Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

En el Teatro Regional: Comienza recta final para ver el ‘Pagliacci’ ambientado en Sewell

Comparte esta noticia

Anuncios


Es una de las obras más representadas a nivel mundial y este viernes 10 y sábado 11 de mayo llega al citado escenario rancagüino. Detrás hay un equipo de más de 150 personas, bajo la dirección de escena de Rodrigo Navarrete. Una alianza con el Teatro Municipal de Santiago, permitió contar con vestuario y utilería para concretar la propuesta.

Marcela Catalán

Fotos: Nico Carrasco y Marco Lara /Gentileza Teatro Regional.

El celoso Canio y la bella Nedda conforman un matrimonio de artistas circenses, quienes llegan a un pueblo para presentarse con su compañía teatral. En el lugar ella es cortejada por Silvio, un aldeano al cual conoce de antes, concretando más tarde su atracción con un beso. En ese contexto el marido descubre los sentimientos de su esposa por otro, desatándose una tragedia.

Esta es la historia que relata el ‘Pagliacci’ (1892), cuya música y libreto pertenecen al compositor Ruggero Leoncavallo (1857 – 1919). Se trata de una de las óperas más representadas a nivel mundial y que este viernes 10 y sábado 11 de mayo, a las 20 horas, llega al Teatro Regional de Rancagua.

La adaptación tiene como telón de fondo a Sewell, como resultado de la inventiva del regisseur Rodrigo Navarrete y del director musical Eduardo Díaz. La decisión buscó dar un toque diferente a esta versión, debido a la gran cantidad de veces que el título ha sido puesto en escena.

“Cuando realizas un montaje que se ha visto mucho, del cual hay películas desde los años 50, hay que pensar cómo llevarlo a cabo de modo distinto. El libreto no dice dónde debe desarrollarse. Es decir, puede efectuarse en cualquier parte. Yo me imaginé esta ópera con escaleras, por eso pensaba ambientarla en Valparaíso, pero Eduardo me sugirió que ocurriera en Sewell, que igualmente posee escaleras. Además, el ‘Pagliacci sucede en un pueblo” chico como ése, explica Navarrete.

El director de escena agrega que esta determinación otorga un carisma particular a la propuesta, la que también incluirá otras modificaciones, aunque advierte que éstas no afectarán la trama de los hechos a apreciar por el público. Sus palabras aluden a las acotaciones del texto dramático. “Nadie las sigue. Por ejemplo, señalan que una persona se sienta acá o allá. Yo innovaré en algunas cosas, basándome en lo verista, tendencia de fines de 1800 que exacerba las situaciones reales y donde el amor es mucho más pasional, habiendo muertes y homicidios”.

Anuncios

Respecto a la importancia del ‘Pagliacci’, Navarrete destaca que es una obra muy popular, “porque es muy precisa. La trama no contiene muchos adornos y posee melodías muy conocidas, que la gente identificará”, garantiza.

Eduardo Díaz subraya que arias suyas, como ‘Vesti la giubba’, son ampliamente conocidas por el público no asiduo a este género. En ésta, desgarrado de furia y pena, Canio llora por perder el amor de Nedda y tener que salir a hacer reír a los espectadores de su compañía.

“En materia musical, es una ópera con mucho valor. Leoncavallo recogió la tradición de su época, al momento de componer. Él hace guiños a Wagner, Puccini, por lo que durante una hora y quince minutos logra captar el mundo sonoro italiano y europeo del siglo XIX”. El director musical comenta que las voces están “muy bien trabajadas, a diferencia de otras obras de este tipo, que implican “dificultades para los cantantes”.  Ruggero Leoncavallo “sabía cómo escribir para voces, y eso da como resultado una partitura muy coherente”, resalta. El maestro cubano añade que se produce una “coherencia entre la dramaturgia textual y la musical. Traduce muy bien la gestualidad y los conflictos”.

Igualmente destaca que esta ópera sea representada en Rancagua. “Que un título como éste llegue a nuestra ciudad y sea contextualizado en Sewell, para darle un carácter patrimonial e identitario, tiene una tremenda relevancia”. El montaje contará con la participación de la Orquesta Sinfónica Juvenil de la ciudad, y del Coro Polifónico del Teatro. “Es un hito para la comuna y para toda la región”, asegura. En materia artística, trabajan en ella alrededor de 150 personas. A ellos hay que sumar los técnicos del espacio.

La producción se desarrolla en el marco de una alianza con el Municipal de Santiago, aportando este último con faroles y sillas, mientras que el Teatro Regional elaboró la totalidad de la escenografía y gran parte del vestuario. “El director Frédéric Chambert (del Municipal) tuvo disponibilidad total para colaborar a que esto resulte todo un éxito”, resalta Díaz.

La propuesta además contará con acróbatas y magos, con tal de dar con el ambiente del ‘Pagliacci’. “En ésta hay un circo ambulante, por lo que posee un espíritu de espectáculo circense, callejero e itinerante. Hay payasos, interpretados por los mismos cantantes”, revela.

Anuncios

LOS PROTAGONISTAS

La mayoría de los papeles estelares son encarnados por solistas que debutan en el elenco de este título. La excepción es el tenor José Azócar, quien tiene 30 años de trayectoria nacional e internacional.

“Muchas veces he hecho de Canio, pero ahora lo estoy abordando de manera muy especial. Por lo general lo he interpretado dentro de lo tradicional, de acuerdo con los requerimientos del regisseur. En este caso, Rodrigo Navarrete ha dado un enfoque muy particular a los roles, lo que hace muy atractiva la obra. Se considera mucho más la actuación, a diferencia de otras versiones que dan más peso a lo vocal y musical. Diría que se hila más fino en los personajes, desarrollándolos de mejor forma. Todos mostramos más contrastes. Además, no hay un final tradicional”, adelanta.

Marcela González enfatiza que encarnar a Nedda es trascendental para su carrera. A su juicio, éste es “un papel muy exigente en lo vocal y actoral. Canto durante toda la ópera, por lo que requiero de una alta resistencia. Además se me exige mucho a nivel interpretativo, porque represento a una mujer que es maltratada física y psicológicamente. Como la maltratan, debo entrar en ciertas emociones, pero sin que éstas me dominen. De lo contrario, no puedo cantar”.

En el montaje, su amante es el cubano Eleomar Cuello. Ésta también es su primera vez en el montaje y la tercera ocasión en que participa en un título de este tipo en el Teatro Regional. “El rol de Silvio se ajusta por completo a mi voz, por lo que estoy muy cómodo, aunque en lo actoral es un desafío. En parte, mi personaje es el causante del desorden que se genera, ya que Canio me descubre besándome con su esposa. Por eso luego cambia toda la atmósfera, la que en el primer acto es bien festiva, pero luego se torna oscura”.

Por su lado, David Rojas se pondrá en los zapatos de Beppe, amigo de Canio. Él se encuentra al tanto de todo lo sucedido entre el matrimonio, por lo cual intenta detener la inminente tragedia. “Es mi segundo papel en una ópera, aunque éste es el más serio. Es una obra muy famosa, sobre todo a causa de la aria ‘Vesti la giubba’, una música muy de oreja y que la gente identifica. También es relevante por su representación escénica en Sewell, algo muy significativo”, subraya.

Matías Moncada igualmente debuta en el ‘Pagliacci’, interpretando a Tonio. “Es un personaje muy entretenido, su construcción es muy relevante, ya que es muy malvado, casi asqueroso e incluso un poco perverso. Se aleja de los que suelo hacer, que son más bufos, serios o cómicos”.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios