general de mina y luego a jefe general de la mina. Cuando se fueron los gringos (por la nacionalización de los yacimientos de la gran minería) quedé como superintendente de la mina. Los gringos me quisieron llevar a Estados Unidos, me ofrecieron pega. Un grupo de viejos me dijo ‘no se vaya poh jefe, si es el único hombre que conocemos aquí que sabe roncar, que sabe mandar y que es humano’. Y me quedé”.


Como jefe reconoce que “era aniñado. Me conocían como el charro Cortés, me llamaban así cuando no estaba. Sabía que me decían charro. Yo sabía mandar, pero fui un jefe sencillo, que sabía entender a mi gente. Por eso me querían los viejos; todavía me vienen a ver”.


Con el tema de seguridad era estricto. “La mayoría de los accidentes ocurren por errores, por no estar atentos, por no respetar los reglamentos. En ocasiones encontré viejos preparando los cartuchos de dinamista para disparar y estaban fumando. Los cortaba, pa’ fuera”.
Agrega: “Una vez se cayó un viejo a un pique de más de 60 metros, estaba arreglando una buitra y se va para abajo; el tablón en que estaba parado cayó y se afirmó en el cerro y el viejo cayó sentado arriba, gritaba que lo sacaran. Bajamos con cable, lo amarramos y lo sacamos”.

“CONOCIA TODA LA MINA”
Sus recuerdos de minero se cruzan con los de sus años en la presidencia del club deportivo O’Higgins, cargo que ejerció en forma paralela a sus obligaciones en El Teniente. “Cuando llegué a O’Higgins me encontré con que el 70 por ciento de los gastos no eran del fútbol, eran de otras cosas raras. Pegué un par de golpes en la mesa y dije ‘se terminó la sinvergüenzura aquí’. Debíamos a cada santo una vela, el campo de Baquedano estaba embargado. En El Teniente logramos conseguir una ayuda y aumentamos los socios. De los trabajadores, unos 180 eran socios. Llegamos a 1.900 socios en el primer semestre y conseguimos llegar tres veces a la Copa Libertadores, la primera vez en 1978”.


Vuelve a evocar sus años en la mina, donde trabajó hasta el año 1987. “La conocía entera, llegaba a partes que no entraba nadie. Recorría los sectores que habían sido explotados en los años 20, en los 30 y en los 40. Siempre andaba con mi lámpara de carburo”.


Asegura que cuando se acordaba una huelga le avisaban. “Las huelgas eran por temas sindicales. Una de las cosas que hacíamos era cerrar los polvorines, por precaución, ya que allí estaban los explosivos”.
También, afirma que fue uno de los impulsores de permitir el ingreso de mujeres a la mina. “Existía la creencia que las mujeres no debían visitar la mina porque ésta se ponía celosa y podían ocurrir accidentes.

Conversamos con el gerente general y se autorizaron las visitas. Al principio nos criticaron harto, pero después se aceptó la presencia de la mujer”.

Añade que otra costumbre de los mineros es cuidar los guarenes que existan en la mina. “Los cuidan, les dejan alimento; ante el peligro estos guarenes arrancan y de esa forma advierten de algún peligro”.


“La mina también avisa, uno aprende a reconocer los ruidos. Y en las fortificaciones se usa madera, no se quiebra de un viaje, sino que de a poco, especialmente la luma, que es una madera muy dura, y el pino araucaria”.


Para Héctor Cortés, el verdadero minero es el que trabaja en un pique. “A todos se les llama mineros porque trabajan en la mina, pero adentro hay enmaderadores, enfierradores, concretistas. Para mí los auténticos mineros son los que trabajan perforando, barrenando y disparando los tiros”.


Tampoco olvida las ceremonias de premiación por años de servicios. Ahí, el Charro Cortés felicitaba a los mineros premiados con sonoros palmoteos. “Dependiendo de los años de servicios era la cantidad de palmetazos (se ríe). Recuerdo que una vez sacamos al mejor trabajador minero de Chile, se llamaba Elmo Ruz, era enmaderador”.


También recuerda la caverna de los cristales, lugar obligado para visitar. “La descubrimos, en Teniente 4. Estábamos haciendo un túnel para ventilación y encontramos estos cristales, carbonato de calcio cristalizado de un metro de diámetro y unos 15 metros de largo; era maravilloso. Se forma porque el agua que trae sales, al encontrar un huerco y llenarlo empieza a depositar las sales”.


Hace dos años tuvo la oportunidad de volver a la mina(en 2013, la entrevista original fue realizada en 2015). Fue para la tradicional misa de San Lorenzo, un 10 de agosto. “Fue emocionante”, señala.


Así pone fin a sus evocaciones, mientras mira con un dejo de nostalgia las fotografías de esos años y su casco de minero.

https://elrancaguino.cl/ran/2019/02/10/fallecio-hector-charro-cortes-primer-jefe-chileno-de-teniente/

Actualidad

Julia Valenzuela y sus más de 40 años realizando Gestión Inmobiliaria

Publicado

el

Ximena Mella

Fotos: Nico Carrasco

Si alguien puede decir que conoce Rancagua como la palma de su mano, es la señora Julia Valenzuela Sepúlveda, rancagüina de nacimiento y quien hoy lleva más de cuatro décadas dedicada al corretaje de propiedades y Gestión Inmobiliaria.

Julia Valenzuela Sepúlveda

Su título de Corredora de Propiedades lo obtuvo en 1978 por parte del Ministerio de Economía, siendo ese el mismo año en que abrió su primera oficina, en calle Campos 489, hasta que hace 12 años atrás se mudaron a sus actuales instalaciones en Campos 156-A. Desde siempre ha ofrecido una completa asesoría con la ayuda de diversos profesionales como abogados y arquitectos, en cuanto a trámites de venta, arriendo, permuta o administración de propiedades, ya sea agrícolas o urbanas, para desarrollar proyectos emblemáticos que han sido un aporte al crecimiento de la comuna y desarrollo de la Región de O’Higgins. En total son 6 personas en su oficina, donde destacan personas que llevan 20 o 30 años junto a ella como lo es su hermana Corita, igualmente corredora de Propiedades, y su hijo Diego Pérez de Arce, quien es gestor inmobiliario y administra el área de las propiedades agrícolas.

Doña Julia comenzó a interiorizarse circunstancialmente en este rubro al manejar y representar algunos negocios familiares. “Mientras trabajaba en el Ministerio de Agricultura, llegaban muchas personas que requerían de arriendo, y como era de acá y conocía muchas personas, los presentaba para que concretaran, especialmente a los profesionales que llegaban a este organismo. Allí pasé al Departamento Social asignando predios, donde me capacité en Tasación en el Ministerio y en el Servicio de Impuestos Internos. Posteriormente realicé cursos de Planificación en el Instituto de Desarrollo Urbano”. Por lo tanto, desde siempre continuó capacitándose y asesorándose con distintos profesionales del área. “Nunca me lo propuse como una actividad, fue netamente circunstancial. Por eso me puse a estudiar para dar el examen correspondiente y obtener mi título”, recordó.

“Partí arrendando, después vendiendo, luego subdividiendo predios, parcelas, fundos, en el agro; en cuanto a la industria comencé a atender a grandes empresas. He realizado gestión inmobiliaria completa, en comisión de confianza, para las empresas de diversos rubros, colegios, deportes, cementerios, entre otros”, añadió con una gran satisfacción de ayudar y ser parte del desarrollo de esta ciudad.

Hacer Gestión Inmobiliaria es una gran responsabilidad, añade. “Es entregar una asesoría completa, desde las grandes empresas, hasta las personas naturales, no importa quien, con total responsabilidad, seriedad y amabilidad. Partí con persona muy jóvenes como clientes a los que les compré su primera casa, cuando se van sus hijos a la universidad, su segunda casa. Luego vuelven y requieren de un departamento”, aseguró la corredora de propiedades.

TIEMPO LIBRE Y FAMILIA

Su actividad, que realiza con gran pasión y alegría, la matiza con sus hobbies (Música, Historia y la Jardinería) y el tiempo con la familia. Desde pequeña Julia Valenzuela gusta de la jardinería y por eso presiden el Club de Jardínes Rancagua, el que cada año destaca su tradicional Exposición Floral de Primavera. “Hacemos un gran aporte ya que mostramos y conservamos las especies más autóctonas y nativas”, aseguró.

Por otro lado, con un grupo de amigas, forman un grupo de Historia y actualidad. Con otro grupo de señoras viaja por el mundo a conocer famosos jardines y exposiciones de flores. A todo lo anterior se suma la música y la Ópera como otra de sus pasiones.

En un nuevo aniversario de la ciudad, esta destacada profesional inmobiliaria proyecta a una Rancagua muy pujante que va a ser la conexión central con la gran capital, Santiago. “Me imagino que la vialidad que no estuvo proyectada para tanta demanda, va a mejorar, dándole auge a las comunas vecinas como por ejemplo Mostazal, Graneros, Olivar o Requínoa que poseen grandes espacios y una buena conectividad. Igualmente, dentro de la ciudad, se deben aprovechar mejor los sitios existentes para una convivencia más amigable y más peatonal. Incluso creo que el Metrotren será un gran ente potenciador para que el sector poniente de la ciudad y cercano a la Estación Rancagua se renueve”, apuntó.

Junto a su hermana Corita.

Continuar Leyendo

Actualidad

3 mil puestos ofrecerá Expo Empleos AIEP en Rancagua

Publicado

el

Una excelente oportunidad para ingresar o reintegrarse al mundo del trabajo es la que ofrecerá la feria laboral que este martes se realizará en la Plaza de los Héroes en Rancagua.


“Esta es una alianza entre el municipio y AIEP, que dispone de alrededor de 3 mil puestos de trabajo. Invitamos a todos los que están buscando empleo o con la inquietud de cambiarse, a que asistan a esta feria, que contará con decenas de empresas”, indicó el alcalde Eduardo Soto.
Por su parte, el directivo de AIEP Rancagua Roberto Urtubia agregó que “se trata de la sexta versión que hacemos en conjunto con el municipio”, afirmando que “como actor social estamos comprometidos con la empleabilidad y creemos que la mejor forma de generar progreso es a través de la colaboración público-privada, que en 11 años le ha permitido a este evento ofrecer 230 mil puestos de trabajo en Chile”.


Junto a esto, ambas autoridades destacaron el sello inclusivo de la actividad, que del total de ofertas también dispondrá de forma exclusiva cupos para personas en situación de discapacidad y público de la tercera edad.


Por último, se hizo referencia a la calidad de los empleos dispuestos, que incluyen trabajos part time, full time y prácticas profesionales, por parte de organizaciones como Agrosuper, Nestlé, Cartocor, Integra, Unifruti y Junji, entre otras.


La feria abre sus puertas el martes 15 de agosto a las 10:00 horas y los interesados en asistir pueden inscribirse de forma online, ingresando a aiep.cl (ir a formulario). La actividad se realizará en la Plaza Los Héroes.

Continuar Leyendo

Educación

Científicos escolares se lucen en Emiratos Árabes

Publicado

el

Una exitosa participación en la feria científica ESI 2019 Abu Dhabi han tenido los estudiantes del Complejo Educacional Chimbarongo, Roberto Vásquez Soto y Ricardo Medina Irrazabal, quienes se trasladaron a los Emiratos Árabes para mostrar al mundo las conclusiones del proyecto desarrollado al interior del único establecimiento público que imparte educación media de la comuna.


El estudio desarrollado por estos jóvenes científicos -bajo la dirección del profesor asesor de la Academia de Ciencias del Cech, Francisco Urra Lagos- ofrece una alternativa para limpiar el agua dulce de canales y acequias mediante el uso de bivalvos, en particular, Diplodon chilensis, que se alimenta de partículas en suspensión y microorganismos. El estudio demostró que esta especie de almeja chilena podría usarse como biofiltro eficiente en diferentes condiciones de alimentos, temperatura y ph, mejorando la calidad del agua.


En tiempos en que la disponibilidad de agua dulce está seriamente amenazada por la contaminación y la acumulación de materia orgánica en el agua, el proyecto adquiere relevancia mundial, y eso le valió la acreditación para la feria internacional ESI 2019.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080