Síguenos

Editorial

Día del Libro, del Idioma y de Miguel de Cervantes

Publicado

el


Son muchos los motivos que nos llevan a considerar el 23 de Abril como un día muy especial.


Fue el 23 de Abril de 1616, en un día como hoy, cuando murió en Madrid el más alto representante de la Literatura Española, don Miguel de Cervantes Saavedra, nacido en Alcalá tuvo una vida múltiple y azarosa. Estuvo durante 5 años prisionero de piratas berberiscos.


Combatió en el combate de Lepanto, donde fue herido, sufriendo la pérdida de uno de sus brazos, después fue excomulgado y encarcelado en España.


Su obra inmortal, que sobrevive a través de los siglos es la novela “El Ingenioso Hidalgo Don Quijote de la Mancha”, con incontables ediciones traducida a todos los idiomas.


Prosista: (novelista, cuentista) dramaturgo autor de numerosas obras, como “Viaje del Parnaso” “Numancia”, “El trato de Argel”, “Comedias y Entremeses”, “Doce Novelas Ejemplares», etc. Además de sus obras póstumas “Los Trabajos de Persiles y Segismundo” publicados el año siguiente de su muerte.


Pero, el 23 de Abril se conmemora también “El Día del Idioma”, “ Día del Libro” y “Día de las Academias de La Lengua Española.
En el mundo británico se recuerda el 23 de Abril como “Día de Shakespeare”, fallecido también en 1616.

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Tal cual ¡Era cuestión de actitud!

Publicado

el

Manuel Polgatiz
Periodista y comentarista deportivo

¡Nos sacamos los balazos! Me dijo un señor de edad, mientras él ingresaba apurado al baño de varones, en la puerta A4 del sector Andes. Las sonrisas recorren la multitud y no son pocos los que improvisan una selfie para inmortalizar el feliz momento de la victoria.


El placar intacto señala 4-1 para los locales, triunfo consolidado y justo, de acuerdo a lo sucedido en cancha. La pobre asistencia de público (3.244 espectadores), se deleitó con la mejor presentación de la escuadra rancagüina, que en los primeros 45 minutos, cerró un partido que, en la previa, se avizoraba duro y quizás aún más complicado que el lance frente a Colo-Colo.


Los expertos señalaban que, con la necesidad de protagonizar, el equipo de Figueroa tendría problemas para encontrar los rumbos y así obtener los tres puntos. Sin embargo, ese presagio quedó en el olvido, pues, con actitud y entusiasmo desmesurado, O’Higgins saltó al campo sin complejos y en menos de media hora, ya hacía estéril una remontada del visitante.


Me impresionó de sobremanera, el juego y disposición de Cereceda. Lateral de antaño, recorrido interminable por la banda, anticipó y con el balón en los pies, fue capaz de construir dos ataques que terminaron en gol. Su único error, el despeje central para la anotación de Iquique, que quizás opaca una presentación de excelencia, coronada con la entrega de su camiseta a un pequeño hincha.


El equipo funcionó y se notó el trabajo semanal. Todos los goles, salvo el segundo de Pol, se iniciaron y terminaron con movimientos establecidos y ejercitados (estoy seguro). En el ABC de fútbol está pasar por la espalda, filtrar una conexión interna, sacar el centro atrás y definir con el arco a disposición. Si eso se desarrolla por ambos costados y con éxito, la gloria está asegurada.


El buen momento debe permanecer sobre esa base de humildad y esfuerzo. Cuando los jugadores y el técnico se apartan de ese modelo, los problemas y derrotas se vienen encima. En el silencio de una labor responsable y criteriosa, el equipo puede levantar cabeza y seguir entre el grupo de avanzada, olvidando para siempre la pesadilla del descenso.

Continuar Leyendo

Columnas

Fake news y la evolución de los medios

Publicado

el

Desde que existe la comunicación, mucho antes del periodismo como lo conocemos, incluso antes de la imprenta, antes de que en Mesopotamia unos símbolos comenzaran a significar palabras. Lamentablemente casi junto con el nacimiento de la palabra aparece la mentira.


Mentiras que cuando son utilizadas en el ámbito militar, o a veces político o comercial, para hacer creer al adversario lo que nos convenga que crea, la llamamos desinformación.
A través de esta palabra entonces quiero hacer el link con las circunstancias que observamos hoy, y que en el mundo anglosajón llaman “fake news”.


No es que las mentiras en política sean nuevas. Nerón difundió noticias falsas sobre el incendio de Roma, los primeros cristianos fueron perseguidos debido a que circulaban rumores según los cuales ejecutaban prácticas repugnantes como el incesto, el infanticidio y el canibalismo. Siglos después, estas mismas acusaciones se utilizarían para perseguir paganos y judíos.


Lo mismo podría decirse de la leyenda de El Dorado, relatos de una gran riqueza muchas veces utilizados para impulsar a los hombres a unirse a tripulaciones que viajaban a América, o el tristemente plan Z del gobierno militar chileno.


El problema ahora es que ya no solo nos creemos las desinformaciones que toman la apariencia de noticias reales, sino que lamentablemente muchos de nosotros ayudamos a propagarlas compartiendo este contenido falso en nuestras redes sociales. Y no es que mis amigos o yo mismo nos hayamos convertido en seres malvados, sino que somos inocentes cómplices.


La gran mayoría de las veces compartimos información falsa, desinformando a nuestros seguidores, movidos principalmente por la rabia, el enojo que nos motiva a hacer algo y compartimos esta información entre comillas que nos indigna.


Según concluyó un extenso estudio realizado por Soroush Vosoughi, Deb Roy y Sinan Aral, tres investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) intentando comprender porque las noticias falsas parecen tener un mayor alcance que las verdaderas concluyen que las fake news están mejor noveladas que las verdadera y además son más originales. En concreto, en las conclusiones señalan que ese tipo de informaciones no se parecen en nada a lo que un usuario de Twitter ha visto en su timeline en los últimos 60 días.


Segundo, las ‘fake news’ disparan una respuesta emocional más intensa que un tuit normal. Los investigadores incluso han creado una base de datos con 126.000 tuits en el que analizan qué palabras son las más usadas y muchas veces tienen que ver con el disgusto o la sorpresa.
Combatir esta dimensión de las redes sociales si bien no es fácil, parece tener un camino más claro que es a través de la educación y a la formación de individuos críticos capaces no solo de leer sino de discriminar lo que se lee.


El problema más complejo es que existen quienes intencionalmente inventan informaciones con tal de influir en la opinión pública o incluso ganar likes e impresiones que finalmente significan ganar plata a través de visitas.

ATAQUE VIRTUAL QUE NO ES REAL

Esto no solo lo vemos a gran escala como lo fue lo sucedido en Estados Unidos en las pasadas elecciones presidenciales , sino también en nuestra pequeña escala local donde inescrupulosos atacan las reputaciones de nuestras organizaciones o comercios, con situaciones muchas veces sin asidero en la realidad.


Y así muchas veces nos encontramos indefensos en medio de este ataque virtual. Este es el primer problema, muchas veces perdemos la perspectiva de que Twitter no es la realidad, es la opinión de la gente que está en Twitter, donde además quienes opinan siempre son una minoría, Y nos encontramos que al habernos olvidado de toda otra manera de comunicar, nos vemos envueltos en esta realidad virtual sin saber que hacer. Nunca debemos olvidar que la realidad es mucho más amplia y rica que una red social.


En este sentido siempre tener en cuenta de que las redes sociales son una importante herramienta, que hay que utilizarlas, pero no son LA herramienta. Un mix entre los medios tradicionales y esta realidad virtual siempre es el mejor camino.

LOS MEDIOS NOS ADAPTAMOS
Pero también este cambio nos ha afectado a los medios de comunicación, pero lejos estamos de quienes señalaban que el diario papel desaparecería con la llegada de internet.


Lo mismo se dijo cuando apareció la radio, o de la radio cuando apareció la televisión o del cine con la llegada de los video clubs o del cable, pero aquí estamos.


Pero ciertamente esta nueva realidad virtual nos ha obligado a adaptarnos. Y en eso estamos.
Sin embargo, sería correcto decir que hoy más gente que nunca en nuestra historia lee El Rancagüino. De hecho, poco menos de la mitad de nuestro trafico en internet proviene de fuera de nuestra región, mayoritariamente de Santiago, es que muchas veces pese a no vivir en esta zona mantenemos nuestro vínculo emocional por lo que deseamos saber que sucede en nuestra querida tierra.


Nuestro sitio web www.elrancaguino.cl tiene poco más de un millón de visitas mensuales, y tenemos cerca de 85 mil seguidores en nuestras redes sociales. A estos números se suman los 8 mil ejemplares que en promedio salen diariamente en papel a las calles de la región por lo que podemos poner a disposición de nuestros clientes una amplia audiencia.


Orgullosamente podemos decir que somos el medio de la región de O´Higgins, que en estos 104 años de existencia se ha ganado la credibilidad, si algo lo dice El Rancagüino debe ser cierto. Podemos equivocarnos, puede suceder, pero jamás inventar alguna situación. Rendimos examen todos los días, a cada hora, y nuestros seguidores y lectores no hacen sino avalar nuestro periodismo local e independiente.


No por nada a algunos usuarios de Instagram el pasado mes de abril, les apareció el siguiente mensaje “Queremos que tus seguidores se enfoquen en lo que compartes, no en cuántos ‘Me gusta’ obtienen tus publicaciones”.


Es que incluso el gigante de Facebook ha entendido que el contenido es lo que primará, y no los likes. Y contenido tenemos mucho que ofrecer, solo hay que encontrar la mejor manera de darlo a conocer y para eso estamos disponibles, no solo para replicar un banner sino y más que nada para a través de un periodismo de calidad, generar contenido trascendente para distintos públicos.


Por eso también estamos diversificando nuestros servicios, no solo somos un medio de difusión publicitaria, sino más bien de contenido. También estamos desarrollando diversos proyectos por ejemplo actualmente con fondos de la subsecretaria de Previsión Social, tras ganar un concurso nacional, estamos realizando diversos productos de educación previsional abarcando varias regiones.


Es que, en esta era digital de cambios acelerados, estamos pasando de la era del like y las redes sociales a una era de contenido, donde la información relevante, creíble y disponible fácilmente será clave para contrarrestar las mentiras que algunos puedan decir sobre nosotros.

Continuar Leyendo

Recordando

Miguel González Navarro, el fundador

Publicado

el

Al celebrarse hoy un nuevo aniversario de este medio de comunicación, no podemos, dejar de mencionar el nombre del fundador de este diario y de la Empresa Periodística que lo edita.

            Miguel González Navarro, que fuera designado “Hijo Ilustre de Rancagua” y que recibiera la Condecoración Municipal “Medalla Santa Cruz de Triana”, nació en Rancagua el 23 de febrero de 1889, en el hogar de don José del Carmen González y de doña Agustina Navarro de González.

            Realizó sus estudios primarios en la Escuela Superior Número 1 de Rancagua (actual “Moisés Mussa”) y al obtener el título de ”mejor alumno”, recibió como premio una beca para la Escuela Normal “José Abelardo Nuñez”, de Santiago, en la cual también destacó todos los años como el mejor de su curso.

            Cumplió con su servicio militar en la Compañía Tren Número 2, en Limache, destacándose de tal manera que fue contratado por un año como Sargento Escribiente.

No era la carrera de las armas su vocación. Se retiró y posteriormente estudió Contabilidad en el Instituto Mercantil. Tras obtener el nuevo título trabajó como cajero y Agente de la “Singer”.

            Después de tres años, con el dinero ahorrado, emprendió un viaje de esfuerzo a Europa, recorriendo especialmente España,  Inglaterra y Francia. En París ingresó a la revista “Paris Select”, hasta que lo sorprendió el estallido de la Guerra de 1914. Decidió regresar a Chile y a su Rancagua, en 1915. 

            Después de varias actividades, determinó iniciar una pequeña Empresa Periodística cuyo primer periódico fue “La Semana”, que apareció el 15 de Agosto de 1915, y que se transformaría posteriormente en “El Rancagüino”.  En los siguientes años publicó también, simultáneamente, en distintas oportunidades, varios otros periódicos en Rancagua y ciudades como Rengo, San Vicente, San Antonio, Melipilla y Talagante.

            A cada una de esas publicaciones le dio una línea de absoluta independencia política y eminentemente regionalista, noticiosa  y servicial.  Fue también autor de varios libros y de algunas traducciones de obras del inglés o del francés.

            En 1918 contrajo matrimonio con una joven rancagüina de hermosos ojos verdes: Herminia Valenzuela Caviedes. Tres hijos: Héctor, Raúl y Gilda.

            En Rancagua fue miembro destacado del Rotary Club, del Club Social, Consejero de la Cruz Roja, fundador del  Círculo de Amigos del Arte y del Primer Círculo de Periodistas.

            Al cumplir 40 años de periodismo, en 1955, fue declarado Hijo Ilustre de Rancagua y la Municipalidad le otorgó la condecoración Medalla de Santa Cruz de Triana,

            El 15 de enero de 1945, un mes antes de cumplir los 70 años de edad, fue vilmente asesinado en su escritorio de trabajo, en el diario, al mismo tiempo que su imprenta y oficinas eran totalmente destruidas por el incendio provocado por las mismas manos criminales.

            Pero su gran obra, el diario que renació de sus cenizas, le sobrevive, y hoy cumple 104 años,  impulsada por su espíritu.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080