Home » Editorial » Columnas » 8 DE MARZO 1909 – 2019: Hoy más que nunca… por Paz y Pan

8 DE MARZO 1909 – 2019: Hoy más que nunca… por Paz y Pan

Gladys Goede Gars – Escritora – Gestora cultural.

Desde la justicia y en busca de igualdad, millones de personas, todas mujeres del mundo se han unido siempre para luchar por sus derechos, con respeto y buena convivencia. Pero los cambios culturales, sociales y económicos han creado brechas, entre Estados, países y personas. Bajo circunstancias naturales y prácticas, cuando la sociedad estaba abocada a construir un mundo en desarrollo sustentable, desde culturas antiguas de trabajo y sometimiento, un grupo de mujeres visionarias y valientes se propuso en Europa, organizar el movimiento femenino, por la por igualdad de derechos para la mujer, canalizando las tensiones dormidas, en las distintas culturas europeas por sometimiento instituido culturalmente por el hombre hacia la mujer. En este contexto, las mujeres se organizan; en 2017 huelga de “Pan y Paz” contra hombres en guerra, dos millones soldados muertos. Durante la revolución francesa  las parisinas proclamaban libertad, igualdad y fraternidad, por su derecho a sufragio. En Grecia,  Lisistrata  promovió una huelga sexual contra los hombres para poner fin a la guerra. Hay muchos ejemplos de mujeres aguerridas que en tiempos difíciles, tomaron la bandera de sus derechos humanos con valor, Hoy saludamos como todos los años, a las mujeres trabajadoras textiles de EEUU  que hace 110 años perdieron la vida luchando por sus derechos laborales. Un año después en Copenhague el encuentro se hace internacional, participación 17 países. Y en nuestro país el 10 de marzo de 1946 se reúnen varias organizaciones de mujeres, siendo Amanda Labarca  presidenta de la Federación Chilena de Instituciones Femeninas, quien en un significativo discurso  se  expresa  sobre el “derecho de las mujeres en igualdad de condiciones con los varones en todos los dominios de la vida, social, política, económica y jurídica”. En esa oportunidad se informa sobre la reunión en Paris con asistencia de 40 países. Luego 1975 las Naciones Unidas celebran por primera vez  el 8 de marzo y  ratifican plataforma del encuentro mundial en  Beigin, donde participaron líderes chilenas.  De allí surge una hoja de ruta histórica  firmada por 189 países y ratificada por el gobierno de Chile 14 años después en l989, estableciéndose una larga agenda para la materialización de programas y proyectos sobre los derechos de la mujer, entre ellos el Plan de Igualdad de oportunidades, PIO por diez años. Se han realizado más de 58 sesiones de la comisión sobre, la condición  jurídica y social de las mujeres. Hoy concentrados en “Desafíos y  logros  de la aplicación de los objetivos de desarrollo del milenio para las mujeres y las niñas”, supervisada por entidades de las Naciones Unidas y Organismos no gubernamentales, ONG representantes de la sociedad civil. Bajo este marco los gobiernos participantes anualmente trabajan desde sus instituciones, sobre las propuestas programadas rigurosamente. Cada año hay un slogan de las ONG´s; 2017 fue “Demos el Paso”,  en 2018 fue “Ahora es el momento”, bajo el cual se enuncian los desafíos para cada periodo; seguirá siendo la mujer rural, maltrato y femicidio,  acoso sexual. violencia y discriminación, trabajo digno y protección. Desde  el Ministerio de la Mujer y Equidad de Género, se informa sobre el tema a todas las instituciones del Estado. Que en sus respectivas áreas desarrollan actividades para cumplir objetivos. Como mujer desde la sociedad civil, creo que urge la organización y participación solidaria, tomar conciencia de la violencia, acoso, abuso, explotación, trabajo y sobre carga doméstica. Además de la necesidad de hacernos cargo, en buen grado, del desarrollo económico del país a través del trabajo. Lo que entiendo desde discurso de un 8 de marzo del Director Regional OIT  (“…no solo es garantizar que nadie se quede atrás, sino que su participación es inmenso potencial de desaprovechado para America Lalina y el Caribe…”) Orgullosas y de acuerdo en nuestro potencial, con gusto se asume el desafío, pero con respuesta adecuada de servicios  públicos  para vivir y  trabajar en Paz.

Comentarios