Síguenos

Sin categoría

La Carabinero que atiende todas sus inquietudes en el Paseo Independencia

Publicado

el

  • Con 25 años en la institución uniformada, la Sargento Sánchez sabe de sortear obstáculos y de salir adelante en la vida. Con un hijo con síndrome de Asperger, padres con Alzheimer y demencia senil a los que diariamente debe atender y con un incendio de su casa a cuestas, sabe que la vida le ha golpeado fuerte, pero está convencida que todo sacrificio vale la pena si hay amor. “Mi hijo es la fuerza que me hace levantarme cada día. Es la fuerza de mamá que a uno la hace seguir adelante sin importar lo que pase; Él es el motor de mi vida”.

Gisella Abarca


A las 06:00 de la mañana parte el día de la Sargento Primero Carolina Sánchez, quien pone su impecable uniforme, se peina, se maquilla, para partir a la Primera Comisaría de Rancagua, ubicada en San Martín y estar en su puesto de trabajo puntual para comenzar una nueva jornada laboral en el centro de la capital regional.


No obstante, antes de eso, alista a su hijo Leonardo Alonso para ir al colegio Interamericano, mochila en mano, se despide de él hasta la tarde, pues un transporte lo traslada hasta el colegio. Luego atiende a sus padres de 80 y 89 años, su madre con Alzheimer, su padre con demencia senil; les prepara algo de comer a la espera que llegue la señora Marina, quien los atiende durante el día mientras ella realiza sus labores de funcionaria de Carabineros.


Ahí parte el día laboral para la Sargento Primero Sánchez, quien de lunes a viernes, de 08:00 a 16:00 horas, hace cinco años, se encuentra en el Retén Móvil ubicado en el Paseo Independencia de Rancagua atendiendo amablemente dudas, preguntas o consultas que los transeúntes se acercan a realizar.


Para eso dice “acá trato de desconectarme de la casa, es difícil, pero lo intento. He tenido una vida difícil, mi vida junto a mi hijo ha sido esforzada, sacrificada, porque uno tiene un proyecto, una imagen de vida, de mamá e hijo distinta a la que vivimos nosotros como Carabineros”, sostiene la Sargento Primero Sánchez.


Agrega “Ser Carabinero es un desafío grande, y ser mamá Carabinero más aún, porque nuestros hijos tienen que comenzar a madurar más rápido que otros niños, porque se tienen que adecuar a un sistema de trabajo de nosotras como Carabineros, que aunque tengamos claro que nosotras somos los funcionarios, y no nuestras familias; igual nuestros cercanos se tienen que adaptar a nuestros horarios y nuestro funcionamiento”, expuso la Sargento Primero.


En este contexto expone “Cuando pequeño mi hijo, desde el año 2 meses, se tuvo que criar en sala cuna y jardines, luego escuela de lenguajes, quedándose -ya más grande- en oportunidades solo, para que yo pudiera salir a trabajar porque yo soy mamá soltera, y no tenía a quién recurrir”, agrega.

ALGO DE SU HISTORIA
La Sargento Primero Carolina Sánchez, rancagüina de nacimiento, entró a la Escuela de Suboficiales de Carabineros el 1994, un año más tarde se trasladó a la Octava Región, a la Prefectura de Arauco donde estuvo 12 años, desde donde solicitó su traslado a Rancagua por la salud de su pequeño Leonardo Alonso quien no cumplía los 2 años de vida llegando en el 2007 a la Prefectura de Cachapoal.


En un principio, llegó a vivir con sus padres, rancagüinos de toda la vida de la Población San Francisco con los que vivió por tres años, pues en el 2010 postuló a la Escuela de Suboficiales donde optó al grado de Sargento Primero. En ese tiempo, con el apoyo de sus padres y de entidades educacionales, se organizaba para salir adelante con su hijo, su estudio y su trabajo.


No obstante, en el año 2012 recibió una noticia de la cual no estaba preparada “a mi hijo se le detectó su condición TEA (Trastornos del Espectro Autista) y se le diagnosticó síndrome de Asperger y uno empieza a cuestionarse muchas cosas y por qué pasa eso. Su condición siempre la asociaban a déficit atencional, hasta que un neurólogo le diagnosticó su síndrome y de a poco ha ido saliendo adelante. Ahora se está adaptando a un nuevo sistema en el colegio. Así creció a empujones mi hijo”, sostuvo la Sargento.


Una vez de vuelta en la región de O’Higgins, y ya más establecida, arrendó una casa frente a sus padres en la población San Francisco “tuve la buena suerte de encontrar una casita cerca de mis papás, así estaba pendiente de mi hijo y mis padres, porque mi mamá comenzó a presentar características de Alzheimer, así que comencé a hacerme cargo de ella. Uno no espera encontrarse con esas situaciones, pero la vida es así y hay que continuar”, sostiene.


Fue vecina de sus padres hasta el 19 de mayo del 2018, fecha en que se desató un violento incendio por un desperfecto eléctrico que detonó el fuego, provocando la pérdida total de la vivienda que era su hogar “era sábado por la noche. Mi hijo no estaba, andaba donde un amigo, yo había salido de servicio a las 20:00 horas, fui a ver a mis padres, le di once, los acosté, me fui a la casa, y el incendio comenzó como a las 22:00 hrs. Nosotros somos rescatistas de gatos –acogen gatitos de la calle- y si no es por ellos, yo muero en el incendio, porque no dejaban de maullar. Me levanté y estaba la embarrada en la casa, estaba todo lleno de humo, el fuego había consumido todo”, recuerda aún con tristeza.


No obstante, levanta la cabeza y como mujer chilena y luchadora, continua “recibí mucha ayuda de mis colegas que hicieron muchos beneficios para ayudarnos y de gente que jamás había visto y se los agradezco. A los vecinos, al colegio de mi hijo, los animalistas, todos nos ayudaron mucho. Con todo eso, me fui a la casa de mis papás, donde todavía estoy, pero de a poquito levantando nuestra nueva casa que la estamos haciendo dentro del mismo sitio de mis padres. No puedo dejarlos solos, ahora menos que nunca, porque mi padre tiene demencia senil y es muy inquieto”.


Explica que por el día, a sus padres Carmen Belmar y Sergio Ríos, los acompaña una cuidadora de 08:00 hasta las 16:00 horas, mientras la Sargento Primero Carolina Sánchez trabaja “Luego me voy a la casa y tengo que hacerme responsable de ellos, ahí tomo ese turno yo. Ese es mi día; casa, trabajo, casa. Por aquí, por allá me las arreglo para que todo calce. Mi problema es cuando me toca turno fin de semana, ahí comienzo el miércoles a pensar cómo lo voy a hacer ese fin de semana. No tengo permiso para enfermarme, para fallar, para faltarles, porque no tengo a quién recurrir. Tengo dos hermanas, pero no viven en esta región y mi sobrina Paula Medina que me ayuda, pero también tiene su familia”. Agrega “Gracias a Dios cuento con la comprensión de mi jefatura, mi capitán Juanett Chabouty (Jefa Operativa de la Primera Comisaría de Rancagua) que se ha portado excelente y me tiene en este servicio que es el que más se me acomoda”.


Al consultarle de dónde saca las fuerzas para continuar cada día, sin dudar responde “Mi hijo es la fuerza que me hace levantarme cada día, es la fuerza de mamá que a uno la hace seguir adelante sin importar lo que pase o lo que haya pasado; él es el motor de mi vida; y uno aprende a ser práctica, porque yo no sirvo enferma y tengo que estar firme. Sé que soy el pilar de mi casa y si caigo, no sirvo… Había pensado en cumplir mis 25 años de servicio -que los cumplí en marzo- y retirarme a descansar; pero ahora adquirí deudas para levantar mi casa y no puedo retirarme. Hay que seguir luchando para salir adelante”, respira resignada.
Y usted ¿dónde queda?… “después -responde- primero mi hijo, luego mis padres, mi trabajo y después yo. No tengo tiempo para nada. Ojalá el día fuera más largo. Me gustaría disfrutar más a mi hijo, el tiempo pasa tan rápido, pero también sé que mis papás me necesitan y a ninguno de ellos les puedo faltar. A pesar de eso soy feliz, porque los tengo vivos y ellos son mi tesoro, ellos son mi familia”, finaliza.

Anuncio Publicitario

Sin categoría

El Karate Regional se proyecta para los Panamericanos de Santiago 2023

Publicado

el

Tras la excelente participación de esta disciplina en Lima, el coach Juan Carlos Pardo, espera que en la capital sean los atletas de O’Higgins quienes estén representando a Chile en esta competencia.

Culminaron los Juegos Panamericanos en Lima, y la región, junto a los representantes que compitieron en diversas disciplinas deportivas, tuvo también a un coach de alto rendimiento junto a una de las delegaciones que consiguió varias preseas.


Juan Carlos Pardo, técnico regional que ha destacado en el último tiempo por catapultar a varios deportistas juveniles de la zona a los mejores torneos del mundo, fue parte del grupo que en el Karate logró históricos resultados, y ya mira con buenos ojos lo que será Santiago 2023.
Junto a Fernando Correa, el otro coach del Team Chile de esta discipina, Pardo alabó el desempeño de los nacionales que consiguieron una medalla de oro (Joaquín González), dos de plata (Susana Li, Camila Velozo) y una de bronce (Rodrigo Rojas).


Al respecto, Correa puntualizó a El Rancagüino que, “la meta era concretar al menos un oro, ya que no se lograba este objetivo desde hace tres ciclos olímpicos (2007) o mejorar el resultado anterior Toronto 2015, en el cual se obtuvo una medalla de plata y dos medallas de bronce, lo cual lo superamos enormemente”.


Por su parte, para Juan Carlos Pardo, el valor de lo conseguido los hace estar, “muy orgullosos de lo que hemos realizado en la región en el karate, ya que en el año 2017 en los Juegos Sudamericanos de la Juventud, de los seis artistas marciales, el 50 por ciento eran míos y logramos uno oro (Maximiliano Flores) y un bronce (Amapola Iturra). En esa oportunidad la Federacion Deportiva de Karate me nominó como coordinador del evento de karate. En 2018 fui nominado como técnico oficial para ir a los Juegos Olímpicos de la Juventud en Buenos Aires junto a Catalina Valdes (actual campeona sudamericana adulta) y este año fui nominado para estar como técnico oficial junto a Fernando para los Juegos Panamericanos de Lima 2019, lo cual me llena de orgullo y felicidad ya que el trabajo realizado en la región se concreta con estas nominaciones”.


Cabe señalar que estos resultados regionales para ser nominado, y tener las competencias necesarias, dijo, “son muestra del resultado de un sistemático en conjunto con un compromiso de padres y apoderados de los atletas de la región en conjunto con el apoyo del gobierno regional y del Semeri de deportes don Diego Ramirez”.


Es por eso que, agregó, “esperamos que para los Juegos Panamericanos de Santiago 2023 los atletas nominados sean la mayoría de la región ya que en estos momentos todos los nominados a Lima era de la región Metropolitana”.

Continuar Leyendo

Sin categoría

Ley obliga a retirar cables en desuso

Publicado

el


Las empresas tendrán hasta cinco meses para retirar los cables calificados como desechos por las municipalidades y arriesgan multas de hasta 1.000 UTM ($49 millones) en caso de no hacerlo.

El Presidente Sebastián Piñera promulgó este lunes la ley que ordena el retiro de los cables aéreos en desuso, que busca mejorar la calidad de vida en las ciudades, eliminando estos objetos que generan inseguridad y contaminación visual.

“Es para tener ciudades más hermosas, más humanas, más gratas, más seguras”, dijo el Presidente en un acto realizado en la comuna de La Reina, acompañado de la Ministra de Transportes y Telecomunicaciones, Gloria Hutt; el ministro de Energía Juan Carlos Jobet; parlamentarios, vecinos y representantes de empresas de telecomunicaciones.

Los cables en desuso impactan en forma negativa en el entorno de los habitantes de todas las ciudades del país. Por ello, la nueva ley establece que las compañías serán responsables de la instalación, identificación, modificación, mantención, ordenación, traslado y retiro de líneas aéreas o subterráneas de cables.

El plazo para retirar los cables no podrá superar los cinco meses desde que son calificados como desecho por la municipalidad correspondiente. Cualquier daño o perjuicio que se genere producto de estos trabajos será de exclusiva responsabilidad de la compañía.

En caso de que la compañía no retire los cables dentro del plazo, los municipios podrán retirar estos elementos con costo a las empresas. El incumplimiento de esta obligación será sancionado con una multa a beneficio municipal de 100 a 1.000 UTM (entre $4,9 millones y $49 millones).

Continuar Leyendo

Sin categoría

OPINION: La Deuda de Chile en el día del niño

Publicado

el


El 14 de agosto de 1990, hace casi tres décadas, Chile ratificó la Convención de los Derechos del Niño, convenio internacional que se fundamenta en cuatro principios estructurales: La no discriminación, el interés superior del niño, la supervivencia, el desarrollo y protección, así como la participación en las decisiones que les afecten.


Es así como, en pos del desarrollo positivo de la infancia, durante poco más de 20 años, la Fundación San Carlos de Maipo ha impulsado sendos estudios que dan cuenta de la dura realidad que viven niños y niñas. Donde, por ejemplo, reveló que prácticamente la mitad de quienes están privados de libertad, habían pasado por centros de sename. Asimismo, ha impulsado como eje el desarrollo e implementación de programas preventivos basados en la evidencia, con enfoque de salud pública e insertos desde la realidad local.


Organizaciones como la Fundación San Carlos de Maipo y otras, han trabajado porque Chile se haga responsable de los pilares sobre los cuales ratificó la Convención, para que avance no sólo en un sistema de protección sólido, sino en un sistema de derechos que garantice el desarrollo de todos los niños y niñas de nuestro País. Y pese a los avances en acuerdos transversales y en algunas medidas de mitigación de la emergencia que enfrenta el sistema, subsisten no sólo problemas estructurales de gestión intersectorial, sino que una oferta deficiente, sin evidencia y con una institucionalidad en desarrollo, que requiere de mayor certeza de su potestad administrativa para gestionar cobertura y diseño, con resultados de impacto acorde a realidades altamente complejas, como lo es la situación de calle de cerca de 1000 niños en todo Chile.


Así también, es necesario que los distintos actores del sistema asuman su responsabilidad con los cientos de niños bajo orden de búsqueda y recogimiento que son invisibles a la protección efectiva del Estado; o con los 90 mil niños que desertan cada año del colegio; los 150 mil que trabajan en condiciones de riesgo; o los 50 mil consumidores problemáticos de drogas o alcohol; o con más de un millón de niños en pobreza multidimensional; o con los que son abusados día a día por un familiar o un cercano; con los niños que enfrentan el acoso o que terminan con su vida. Queda mucho por hacer y desde los esfuerzos de la sociedad civil esperamos que el Estado sea capaz de dimensionar que trabajando juntos, con sentido de urgencia y mirada de largo plazo, podemos enfrentar este desafío, la deuda más importante, aquella que el próximo año cumplimos 30 años sin saldar.

Por Marcelo Sánchez, gerente general de Fundación San Carlos de Maipo.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080