Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

Película de director rancagüino participará en el Work in Progress del Festival de Málaga

Comparte esta noticia

Anuncios

Se trata de “Un fuego lejano”, realizada por Diego Soto. La cinta también fue filmaba en la capital regional.

Marcela Catalán

La película independiente “Un fuego lejano”, ópera prima del director rancagüino Diego Soto, fue seleccionada para participar en el Work in Progress LATAM de MAFIZ, en la sección industria del Festival de Málaga. El certamen se llevará a cabo desde el 18 al 24 de marzo, y éste es el único filme chileno en competencia, de acuerdo con sus gestores.

Los premios aportan a la post producción y distribución de las propuestas. Además de este concurso, el evento contempla un laboratorio de proyectos y acreditaciones para poder sostener reuniones con agentes de venta, distribuidores, programadores de festivales, productores, entre otros.

Antes, el largometraje participó en los Work in Progress del 6º Festival de Cine La Orquídea Cuenca (2017) en Ecuador, y en el 8° Festival de la Cineteca Nacional de Chile (2018). El título sigue los pasos del neorrealismo italiano, considerando escenarios reales, luz natural, un poco de improvisación y un elenco compuesto por personas que no han estudiado actuación.

La historia ocurre en vísperas de Navidad, en Rancagua, donde una mujer abandona un auto en un estacionamiento. De tal modo desata una serie de conflictos que cambian los planes de los protagonistas. El misterio se mezcla con el formato documental y la ficción, en un contexto cargado de situaciones extraordinarias, como incendios forestales cerca de la ciudad, o un grupo de jóvenes obsesionados con alimentar a perros callejeros.

La cinta es estelarizada por una familia real, cuyos miembros emplean sus verdaderos nombres y roles del hogar. De esta manera, Natacha García y Germán Insunza encarnan a la madre y padre del clan, de modo respectivo, mientras que Leo, Martín y Simón interpretan a sus hijos.

“La historia nace a partir de una anécdota que cuenta Natacha, quien administra el estacionamiento. El director la conoce desde su niñez, ya que son parientes y siempre le relataba sucesos extravagantes”, comenta Florencia Dupont, productora ejecutiva de “Un fuego lejano”.

Anuncios

“Cuando él salió de la Escuela de Cine, se dio cuenta de que sus trabajos anteriores habían sido muy intelectuales, aunque le gustaba la vitalidad de las cintas neorrealistas italianas y su método. Sabía que con esa familia, podrían presentarse situaciones extraordinarias y que sus integrantes tenían la personalidad como para participar”, agrega.

El filme fue grabado en Rancagua en diciembre de 2016. En la actualidad, el equipo detrás suyo realiza una campaña crowdfunding para reunir $1 millón medio de aquí al 6 de marzo de este año. El objetivo es poder costear el viaje de uno de ellos a Málaga. “Necesitamos enviar a un representante, para no quedar fuera de competencia. Esto nos permite acceder a importante ayuda en la etapa final de la película”, revela Dupont. Además, pretenden efectuar copias y material de difusión de la iniciativa, entre otras cosas.

“La gente puede aportar a través de la página Idéame, ya sea usando sus tarjetas de débito o de crédito. Hay distintas recompensas, según el monto otorgado. Todo suma”, recalca.

Respecto a las expectativas que tienen con la película, el anhelo de ella y de sus compañeros es que pueda recorrer “salas, y festivales nacionales e internacionales. Deseamos generar un circuito en Rancagua, en los centros que están operando y en otros como los de Pichilemu y Rengo. Estamos armando una estrategia para poder mostrarla en distintos sitios, posibilitando la presencia del director y la formación de audiencias. También queremos dar a conocer el cine regional, ya que ésta es la primera cinta de una camada de otras siete en camino. Algunas fueron grabadas en Corcolén, otra la estamos rodando en Pumanque y en San Fernando. Por tanto, queremos despertar el interés de la gente”.

De acuerdo con Dupont, detrás de “Un fuego lejano” hay un grupo de filmes de la zona. Estos fueron forjados en reuniones del proyecto de distribución “La secta”. Los otros títulos incluidos son “Cada uno tiene su cada uno” (de Alexis Donoso), rodado en Rancagua y en Corcolén; y “Sin dejar hablar” (de Pamela Álvarez), grabado en Sewell.

“Estas películas comparten muchas características en común y se alejan de los convencionalismos chilenos. Todas han sido filmadas en la Región de O’Higgins y son óperas primas de jóvenes de provincia. Todas corresponden a dramas que lindan con la comedia y el absurdo, con una puesta en escena autoral, que transmite la frescura de lo nuevo, cuando no hay temor a inventar otro lenguaje”, añaden desde el equipo.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios