Síguenos

Recordando

En 1958 eclipse total de sol oscureció Rancagua

Publicado

el

“Un fenómeno celeste que solo ocurre en un mismo lugar después de centenares de años, tendrá su centro de mejor visión mañana domingo en la ciudad de Rancagua: el eclipse total del sol”, así comenzaba una nota publicada en El Rancagüino el 11 de octubre de 1958, es que un día más tarde un eclipse solar tenía a Rancagua como punto de oscuridad total. “El cono de sombra se extenderá en la costa desde poco más al sur de Cáhuil hasta Algarrobo. En la zona central de Chile el cono de sombra ocupará desde Santiago hasta Curicó y su centro pasará por Rancagua y muy cerca de Sewell”, informaba el diario de ese día.

RECOMENDACIONES

Al igual de lo que ocurre hoy con el eclipse que durante la tarde oscurecerá gran parte de nuestro país,  en 1958 también se entregaban recomendaciones para quienes quisieran observar dicho fenómeno. “Es necesario hacer las observaciones del sol a través de un vidrio ahumado, una placa fotográfica velada, anteojos ahumados obscuros o a través de la superficie limpia de aguas tranquilas. La fase máxima del eclipse es decir, en Rancagua, dese las 18.31 hasta las 18.34 horas se puede observar a simple vista, sin necesidad de protección para los ojos”, se decía en la época.

¡Dos minutos en sombra!

Durante más de dos minutos la oscuridad fue completa.  La visión del sol negro provocaba expresiones de asombro en las calles de la ciudad, hasta que, de pronto como si se hubiera encendido una llamarada, comenzó de nuevo a brillar el sol, poco a poco, mientras la sombra se desplazaba hacia arriba, dejándolo primero convertido en una esplendorosa luna nueva, y por último brillando libremente, el astro rey se puso en el horizonte, así describía el diario del 13 de octubre de 1958 lo ocurrido la tarde anterior. En esa época a diferencia de lo que ocurre en La Serena, no fueron muchos los turistas que llegaron a observar dicho fenómeno a nuestra zona.

“Más o menos a las 6.16 p.m. el sol ya estaba en gran parte cubierto por la sombra de la luna que avanzaba lentamente desde abajo del astro. Poco a poco comenzó a obscurecerse el paisaje y a las 6.30 ya se había cubierto totalmente la superficie del sol y comenzaron a brillar las estrellas como en una noche clara.

Durante 2 minutos y 4 segundos, la ciudad de Rancagua y sus alrededores estuvieron envueltos ayer en la sombra de una repentina noche,  mientras un enorme sol negro con una corona llameante ponía una nota fantástica en el cielo muy cerca del ocaso.

El eclipse total de sol de ayer 12 de octubre, anunciado con mucha anticipación por los Observatorios Astronómicos y sobre el cual se hicieron innumerables y valiosos estudios se produjo exactamente a las horas calculadas, y fue observado por miles de personas en las calles, caminos, plazas, balcones, tejados, etc”, continuaba la crónica de El Rancaguino.

Seguramente una descripción similar podrá ser escrita tras el fenómeno de esta tarde.

Eclipse Araucanía-Los Ríos

El 14 de diciembre de 2020, un eclipse total de Sol cruzará la región de La Araucanía y parte de la región de Los Ríos, siendo visible, de manera parcial, en todo el territorio nacional.

Destacada

El inquieto mes de julio de 1920: con la sombra de nueva guerra

Publicado

el



Especial connotación tuvo el mes de julio para Chile, en el año 1920. La sombra de una nueva guerra que podría desatarse con nuestros vecinos del norte, mantuvo durante semanas la inquietud en la población.


Todo comenzó con la noticia de una revolución que derrocó en Bolivia al Presidente Gutiérrez. En algunos círculos se interpretó como instigada por el Perú, para que su aliado boliviano reviviera la presión sobre Chile para la “devolución” de Antofagasta.


El rumor pareció tener base cuando el Gobierno de Chile, del Presidente Juan Luis Sanfuentes, por intermedio del Ministro de Guerra Ladislao Errázuriz Lazcano, llamó a los reservistas de los años 1915 a 1919 y envió rápidamente tropas a la frontera norte del país.


Una “manifestación patriótica” en Santiago culminó con el asalto a la sede de la Federación de Estudiantes, destruyendo todas sus pertenencias, basando su acción en “declaraciones antipatrióticas” de los estudiantes que criticaban al Gobierno. En la noche de ese mismo día, un anónimo asesino mató de un balazo al estudiante Julio Covarrubias Freire, que portando una bandera chilena, encabezaba en la Plaza de Armas la manifestación estudiantil.


Entretanto, en Bolivia, dirigentes del partido Republicano, cabeza de la revolución, declaraba que “sería cambiado por completo el rumbo de la política sudamericana”, lo que en Chile se interpretó como una nueva amenaza. El ministro Errázuriz justificó ante el Congreso las acciones del Gobierno y declaró que no había motivo de alarma.


Sin embargo, en otros países también se consideró que la revolución en Bolivia había sido celebra por el Perú. Pero el nuevo Gobierno boliviano declaró ante el cuerpo diplomático. que sus propósito s son los de “no romper sus buenas relaciones con los países vecinos “ y que “no tenía intenciones hostiles para nadie”.


Finalmente, todo se fue normalizando y la movilización de jóvenes reservistas de Rancagua y todo el país se dio por terminada. Después el asunto sirvió hasta para humoradas, calificándose a la movilización de tropas chilenas, como “la guerra de don Ladislao”.

Continuar Leyendo

Destacada

Huamachuco: el último combate de la Guerra del Pacífico: 1883

Publicado

el



En cada 10 de julio se recuerda en nuestro país el increíble Combate de La Concepción, de 1882, en el cual 77 soldados chilenos rindieron la vida, peleando durante dos días contra dos mil enemigos que los atacaban.


La justiciera conmemoración de esa muestra de valentía, patriotismo y de amor a la bandera, que encarna a Chile, ha hecho olvidar otro hecho bélico ocurrido un año después, el 10 de julio, en 1881, y que fue el último encuentro que puso fin a la guerra del Pacífico: el combate de Huamachuco.


Lima y gran parte del norte del Perú ya estaban en poder de los chilenos. El Perú había designado a un Presidente Provisional , Miguel Iglesias. Pero una parte del Ejército peruano, dirigido por los generales Montero y Cáceres, se reorganizaron para derrocarlo.


Cáceres avanzó hacia el norte. Pero el General Lynch con el grueso del ejército chileno salió desde Trujillo, a cortarles el paso. El encuentro finalmente se produce en Huamachuco donde la división mandada por el coronel Gorostiaga enfrenta un sangriento combate , terminando con la victoria de los chilenos, el 10 de julio de 1883.


A esta última acción bélica siguió la firma del Tratado de Paz en Ancón, el 20 de octubre de 1883, en el cual el Perú confirmó que cede a Chile, “perpetua e incondicionalmente “, la provincia de Tarapacá. Solo quedó pendiente la posesión de los Departamentos de Tacna y Arica.
Recordemos, por último, que una de las más importantes y tradicionales calles de Santiago, que la gente conoce como “Diez de Julio”, oficialmente se llama: “Diez de Julio Huamachuco”.

Continuar Leyendo

Destacada

El segundo combate de Iquique: La “Magallanes” contra el “Huáscar”

Publicado

el



Apenas se menciona en los libros comunes de historia. Pero en la Guerra del Pacífico, en el mismo año 1879, a menos de dos meses del combate naval del 21 de mayo, hubo otro combate naval en Iquique en el cual también uno de los protagonistas fue el blindado peruano “Huáscar”. Ocurrió en la noche del 9 al 10 de julio, una fecha como la de hoy.


Resumimos a continuación el desarrollo del encuentro.


La cañonera chilena “Magallanes”, comandada por el distinguido oficial de Marina, Juan José Latorre, futuro Almirante, se encontraba navegando de ronda en la bahía de Iquique, cuando avistó que un barco desconocido penetraba en el fondeadero, cerca del vapor chileno ”Matías Cousiño”.


Al estar más cerca, los chilenos reconocieron que el enemigo era nada menos que el monitor peruano “Huáscar”, el mismo que había hundido a la “Esmeralda”, en cuya cubierta había caído muerto Arturo Prat.


Aunque la “Magallanes” era muy inferior, pero sí más liviana, rápida y fácil de manejar, Latorre acercó el barco y comenzó a disparar contra el “Huascar”, que quiso hacer lo mismo que con la “Esmeralda” y hundirla con espolonazos. Pero el navío chileno, más liviano y ágil, eludió las embestidas y siguió disparando sus cañones que causaron serios daños al monitor. El buque chileno también sufrió averías, pero que no lo pusieron en peligro de zozobrar. Tres de los tripulantes chilenos quedaron heridos.


El «Cochrane», que estaba fuera del puerto, alertado por el cañoneo, ingresa al puerto, el Comandante Grau comprendió que era mejor abandonar el lugar a toda máquina, y así lo hizo, con lo que se puso fin, después de poco más de una hora, a este segundo combate naval de Iquique, en 1879.

Continuar Leyendo
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 232 7400