Síguenos

Columnas

Prohibición de plásticos de un solo uso en el comercio, una idea replicable

Publicado

el


A través de los años, el comercio y la Industria, han acostumbrado a sus consumidores de recibir plásticos de un solo uso, como su nombre lo indica, una vez ocupados no se puede recuperar y van como destino final a los tachos de basura que luego serán eliminados en vertederos y/o rellenos sanitarios. Este tipo de residuos ha sido un enemigo silencioso y un verdadero dolor de cabeza para los departamentos municipales de aseo y ornato, que cada año deben destinar altas cifras para la eliminación de los residuos sólidos domiciliarios de sus comunas.


El Ministerio del Medio Ambiente, a través del último “Informe del estado del medio ambiente, del año 2016”, indica que Chile generó aproximadamente 21,2 millones de toneladas de residuos (1,1 kilos de residuos por persona al día). De este total, el 97% corresponde a residuos no peligrosos y el 3% a residuos peligrosos. De los residuos no peligrosos, sólo el 24% fue valorizado o reciclado, y el 76% fue destinado en su mayoría a vertederos y rellenos sanitarios. De los residuos valorizados, el 49,5% fue de metales, un 11,7% cartón y sólo un 1,4% de plástico.


Además, este informe nos indica que la cantidad de residuos sólidos municipales declarados en el SINADER (Sistema Nacional de Declaración de Residuos), fue de aproximadamente 4.8 millones, que corresponde al 36,4% del total de residuos recibidos en vertederos o rellenos. La Región de O’Higgins reportó una cantidad de 125.405 ton/año de residuos municipales que representa el 2,6% del total declarado a nivel nacional.
Cuando vemos las cifras de disposición de residuos para eliminación en recintos establecidos, podríamos asegurar que un buen porcentaje de ellos son asimilables a reciclaje. Si éstos se separan antes de disponer, se pueden recuperar, con ello disminuimos la cantidad de residuos puestos en vertederos y rellenos sanitarios, asimismo, alargamos la vida útil de éstos últimos, en nuestro caso, el Relleno Sanitario La Yesca, que recibe residuos sólidos provenientes de 18 municipios de la Región de O’Higgins, y que tiene su vida útil proyectada hasta el año 2024.


Precisamente, la Ley 20.920, de Responsabilidad Extendida del Productor (REP), promulgada en mayo del 2016, viene a resolver la disposición indiscriminada del residuo en vertederos y rellenos sanitarios. Su principal objetivo es fomentar, en primera instancia, la prevención del residuo, luego el reciclaje, la reutilización y valorización energética. Por ahora, la ley rige para 6 productos prioritarios: envases y embalajes, pilas, baterías, aparatos electrónicos, aceites y lubricantes, y neumáticos. Cuando la ley rija en su totalidad (una vez promulgado los reglamentos), los generadores de residuos de estos productos prioritarios, de grandes y medianas empresas, tendrán metas establecidas para recuperarlos, deberán trabajar con sistemas de gestión de residuos, y declararán sus residuos reciclables recuperados. Así, con el tiempo veremos aumentar la cifra de valorización versus lo dispuesto para eliminación.


Actualmente, el reciclaje del plástico es bajo, sobretodo porque existe mucha cantidad de ellos que hacen imposible su recuperación. Si se fomenta el reciclaje en las personas, debemos eliminar el uso de envases y embalajes que no se pueden recuperar, más aún si las pequeñas empresas que ocupan en su mayoría este plástico y quedan por ahora exentas de la Ley REP.


Ante esta preocupación, el 23 de abril de este año, la Municipalidad de Providencia, aprobó la Ordenanza Municipal que regula el uso y entrega de plástico de un solo uso. Así, el comercio que entregue cubiertos, platos, envases para comida, bombillas, revolvedores y vasos de plástico, entre otros, serán multados con cifras de 1 hasta 5 UTM.


Esta medida es aplaudible y claramente replicable por otros municipios, porque complementa la Ley REP, a través de la prohibición de la entrega en el comercio de envases y embalajes que no pueden reciclarse, obliga al comercio a rediseñar su packaging y compromete al Municipio en la protección y cuidado del medio ambiente. La iniciativa traerá consigo una disminución de residuos no peligrosos de origen municipal destinados a los rellenos sanitarios o vertederos, y con ello una reducción en los costos de disposición de éstos en aquellos recintos. Con ese ahorro, el municipio podrá destinar recursos para fines que estime convenientes.
Si bien es cierto, una parte importante es responsabilidad del productor de recuperar su residuo, no podemos dejar de lado nuestra propia responsabilidad de reciclar y reutilizar, por ello, la educación ambiental se hace indispensable, porque finalmente el mejor residuo es el que no se produce.

Giovanna Amaya Peña, MBA en Gestión y Máster en Gestión y Auditorías Ambientales
Docente Escuela de Agronomía y Veterinaria, Universidad de O’Higgins.

Anuncio Publicitario

Chile en Crisis

OPINION: ¿Fake news o falta de cultura digital?

Publicado

el


Fernando Sánchez, gerente general de Fundación País Digital


Años atrás, la única forma que teníamos para informarnos era a través de los medios convencionales. Con el desarrollo y masificación de las nuevas tecnologías, han surgido maneras de conocer de forma inmediata las noticias, mediante redes sociales tales como Facebook, Twitter e Instagram, entre otros.


Hoy, estas mismas redes facilitan la “democratización de la información”, permitiendo que más personas comuniquen y difundan lo que sucede. Pero, lamentablemente, estos múltiples canales, muchos de ellos, sin explicitar quiénes están detrás ni conocer sus reales intenciones comunicacionales, han hecho que proliferen informaciones que no están corroboradas o que son derechamente falsas, mal informando a las personas, surgiendo de esta forma las llamadas fake news o noticias falsas.

¿Cómo llegan las fakes news? El Massachusetts Institute of Technology (MIT) afirma que una de las principales fuentes de información es Twitter, estableciendo que las noticias falsas tenían un 70% más de probabilidad de ser retuiteadas, en comparación a una verdadera. Esta situación es más preocupante aún, cuando conocemos que el 60% de la población reconoce haber creído en una noticia falsa, de acuerdo a un estudio de la Universidad Complutense de Madrid.

Para enfrentar la proliferación de estas fake news se creó en Europa The Trust Project, un consorcio internacional de medios de comunicación, el que estableció un sistema de indicadores de confianza que permite la identificación de noticias provenientes de medios fiables. Estos indicadores ya son utilizados por plataformas digitales como Google, Facebook, Bing y Twitter. Pero debemos preguntarnos, ¿es suficiente? ¿Qué más podemos o debemos hacer entendiendo que estamos inmersos en esta Cuarta Revolución Industrial?.

Para lograrlo es importante desarrollar un trabajo articulado con los diversos actores de la sociedad civil, con el propósito de ayudar a fomentar prácticas de responsabilidad del contenido en las diferentes plataformas web, apoyando así a que todas las personas accedan a la información verídica y de calidad, sobre todo en la actualidad. El desafío de una cultura basada en lo digital no solo supone disponer de redes sociales o conectarnos a Internet, sino de relacionarnos de nuevas maneras y de utilizar todas las herramientas tecnológicas a nuestro favor y de forma responsable.

Debemos trabajar no solo para que podamos tener las herramientas del siglo XXI a nuestra disposición, sino también los conocimientos necesarios para aprovecharlas y potenciarlas. Nuestra visión es que la tecnología puede impactar positivamente en la sociedad para alcanzar una mejor calidad de vida y bienestar. Un buen punto de partida es asegurar su buen uso y enfrentar los desafíos que suponen los cambios de paradigma.

En abril del presente año, los chilenos participaremos de un plebiscito que definirá la posibilidad de una nueva Carta Magna. Este escenario supone posibilidades de mayor proliferación de noticias falsas y donde será necesario trabajar en conjunto por la veracidad del contenido que se ponga a disposición en los diferentes medios con ciudadanos digitales mejor informados.

Continuar Leyendo

Chile en Crisis

OPINION: Estado y salud pública

Publicado

el

Recientemente el Gobierno presentó su propuesta sobre el nuevo Plan de Salud Universal. Esta ley es una alternativa interesante para modernizar nuestro sistema de salud público, sin embargo aún queda por delante una extensa discusión en el Congreso, donde sin duda se realizarán nuevas propuestas y modificaciones para obtener una mejor ley para Chile.


Quisiera destacar algunos elementos significativos que aportarán al desarrollo de la discusión del proyecto. Nuestra especialidad (cirugía plástica) está en falencia en el país, existen largas listas de espera de pacientes que requieren de cirugías plásticas y muchos de los nuevos procedimientos y técnicas quirúrgicas fueron incluidas en el catálogo de Prestaciones de Fonasa que fue presentado en diciembre de 2017, cuya completa implementación aún no ha sido lograda. Por tanto, es importante aclarar qué se va a legislar específicamente, si es sobre el catálogo nuevo y completo de Prestaciones de Salud de Fonasa o sobre el catálogo antiguo del año 2016 con algunas prestaciones obsoletas y otras insuficientes para lo que es la medicina actual.


Nuestra sociedad participó en la elaboración de este catálogo de prestaciones al igual que otras sociedades científicas médicas de Chile, logrando modernizar significativamente el sistema después de más de 20 años.


El nuevo Plan de Salud Universal incluiría la posibilidad de obtener prestaciones en centros no necesariamente públicos, sino en instituciones privadas. Por este motivo es que es de vital importancia que el proyecto de ley recientemente presentado en la Cámara de Diputados, que regularía el ejercicio de la cirugía plástica en Chile, siga su curso pronto, su votación y promulgación definitiva, de tal manera de dar seguridad a nuestros compatriotas con respecto a este tipo de cirugías.


Dr. Claudio Thomas
Presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica

Continuar Leyendo

Columnas

Coronavirus: ¿Qué es y qué podemos hacer?

Publicado

el


Un virus es una partícula infecciosa creada biológicamente para sobrevivir adueñándose de las células del huésped, utilizando su maquinaria para producir más partículas infecciosas. El Coronavirus de Asia; 2019-nCOV, se identificó por primera vez en el mercado de la ciudad china de Wuhan, y pertenece a la misma familia del virus que provoca el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) y el MERS-CoV (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), siendo el responsable de la Neumonía de Wuhan. No hay evidencia de cómo surgió, pero las investigaciones sugieren que los animales salvajes vendidos en el mercado pueden ser el origen.


Los virus experimentan evolución y selección natural, esto quiere decir que sufren mutaciones o modificaciones en su ADN que les permiten asegurar su supervivencia adaptándose al medio. Cómo, por ejemplo, la capacidad de infectar huéspedes nuevos o diferentes, y pasar de animales a humanos. Los coronavirus humanos causan enfermedades levas a moderas, aunque, algunas variantes genéticas como el SARS-CoV y MERS-CoV, causan cuadros más graves. El 2019-nCOV se ha demostrado que se propaga de persona a persona por lo que las autoridades mundiales están en alerta pues implica una vía de rápida propagación (517 afectados y 17 muertos a la fecha).


Los síntomas asemejan al resfriado común; fiebre tos, dificultad para respirar, dolor muscular y neumonía. Al día no existe vacuna, pero hay medidas simples para protegernos y reducir el contagio, cómo; lavarse las manos por 20 segundos frecuentemente, evitar tocarse los ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos, y evitar el contacto con personas probablemente infectadas.
El virus esta en 25 provincias de China y hay casos en Taiwán, Tailandia, Corea del Sur y USA. En Latinoamérica hay sospechas de afectados en Colombia y Brasil. En Chile no se han reportados casos. Sin embargo, el llamado es a cuidarse, a mantener el lavado de manos y recurrir al médico en caso de complicaciones por los síntomas.

William Zabala Fernández, PhD
Doctor en Medicina Molecular USACH

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto