Home » Editorial » El Ciberacoso comunitario

El Ciberacoso comunitario

Alejandra Sepúlveda – Jefe de informaciones 

El  cyberstalking se irgue como una nueva forma de delito, dada la rápida forma de cambio y acceso de la tecnología, el más común menta llamado ciberacoso  aumentan con el tiempo y es necesario urgentemente cambiar leyes y generar estudios respecto a las personas que son, tanto víctimas como victimarios, con el fin de evitar episodios tan tristes como mujeres que son violentadas al mostrar sus fotos intimas por internet, siendo extorsionadas. O  conocer que los victimarios terminan suicidándose producto de la acción bumerang de miles de usuarios al saber del delito que realizaron. Finalmente se hace un “linchamiento social” que produce efectos psicológicos muy parecidos, no más profundos que en los físicos.

Entre las acciones que es tan incorporadas en los ciberacosos encontramos el envío de correos o mensajes instantáneos no deseados, la publicación de información falsa u hostil sobre la víctima, el uso de redes sociales para acosar, suscribirse a productos o servicios en nombre de la víctima, pirateo de cuentas personales, robo de identidad, envío de spam o virus y reclutar a otros para hostigar a la víctima. Interne y ofrece un ambiente sin igual para que esto suceda primero tenemos la falta de limitaciones sociales que inhiban la agresión; segundo la falta de estímulos sensoriales que conducen a una mayor fantasía en el delincuente; tercero la oportunidad para el engaño; y cuarto el potencial de descubrir que la relación con su víctima no se ajusta a lo deseado.

Así el anonimato genera una seguridad para acosar y vulnerar al otro, que cuando es compartido con personas que piensan similar encuentran el espacio perfecto para destrozar entre varios a las víctimas. 

Entre los pocos estudios frente al tema se habla que los ciberacosadores, son personas con trastornos de personalidad en su mayoría, con una media de edad de 37 años y que comienzan con publicaciones de sus ex parejas. Datos que no son chilenos pero que nos muestran que este tema está recién partiendo y que necesita urgente, la preocupación de las policial, estudios clínicos de expertos y sobre todo de una educación sobre el tema.

Comentarios