Síguenos

Innovate

Corporación del Libertador va tras la frontera del conocimiento: creó la primera Unidad de Vigilancia Tecnológica abierta al público

Publicado

el

  • Fue presentada en el seminario “Piensa O’Higgins, vigilancia estratégica para la Región”


Se trata de un equipo especializado que busca la información de punta que existe de un determinado tema, para que investigadores, empresarios y público en general sepa en qué temas se está innovando.

Cuando de buscar información de última línea se trata, navegar en internet solo permite ver la punta del iceberg. Se estima que una persona común y corriente sólo accede a un 4% de lo disponible. El otro 96% está en bases de datos, bibliotecas y otras plataformas de acceso restringido para el común navegante. Esa restricción se vuelve un problema cuando se trata de llevar a cabo investigaciones científicas, desarrollos tecnológicos o emprendimientos de punta, ya que no existe un referente para saber qué tan innovadoras son dichas iniciativas.

Resolver ese problema es el objetivo de la nueva unidad de vigilancia tecnológica de la Región de O’Higgins, presentada el pasado jueves en el seminario “Piensa O´Higgins, vigilancia estratégica para la región”, realizado en el Hotel Manquehue de Rancagua. La nueva unidad, la primera de su tipo que crea una región abierta a la ciudadanía, tiene como fin entregar servicios de información relevante y priorizada para apoyar la toma de decisiones en organizaciones públicas y privadas, tales como instituciones educacionales, municipalidades, empresas y público en general.

“La vigilancia tecnológica consiste en buscar información científica y tecnológica respecto a un problema específico y una solución específica. En un proyecto o investigación permite validar su grado de innovación, generar nuevos nichos de mercado o reproducir tecnología que no esté protegida, entre muchos otros usos”, señala Gastón Leiva, coordinador del proyecto, ejecutado por la Corporación del Libertador y financiado a través del Fondo de Innovación para la Competitividad (FIC) del Gobierno Regional de O’Higgins.

“El directorio de la Corporación aprobó que este FIC se transformara en una unidad de vigilancia permanente abierta a las empresas y organismos y totalmente gratuita, lo que la diferencia de otras que ya existen. Se trata de una iniciativa en línea con nuestra misión que es promover y ejecutar estudios y proyectos relacionados con el desarrollo productivo de la región y que es transversal a todas las áreas: turismo, cultura, agricultura, energía y minería”, explica Patricia Rojas, Gerente General de la Corporación del Libertador.

Hasta la fecha unidad ha beneficiado en una primera etapa, a 600 personas y 40 Mipymes, además de  universidades, centro de investigación y empresas de mayor tamaño. En ella operan cuatro profesionales, quienes, a través de software especializados, bases de datos y bibliotecas globales buscarán información sobre diversas disciplinas. Conceptualmente, la Vigilancia Tecnológica (VT) es una metodología que se compone de cinco fases: identificación del problema; búsqueda y recopilación de datos; procesamiento y selección de la información pertinente, y análisis y toma de decisiones.

Se trata de una metodología que se usa cada vez más en el mundo, ya que la información que entrega permite a las instituciones y empresas adelantarse al dinamismo del mercado global y reaccionar de forma más eficiente y en menor tiempo a los cambios.

Si bien las empresas de mayor tamaño cuentan con recursos para acceder a información  de última línea, las medianas, pequeñas y micros no cuentan con los recursos que les permitan identificar información útil para sus procesos, lo que les resta competitividad y con ello ingresos y generación de empleo. Este es uno de los puntos clave que busca atacar la nueva unidad.

La VT desde diferentes perspectivas

En el seminario expusieron una serie de expertos de distintas áreas sobre la importancia de la nueva unidad, entre ellos Ariel Salvatierra, investigador del Centro de Estudios Avanzados en Fruticultura. “Esta unidad nos permite saber qué se está haciendo y qué está hecho, lo que es muy importante para desarrollar investigaciones nuevas y anticiparse a las necesidades del mercado”, señaló Salvatierra. “Como centro dedicado a la fruticultura y en el escenario de cambio climático actual, tenemos que estar muy conectados a lo que está pasando a nivel global, a fin de ser un aporte. En nuestro caso concreto, tener una unidad de este tipo nos permite postular a fondos públicos entre cuyos requisitos está el mérito innovador en distintos aspectos, como el científico, el tecnológico o el comercial”, agregó el investigador del CEAF.

Otra de las exposiciones estuvo a cargo de Andrea Muñoz, gestora de proyectos del Centro Regional de Estudios en Alimentos Saludables (CREAS), quien se refirió a la forma en que la institución hace uso de la VT. “La usamos para las postulación y la ejecución de proyectos, ya que vemos lo que tenemos de diferenciador para  cumplir con los requisitos de innovación que pide Corfo en sus fondos”, señaló.

También expuso Álvaro Alegría, gerente del Programa Estratégico Regional de O’Higgins, Horticrece, analizó las implicancias de la VT para la horticultura. Cerró el seminario Gastón Leiva, quien detalló los principales resultados del FIC que dio origen a la unidad.

Actualidad

Corfo capacitó a profesionales de la región en metodología BIM

Publicado

el

-Este Programa de Formación para la Competitividad (PFC) financiado a través de su programa Becas Capital Humano, fue operado por FEDEFRUTA F.G. como agente operador y ejecutado por Comgrap-CDT, entidad experta, la cual a su vez otorgó 4 becas adicionales a profesionales del Instituto AIEP.

Ximena Mella Urra

La metodología de construcción BIM (Building Information Modeling) tiene como meta el desarrollo y operación de proyectos de edificación e infraestructura pública al año 2020, por lo que es fundamental hacer frente a esta demanda con la formación de capital humano, tanto del sector público como privado. Para eso es que, a través de un Programa de Formación de Competitividad (PFC), Corfo busca difundir estos conceptos en el sector de la construcción para diversificar y aumentar el abanico de personas especializadas en esta área.

Con ese objetivo, más de 50 técnicos y profesionales del sector público y privado fueron capacitados en fundamentos teóricos y metodológicos de BIM y en procesos de trabajo colaborativo, manejo básico del software y supervisión, todo ello para el modelamiento, revisión y validación de información de los proyectos. Los profesionales del sector público adquirieron estas competencias, principalmente, para ser capaces de supervisar obras ejecutadas mediante este método desde su fase de proyecto.

En términos del impacto e importancia de la capacitación desarrollada, los representantes de las entidades involucradas señalaron a este medio, su opinión. Emiliano Orueta, director regional de Corfo, manifestó que dicho plan tiene como objetivo incrementar la productividad y sustentabilidad social, económica y ambiental de esta industria, mediante la incorporación de procesos, metodologías de trabajo y tecnologías de información y comunicaciones que promuevan su modernización. “Vemos cómo BIM genera una innovación en el desarrollo y administración de proyectos de edificación e infraestructura, al permitir una gestión más eficiente, colaborativa e integrada durante el ciclo de vida de un proyecto”, recalcó. “Por eso pretendemos diversificar y aumentar el abanico de capital humano regional especializado, que pueda cubrir cada uno de los procesos de desarrollo, puesta en marcha y administración de un proyecto bajo metodología BIM”.

Emiliano Orueta, director regional de Corfo.

Mario Marín Valdebenito, gerente nacional de Proyectos FEDEFRUTA F.G. , reafirmó que esta metodología será la forma en que se desarrollará la construcción en el futuro, y Chile no puede estar ausente si busca aumentar la productividad en el sector. “El trabajo colaborativo, integrado y coordinado de los distintos involucrados en una obra facilita su ejecución y hacen más eficiente el uso de recursos”, indicó. Por ejemplo, para la agroindustria, “el hecho de no terminar una obra en fecha oportuna, puede significar el atraso en su puesta en marcha. Por cuanto, el uso de la infraestructura proyectada, se desplazaría de una temporada a otra con un mayor costo, al disponer de una capacidad ociosa en el período donde no existe abastecimiento y porque no se podrían cumplir los programas de producción asociados a esa nueva infraestructura”.

A su juicio, los profesionales del sector involucrados en obras de mediano a gran tamaño, no pueden estar al margen, por lo tanto, deben comprometerse en este nuevo aprendizaje de hacer las cosas en forma distinta. “Quienes toman las decisiones, deben prepararse e involucrarse para que esta nueva forma de trabajo permee a toda la organización y sea adoptada por el conjunto de sus profesionales. Por otro lado, los profesionales del sector público deben tener dominio de la metodología para ser interlocutores válidos y competentes”, indicó.

A Fedefruta le cabe un rol importante en este proceso de cambio, siendo un facilitador en la difusión y preparación de profesionales competentes en este modelo. “La modernidad, la eficiencia en el uso de recursos y el propender a instalar formas distintas de actuar de los especialistas, son necesarias para mejorar la competitividad del país”, finaliza el representante.

Mario Marín, gerente nacional de Proyectos FEDEFRUTA F.G.

La gerente general de Comgrap Capacitación que junto a la Corporación de Desarrollo Tecnológico (CDT) desarrollaron el Programa de Formación, Vivian Cardet, cree que con esta integración de tecnologías más avanzadas se está haciendo una industria más moderna, eficiente y productiva. Por eso argumentó que estas iniciativas abren oportunidades y caminos para que los profesionales incorporen las capacidades tecnológicas requeridas que no solo impulsan el desarrollo personal, sino que permite transferir estas habilidades y conocimientos, facilitando mejorar los índices de productividad, calidad y ahorro de recursos. “Tenemos que elevar el nivel tecnológico y las capacidades de los trabajadores de la construcción ya que habitualmente lidian con un bajo nivel de especialización, salarios bajos, grandes rotaciones, poca capacitación, etc. Los profesionales deben enfrentar un proceso constante de actualización”, apuntó.

Participar en un PFC les ha permitido magnificar el alcance de su misión y promover el liderazgo tecnológico de la industria y sus profesionales. “Lograrlo en regiones es algo que nos llena de satisfacción ya que la tecnología se ha constituido en un elemento diferenciador capaz de igualar oportunidades con respecto a las grandes empresas”, finalizó Cardet.

La gerente general de Comgrap Capacitación, Vivian Cardet.

PROFESIONALES

Luis González, jefe de la carrera Construcción en AIEP Rancagua respecto a la sistemática BIM manifestó que “este cambio de paradigma en la manera de llevar a cabo los proyectos de construcción, debe ser abordado por todos sus participantes. Si ya existe una conciencia en la implementación, debemos entender que necesitamos profesionales y técnicos capacitados en las nuevas herramientas y ese rol lo cumple la academia”. Además nos señaló que “muchos profesionales insertos en la industria quieren y están dispuestos a migrar a las nuevas tecnologías, a pesar del temor”.

El profesional valoró este trabajo multisectorial porque trasciende. “El índice de desarrollo humano de un país. (IDH) considera la educación, la riqueza y la sanidad., por lo cual el perfeccionamiento de nuestros profesionales requiere del apoyo del Estado para convertirnos de un país en vías de desarrollo a un país desarrollado, así también la participación del sector privado y la academia”.

AIEP y su escuela de Construcción e Ingeniería asume el rol de implementar una actualización de mallas 2020, respondiendo a la necesidad y asumiendo la responsabilidad de promover en nuestros estudiantes la metodología BIM, en formatos flexibles, insertos en los módulos de cada carrera. “Tenemos por ejemplo, Técnico de nivel superior en Dibujo de Arquitectura, Técnico de nivel superior en Topografía, Técnico en Construcción, Técnico en electricidad y Electrónica y su carrera profesional de Construcción Civil, todos bajo una línea de certificado de especialidad en BIM. Por otra parte, la institución asume la capacitación para titulados en metodologías BIM, vinculación circular con la industria”, explicó el titular.

Continuar Leyendo

Empresas

Colchagüino reinventa el gin con sabor a Cordillera

Publicado

el

“Esta mezcla de hierbas hacen que su aroma y sabor recuerden el bosque nativo y la montaña de nuestra región”, dice su creador.

En Puente Negro, un pequeño pueblito al interior de San Fernando, en la Región de O´Higgins, un emprendedor de la zona está reinventando un clásico destilado europeo, el Gin, pero con un toque regional. Se trata de Gustavo Carvallo, que recientemente sacó al mercado su Gin Provincia, cuyo tono distintivo son las hierbas endémicas de la zona que le dan unas notas, según se creador, a la precordillera colchagüina.


La apuesta se da en medio de un importante incremento del consumo interno del destilado, ya que, de acuerdo a cifras de la consultora Euromonitor, las ventas entre 2013 y 2018 crecieron 187% en volumen y 283,4% en valor. Los datos han impulsado el surgimiento de varias marcas nacionales.

Grano y enebro

El gin se hace a partir del alcohol de grano, que puede ser maíz, trigo, centeno o incluso caña de azúcar, alcohol que luego se usa para macerar enebro, hierba distintiva del destilado, la que puede ir acompañada de otras que le dan una identidad particular.


El macerado pasa posteriormente por un alambique, donde se destila, para separar el agua del alcohol a través de un proceso continuo de evaporación y condensación. Luego de eso, se genera el gin que tiene ese toque de hierba característico, con una graduación que puede ir entre los 35 y los 47 grados de alcohol.


El estilo más clásico es el London Dry, que da origen a tragos como el Martini, el Tom Collins, el Negroni o el Gin Tonic.

Hierbas cordilleranas

En la Cordillera de Colchagua es clásica la presencia de arrieros trashumantes que pasan su ganado de un lado a otro del macizo andino en busca de empastadas. Para hacerle el quite al frío acostumbran a preparar aguardiente, la que saborizan con algunas hierbas que encuentran en el camino. Esas hierbas son las que rescató Gustavo Carvallo para darle un espíritu chileno al gin creado con afanes médicos en el siglo XVIII por un químico holandés.

“Para el macerado utilizamos hierbas endémicas chilenas que crecen a más de 3.000 metros de altura y que desde siempre han usado los arrieros, como la hierba del clavo, el boldo y al apio panul, además del enebro, que siempre va con el gin”, cuenta Carvallo.


“Esta mezcla de hierbas hacen que su aroma y sabor recuerden el bosque nativo y la montaña de nuestra región. Es suave, armónico y fresco”, describe.

El emprendimiento de Carvallo surgió a puro pulso. Dedicado junto a su familia por más de 40 años al Lodge Shangri-la, en la precordillera de San Fernando, fue junto a un amigo inglés que se le ocurrió crear un destilado global, pero con sabor local. “Estuvimos un año probando distintas recetas hasta que dimos con la fórmula que nos gustó. Usamos distintas plantas nativas, pero hubo algunas, como la rosa mosqueta y el poleo, que eran muy fuertes, por lo que las descartamos”, cuenta.

Con la receta ideal, junto a dos socios compró alambiques e instaló una destilería. Hoy el producto lo vende en su sitio web, https://www.ginprovincia.cl, en https://www.bbvinos.com, en el Instagram @ginprovincia, en el local Casa Colchagua, en Santa Cruz y en bares y restaurantes.

En un futuro próximo, Carvallo quiere llegar al extranjero con su producto. “Una sommelier embajadora mexicana lo probó y le encantó”, señala. Su idea es salir al extranjero apoyado por algún programa de Gobierno. “Estamos en eso”, cuenta.

Continuar Leyendo

Empresas

“Taller de Formulación de Proyectos para emprendedores”: Experto UC enseñará cómo postular a fondos concursables

Publicado

el

  • “Nos hemos dado cuenta de que existen muy buenas ideas pero que a veces por no saber presentar un proyecto no logran obtener financiamiento”, enfatiza Luis Gustavo Díaz, profesor de Estrategia e Innovación del Departamento de Economía Agraria de la Universidad Católica.

Definición del negocio y análisis de mercado, orientación para qué tipo de fondo postular y criterios de evaluación de las instituciones que financian proyectos son sólo algunos de los puntos que se profundizarán en el “Taller de Formulación de Proyectos para Emprendedores”. Actividad que se llevará a cabo el martes 15 de octubre, de manera gratuita, desde las 09:30 hasta las 13:30 horas en el auditorio de la Universidad de Aconcagua.


La iniciativa se enmarca en el proyecto “Sinergia O’Higgins”, ejecutado por la Universidad Católica de Chile y financiado por el Gobierno Regional de O’Higgins y su Consejo Regional, a través del Fondo de Innovación para la Competitividad, enmarcado en la Estrategia Regional de Innovación; el proyecto busca fomentar una cultura innovadora en la región, fortalecer y articular en el Sistema Regional de Innovación.


La actividad tiene como fin entregar las herramientas para que los emprendedores sepan enfocar su proyecto a la hora de postular a un financiamiento. Luis Gustavo Díaz, profesor de Estrategia e Innovación del Departamento de Economía Agraria de la Universidad Católica será el encargado de impartir el taller.


“Nos hemos dado cuenta de que existen muchas buenas ideas, de muy buenos emprendedores que no acceden a financiamiento del sector público y/o privado simplemente porque no saben estructurar un proyecto. No saben desarrollar los puntos claves de lo que significa presentar una idea a alguna institución”, comenta.


“Entonces a través de estos talleres queremos romper esa brecha y decir: ‘está el sector público y éste tiene ese instrumento, tiene estos requisitos’, y los proyectos por lo mismo se tienen que estructurar de la siguiente manera y tenemos la sensibilidad, la sintonía fina para decir qué es lo relevante para cada uno de esos proyectos”, añade.


La charla que forma parte de la Semana de la Pyme será replicada en Pichilemu el día viernes 18 de octubre a las 15:00 horas en el salón de la Gobernación, ubicado en calle Carrera 577.
Inscripciones a mgalvez2@uc.cl

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto