Síguenos

Actualidad

Héctor “Charro” Cortés: Los recuerdos del jefe de los mineros

Publicado

el

El 10 de agosto de 2015, en un suplemento especial por el Día del Minero, la periodista Flor Vasquez entrevistó a Héctor Cortés. En una larga conversación, él repasó sus vivencias en la mina y en la presidencia de Club Deportivo O’Higgins. Hoy, como un pequeño homenaje, volvemos a publicar esa nota.


En la historia de El Teniente es casi una leyenda. Que fue el primer jefe chileno cuando estaban los gringos, que no había nadie como él que conociera la mina, que era rudo, pero buen jefe. Héctor Cortés Rodríguez, más conocido como el charro Cortés, fue superintendente de la Mina, donde se imponía no sólo por su físico y vozarrón, sino que por sus cualidades de líder e indiscutible don de mando.


Por su característico bigote se ganó el apodo de charro, aunque los mineros sólo lo llamaban así a sus espaldas.


Nació en el año 1928 en el norte, en las salitreras, en la oficina Candelaria y la inscripción de su nacimiento se realizó en Pampa Unión.
Estudio técnico en minería y después ingeniería de ejecución en minas. En la década del 50 ingresó a El Teniente, en esa época bajo la administración de la empresa norteamericana Braden Copper Company.
“Fui el primer jefe chileno –cuenta-. Trabajé con los gringos, con la Braden. Llegué como jefe de nivel, después me subieron a subjefe general de mina y luego a jefe general de la mina. Cuando se fueron los gringos (por la nacionalización de los yacimientos de la gran minería) quedé como superintendente de la mina. Los gringos me quisieron llevar a Estados Unidos, me ofrecieron pega. Un grupo de viejos me dijo ‘no se vaya poh jefe, si es el único hombre que conocemos aquí que sabe roncar, que sabe mandar y que es humano’. Y me quedé”.


Como jefe reconoce que “era aniñado. Me conocían como el charro Cortés, me llamaban así cuando no estaba. Sabía que me decían charro. Yo sabía mandar, pero fui un jefe sencillo, que sabía entender a mi gente. Por eso me querían los viejos; todavía me vienen a ver”.


Con el tema de seguridad era estricto. “La mayoría de los accidentes ocurren por errores, por no estar atentos, por no respetar los reglamentos. En ocasiones encontré viejos preparando los cartuchos de dinamista para disparar y estaban fumando. Los cortaba, pa’ fuera”.
Agrega: “Una vez se cayó un viejo a un pique de más de 60 metros, estaba arreglando una buitra y se va para abajo; el tablón en que estaba parado cayó y se afirmó en el cerro y el viejo cayó sentado arriba, gritaba que lo sacaran. Bajamos con cable, lo amarramos y lo sacamos”.

“CONOCIA TODA LA MINA”
Sus recuerdos de minero se cruzan con los de sus años en la presidencia del club deportivo O’Higgins, cargo que ejerció en forma paralela a sus obligaciones en El Teniente. “Cuando llegué a O’Higgins me encontré con que el 70 por ciento de los gastos no eran del fútbol, eran de otras cosas raras. Pegué un par de golpes en la mesa y dije ‘se terminó la sinvergüenzura aquí’. Debíamos a cada santo una vela, el campo de Baquedano estaba embargado. En El Teniente logramos conseguir una ayuda y aumentamos los socios. De los trabajadores, unos 180 eran socios. Llegamos a 1.900 socios en el primer semestre y conseguimos llegar tres veces a la Copa Libertadores, la primera vez en 1978”.


Vuelve a evocar sus años en la mina, donde trabajó hasta el año 1987. “La conocía entera, llegaba a partes que no entraba nadie. Recorría los sectores que habían sido explotados en los años 20, en los 30 y en los 40. Siempre andaba con mi lámpara de carburo”.


Asegura que cuando se acordaba una huelga le avisaban. “Las huelgas eran por temas sindicales. Una de las cosas que hacíamos era cerrar los polvorines, por precaución, ya que allí estaban los explosivos”.
También, afirma que fue uno de los impulsores de permitir el ingreso de mujeres a la mina. “Existía la creencia que las mujeres no debían visitar la mina porque ésta se ponía celosa y podían ocurrir accidentes.

Conversamos con el gerente general y se autorizaron las visitas. Al principio nos criticaron harto, pero después se aceptó la presencia de la mujer”.

Añade que otra costumbre de los mineros es cuidar los guarenes que existan en la mina. “Los cuidan, les dejan alimento; ante el peligro estos guarenes arrancan y de esa forma advierten de algún peligro”.


“La mina también avisa, uno aprende a reconocer los ruidos. Y en las fortificaciones se usa madera, no se quiebra de un viaje, sino que de a poco, especialmente la luma, que es una madera muy dura, y el pino araucaria”.


Para Héctor Cortés, el verdadero minero es el que trabaja en un pique. “A todos se les llama mineros porque trabajan en la mina, pero adentro hay enmaderadores, enfierradores, concretistas. Para mí los auténticos mineros son los que trabajan perforando, barrenando y disparando los tiros”.


Tampoco olvida las ceremonias de premiación por años de servicios. Ahí, el Charro Cortés felicitaba a los mineros premiados con sonoros palmoteos. “Dependiendo de los años de servicios era la cantidad de palmetazos (se ríe). Recuerdo que una vez sacamos al mejor trabajador minero de Chile, se llamaba Elmo Ruz, era enmaderador”.


También recuerda la caverna de los cristales, lugar obligado para visitar. “La descubrimos, en Teniente 4. Estábamos haciendo un túnel para ventilación y encontramos estos cristales, carbonato de calcio cristalizado de un metro de diámetro y unos 15 metros de largo; era maravilloso. Se forma porque el agua que trae sales, al encontrar un huerco y llenarlo empieza a depositar las sales”.


Hace dos años tuvo la oportunidad de volver a la mina(en 2013, la entrevista original fue realizada en 2015). Fue para la tradicional misa de San Lorenzo, un 10 de agosto. “Fue emocionante”, señala.


Así pone fin a sus evocaciones, mientras mira con un dejo de nostalgia las fotografías de esos años y su casco de minero.

https://elrancaguino.cl/ran/2019/02/10/fallecio-hector-charro-cortes-primer-jefe-chileno-de-teniente/

Actualidad

Bomberos de Rancagua realizaron curso de operación de escalas mecánicas con especialistas de New York

Publicado

el


En la exigente jornada teórico-práctica, los bomberos rancagüinos actualizaron sus conocimientos, especialmente en el manejo de las escalas mecánicas y carros bombas.


Fernando Ávila F.
Fuente y fotos: Bomberos de Rancagua


El equipo de maquinistas-operadores de escala telescópica del Cuerpo de Bomberos de Rancagua (CBR), preparándose para la próxima renovación de este importante material mayor, ya que un nuevo carro escala llegará próximamente a la Cuarta Compañía, Bomba Fidel Azócar, trabajaron arduamente en actualizar y aprender nuevas técnicas para su operación, en el Curso Truck & Ladder Co. Operation, impartido en Santiago por el Departamento de Bomberos de New York, de Estados Unidos.


La exigente jornada, en la que participaron el Segundo Comandante del Cuerpo de Bomberos, y bombero de la Quinta Compañía, Bomba New York, José Miguel Villalobos; José Donoso, Teniente Primero de la Primera Compañía, Bomba O’Higgins; Manuel Medel, Teniente Primero de la Cuarta Compañía, Bomba Fidel Azócar; y Roberto Bastías, Bombero de la misma unidad, se realizó en una modalidad teórico-práctico, con dos días de teoría en los cuales los especialistas del Departamento de Bomberos de New York, dieron a conocer detalladamente sus procedimientos, explicando su proceder ante cada emergencia que les corresponde atender en su país y enfocado, principalmente al manejo de las escalas mecánicas y los carros bomba.


En su parte teórica, las actividades desarrolladas durante los dos días incluyeron videos y especificaciones para procedimientos de ventilación, entrada forzada, control de incendios, uso de escalas mecánicas y posicionamiento de los vehículos de emergencia, entre otras materias específicas.


Luego, una vez terminado el ciclo teórico, todo lo revisado y aprendido debió ser llevado a la realidad en la etapa práctica, que se realizó en el Campo de Entrenamiento del Cuerpo de Bomberos de Santiago (CBS), cuyas instalaciones disponen de parque vehicular y simuladores para el desarrollo de este tipo de prácticas.


De esta manera, los participantes debieron llevar a cabo trabajos en las áreas de control de incendios, uso de herramientas para la correcta ventilación de incendios, técnicas de entrada forzada, traslado de equipos y herramientas a través de las escalas mecánicas y de posicionamiento del material mayor (bombas y escalas mecánicas), de acuerdo a los procedimientos del Departamento de Bomberos de New York.

Continuar Leyendo

Actualidad

Avanzan trabajos de recuperación de la Colonia Escolar de Coya

Publicado

el

División El Teniente en conjunto con representantes de empresas contratistas y vecinos de Coya unieron esfuerzos para recuperar y embellecer el tradicional recinto de recreación cercano a la localidad.

La recuperación del terreno donde se emplaza la ex Colonia Escolar de Coya es una obra que avanza exitosamente gracias al trabajo mancomunado entre El Teniente, la comunidad coyina y representantes de empresas colaboradoras que desde diciembre del 2019 han aportado con la limpieza y embellecimiento del sector.

En el tradicional recinto de recreación coyino, la primera etapa del trabajo consiste en
realizar limpieza, poda de árboles, mejoramiento del entorno, desmalezamiento, cercar
el terreno, habilitar puntos limpios, mejoramiento de cancha y sectores para picnic.

Cristián Sanhueza, director de Desarrollo Comunitario, planteó que “desde fines del año pasado hemos trabajado en el mejoramiento de este sector. Nos reunimos con empresas contratistas para contarles el proyecto y todos quieren aportar su granito de arena para la renovación del lugar. Su habilitación permitirá contar con un espacio más de recreación y esparcimiento para los vecinos y vecinas de Coya”.

Esta iniciativa no sería posible sin la colaboración de empresas contratistas de El Teniente tales como Astaldi, Fleischmann, Gardilcic, Ossa, Echeverría Izquierdo, R & Q, J.E.J y Salfa.

En esta primera etapa están trabajando en la habilitación de la casa, baños, mesas y bancas, parrillas y asaderas, techado y quinchos, cierre perimetral, arcos, implementos deportivos para la cancha de futbolito, puntos limpios y pérgolas.

UN LUGAR CON HISTORIA

Luis Alfredo Vásquez, coyino
“Nací en Perales pero estoy desde 1940 en Coya y visité la primera vez la Colonia Escolar a los 10 años. Éramos niños y con un grupo de amigos nos gustaba venir a disfrutar de la hermosa piscina del recinto. Tengo 89 años y agradezco la iniciativa de recuperar un lugar tan importante para los coyinos y coyinas”.

Víctor Evrard, nacido en Coya
“Estoy feliz y emocionado por la gestión de recuperar este sitio. Acá veníamos a la piscina, a hacer picnic y jugar pichangas. Llegaba todos los sábados y domingos. Ahora, a los 73 años, estoy seguro de que este lugar le entregará muchas alegrías y buenos momentos a las futuras generaciones”.

Christian Ruiz, ingeniero residente de la empresa R&Q
“Fuimos invitados por una iniciativa de Codelco para recuperar la Colonia Escolar que no estaba en la mejores condiciones. Nuestro aporte podría ser importante para la comunidad y por eso nos sumamos para mejorar las instalaciones”.

Ignacio Vidiella, gerente de operaciones zona sur de la empresa JEJ
“Como empresa adquirimos un compromiso para recuperar parte de la Colonia Escolar, donde aportamos con contenedores para la habilitación de un punto limpio que permitirá mantener la limpieza del sector y el cuidado del medioambiente.”.

Jorge Vergara, gerente general de la empresa Fleischmann
“Estamos felices de participar en la iniciativa porque siempre es importante ayudar a la
comunidad. Aportamos con mesones y parillas para contribuir con el embellecimiento del recinto y que los visitantes puedan aprovechar el lugar”.

Continuar Leyendo

Innovate

Dizuglass: El emprendimiento regional que apuesta por el reciclaje

Publicado

el

Ricardo Díaz y Melissa Zúñiga, comenzaron el año 2019 a reciclar botellas de vidrio para crear vasos, lo cual fue un éxito. Hoy son semifinalistas regionales del Concurso Nacional “Desafío Emprendedor”, organizado por el Banco de Chile y Desafío Levantemos Chile.

Alexis Aravena
Fotos: Marco Lara

El emprendimiento, partió formalmente el 22 de octubre del año 2019, cuando el matrimonio conformado Ricardo Díaz y Melissa Zúñiga comenzó a reciclar botellas de vidrio para crear vasos. Entre los dos, se demoraron aproximadamente un mes en hacer un trabajo de 250 ejemplares. La totalidad de la producción fue vendida en sólo tres días. Un éxito.

Díaz, de profesión ingeniero y Zúñiga, psicopedagoga, se dividen las labores, porque mientras Ricardo pule las botellas, Melissa está a cargo de la logística del negocio. Pese a que funcionan de buena forma, inmediatamente comenzaron a pensar en el factor diferenciador para poder potenciar su negocio. Ahí se dieron cuenta que el reciclaje particular era su norte.

“Cuando vendimos todos los vasos, me acuerdo que pensé: esto es fantástico, el tema del reciclaje la lleva, la cultura de reciclaje está en ascenso”, destaca Díaz.

La idea de la empresa, que vela por el reciclaje in situ, es poder sacar de circulación las botellas que tiraban las discos, pubs, restoranes, las cuales van directamente al relleno sanitario, lo cual contamina mucho más. Actualmente, Dizuglass hace un reciclaje aproximado de ocho toneladas en una buena semana.

La pareja acude directamente a las empresas, les ofrece su servicio de reciclaje de forma gratuita o pregunta si ya poseen uno, dejando un vaso de muestra, aludiendo a que le da vida a las botellas. Los clientes, se convencen y pasan a ser catalogados como tal, independiente si pagan o no, ya que se realizan alianzas estratégicas.

“Tengo un cronograma, diseñado como una carta gantt por así decirlo, en el cual tengo los socios estratégicos, donde puedo reciclar y los días que tengo libre me doy vuelta en los 66 puntos de reciclaje que hay acá en Rancagua”, señala Díaz.

“Particularmente comenzamos con dos toneladas a la semana, lo cual era un poco y sacamos 100 botellas a la semana y actualmente son 200, e incluso 300. Nos compramos una camioneta e hicimos socios estratégicos. Por ejemplo, hoy en día contamos el Mini Sheraton y ellos sacan alrededor de dos toneladas por semana. Además contamos con otras discos y locales”, señala Zúñiga.

El trabajo es íntegramente artesanal. Díaz, adaptó un taladro para poder pulir las botellas, ocupando inyección de agua para poder trabajar. Sin embargo, la pareja pretende comprar una máquina, que solamente es vendida en México. Posee inyección de agua propia y es de acero inoxidable. “Entonces se pasaría de estar cinco minutos con un vaso, paso a 30 segundos”, asegura el empresario.

¿Qué más podemos hacer?

Para seguir con la recolección, la pareja compró sacas, que son los sacos más resistente, que pueden albergar alrededor de 500 kilos. Las instalaron en diferentes puntos de la región, alegando que la empresa responsable del reciclaje de vidrio en la región no estaba siendo responsable, porque el camión con el que recolectan es el mismo que va a todos los puntos de la región, lo cual para la pareja no es muy productivo, ni consistente.

“Nosotros pusimos sacas en Machalí, Rancagua, en el Polo, Nogales y nos ha ido bastante bien y la gente está reciclando. Nos ha ido bien en ese tema. El reciclaje se está dando, faltan más tiempo y respecto a lo que es el concurso”, comenta la pareja.

¿Todas las botellas sirven?

No todas las botellas sirven afirma la pareja. Actualmente, sólo están trabajando botellas más pequeñas, porque es lo que se vende mejor y más rápido. De todas formas usan botellas de vino, que son más grandes, pero es todo un desafío trabajarlas.

“Las botellas de vino, de cada cien unidades, el 20% se rompe, por un tema de que no se corta bien. Por ejemplo, a veces no sirven porque tiene un trabajo extra, ya que hay que limar por abajo, entonces eso ya cuesta”, comenta Díaz.

Actualmente, el emprendimiento compite a nivel nacional en el “Desafío Emprendedor”, organizado por el Banco de Chile y Desafío Levantemos Chile.

“Desafío Emprendedor”

La empresa fue fundada oficialmente el 22 de octubre el año 2019. La última postulación al concurso era el 29 del mismo mes. El emprendimiento fue seleccionado por su temática. Fueron seleccionados entre 3100 postulantes.

“Salimos seleccionados a nivel regional, dentro de 3100 postulantes, quedaron seleccionados 28 emprendimientos, donde se encuentra el mío”, comenta la pareja.

“Fuimos a dar un elevator pitch a San Fernando, a la escuela de negocios y habían jueces como el Gerente General del Banco de Chile de la zona central, el gerente de Sercotec de O’higgins, estaba el gerente zonal del Desafío Levantemos Chile, entonces fue super genial haber visto que hay muchos negocios sustentables en la región”, añade Zúñiga.

El emprendimiento fue el único que postuló el tema del reciclaje de vidrio. Actualmente son semifinalistas. En marzo se seleccionarán a los finalistas, donde se seleccionarán seleccionarán a 30 emprendedores de todo Chile, quienes participarán en un Festival del Emprendimiento en Santiago. De ellos se elegirán los mejores, que obtendrán grandes premios.

“Todos lo que van, tiene un millón al bolsillo altiro y el primer lugar gana 15, el otro 13 y el otro 11. Hay otro premio, que son de cinco millones, que es por el emprendimiento familiar y por crecimiento”, señaló Díaz.

“En la primera semana de marzo se sabría si somos finalistas y después la final nacional es el 22 o 23 de marzo en el Mall Plaza Vespucio, es algo bastante grande y nosotros vamos para que las personas se unan y sepan de nuestra empresa”, señaló Zúñiga.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto