Síguenos

Columnas

Abusos

Publicado

el


Concepto recurrente que ha colmado muchas páginas, estos últimos años. Se trata, en definitiva, de hacer un uso excesivo e injusto de algo o de alguien. Y, lo peor: de personas de menor experiencia, fuerza o poder. El abusivo es quien, sabiendo de su condición, hace uso de ese “poder”, pues lejos está de la autoridad. Sabemos bien que, en ocasiones, podemos “agachar el moño”, es decir, aceptar, callar, sometiéndonos sin protestar, pero eso no acredita que, el abusador, tenga la autoridad para influir sobre nosotros y, mucho menos, por sobre nuestra conciencia.


El que abusa -de seguro- arrastra alguna falencia: cariño, comprensión y, tal vez, un trauma de proporciones, pues, las más de las veces, este tipo de conductas y/o actitudes constituyen una consecuencia hoy que, en su momento, pudo haber sido una de las experiencias más nefastas de ese abusado que, hoy, es otro abusador.


Los años de los abusos; quizás los últimos dos, nos han hecho tambalear nuestra axiología a tal punto que, los más radicales, han vociferado un auto excomulgar toda creencia, pues se han sentido defraudados, quizás, de una de las pocas entidades que podían seguir teniendo algo de credibilidad, entendiendo -claro está- que donde mete la mano el hombre es posible que, también, meta la pata…


Sea como fuera, “los abusos”, han estado en la palestra de nuestro país, develando “el lado podrido de la luna” que, al menos en Chilito, ha sido tal su transversalidad que no ha habido entidad que no haya aportado su granito de hez. Abusos de todo tipo que, usted, los conoce perfectamente y es preferible dar chipe libre a sus experiencias y/o conocimientos previos que, sí y sólo sí, serán más significativos que mis palabras…


Lo que es más que evidente es que, los abusivos, están en cada lugar y parte; no sólo de nuestro país, sino que, en todas partes del mundo, pues, al parecer venimos medio fallados en ese aspecto: en creer que, usando la prepotencia se lograrán más y mejores objetivos; en creer que siendo altaneros o soberbios llamaremos la atención de los demás, exhortándolos a hacer no su voluntad, sino la voluntad de los altivos y facinerosos.
Años atrás, tras echar la caballería encima, las víctimas, reverenciaban a sus victimarios, pues era tanto el horror tras las embestidas que -de seguro- paralizaban completamente al ser humano que tenían al frente; mas hoy, las cosas han cambiado mucho, pues la agresividad; tan propias de los controladores -patrones de fundo, abusadores y, en suma, de esas personas que aún creen que con un par de palabrotas o el caracho van a influir sobre los demás- ya no constituye una “estrategia” válida para someter a la gente.


Estimado lector: ¡Y, usted, no crea que estos abusivos antisociales son sólo el producto de aquellas entidades, organizaciones y/o agrupaciones verticales en donde, la mayoría de las veces la antigüedad constituye grado! ¡No! Usted los encuentra en cada esquina de cualquiera ciudad, pues su involución es inminente, ya que su atrofia cerebral no los deja evolucionar. Seguirán pasando a llevar a la gente; la diferencia es que, ahora, la gente es completamente insensible a sus arbitrariedades, pues saben que son o están enfermos.


Cuando se enfrenta a un abusador, es decir, cuando se le desafía, también el desafío es a su integridad, pues lo que éste espera no es una respuesta, sino una sumisión y, cuando ésta NO llega, pues la imagen mental de dominio se desajusta. Así, el llamado es a enfrentarlos, denunciarlos y evidenciar ese abuso; sea cual fuese éste. No porque no nos demos cuenta, las cosas continúan ocurriendo. El tema es que hemos de estar de lado de la denuncia y con los ojos bien abiertos, pues estamos en el s.XXI; época que no debiera -bajo ningún aspecto- azuzar a que estas arbitrariedades se sigan cometiendo. Han caído los grandes; los más grandes e ingentes, ¿por qué no podría caer ese abusador que todos conocen? Sé muy bien que, usted, está pensando en uno. Y yo también.

