Síguenos

Actualidad

Inversión del Gobierno permite sumar 22 nuevas cámaras a la red de televigilancia de Rancagua

Publicado

el


Disminuir los factores de riesgo en espacios públicos, así como las oportunidades que facilitan la comisión de delitos y a la vez reducir la percepción de temor e inseguridad, es lo que el Gobierno busca con la instalación de 22 nuevas cámaras de televigilancia en Rancagua.

Esta innovadora iniciativa, co-financiado por la Subsecretaría de Prevención del Delito, fue inaugurada oficialmente este martes. Ocasión en la que además se dio a conocer la pronta adquisición de tres drones que permitirán realizar patrullajes preventivos, detectar delitos flagrantes y obtener a la vez medios probatorios.

El alcalde de Rancagua, Eduardo Soto, destacó la incorporación de estás 22 cámaras a las 24 ya existentes. “Nuestra idea es poder seguir ampliando esta red, porque ha sido una herramienta muy eficaz para las policías, que ha detectado situaciones, que ha logrado prevenir situaciones de delitos, también algunos temas de accidentes de tránsito y de diversas índoles. A eso, se suma la próxima entrega, ya estamos en etapa de licitación, de la adquisición de tres drones para las comisarías Primera y Tercera y también para la Policía de Investigaciones. Creemos que de esa forma estamos contribuyendo y entregando a las policías los elementos necesarios”.

La instalación de cámaras de televigilancia en distintos puntos de Rancagua fue posible gracias a una inversión total de 249 millones de pesos, de los cuales 196 fueron aportados por la Subsecretaría de Prevención del Delito, a través de un convenio de colaboración con el municipio.

“Con este proyecto la ciudad de Rancagua queda como una de las pioneras a nivel nacional en sistemas de televigilancia, porque junto con las cámaras se suman los drones que van a operar próximamente. Esto va a permitir que Carabineros pueda focalizar sus recursos de mejor manera, ayudando a disminuir tanto la comisión de delitos en flagrancia, como a la vez pudiendo ocupar las imágenes como medios de prueba en distintos juicios, pero por sobre todo, lo que nos va a permitir este proyecto es recuperar la tranquilidad de los vecinos”, afirmó Miguel Ángel Letelier, jefe del Departamento de Coordinación Nacional de la Subsecretaría de Prevención del Delito.

De las 22 nuevas cámaras de televigilancia, 15 están ubicadas en el sector oriente y 7 repartidas en distintos puntos de Rancagua. Además, a través de este proyecto se implementaron medidas de gestión urbana a través de la recuperación de dos espacios públicos deteriorados, subutilizados y con presencia de micro basurales. Estas intervenciones se concretaron en los puntos de cámaras ubicados en las avenidas El Sol y La Compañía.

A juicio del coordinador regional de Seguridad Pública, Rodrigo Acevedo, “si bien durante el año 2018 los delitos de mayor connotación social disminuyeron en Rancagua, es de gran importancia seguir desarrollando acciones para que no aumenten y mejorar la sensación de seguridad de la comunidad. Como Subsecretaría estamos apoyando a todos los municipios en su trabajo en materia de seguridad, ya sea a través de la entrega de herramientas técnicas o financieras, todo en pro de mejorar la calidad de vida y seguridad de todos los habitantes de la región de O’Higgins”.

Cabe precisar que las 22 nuevas cámaras ya se encuentran operativas y conectadas a la central de monitoreo ubicada en la Prefectura de Carabineros Cachapoal. Los drones se encuentran en período de licitación y debiesen estar operativos a principios del 2019.

Actualidad

Los recuerdos Bomberos de Rancagua y Pichilemu tras el terremoto

Publicado

el


El tsunami en Pichilemu, y emergencias ocurridas al interior del Hospital Regional, son parte de los hechos que se mantienen en la retina de dos voluntarios que tuvieron un arduo trabajo durante la emergencia.

Fernando Ávila Figueroa

Este jueves su cumplen 10 años de lo que fue la tragedia más grande del último tiempo en el país. Es que el terremoto del 27 de febrero del año 2010 dejó una huella difícil de olvidar, con decenas de muertos en diferentes puntos del país, y con imágenes que quedaron en el registro de la historia del país.


La región también se vio muy afectada, y fue ahí donde el trabajo de bomberos jugó un rol fundamental, por ejemplo, en comunas como Pichilemu, donde se produjo un tsunami que obligó que cientos de personas debieran evacuar hacia zonas altas y seguras. Es por ello que conversamos y recordamos aquel día con el Comandante del Cuerpo de Bomberos de Pichilemu, Francisco Carreño, quien en esa época se desempeñaba como voluntario activo de la Primera Compañía.


Recuerda que el hecho los tomó con mucha sorpresa, debiendo evacuar la parte baja del borde costero, sacar las máquinas hacia los sectores altos y realizar la evacuación de aquellas personas que tras el terremoto quedaron en el sector del borde costero. Para el Comandante la comunidad reaccionó bien ante este hecho, ya que se acercaron hacia los sectores altos, sumado a que recuerda que ellos como bomberos ya estaban participando de charlas sobre lo que se debía realizar ante la eventualidad de un tsunami.


Tras ello destacó que en la actualidad se realicen una serie de simulacros que permiten organizarse de mejor manera ante una eventualidad de estas características, pese a que recordó que afortunadamente la emergencia en Pichilemu no fue similar a lo que ocurrió en el sur del país, donde el tsunami dejó a decenas de muertos y un mayor grado de destrucción. Recordó el fallecimiento de un par de personas que se encontraban en el sector de Chorrillos, pescadores que fueron alcanzados por una gran ola y que enlutó a la comuna.


La implementación de sirenas en el borde costero, según el Comandante, en la actualidad ayuda, ya que ante la eventualidad de un tsunami se da el aviso de manera inmediata, sumado a los simulacros que administra la Onemi, donde participa la población y los establecimientos educacionales, con charlas en juntas de vecinos que encabeza el Comité de Emergencia de la comuna.


La autoridad bomberil recordó que el terremoto y posterior tsunami ocurrió justo en temporada de verano, donde había bastante público y jóvenes en la playa, lugar desde donde quienes estaban en dicho lugar arrancaron de forma inmediata, ya que de no haberlo hecho se podría haber tenido víctimas fatales. “Estamos más preparados y tenemos conocimiento de lo que significa un sismo de gran intensidad y lo que viene posteriormente con un tsunami, ya sea por las alarmas de emergencias, contacto radial con la Onemi, los equipos de emergencia de la comuna y Cardenal Caro, se tiene un protocolo de evacuación y las máquinas destinadas en caso de algún tsunami para prestar apoyo a cada sector de la comuna, así como en la zonas de seguridad que están señalizadas”, dijo el Comandante.

DIVERSAS EMERGENCIA EN RANCAGUA


Quien también tuvo un arduo trabajo durante esta emergencia es el voluntario, David Guajardo Lufi, quien actualmente se desempeña como líder del grupo USAR Rancagua, bombero de la 5ta Compañía de la ciudad rancagüina, y director honorario de la misma. Durante la emergencia recuerda que se desempeñaba como Tercer Comandante del Cuerpo de Bomberos de Rancagua, saliendo a terreno junto a otros voluntarios.


Recuerda que meses antes había ocurrido el terremoto de Haití, por lo que las Fuerzas de Tareas se desplegaron a trabajar, determinando la primera semana de febrero juntar a todos los bomberos que tenían el curso de rescate urbano, esto con el fin de que ocurriese una emergencia de esas características.


Se lograron acuerdos y destinar sectores en caso de una emergencia, situación que lamentablemente ocurrió el día 27 de febrero. Se comenzó a revisar la ciudad de Rancagua, despachando cinco alarmas de manera inmediata, emergencias que ocurrieron fuera de la comuna, en especial algunos frigoríficos que contenían elementos químicos.


A las 10 de la mañana del 27 de febrero se registra el primer problema, el que decía relación con que las máquinas no tenían combustible, ya que el total del parque vehicular estaba en la calle. Se debió buscar la solución en estaciones de servicio que tuvieran generador, donde recuerda más de alguna discusión con los encargados de las estaciones de servicios.


Otro lugar donde debieron acudir fue el Hospital Regional, donde ocurrieron serios daños. Se enfocó en el laboratorio, donde hubo una emergencia química complicada, debido a que se dieron vuelta equipos donde se guardaban cepas, por lo que había peligro de que si dichas cepas tomaban contacto con la luz solar, se estaba en riesgo de catástrofe.


Otra emergencia ocurrió en tanatología, lo que produjo que con el movimiento cayeran cuerpos de fallecidos, esto debido a la apertura de cámaras. Allí debieron aportar con voluntarios para recoger dichos cuerpos y ver si existía alguna emergencia química. Tras ello se desplegaron por toda la ciudad, donde apreciaron que Rancagua resistió bastante bien, sin derrumbes o colapsos de consideración.

Luego del siniestro destacó que se ha trabajado fuertemente en la capacitación, temas como estructuras colapsadas, y rescate en desastres naturales, donde además capacitan a otras regiones, como lo en la Región del Maule. Actualmente están presentándose a la acreditación del grupo USAR Rancagua, donde existen 42 bomberos capacitados con un conocimiento más acabado, mejorando además temas como herramientas y protección personal para los voluntarios, con mejor equipamiento técnico y vehicular, todo de la mano con el avance de la tecnología, lo que hace que hoy en día a su juicio Rancagua esté mejor preparado para resistir un terremoto de estas características. Esto pese a que reconoce que aún existe mucha construcción de adobe que siempre está en peligro de derrumbe.


David Guajardo también recordó que debieron enviar un contingente hacia la séptima región, específicamente a Constitución, y también en comunas como Pumanque y Chépica, donde no había agua, vital elemento para la comunidad.

Continuar Leyendo

Actualidad

Peralillo: “A diez años del terremoto, creo que nosotros debemos sumarnos para seguir con el proceso de desarrollo de la comuna»

Publicado

el


En las otras dos administraciones que me tocó vivir el terremoto en vivo y en directo. En ambas administraciones fui concejal por lo que tengo una idea de lo que hablo. En mi condición de alcalde pienso que estamos avanzando, que estamos creciendo y que nos hemos ido desarrollando, no exento de problemas.


Cuando fue el terremoto, Peralillo se cayó en un gran porcentaje.


Se puede decir que es la nada misma, ya que hay temas de viviendo, pero es bastante acotado, ya que se logró reconstruir el casco histórico y la mayoría de los edificios públicos que sufrieron las consecuencias del terremoto. Creo que hemos ido avanzando.


Bueno, primero que todo, seguir recordando lo que nos pasó. Pero el terremoto nos sirvió para darnos cuenta de muchas cosas. Hoy eso en alguna medida se ha dejado de lado, ya que no debemos dividirnos por cosas que llevan a nada. Debemos estar unidos y no destruir lo que tanto nos costó formar.


Pero al final del día, hay más sumas que restas. El esfuerzo, va más allá de los colores políticos. Hay que ser constantes, honestos. A diez años del terremoto, creo que nosotros debemos sumarnos para seguir con el proceso de desarrollo de la comuna. La idea es dejar un legado para las futuras generaciones.

Continuar Leyendo

Actualidad

Alcalde de Paredones: “La reconstrucción no sólo debe enfocarse en edificios (…) sino también en la naturaleza”

Publicado

el

El terremoto del 27 de febrero del año 2010, provocó un enorme daño en la comuna de Paredones, en lo que es vivienda, infraestructura pública, el edificio municipal, el que ya fue reconstruido y que actualmente estamos usando desde el año 2016.


Muchas viviendas de adobe del mundo rural fueron destruidas y poco a poco se han ido reconstruyendo. Todavía quedan temas pendientes, específicamente en la localidad de San Pedro de Alcántara, en nuestra comuna de Paredones. San Pedro, es considerada una zona típica del año 1974, por lo que hay muchas restricciones para reconstruir ahí. Muchas casas no han podido ser reconstruidas porque el subsidio eran muy bajos o los propietarios no se han interesados en hacerlo en los metros cuadrados ofrecidos.


Otro tema pendiente, tiene que ver con lo que muchas veces le comentamos a las autoridades y tiene que ver con el que la reconstrucción no sólo debe enfocarse en edificios públicos, viviendas y espacios públicos, sino también en la naturaleza. En el caso nuestro, tras el tsunami, la laguna de Bucalemu, que era navegable y preciosa fue rellenada por el mar con arena y sedimentos, lo cual no pudo reconstruirse o arreglarse. Actualmente hay una especie de charco, lo cual no es muy presentable. Pese a las múltiples cartas que envié a ministros y autoridades, nadie se hizo cargo de reconstruir a un nivel paisajístico.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto