Síguenos

Recordando

La horrorosa catástrofe del “Humo”

Publicado

el

RECORDANDO Por… Héctor González V.

El 19 de Junio de 1945, en el Mineral de Cobre “El Teniente”, de la empresa norteamericana Braden Copper Company quedó marcado en la historia.

El país entero se conmovió con la noticia que se difundió por todo el mundo.

Un comienzo de incendio en la boca de entrada al túnel minero provocó extensas nubes de humo que, empujadas por el viento de la superficie, fueron penetrando hacia muy adentro, en donde centenares de trabajadores estaban laborando en la extracción de rocas y piedras que contenían cobre.

Al respirar el aire contaminado, poco a poco fueron cayendo los mineros que no alcanzaron a huir del mortal peligro.

Fueron en total 355 lo que murieron en el interior de la mina. Como en todo Chile no había disponibles tantos ataúdes tuvieron que construirse rápidamente cajas mortuorias para ser enviadas en trenes y autocarriles especiales a Rancagua y ser sepultadas.

El primero de los sucesivos funerales desde la Estación del Ferrocarril de la Braden en la calle Millán hasta el Cementerio N° 2 ubicado en la actual Avenida Baquedano, fue encabezado por el Presidente de la República don Juan Antonio Ríos, Ministros de Estado, autoridades civiles, religiosas y militares, dirigentes sindicales, en un largo cortejo que incluyó a la casi totalidad de los trabajadores de la Braden. Las aceras se hicieron estrechas para contener a miles de personas que contemplaron el paso del largo cortejo en las calles Millán, Lastarria, Brasil y Baquedano.

Las tumbas de los caídos fueron agrupadas ordenadamente en un amplio espacio en el costado oriente del Cementerio.

La “Catástrofe del Humo” fue considerada como el más grande accidente mortal minero en la historia.

Anuncio Publicitario

Recordando

Rancagua en la víspera del glorioso 18 de septiembre del año 1810

Publicado

el


En Septiembre de 1810 los rancagüinos se impusieron de la convocatoria en la capital de un Cabildo Abierto, para tratar sobre la situación del Reyno de Chile.


Las Milicias de Rancagua fueron llamadas a mediados del mes, para reforzar los cuerpos armados de la capital, manteniendo el orden del día 18, señalado para el Cabildo. Así lo hicieron, ubicándose y desplegándose en los lugares que les fueron señalados. Esos milicianos rancagüinos, cuyos nombres no se conservan, fueron testigos anónimos de los grandes acontecimientos de aquel glorioso día.


Hay testimonios de que los vecinos de Rancagua, don Fernando, don Francisco Javier y don Isidro Errázuriz y Aldunate, estuvieron presentes en el famoso Cabildo histórico. Así mismo los hermanos Francisco Egidio y José Ignacio de la Cuadra y Armijo, también vecinos de Rancagua.


La noticia de la realización del Cabildo y de sus acuerdos y de la instalación de la Primera Junta de Gobierno llegó a Rancagua dos días más tarde, el 20 de septiembre. Ese día arribaron a la villa los miembros de una Comisión especial que presidían don José María de la Rosa y don Anselmo de la Cruz. Ellos traían un valioso documento: una copia del Acta de la Junta de Gobierno, la que fue dada a conocer a las autoridades y principales vecinos.


Un gran regocijo se manifestó en todas partes, mientras se hacían las más diversas conjeturas sobre el significado que tendría para el Reino la creación de esa Junta que, según se dijo, estaba destinada a gobernarlo mientras se prolongaba la prisión del Rey Fernando VII de España, por parte de Napoleón.


Como era natural, hubo opiniones diversas entre los rancagüinos. Muchos demostraban abiertamente su felicidad por el paso que se había dado, mientras algunos no podían ocultar sus reticencias.


Pero el paso del tiempo, los años y de más de dos siglos, han demostrado que el 18 de septiembre es la fecha magna de la Patria!…


(Del libro “Rancagua en la Historia”)

Continuar Leyendo

Recordando

FOTO DEL RECUERDO

Publicado

el

En la fotografía tomada el año 1980, se puede apreciar la esquina de calle San Martín con Independencia. En la imagen se Podemos ver que la camioneta va saliendo de lo que es hoy un paseo peatonal; además, en la esquina –donde se puede ver al famosísimo “Celestín”, hay un negocio que hoy pasó a ser una farmacia de las grandes cadenas.

Continuar Leyendo

Recordando

Doña Paula Jaraquemada: una patriota extraordinaria

Publicado

el


Este mes de la Patria es propicio para hacer recuerdos relacionados con la Historia de Chile. Esta vez  evocaremos la figura de una mujer chilena que, a través del tiempo, ha pasado a ser como una leyenda. Muchos creen que lo que de ella se cuenta es un  mito. Pero los más diversos testimonios indican que el episodio que se relata, es en su esencia, totalmente real  y, por lo tanto, histórico.

Doña Paula Jaraquemada Alquízar, nacida en Santiago el 18 de junio de 1768, vibró con las ideas independentistas de 1810 y fue patriota de alma, mente y corazón. 
En 1818, vivía en su Hacienda de Paine, cuando se supo la inquietante noticia de la derrota de las fuerzas patriotas en Cancha Rayada y de la retirada que estaban efectuando desde el sur hacia Santiago, las diezmadas tropas comandadas por O’Higgins y San Martín.

Rápidamente reunió a sus inquilinos, les entregó algunas armas y puso a su hijo a la cabeza del grupo. Cuando San Martín y sus hombres pasaron por el lugar, ella les brindó ayuda para que descansaran y se alimentaran y a su grupo campesino para que sumara a las fuerzas patriotas, además de numerosos caballos de su hacienda.

En sus bodegas albergó a numerosos soldados que no estaban en situación de seguir de inmediato hacia la capital.

Poco después aparecieron  los realistas. El oficial a cargo de los que llegaban le exigió a doña  Paula que le entregara las llaves de sus bodegas. Ella se negó a hacerlo y les dijo que podía darles alimentos, pero por ningún motivo las llaves que solamente ella las manejaba. Ante las reiteradas exigencias y amedrentamientos, y con la amenaza de quitarle las llaves por la fuerza e incendiar la casa, doña Paula se acercó a su brasero encendido y les dijo que ahí tenían fuego para incendiarla.

El oficial español, desconcertado y admirado también de la fortaleza de esa mujer, aceptó los alimentos para sus hombres y les ordenó seguir la marcha.

 Cuando ya se obtuvo la Independencia de Chile, doña Paula se dedicó a realizar obras de caridad en Santiago, recorriendo asilos, hospitales, cárceles y hogares menesterosos.

Estuvo casada con don Francisco Martínez Jaraquemada y tuvieron siete hijos. Falleció el 7 de septiembre de 1851, en un día como hoy. 

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080