Santiago Vasconcello Uchida
Profesor de Castellano PUC
Magíster en Educación PUC

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario

Columnas

“Jesús o Barrabás”

Publicado

el


 Marcos (15, 6-15) …  Y Pilatos, queriendo satisfacer al pueblo, les soltó a Barrabás, y entregó a Jesús

 El puebloal estar identificándose con Barrabás no solamente estaba condenando a Jesucristo, sino que estaban eligiendo el camino de la violencia para hacerse oír y para obtener algunos logros.

El pueblo con esto, vio en Barrabás una figura mesiánica mejor que la persona de Jesús. Barrabás fue activo participante de una sedición contra el gobierno de Roma, llegando a cometer homicidio, Jesús en cambio, era la antítesis del mesías salvador que ofrecía el camino de la paz censurando así el camino de la violencia. 

Jesús con su mansedumbre e humildad reflejaba el fracaso total de la imagen que tenía la nación de un mesías salvador por ello el pueblo vocifera a favor de su muerte y consecuentemente proclama la libertad de uno que sí podría ser el mesías, Barrabas.

 Para el gobernador Pilatos tratar de liberar a Jesús y hacer ajusticiar a Barrabás era lo mejor, pues con Jesús no había peligro, porque nunca lo vio como un revolucionario que podría haber atentado contra el poder y dominio del Imperio en esa región, en cambio Barrabás era un tipo peligroso, pero jamás pensó que la gente rechazaría a Jesús optando por Barrabás.

 La tradición judía decía que previo a la Fiesta de la Pascua, se debía poner en libertad a un preso a elección del pueblo. El pueblo ya manipulado por sus dirigentes, iba con la disposición de libertar a Barrabas ya que reunía para ellos la imagen mesiánica más cercana, con el fin de ser libertados   del yugo romano y entrar en una era de dominio universal de la nación judía.

 El mensaje de “Jesús o Barrabás” sigue teniendo vigencia hoy pues el mundo de los hombres tiene que seguir eligiendo, entre el camino del amor, del perdón, de la paz, o el camino de la violencia, de la prepotencia, de los antivalores, de las armas, del dominio.

 El peligro más grande de nuestra Sociedad es que no se ha identificado ni con Jesús ni con Barrabás, sino más bien ha elegido un camino desdibujado, grisáceo, mezcolanza que no es blanco ni negro, ni caliente ni frío y   quiere tener a los dos   a Jesús y a Barrabas, el dicho chileno dice “Quieren estar bien con Dios y con el Diablo”.

Estamos insertos una sociedad ambigua, sin nitidez ni claridad de propósito ni conciencia, estamos en una sociedad tibia, ama a Dios y al mundo a la vez, se casa con la fe y con el hedonismo, Sociedad que dice ser cristiana, pero es pagana también, no quiere dejar de ser ciudadana del cielo y le encanta vivir en el infierno de sus hechos, es monoteísta y a la vez ama mil dioses, ama a Dios y a las riquezas a la vez.  Una Sociedad ambigua es una Sociedad conformista sin principios y sin fundamentos, van donde soplan los vientos o donde las olas los arrastran. “El mundo es y será una porquería nada más” dice la letra de un popular tango que nos muestra las consecuencias de estar insertos en una Sociedad ambigua

 Hoy en pleno siglo 21 estamos de nuevo frente a estas tres alternativas ¿Seguir a Jesucristo o entregarlo? ¿Identificarnos con Barrabas y con la violencia? ¿Abrazar a los dos, y no quedar mal con nadie?  Tomar una mala decisión, es la peor corona de espinas que podemos poner sobre la cabeza de Jesús y de la fe.

Salmos 34:14 “Apártate del mal y haz el bien, busca la paz y síguela.”

  Pastor: Alejandro H. Cabrera C.

Continuar Leyendo

Columnas

OPINIÓN: Como es tradición, partido aburrido en La Cisterna

Publicado

el

La opinión de Manuel Polgatiz, Periodista y Comentarista Deportivo.

Quizás lo único bueno del partido jugado frente a Palestino, para los celestes, es el resultado. Un empate agónico con sabor a injusticia para los locales, pero que reflejó la abulia de ambos elencos. No debe ser fácil para los jugadores hacerse de ánimo y entregar buen rendimiento en una de las canchas y estadios más feos del país. Menos si los directivos nacionales y la televisión sobre todo, impone una cita deportiva a las 17.00 de un día viernes.

Ojo que estoy buscando explicaciones para un encuentro chato, opaco, plano, que solo escapó de los bostezos por los arranques individuales de Juan Fuentes (nuevamente uno de los mejores) o Lucas Passerini (que con el cuerpo cubre todos los balones, pero no sabe difinir).

¿Pero qué pasa con el funcionamiento? Lo bien que se vio en la primeras fechas, al parecer comienza a quedar en el olvido. La ausencia de un eje de ataque, ya no solo es una preocupación, sino más bien, un gran dolor de cabeza. Los 11 de Rancagua, aún no encuentran la fórmula para atacar y construir peligro en forma coordinada y alternada por ambas bandas.

La falta de sorpresa y la lentitud en el traslado, es un hecho que no presenta solución. Precisamente esa escasez de variantes ha hecho que los rivales solo con replegarse y salir en velocidad desde el fondo, encuentren los espacios para hacer daño. De no mediar el nulo finiquito de los capitalinos, el resultado seguramente habría sido nuevamente negativo.

Un punto ganado, obvio que sí, no hay duda. Pero la disposición ante Colo-Colo no puede ser la misma, porque cuando los viejos cracks de los albos despiertan, los dolores de cabeza son inolvidables.

El sábado quiero ver la pachorra de Fernández, las ganas exacerbadas de Salas, la seguridad de Pinto y la sapiencia de Marco Antonio Figueroa, que debe ser el conductor moderado del plantel y no el personaje que brilla más que sus dirigidos.

Continuar Leyendo

Columnas

Insólito: En O’Higgins falta un “9”

Publicado

el

La opinión de Manuel Polgatiz: Periodista y comentarista deportivo


Si en el primer tiempo O’Higgins se iba en amplia ventaja, nadie se habría sorprendido. El juego en los minutos iniciales fue todo para el local, con sucesivas llegadas al arco de Unión Española, que con un libreto simple pero bien trabajado, supo contener con eficiencia los ataques por el borde de la cancha.

Sin embargo, esa presión constante no tiene sentido, mucho menos la posesión de balón, si no logras marcar en la portería contraria. Lo del sábado fue un despilfarro de esos quedarán para siempre en la retina. Todos apuntan sus dardos al novel David Salazar, que con escasa experiencia salió como titular, en desmedro de dos argentinos que seguramente ganan el triple, pero que corren la mitad de un viejo crack.

Seguramente esos ataques al seleccionado Sub20 mucho tienen de razón por su falta de gol, pero me pregunto, ¿En un equipo solo un futbolista tiene sobre sus hombros el destino de convertir? o ¿Es mas bien un trabajo elaborado del conjunto?.

Seamos claros, los celestes no poseen variantes (todo siempre termina en centros a la olla), la falta de un “9” es un problema insólito. Vamos por parte. En los rancagüinos están para esa labor López, Gotti, Salazar, Fierro y Salas. Ninguno ha cumplido y los sistemas tácticos deben acomodarse para hacer invisible este problema.

En ese sentido la conformación del plantel también quedó al debe, subrayando que el técnico, Marco Antonio Figueroa, consiguió la gloria en México llevando en su espalda la “9”. Y en la dirigencia del club, ahora está el último ídolo de O’Higgins, Pablo Calandria, que también dejó legado por sus goles como centrodelantero.

En resumen, algo no está bien y es deber del entrenador buscar la fórmula para superar un error de conformación que ellos mismos propiciaron. No está para incendiar el club, pero sí para revisar lo hecho y planificado con poca plata y harto ingenio. A levantar cabeza y seguir adelante porque la Unión lo ganó bien, con muchas ocasiones y justicia.

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 232 7400