Síguenos

Cultura

Exposición aborda estado del ex Hospital Regional tras cambio de domicilio del nosocomio

Publicado

el

La muestra pertenece a Wladymir Bernechea y se encontrará abierta hasta el 30 de abril, en el Espacio Cultural Iglesia de la Merced. El artista explica que el recinto quedó cargado con una atmósfera particular, “entre nostálgica y fantasmagórica”. La exhibición incluye pinturas y un video al respecto.

Marcela Catalán

A estas alturas, Wladymir Bernechea es un nombre conocido en la escena artística de O’Higgins. Y es que el rancagüino ha dado de qué hablar con propuestas que rescatan el patrimonio de la zona e invitan a conectarse con su historia, pero también se ha preocupado de indagar en las tendencias que han influido en creadores de la nación. Es así como el año pasado reconstruyó Caletones, a partir de una serie pictórica y videos testimoniales (en ‘Reconstitución emocional de la ciudad de la chimenea’, muestra con la que estuvo en la Casa de la Cultura) y poco después lanzó un libro sobre la influencia nipona entre sus pares chilenos (‘De la tierra al cielo: arte, cultura japonesa y escenas locales’).

Ahora regresa con otra iniciativa que retoma el tópico patrimonial, otra vez a partir de pinturas y videos, pero hoy se ocupa de un hecho más reciente. ‘Ruido Blanco’ se titula su nueva exposición, la cual está abierta en el Espacio Cultural Iglesia de la Merced. “Está en un recinto que se viene potente dentro de la escena regional de las artes visuales”, sostiene sobre las dependencias que albergan su idea. La exhibición puede ser visitada hasta el 28 de abril, de lunes a viernes, de 10 a 14 horas, y hasta el 30 de este mes, desde las 15 hasta las 18 horas. El recinto además recibe público los sábados, de 10 a 14 horas.

Lo nuevo de Bernechea aborda el ex Hospital Regional, desde el cambio de domicilio de la entidad, concentrándose en su estado tras la ida de sus pacientes y trabajadores. “Busqué dar con esa atmósfera particular de los espacios que algunas vez fueron testigos de tantas historias. Es de tipo fantasmagórica, y allí puede aparecer una persona o una presencia constante de lo que hubo una vez”, relata.

“El ruido blanco es como una televisión desintonizada. Leí que mediante ese ruido es posible conectarse con espíritus de los lugares. Entonces, por la carga de éste, imaginé la posibilidad de que allí se encuentren espíritus, después de que tanta gente murió en el recinto. El título pudo ser un buen nombre, en alegoría a esos entes fantasmagóricos”, agrega el artista.

De ahí que la muestra trabaje con el estado actual del otrora edificio de salud y no con su pasado, para darle el peso característico de un espacio que alguna vez fue habitado. Es así como se desentiende de las estancias donde hoy funciona la sede rancagüina de la Universidad de O’Higgins. “Abordo el sector donde aún no se han construido sus edificios. Porque una vez hecha la extensión de la UOH, lo que fue el hospital quedará totalmente tapado”, argumenta.

A Wladymir se le ocurrió tratar el tema tras una visita al sitio, luego de que se fueron sus pacientes y funcionarios. “Supe que tenía un potencial poético. Se generaba una atmósfera envolvente, cuyo silencio amplificaba cualquier ruido. Era como estar solo con uno mismo, escuchando la nada. Además la mayoría de la gente de la ciudad, tiene algún recuerdo e incluso anécdotas ocurridas allí. Hoy se constituye como una especie de paisaje postapocalíptico, entre nostálgico y fantasmagórico, en medio de la calle central de la comuna”, detalla.

Para dar cuenta de su mirada, el autor realizó doce pinturas. Primero empleó óleo sobre papel y después usó pigmentos del mismo material, en fotografías impresas en papel de dibujo. Igualmente, ‘Ruido Blanco’ contempla un video del nosocomio de noche. “El resultado de esta mixtura de medios, sugiere una visualidad más dinámica y que posibilita hacer un recorrido más narrativo por los espacios. Se produce una ultra referencia a unas pocas imágenes; algo así como una metaimagen”.

Respecto a qué le interesa provocar en el espectador, Bernechea responde que pretende poner ante él “imágenes intrigantes y cargadas de misterio. En este caso son muy oscuras, por ende, tienden hacia lo siniestro o a recordar el sitio donde habría ocurrido un delito, en el contexto de un filme. Además están muy compuestas, por lo que tienen algo de cinematográficas”. A su juicio, es como si hubiesen sido sacadas “de una pesadilla. Me gusta que sean parte de una narración ominosa”, revela.

Sobre la recepción de su propuesta, la califica como positiva. “Ha tocado mucho la memoria de los rancagüinos. Tanto por la calidad como por su eje temático, ha generado buenos comentarios y una buena cantidad de visitas, a muy poco tiempo de ser inaugurada”.

En cuanto a si la exhibición saldrá en itinerancia, indica que por el momento no hay fechas en otros recintos. “No está claro, pero me gustaría llevarla a más partes, como también seguir trabajando en obras, y así hacer crecer esta exposición”.

En referencia a sus próximos proyectos, el artista adelanta que lanzará un nuevo libro. En “Rosas de Hiroshima” volverá a tratar el impacto del universo nipón en Chile. “De manera histórica y social, aborda cómo la animación japonesa y la televisión influenciaron y fueron determinantes para la actual escena cultural. En estos momentos hay varios teóricos trabajando el tema. Pretendo terminarlo durante el segundo semestre. Espero que esto se transforme en una bibliografía fundamental al respecto, por supuesto, sin olvidar su aporte a los estudios orientales”, explica.

Igualmente Bernechea desea retomar un tópico que descubrió a partir de ‘Ruido Blanco’. “Me quedó dando vuelta lo de las pesadillas y los imaginarios que circulan a su alrededor. Por eso estoy investigando, para hacer una exhibición con ese eje temático. Creo que es bueno que las obras consideren las fantasías. En mi caso, siempre comienzo desde lo sentimental. Esta vez quiero ahondar en los imaginarios propios, alejados del realismo, pero que den la sensación de estar dentro de un sueño y con seres fuera de la norma”, sostiene.

Cultura

Patrimonio minero de Coya fue elegido como locación para serie de TV “Dignidad”

Publicado

el

  • En Casa 100 y Casa 50 se filmaron escenas de la serie que se estrenará en 2020. Coyinos participaron en la producción como extras.

Las Casa 100 y Casa 50 –que forman parte del patrimonio minero de Coya- fueron elegidas como locaciones de la serie “Dignidad”, que será emitida por la televisión abierta y que se basa en la historia de Paul Schäfer y Colonia Dignidad.


Codirigida por Andrés Wood, la ficción toma como referencia al abogado que destapó el caso en 1997. En su reparto tiene como Paul Schäfer al alemán Götz Otto, actor de películas como La Lista de Schindler y La Caída.


Durante las grabaciones, por los rincones de la Casa 100 y Casa 50 se hablaba en español y también en alemán. Equipos de producción y actores chilenos se mezclaron con colegas germanos que llegaron hasta Coya para filmar “Dignidad”, serie que junto con usar el patrimonio arquitectónico que cuida y protege El Teniente como escenografía, brindó a los coyinos la posibilidad de participar como extras y prestar servicios adicionales como alojamiento, aseo y alimentación.


Cristián Sanhueza, director de Desarrollo Comunitario de Codelco División El Teniente, señaló que “Coya tiene un potencial turístico tremendo y queremos que ese potencial se desarrolle para que llegue más gente a visitarla. Aportar a la cultura y a las artes en esta localidad va en línea con lo que pretendemos y es un paso más para consolidarla como un núcleo turístico de la región de O’Higgins”.


Patricio Pereira, productor ejecutivo de la serie, explicó que “hay mucho por descubrir en Coya y es un lugar que tiene que explotar su potencial turístico porque tiene la materia prima para hacerlo… Nos encantó esta localidad precordillerana y resultó ser un lugar muy bonito y apropiado para trabajar».

Testimonios de coyinos que fueron extras

-Pedro Pablo Muñoz
“Participar de esta experiencia es algo nuevo y distinto, fue gratificante entender cómo se gesta esta producción en la acción, al caminar, repetir escenas y conocer nuevas personas. Estoy agradecido de esta oportunidad porque es enriquecedor y se muestra el patrimonio de Coya, un pueblo mágico, y es importante que se dé a conocer los atractivos de la zona”.

-Julio César Cabañas
“Vivo en Coya en la población Pedro Aguirre Cerda, fue una bonita experiencia haber conocido gente y haber incursionado en otro tipo de rubro. El primer día me tocó interpretar a un chileno normal tipo huaso, y otro día hice de policía de investigaciones (PDI). Es una bonita oportunidad, además, porque se da a conocer el pueblo, se difunden las bondades de esta localidad que muchos no conocen”.

Continuar Leyendo

Cultura

Los proyectos del Poeta Minero

Publicado

el

  • Nelson Carrizo destacó la reciente publicación de la antología poética chilena-española “Puente de Poesía”.

Nelson Carrizo, el “Poeta Minero”, está lleno de sueños y proyectos. Varios ha logrado concretarlos, para seguir sumando nuevas iniciativas y desafíos.


Hace año comenzó a ser conocido por sus escritos sobre sus vivencias en la mina El Teniente. Después, al alero del Sindicato Sewell y Mina Unificado formó un taller cultural y de ahí surgió un proyecto más ambicioso: la creación de la agrupación Chile País de Poetas. Este año, Carrizo colaboró con otra importante iniciativa que se concretó recientemente y que corresponde a la publicación de la antología poética chilena-española “Puente de Poesía”, que incluye poemas de 25 poetas chilenos y de 25 poetas españoles. La publicación fue presentada en la Facultad de Filología, Traducción y Comunicación de Valencia, en España.


Nelson Carrizo señaló que es presidente de la agrupación Chile País de Poetas, que actualmente reúne a más de 6 mil poetas y 140 embajadores en 40 ciudades de Chile y de 12 países.
“Hemos realizado ocho eventos internacionales y varias antologías –puntualizó-. Y este año se decidió hacer una antología en conjunto con poetas españoles, idea que nació en España y de nuestras embajadoras Amely Duvauchelle, de Madrid; y Teresa Espasa, de Valencia, junto con la Cámara de Comercio de Chile en Madrid”.


Agregó que la antología fue prologada por los embajadores de España, Enrique Ojeda Vila; y de Chile, Jorge Tagle Canelo.


Para la presentación de la antología viajó a España una delegación chilena integrada por Nelson Carrizo y Ana María Goede, de Rancagua; Mario Luengo, de Los Vilos; Emilia Poblete, de Quilpué; y Pauline Leroy, de Santiago.


“El embajador de Chile en Madrid recibió a la delegación de poetas que viajó para participar en el lanzamiento oficial de la antología «Puente de Poesía». En la Cámara de Comercio se realizó una ceremonia con los poetas de Madrid y después viajamos a Valencia”.


Agregó que “la Casa Chile de Valencia se llenó de chilenos residentes que nos recibieron para compartir en una fraternal jornada. De Chile viajaron ocho poetas para darle realce a este evento que se replicó en Torrente, gracias a la gestión de Patricia Cuenca y del municipio; donde pude mostrar mi Libro Dúo”.


Destacó que “como cierre de este bello peregrinar por España, los poetas valencianos nos recibieron en la Universidad de Valencia, con Teresa Espasa nuestra embajadora, y la gran participación de Miguel Garcia Casas”.


Carrizo señaló que el evento que fue cubierto por la prensa de Madrid y Valencia; agregando que “se afianzó esta unidad con los poetas españoles, por lo que se está pensando realizar una cumbre hispano parlante con todos los embajadores de Chile País de Poetas, el próximo año”.

Continuar Leyendo

Cultura

Trenzadores de paja de trigo de ligún de Paredones ingresan al Registro de Patrimonio Inmaterial en Chile

Publicado

el

  • El anuncio oficial lo realizó la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, durante una ceremonia en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM).

La mañana de este jueves el Ministerio de las Culturas, las Artes y el Patrimonio anunció el ingreso de 7 nuevas expresiones culturales al Registro de Patrimonio Cultural Inmaterial del país, con lo que el listado nacional ya suma 41 elementos. Destaca en esta ocasión la incorporación de las trenzadoras y trenzadores de paja     de trigo ligún de la localidad de Cutemu, y alrededores de la comuna de Paredones.

En esta oportunidad también ingresó al registro el Circo Tradicional Chileno, la música carnavaleña y cuecas tradicionales de Toconao, los conocimientos y técnicas de alfareras y alfareros de Santiago Río Grande, las técnicas y saberes asociados al pan minero de Lota; la alfarería de la quebrada de Las Ulloa, y la ruta del cochayuyo desde Tirúa a Temuco.

El anuncio en el Centro Cultural Gabriela Mistral (GAM) estuvo a cargo de la Ministra de las Culturas, las Artes y el Patrimonio, Consuelo Valdés, quien aseguró que todas estas expresiones tienen un denominador común: “son portadoras de saberes que han sido transmitidos de generación en generación, como un verdadero tesoro. Todas suponen técnicas particulares, propias de nuestra tierra, y sus trabajos constituyen prácticas que a lo largo de los años han contribuido a la conformación de nuestra identidad nacional. La preservación, resguardo y puesta en valor de estos saberes -tan propios de nuestro pueblo- es especialmente importante en la actualidad, cuando vivimos en un mundo globalizado”.

Es importante señalar que el trenzado de paja de trigo ligún es una técnica artesanal que se realiza desde hace más de 200 años. La trenza es la materia prima para poder realizar sombreros, chupallas, adornos, cinturones, entre otras piezas que son parte de la vestimenta y que da cuenta del modo de vida campesino de la zona central de Chile.

Actualmente este tipo de técnica de trenzado solo se desarrolla en la zona sur de la comuna de Paredones, en la región de O’Higgins, especialmente en la localidad de Cutemu y en los sectores aledaños. Si bien algunos procesos como la siembra y la cosecha en general son realizados por hombres, el trenzado es una actividad que realizan tanto mujeres como hombres.

Dado que el uso de los atuendos campesinos se ha reducido, la demanda de la trenza ha disminuido, ocasionando una baja en la siembra de esta materia prima que ha sido reemplazada por monocultivos de orden industrial. Esto ha tenido como consecuencia la desvalorización del trigo ligún y su trenza, sumado a bajos ingresos económicos de su comunidad.

Sin embargo, pese a las dificultades, la comunidad cultora mantiene los sentidos y usos sociales de esta técnica artesanal, vendiendo su producción para que artesanos/as y diseñadores/as produzcan piezas. Además, algunas de las artesanas han innovado en la producción de nuevas piezas artesanales que les ha permitido mantener vigente esta tradición y obtener reconocimientos a nivel nacional.

Para conocer los 41 elementos que forman parte del Registro de Patrimonio Cultural Inmaterial en Chile puede revisar la web del Sistema de Información para la Gestión del Patrimonio Cultural Inmaterial (Sigpa) del Ministerio de las Culturas: www.sigpa.cl.

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 232 7400