Home » Editorial » Columnas » Un mal sueño de video

Un mal sueño de video


Erase una vez un cierto país en donde viven 3 niños de zonas diferentes; pero de edades similares (entre 11 y 12 años), se alistaban para dormir y esperaban con ansias que amaneciera para viajar de vacaciones junto a sus padres.


Por la noche, los 3 niños no pudieron conciliar sus sueños; debido a que sufrieron de pesadillas la mayor parte del tiempo.


Al día siguiente, el niño que vive en la zona norte de este país les comentó a sus padres que tuvo un desagradable sueño y que no lo dejó dormir; manteniéndole inquieto. Soñó que estaba bebiendo agua desde la llave de la cocina de su casa, y al cabo de unos minutos, comenzaba a sentir náuseas y fuertes dolores estomacales que terminaron en vómitos. Al cabo del día, se enteraba por la televisión de que las aguas del río del cual se alimenta la planta de aguas sanitarias de su zona, habían sido contaminadas por “casualidad”; debido a un derrame de relave de cierta minera, causando problemas a la salud de la comunidad.


El niño de la zona central de este país, también no pudo dormir; debido a que soñó encontrándose que paseaba en bicicleta por el parque que está a la vuelta de su casa y que colinda con un predio agrícola y que se había fumigado hace un par de horas el terreno. Allí, también se encontraban personas trabajando la tierra. Luego de su paseo, comenzó a sentir síntomas de fuertes dolores de cabeza, mareos e irritación en sus ojos y fosas nasales. Más tarde, se enteraba por la prensa que en dicho predio agrícola habían utilizado pesticidas tóxicos que mundialmente han sido declarados cancerígenos para los seres humanos.


El niño de la zona sur de este país, también no pudo conciliar el dormir; debido a que soñó que iba con sus amigos a dar un paseo por las orillas del río más cercano a su vivienda. El escenario fue catastrófico para el niño y sus amigos; ya que vieron que sobre el cauce y a orillas de río se encontraba una gran cantidad de peces muertos. Por la tarde, se enteraba por televisión que dicha mortandad de peces, se debía a un derrame de RILES de una empresa que fabrica ciertos productos industriales, contaminando así las aguas del río.


Al día siguiente, los niños despertaron asustados y llorando. Sus padres, concurrieron a verlos para enterarse de lo que sucedía. Al consultarles a los niños, ellos les relataron sus pésimos sueños. Los padres apesadumbrados, sólo los consolaron diciéndoles:
¡Tranquilo hijo, sólo fue UN MAL SUEÑO DE VERANO!


¿Verdad o ficción es este relato? Si fuese ficción, sería un molesto cuento de terror para niños. Pero si fuese verdad, ¿cómo afrontamos estos hechos para hablar con la verdad a nuestros hijos?; o simplemente, dejamos que en los colegios les enseñen y expliquen. ¿Cuál es nuestra realidad de compromiso con la educación ambiental en nuestros hogares?

Rodrigo Hernandez
Químico-Físico

Comentarios