Síguenos

Actualidad

Héctor “Charro” Cortés: Los recuerdos del jefe de los mineros

Publicado

el

El 10 de agosto de 2015, en un suplemento especial por el Día del Minero, la periodista Flor Vasquez entrevistó a Héctor Cortés. En una larga conversación, él repasó sus vivencias en la mina y en la presidencia de Club Deportivo O’Higgins. Hoy, como un pequeño homenaje, volvemos a publicar esa nota.


En la historia de El Teniente es casi una leyenda. Que fue el primer jefe chileno cuando estaban los gringos, que no había nadie como él que conociera la mina, que era rudo, pero buen jefe. Héctor Cortés Rodríguez, más conocido como el charro Cortés, fue superintendente de la Mina, donde se imponía no sólo por su físico y vozarrón, sino que por sus cualidades de líder e indiscutible don de mando.


Por su característico bigote se ganó el apodo de charro, aunque los mineros sólo lo llamaban así a sus espaldas.


Nació en el año 1928 en el norte, en las salitreras, en la oficina Candelaria y la inscripción de su nacimiento se realizó en Pampa Unión.
Estudio técnico en minería y después ingeniería de ejecución en minas. En la década del 50 ingresó a El Teniente, en esa época bajo la administración de la empresa norteamericana Braden Copper Company.
“Fui el primer jefe chileno –cuenta-. Trabajé con los gringos, con la Braden. Llegué como jefe de nivel, después me subieron a subjefe general de mina y luego a jefe general de la mina. Cuando se fueron los gringos (por la nacionalización de los yacimientos de la gran minería) quedé como superintendente de la mina. Los gringos me quisieron llevar a Estados Unidos, me ofrecieron pega. Un grupo de viejos me dijo ‘no se vaya poh jefe, si es el único hombre que conocemos aquí que sabe roncar, que sabe mandar y que es humano’. Y me quedé”.


Como jefe reconoce que “era aniñado. Me conocían como el charro Cortés, me llamaban así cuando no estaba. Sabía que me decían charro. Yo sabía mandar, pero fui un jefe sencillo, que sabía entender a mi gente. Por eso me querían los viejos; todavía me vienen a ver”.


Con el tema de seguridad era estricto. “La mayoría de los accidentes ocurren por errores, por no estar atentos, por no respetar los reglamentos. En ocasiones encontré viejos preparando los cartuchos de dinamista para disparar y estaban fumando. Los cortaba, pa’ fuera”.
Agrega: “Una vez se cayó un viejo a un pique de más de 60 metros, estaba arreglando una buitra y se va para abajo; el tablón en que estaba parado cayó y se afirmó en el cerro y el viejo cayó sentado arriba, gritaba que lo sacaran. Bajamos con cable, lo amarramos y lo sacamos”.

“CONOCIA TODA LA MINA”
Sus recuerdos de minero se cruzan con los de sus años en la presidencia del club deportivo O’Higgins, cargo que ejerció en forma paralela a sus obligaciones en El Teniente. “Cuando llegué a O’Higgins me encontré con que el 70 por ciento de los gastos no eran del fútbol, eran de otras cosas raras. Pegué un par de golpes en la mesa y dije ‘se terminó la sinvergüenzura aquí’. Debíamos a cada santo una vela, el campo de Baquedano estaba embargado. En El Teniente logramos conseguir una ayuda y aumentamos los socios. De los trabajadores, unos 180 eran socios. Llegamos a 1.900 socios en el primer semestre y conseguimos llegar tres veces a la Copa Libertadores, la primera vez en 1978”.


Vuelve a evocar sus años en la mina, donde trabajó hasta el año 1987. “La conocía entera, llegaba a partes que no entraba nadie. Recorría los sectores que habían sido explotados en los años 20, en los 30 y en los 40. Siempre andaba con mi lámpara de carburo”.


Asegura que cuando se acordaba una huelga le avisaban. “Las huelgas eran por temas sindicales. Una de las cosas que hacíamos era cerrar los polvorines, por precaución, ya que allí estaban los explosivos”.
También, afirma que fue uno de los impulsores de permitir el ingreso de mujeres a la mina. “Existía la creencia que las mujeres no debían visitar la mina porque ésta se ponía celosa y podían ocurrir accidentes.

Conversamos con el gerente general y se autorizaron las visitas. Al principio nos criticaron harto, pero después se aceptó la presencia de la mujer”.

Añade que otra costumbre de los mineros es cuidar los guarenes que existan en la mina. “Los cuidan, les dejan alimento; ante el peligro estos guarenes arrancan y de esa forma advierten de algún peligro”.


“La mina también avisa, uno aprende a reconocer los ruidos. Y en las fortificaciones se usa madera, no se quiebra de un viaje, sino que de a poco, especialmente la luma, que es una madera muy dura, y el pino araucaria”.


Para Héctor Cortés, el verdadero minero es el que trabaja en un pique. “A todos se les llama mineros porque trabajan en la mina, pero adentro hay enmaderadores, enfierradores, concretistas. Para mí los auténticos mineros son los que trabajan perforando, barrenando y disparando los tiros”.


Tampoco olvida las ceremonias de premiación por años de servicios. Ahí, el Charro Cortés felicitaba a los mineros premiados con sonoros palmoteos. “Dependiendo de los años de servicios era la cantidad de palmetazos (se ríe). Recuerdo que una vez sacamos al mejor trabajador minero de Chile, se llamaba Elmo Ruz, era enmaderador”.


También recuerda la caverna de los cristales, lugar obligado para visitar. “La descubrimos, en Teniente 4. Estábamos haciendo un túnel para ventilación y encontramos estos cristales, carbonato de calcio cristalizado de un metro de diámetro y unos 15 metros de largo; era maravilloso. Se forma porque el agua que trae sales, al encontrar un huerco y llenarlo empieza a depositar las sales”.


Hace dos años tuvo la oportunidad de volver a la mina(en 2013, la entrevista original fue realizada en 2015). Fue para la tradicional misa de San Lorenzo, un 10 de agosto. “Fue emocionante”, señala.


Así pone fin a sus evocaciones, mientras mira con un dejo de nostalgia las fotografías de esos años y su casco de minero.

https://elrancaguino.cl/ran/2019/02/10/fallecio-hector-charro-cortes-primer-jefe-chileno-de-teniente/

Anuncio Publicitario

Actualidad

Lanzan libro con cartas escritas por Óscar Castro a su amor de juventud

Publicado

el

La publicación fue realizada a través de Ediciones UC. El volumen contiene alrededor de 70 misivas, redactadas por el poeta cuando tenía 23 años. Las epístolas datan de 1933.

Marcela Catalán

Este jueves y en dependencias de la Casa de la Cultura de Rancagua, se realizó el lanzamiento del libro ‘Óscar Castro. Cartas Inéditas’. La publicación ve la luz a través de Ediciones UC, en el contexto de un convenio con el municipio local. La obra contiene alrededor de 70 misivas, redactadas por el poeta cuando tenía 23 años y dirigidas a Estela Sepúlveda, de quien estuvo profundamente enamorado. Los textos datan de 1933 y también dan cuenta sobre el literato de aquella época, su diario vivir, entre otros aspectos.

El volumen fue presentado por Luis Agoni, profesor de Castellano y doctor en Estudios Americanos de la Universidad de Santiago de Chile, quien ha investigado sobre el vate. De acuerdo con el experto, el autor quedó prendado de la joven luego de que ella visitara la capital regional en marzo de 1933, con el fin de vacacionar. “Como él era bibliotecario, ella pasaba por fuera, se conocieron e hicieron amigos”.

De tal modo empezaron a intercambiar correspondencia, aunque el especialista comenta que la destinataria de los mensajes jamás dio indicios de sentir lo mismo. “Nunca le dijo que sí o no, pero se escribían (…) Él le pregunta ‘¿qué soy yo para usted?’ Ella siempre le respondía ‘no se lo voy a decir’ (…) En todas las cartas él expresaba su amor. Ella las guardó cuidadosamente, les puso una cinta muy bonita, a pesar de que se casó. Su hermano menor encontró este paquete, lo abrió y se percató de su valor”.

Sobre la importancia de una obra de esta índole, Agoni explica que las misivas de un autor “son por sí mismas muy interesantes, porque iluminan su vida y revelan sus inquietudes, sentimientos, emociones y vicisitudes. En este caso, demuestran que él ya era un poeta, uno que estaba empezando. Se nota en cómo emplea los recursos poéticos para dirigirse a la dama”. En su presentación, el experto agregó que Castro prescindía de referencias eróticas al cuerpo de la mujer, incurriendo en “una idealización extrema de la amada (…) La percibe plena de cualidades espirituales que él valora al máximo”.

El profesor señala que las epístolas dan luces de la relación del autor con Rancagua. “Era una persona muy sensible, que leía mucho y hacía poesía, enviándola a revistas. Aquí se sentía aburrido, falto de espacio vital y cultural. Lo que más deseaba era viajar y salir afuera, pero luego se enfermó y no pudo. Como máximo iba a Santiago o Pichilemu”, relata.

Además de las cartas, el libro contiene un prólogo de Patricio Lizama, profesor de Letras de la Universidad Católica y doctor en Literatura. De acuerdo con María Angélica Zegers, dicha sección “guía al lector en cuanto a cosas en las cuales debería fijarse”.

Respecto a las misivas, detalla que “recorren un año de la vida de Óscar Castro. Lamentablemente no tenemos las respuestas de Estela, porque él pidió quemar su correspondencia no sólo (dirigida) a ella, sino que a diferentes personas (…) Son cartas que hoy a cualquier joven le pueden parecer fuera de lugar, (ya que emplean) un lenguaje que no se usa. Incluso pueden ser consideradas como cursis, pero los invito a leerlas, porque el sentimiento que producen es atemporal”.

A su juicio, las epístolas “ tienen sentimiento, pasión y de verdad enternecen, porque también dan cuenta de la vida en Rancagua a principios del siglo XX. Además el libro posee muchos elementos anecdóticos acerca de la cotidianidad. A pesar de que no fueron hechas para ser publicadas, son una obra literaria. Eso siempre representa una tensión para la familia y el editor. Pero como dijo Luis Agoni, cuando alguien pasa ser a parte del patrimonio cultural del país, uno se da ciertas licencias. Porque es tan bonito, da valor a la cultura del país. Dar a conocer estas cartas, es más importante incluso”.

Horacio Sepúlveda es sobrino de Estela. En sus palabras, la enamorada del poeta le encargó a su padre que las misivas “se fueran a la tumba con ella, pero él prefirió cederlas al municipio (…) No vislumbramos la importancia que podían tener, pero creo que el más visionario fue Roberto Sepúlveda; percibió su relevancia y buscó el modo de donarlas a quien las atesorara por lo que son. Se trata de un aporte valiosísimo, ya que son textos de los cuales los cercanos al poeta no tenían noción”, remata.

Continuar Leyendo

Actualidad

Falleció antigua profesora del Instituto Sagrado Corazón

Publicado

el

Durante la madrugada de hoy, en su casa falleció la antigua profesora del colegio Instituto Sagrado Corazón de Rancagua Violeta Pino . Ella por largos años enseñó a las alumnas de la congregación y terminó su vida laboral como bibliotecaria del establecimiento.

Sus restos están siendo velados en la capilla nuestra Señora de la Valvanera ubicada en av El Parque 309 en Rancagua , este viernes a las 15 horas en la misma capilla se realizará una misa por su eterno descanso. Posteriormente su funeral se realizará en cementerio Parque Jardín Las Flores en Machali.

Continuar Leyendo

Actualidad

Coinco: Gobierno Regional confirma reconstrucción de Parroquia tras aprobación de recursos del Core

Publicado

el


“Nuestra convicción siempre ha sido que esta iglesia es el corazón de la comuna. Y tras el rechazo inicial nos propusimos acercar a las partes. Sostuvimos reuniones con la iglesia, con los Cores. Hoy ha triunfado la capacidad de diálogo, de buscar acuerdos, de privilegiar el bien de las personas y agradezco a gran parte de los consejeros que han entendido eso. Esta iglesia, que es monumento nacional, será oficialmente reconstruida”, señaló el Intendente Juan Manuel Masferrer.


La mañana de este martes 20 de agosto la comisión de Cultura del Consejo Regional, Core, aprobó por 10 votos a favor y 2 en contra, la propuesta presentada por el Intendente Juan Manuel Masferrer, para financiar el proyecto de reconstrucción de la Parroquia de San Nicodemo de Coinco, declarada Monumento Nacional el año 2009 y que fuera destruida en el terremoto del 27 de febrero del año 2010.

El proyecto que significará una inversión de 2 mil 600 millones de pesos provenientes del Fondo Nacional de Desarrollo Regional, FNDR, del Gobierno Regional, fue aprobado por los consejeros Carla Morales, Johana Olivares, Jacqueline Jorquera, Monserrat Gallardo, Eugenio Bahuer, Luis Silva, Jorge Vargas, Juan Ramón Godoy, Juan Pablo Díaz y Edinson Toro, mientras que Bernardo Cornejo y Germán Arenas, rechazaron la propuesta.

De esta manera se puso punto final a un proyecto que fue votado por primera vez el pasado 24 de julio, jornada en la que el Core rechazó su financiamiento, tras una serie de diferencias con la Iglesia. Tras esta negativa, clave fue el papel que jugó el Intendente Juan Manuel Masferrer, que lideró una serie de reuniones que permitió acercar a ambas partes. Finalmente, el pasado viernes 9 de agosto y tras pactar una mesa de trabajo entre la Iglesia y el Core, el proyecto fue reingresado para su evaluación.    

INTENDENTE MASFERRER: “ESTA IGLESIA ES EL CORAZÓN DE LA COMUNA”

Tras concluir la votación con un gran aplauso de todos los presentes, entre los que se encontraban el concejo municipal en pleno, organizaciones pro-templo, vecinos y dirigentes sociales de la comuna, el Intendente Juan Manuel Masferrer destacó la aprobación del proyecto.

“Nuestra convicción siempre ha sido que esta iglesia es el corazón de la comuna. Y tras el rechazo inicial nos propusimos acercar las partes. Sostuvimos reuniones con la iglesia, con los Cores. Hoy ha triunfado la capacidad de diálogo, de buscar acuerdos, de privilegiar el bien de las personas y agradezco a gran parte de los consejeros que han entendido eso. Esta iglesia, que es monumento nacional, será oficialmente reconstruida”, señaló el Intendente Juan Manuel Masferrer.

La primera autoridad regional señaló que “para nosotros era muy importante que se hiciera justicia con los vecinos de Coinco y se pudiera aprobar este proyecto que permitirá recuperar este hermoso edificio. Fue complejo, pero las autoridades estamos para enfrentar estas situaciones y lograr grandes acuerdos y lo dije en mis palabras, cuando se logran acuerdos quien más gana es la gente. Así que contento por la aprobación del Consejo Regional, ya están los recursos en marcha para que tengamos nuestra iglesia ya recuperada”.

Juan Manuel Masferrer se refirió a la situación acontecida durante la primera votación. “Se enfrentaron varios temas, había un cuestionamiento legítimo del consejo regional respecto a las señales que no habría dado la iglesia en su minuto para otros proyectos sociales. Yo articulé estas reuniones, buscamos juntar a las partes y lograr acuerdos, y por lo tanto ahí hubo una apertura, además los Cores establecieron otro tema muy importante que es fijar mesas permanentes de diálogo. Todo esto, con el fin de lograr acuerdos que beneficien a las personas de nuestra región”.

CONSEJEROS DESTACAN MESA DE TRABAJO

El Consejero Regional y presidente de la Comisión de Cultura Juan Ramón Godoy, quién en un principio votó en contra del proyecto, pero luego y tras participar de estas reuniones junto a la iglesia aprobó los recursos señaló que “aquí había temas pendientes que era importante conversarlos sobre todo con la iglesia, temas sociales que lo que uno espera es una reciprocidad por parte de la Iglesia frente a la enorme inversión que este Gobierno Regional ha realizado. Esta aprobación pone en valor esta enorme iglesia y además deja esta mesa permanente que debe existir con la iglesia sobre todo en temáticas sociales”.

La Presidenta del Core, Carla Morales, que al igual que su par, también aprobó el proyecto en segunda instancia, tras liderar acercamientos entre el Consejo y la iglesia, manifestó que “finalmente después de largas conversaciones con la iglesia en conjunto con nuestro Intendente, hemos podido estar en terreno visitando a la comunidad y la parroquia, aprobando  este importante proyecto que tiene que ver con la reposición de un templo que necesita  reconstruirse porque es el centro de esta comuna. El Consejo Regional es una entidad que busca llegar a consensos en términos de distribución de recursos y eso es lo que hicimos. Por último, quiero agradecer el poder haber conversado con parte de la Iglesia en temáticas sociales”

En el mismo escenario, el también consejero Luis Silva expresó que “estoy contento de que se haya aprobado. Realmente creo que esta iglesia es parte importante de Coinco, es una institución presente en la comunidad y además arquitectónicamente es una obra que hacía falta en Coinco, por eso estoy contento, porque finalmente se hizo justicia y no se castigó a la comunidad de Coinco, por lo tanto, me voy contento”.

Cabe destacar que, tras esta aprobación, el proyecto de restauración de la Parroquia de San Nicodemo de Coinco, deberá ahora ser ratificado en el pleno, situación que debiera ocurrir dentro de los próximos días. Una vez concluido este proceso se espera que las obras inicien dentro de un plazo de 6 meses, mientras que su ejecución bordeará los 2 años.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080