Síguenos

Columnas

20 años del Día del Patrimonio Cultural, más vale calidad que cantidad

Publicado

el

Por José Albuccó, académico de la Universidad Católica Silva Henríquez

1999 marcó el inicio del Día del Patrimonio Cultural en Chile. Hoy, a 20 años de ese hito, nuestro país ha sido protagonista de un constante crecimiento, convirtiéndose en una de las economías latinoamericanas de más rápida progresión, generando interés por venir a habitar esta tierra.

Pese a este crecimiento el país aún enfrenta importantes desafíos y oportunidades, como mejorar o reestructurar el sistema de pensiones, impulsar la innovación, y perfeccionar el vínculo entre la educación y el medio laboral. Sin embargo, el mayor desafío se relaciona con nuestra calidad de vida, que se expresa en el resistido otorgamiento a todos los ciudadanos del derecho social a la educación, la salud, la vivienda, un medio ambiente sustentable y una democracia de calidad.

Es fácil que confundamos crecimiento económico con desarrollo y, aún más, con desarrollo cultural. Así vemos grupos humanos que han crecido económicamente, pero son cada vez más ignorantes, clasistas, racistas y violentos, utilizando todo su poder e influencia para evitar la inclusión, igualdad y equidad para muchos ciudadanos.

En una sociedad realmente democrática las personas son iguales en derechos y deberes, no hay progreso sin democracia y sin desarrollo cultural. Hoy tenemos que precisar qué arquetipo de sociedad deseamos construir en Chile durante los próximos veinte años y emprender, en este momento, los cambios inexcusables para asentar las plataformas de ese futuro. Otros no lo harán por nosotros.

En estas dos décadas han aumentado ampliamente el número de actividades, de hecho este año se acercarán a 2.000 iniciativas. Recordemos que, originalmente, sólo consideraba la apertura de edificios privados y públicos, demostrando la visión reducida del concepto de patrimonio que entonces imperaba. Ahora estamos en presencia de la valoración del patrimonio regional y local, material e inmaterial, bajo el lema “Juntos Hacemos Patrimonio”.

Es cierto que el Día del Patrimonio es un recurso educativo que permite vincular a las personas con su herencia común y profundizar en la reflexión de procesos culturales e históricos. Pero queda mucho por avanzar para que cumpla con el objetivo de fondo, que es generar una ciudadanía cultural con un compromiso por la democracia y los derechos humanos en su amplio espectro. Por ello la evaluación de estos 20 años no es por la cantidad de iniciativas inscritas, sino por la calidad de estos días, por el sentido y aportes de ellas al desarrollo del país.

Anuncio Publicitario

Chile en Crisis

OPINION: ¿Fake news o falta de cultura digital?

Publicado

el


Fernando Sánchez, gerente general de Fundación País Digital


Años atrás, la única forma que teníamos para informarnos era a través de los medios convencionales. Con el desarrollo y masificación de las nuevas tecnologías, han surgido maneras de conocer de forma inmediata las noticias, mediante redes sociales tales como Facebook, Twitter e Instagram, entre otros.


Hoy, estas mismas redes facilitan la “democratización de la información”, permitiendo que más personas comuniquen y difundan lo que sucede. Pero, lamentablemente, estos múltiples canales, muchos de ellos, sin explicitar quiénes están detrás ni conocer sus reales intenciones comunicacionales, han hecho que proliferen informaciones que no están corroboradas o que son derechamente falsas, mal informando a las personas, surgiendo de esta forma las llamadas fake news o noticias falsas.

¿Cómo llegan las fakes news? El Massachusetts Institute of Technology (MIT) afirma que una de las principales fuentes de información es Twitter, estableciendo que las noticias falsas tenían un 70% más de probabilidad de ser retuiteadas, en comparación a una verdadera. Esta situación es más preocupante aún, cuando conocemos que el 60% de la población reconoce haber creído en una noticia falsa, de acuerdo a un estudio de la Universidad Complutense de Madrid.

Para enfrentar la proliferación de estas fake news se creó en Europa The Trust Project, un consorcio internacional de medios de comunicación, el que estableció un sistema de indicadores de confianza que permite la identificación de noticias provenientes de medios fiables. Estos indicadores ya son utilizados por plataformas digitales como Google, Facebook, Bing y Twitter. Pero debemos preguntarnos, ¿es suficiente? ¿Qué más podemos o debemos hacer entendiendo que estamos inmersos en esta Cuarta Revolución Industrial?.

Para lograrlo es importante desarrollar un trabajo articulado con los diversos actores de la sociedad civil, con el propósito de ayudar a fomentar prácticas de responsabilidad del contenido en las diferentes plataformas web, apoyando así a que todas las personas accedan a la información verídica y de calidad, sobre todo en la actualidad. El desafío de una cultura basada en lo digital no solo supone disponer de redes sociales o conectarnos a Internet, sino de relacionarnos de nuevas maneras y de utilizar todas las herramientas tecnológicas a nuestro favor y de forma responsable.

Debemos trabajar no solo para que podamos tener las herramientas del siglo XXI a nuestra disposición, sino también los conocimientos necesarios para aprovecharlas y potenciarlas. Nuestra visión es que la tecnología puede impactar positivamente en la sociedad para alcanzar una mejor calidad de vida y bienestar. Un buen punto de partida es asegurar su buen uso y enfrentar los desafíos que suponen los cambios de paradigma.

En abril del presente año, los chilenos participaremos de un plebiscito que definirá la posibilidad de una nueva Carta Magna. Este escenario supone posibilidades de mayor proliferación de noticias falsas y donde será necesario trabajar en conjunto por la veracidad del contenido que se ponga a disposición en los diferentes medios con ciudadanos digitales mejor informados.

Continuar Leyendo

Chile en Crisis

OPINION: Estado y salud pública

Publicado

el

Recientemente el Gobierno presentó su propuesta sobre el nuevo Plan de Salud Universal. Esta ley es una alternativa interesante para modernizar nuestro sistema de salud público, sin embargo aún queda por delante una extensa discusión en el Congreso, donde sin duda se realizarán nuevas propuestas y modificaciones para obtener una mejor ley para Chile.


Quisiera destacar algunos elementos significativos que aportarán al desarrollo de la discusión del proyecto. Nuestra especialidad (cirugía plástica) está en falencia en el país, existen largas listas de espera de pacientes que requieren de cirugías plásticas y muchos de los nuevos procedimientos y técnicas quirúrgicas fueron incluidas en el catálogo de Prestaciones de Fonasa que fue presentado en diciembre de 2017, cuya completa implementación aún no ha sido lograda. Por tanto, es importante aclarar qué se va a legislar específicamente, si es sobre el catálogo nuevo y completo de Prestaciones de Salud de Fonasa o sobre el catálogo antiguo del año 2016 con algunas prestaciones obsoletas y otras insuficientes para lo que es la medicina actual.


Nuestra sociedad participó en la elaboración de este catálogo de prestaciones al igual que otras sociedades científicas médicas de Chile, logrando modernizar significativamente el sistema después de más de 20 años.


El nuevo Plan de Salud Universal incluiría la posibilidad de obtener prestaciones en centros no necesariamente públicos, sino en instituciones privadas. Por este motivo es que es de vital importancia que el proyecto de ley recientemente presentado en la Cámara de Diputados, que regularía el ejercicio de la cirugía plástica en Chile, siga su curso pronto, su votación y promulgación definitiva, de tal manera de dar seguridad a nuestros compatriotas con respecto a este tipo de cirugías.


Dr. Claudio Thomas
Presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica

Continuar Leyendo

Columnas

Coronavirus: ¿Qué es y qué podemos hacer?

Publicado

el


Un virus es una partícula infecciosa creada biológicamente para sobrevivir adueñándose de las células del huésped, utilizando su maquinaria para producir más partículas infecciosas. El Coronavirus de Asia; 2019-nCOV, se identificó por primera vez en el mercado de la ciudad china de Wuhan, y pertenece a la misma familia del virus que provoca el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) y el MERS-CoV (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), siendo el responsable de la Neumonía de Wuhan. No hay evidencia de cómo surgió, pero las investigaciones sugieren que los animales salvajes vendidos en el mercado pueden ser el origen.


Los virus experimentan evolución y selección natural, esto quiere decir que sufren mutaciones o modificaciones en su ADN que les permiten asegurar su supervivencia adaptándose al medio. Cómo, por ejemplo, la capacidad de infectar huéspedes nuevos o diferentes, y pasar de animales a humanos. Los coronavirus humanos causan enfermedades levas a moderas, aunque, algunas variantes genéticas como el SARS-CoV y MERS-CoV, causan cuadros más graves. El 2019-nCOV se ha demostrado que se propaga de persona a persona por lo que las autoridades mundiales están en alerta pues implica una vía de rápida propagación (517 afectados y 17 muertos a la fecha).


Los síntomas asemejan al resfriado común; fiebre tos, dificultad para respirar, dolor muscular y neumonía. Al día no existe vacuna, pero hay medidas simples para protegernos y reducir el contagio, cómo; lavarse las manos por 20 segundos frecuentemente, evitar tocarse los ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos, y evitar el contacto con personas probablemente infectadas.
El virus esta en 25 provincias de China y hay casos en Taiwán, Tailandia, Corea del Sur y USA. En Latinoamérica hay sospechas de afectados en Colombia y Brasil. En Chile no se han reportados casos. Sin embargo, el llamado es a cuidarse, a mantener el lavado de manos y recurrir al médico en caso de complicaciones por los síntomas.

William Zabala Fernández, PhD
Doctor en Medicina Molecular USACH

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto