Síguenos

Columnas

¿Quieres ser sanado?

Publicado

el


«… Hay en Jerusalén, cerca de la puerta de las ovejas, un estanque, llamado en hebreo Bethesda, el cual tiene cinco pórticos. En éstos yacía una multitud de enfermos, ciegos, cojos y paralíticos, que esperaban el movimiento del agua. Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese. Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo. Cuando Jesús lo vio acostado, y supo que llevaba ya mucho tiempo así, le dijo: ¿Quieres ser sano? Señor, le respondió el enfermo, no tengo quien me meta en el estanque cuando se agita el agua; y entre tanto que yo voy, otro desciende antes que yo. Jesús le dijo: Levántate, toma tu lecho, y anda. Y al instante aquel hombre fue sanado, y tomó su lecho, y anduvo. Juan 5:1-16.


El texto dice que ahí «Yacía una multitud de enfermos que esperaba el movimiento del agua».


Juan detalla la creencia popular que había surgido en relación con el estanque de Bethesda: «Porque un ángel descendía de tiempo en tiempo al estanque, y agitaba el agua; y el que primero descendía al estanque después del movimiento del agua, quedaba sano de cualquier enfermedad que tuviese».


No debemos pensar que esta creencia fuera cierta, pero esto era lo que creía el paralítico y otros muchos que estaban allí en una situación parecida.


Podemos imaginar el espectáculo cuando por alguna razón comenzara a moverse el agua. De repente, aquella multitud de ciegos, cojos y paralíticos luchando entre ellos, en un esfuerzo desesperado por ser los primeros en llegar al agua.


«Y había allí un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba enfermo».


Se trataba de un hombre que hacía treinta y ocho años que estaba sufriendo mientras esperaba una sanidad que nunca llego y viéndose cada vez más viejo e incapacitado, había perdido toda esperanza de ser sanado, de aquí la pregunta de Jesús.


«¿Quieres ser sano?» En esta pregunta no hay nada absurdo en lo que el Señor hace por el contrario Jesús estaba abordando el problema en su misma raíz. Porque, aunque nos pueda parecer extraño, hay muchas personas que están enfermas y prefieren continuar en su estado, ya que éste les atrae la simpatía, lastima y la ayuda de otros. ¿Cuántas personas hay que, a pesar de tantos fracasos en la vida, no quieren acudir a Dios en busca de una solución a su situación? A pesar de que se sienten totalmente insatisfechos, prefieren resignarse como excusa para no hacer nada y así seguir viviendo de la misma manera.


La respuesta del paralítico puso de relieve su frustración «No tengo quién me meta en el estanque» En realidad, tal como aquí se nos presenta a este hombre, podemos decir que es un símbolo de la impotencia espiritual de todos los hombres, todos nosotros somos totalmente incapaces de ayudarnos a nosotros mismos para cambiar y sanar de las graves consecuencias que el pecado ha traído sobre nosotros. Y muchas veces gastamos la vida confiando en personas y cosas que nunca llegan a aportarnos ninguna solución.


Jesús se dirigió al paralítico para mostrarle que, a pesar de tantos fracasos, no todo estaba perdido, porque él mismo tenía más poder que ningún ángel o que cualquier agua milagrosa y era capaz de sanarlo con una sola palabra. “Toma tu lecho y anda” De esta manera Jesús se presentó ante el paralítico como el amigo que todos nosotros necesitamos. Tenga usted presente que Él siempre se ha interesado por nuestros problemas, hasta el punto de hacerlos suyos, y nunca desatiende ni desprecia a nadie que se acerca a él. ¿Y Ud. Quiere ser sanado?

Pastor: Alejandro H. Cabrera C.

Anuncio Publicitario

Columnas

¿Tu empresa está preparada para marzo?

Publicado

el


Alberto Gerszencvich, gerente general y fundador de la empresa Remesa.

Debo decir algo con todas sus letras: si estas esperando que terminen las vacaciones para ver qué hacer en marzo, estás súper equivocado. Es necesario que las empresas comiencen a tomar medidas hoy y no esperar a que aparezca uno de los meses más temidos del año, que hoy se ve cargado de la amenaza de un nuevo estallido social.

Si bien las expectativas para marzo no son muchas, las voces autorizadas apuntan a que tendremos más revueltas en las calles y la cercanía de una votación por la nueva Constitución cuyo resultado, ya sea positivo o negativo, no entregará una solución a las manifestaciones.

Qué es lo que podríamos esperar para el tercer mes del año: subida del precio del petróleo, subirá los precios de la canasta básica, la ya anunciada revuelta social, estancamiento del crecimiento país, aumento en la cifra de cesantía, endurecimiento de la cobranza, falta de liquidez, aumento del precio del dólar y, finalmente, una fuerte baja en áreas como la construcción y retail.

Ante esto, para esperar el mes de marzo, se hace necesario que las empresas comiencen a tomar medidas ahora, y los que están de vacaciones y quieren seguir en ellas, están muy equivocados, ya que marzo les llegará como un tsunami sin poder parar el impacto. Lo importante es reforzar estas medidas para que las empresas puedan seguir funcionando a pesar de la incertidumbre de lo que ocurrirá en este temido mes.

Algunos puntos importantes de considerar son el ser flexible en los pagos y dar una oportunidad a los clientes, para no romper así con la cadena de pagos; ser empático y no endurecer la cobranza; seguir entregando nuestros servicios; llegar a acuerdo; realizar una limpieza de cartera, abocándose al negocio y comenzar a hacer ventas mejor hechas; no aumentar el desempleo con más despidos, y externalizar servicios como el de cobranza, que nos permita concentrarnos en el negocio como tal.

Y aunque sea doloroso, la recomendación directa es a no seguir de vacaciones, porque “marzo ya llegó en febrero” y las medidas se deben tomar hoy.

Continuar Leyendo

Columnas

Alertas Ciudadanas

Publicado

el

Desde la entrada en vigencia de la nueva ley del Consumidor en marzo de 2019, el SERNAC dispuso la herramienta de “alertas ciudadanas” para detectar conductas de las empresas que pueden afectar los derechos de todos los consumidores, más allá de los casos particulares que se abordan con un reclamo.

Con esa información podemos detectar malas prácticas y tomar diversas acciones, como fiscalizar, abrir procedimientos Voluntarios Colectivos, interponer denuncias o demandas, u oficiar a las empresas para el ajuste de alguna práctica.

Lo entendemos como una verdadera fiscalización ciudadana donde las personas reportan a nuestro Servicio cualquier situación que afecte los derechos del consumidor. Por tanto, es una acción que apunta al bien común, porque los ciudadanos nos alertan para que hagamos algo que ayude a todos y no sólo a su caso particular como cuando se ingresa un reclamo.

Hasta la fecha, los consumidores han ingresado 2.159 alertas ciudadanas aludiendo a malas prácticas cometidas por 914 empresas a lo largo del país.

Al analizar los motivos de estas alertas, un 32% se refiere a incumplimientos de las condiciones ofrecidas por las empresas; seguida de casos relacionados con información y publicidad (26,5%); y, en tercer lugar, malas prácticas respecto de cobranzas extrajudiciales (6,5%).

De ellos, el mercado del retail concentra el mayor número de alertas ciudadanas, seguidas del financiero y las telecomunicaciones.

Entre los ejemplos que han derivado en acciones concretas se encuentra la alerta de ciudadana que reportó al SERNAC que una silla de retención infantil comercializada por la tienda Baby Infanti había sido alterada luego de obtener su acreditación.

Además, presentaba publicidad que podía inducir a error a los consumidores. Por lo que se decidió denunciar la situación ante los tribunales de justicia, solicitando, además del retiro del mercado del producto, las más altas multas contempladas en la normativa.

También se recibieron alertas respecto a dudas con los precios de las farmacias lo que derivó en que el SERNAC desarrollara un cotizador para que transparentar la información de los medicamentos y que los consumidores pudieran elegir la mejor opción.

En síntesis, las alertas ciudadanas son una forma efectiva para escuchar las necesidades de los ciudadanos pues a través de ellas nos dicen en qué están fallando las empresas en distintos mercados. Es una manera en que los ciudadanos toman un rol más activo para exigir sus derechos.

Los consumidores pueden adjuntar fotos, pantallazos, videos o cualquier medio de prueba para que quede registro de la conducta que se busca reportar, por ejemplo, una oferta que no es tal, o un cartel que desinforma del derecho a garantía.

Para ingresar una alerta ciudadana los consumidores pueden hacerlo a través de www.sernac.cl, llamando al 800 700 100 o en las oficinas de atención del SERNAC.

EFRAÍN CONTRERAS
DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC. REGIÓN de El Libertador B.O’Higgins

Continuar Leyendo

Columnas

Aumentar los estándares en la publicidad

Publicado

el

Tras el malestar generado por la difusión de una serie de piezas publicitarias por parte de una empresa en la venta de calcetines escolares, se anunció por parte de las autoridades el inicio de una mesa técnica, cuyo objetivo será fortalecer los estándares publicitarios y evitar que este tipo de situaciones se repitan a futuro.

Esta iniciativa, en la que participará el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, el Ministerio de Desarrollo Social y Familia, el SERNAC y el Consejo de Autorregulación y Ética Publicitaria (CONAR), tendrá como objetivo revisar la regulación internacional y analizar la necesidad de un ajuste normativo en Chile, además de fortalecer la autoregulación.

A nuestro juicio, si bien la autoregulación publicitaria es una buena iniciativa, este caso demuestra que no es suficiente, pues los tiempos han cambiado y se requiere fortalecer los estándares para evitar que se vulneren los derechos de los consumidores, especialmente de aquellos grupos que resultan ser más vulnerables como son los niños y jóvenes.

Actualmente la Ley del Consumidor regula una serie de temáticas relacionadas, por ejemplo, la publicidad engañosa, pero lo ocurrido con las piezas publicitarias difundidas no tienen una regulación específica en dicha normativa.

La publicidad es un vehículo legítimo para que las empresas promuevan sus productos, pero no puede ser un medio que promueva discriminación en ningún sentido.

No es aceptable que la publicidad muestre a niños en pose de adultos; a mujeres en roles que promueven el sexismo, a adultos mayores indefensos, promuevan la violencia o la discriminación por raza, orientación sexual, etcétera.

En definitiva, la publicidad que promueve estereotipos negativos genera prejuicios que perjudican principalmente a grupos vulnerables y minorías, afectando el sano desarrollo de la sociedad y no sólo la relación entre consumidores y empresas.

El tema es más riesgoso cuando son los niños quienes se exponen a la publicidad, pues no saben distinguir entre la realidad y la ficción.

En este sentido, las marcas hoy deben ser todavía más cuidadosas. Deben entender que sus mensajes no son inofensivos y crean realidad.

La publicidad debe ser el vehículo para que las empresas informen de las características, condiciones y bondades de sus productos. Por otro lado, los mensajes publicitarios deben decir la verdad, ser claros y no promover conductas discriminatorias.

Como SERNAC queremos proponer estándares más exigentes y analizar si eso requiere cambios en nuestra legislación. Otros países lo han entendido así y nuestro país no puede quedar atrás.

La invitación que realiza el SERNAC a los consumidores es a que en caso de detectar conductas que afecten sus derechos a realizar las denuncias a través del canal «Alertas Ciudadanas», lo que posibilitará al Servicio realizar las acciones que correspondan.


EFRAÍN CONTRERAS, DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC
REGIÓN DE EL LIBERTADOR B. OH´HIGGINS

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto