Síguenos

Recordando

Agosto, mes aniversario de “El Rancagüino”:1915

Publicado

el



Era el primero de agosto del año 1915, un día como hoy, un tanto frío, en plena época de invierno. Un joven rancagüino llegaba hasta la puerta de una antigua casa colonial, de un piso, de adobe y teja, como casi todas del Rancagua de entonces. Se ubicada en la calle de la Independencia, entre las calles Campos y Astorga, signada con el número 519. Iba acompañado del dueño de la casa, que abrió la puerta de calle y le entregó enseguida las llaves. Entraron juntos para revisar la casa que desde ese momento quedaba arrendada por el joven que se llamaba Miguel González Navarro.


Después del saludo de despedida del propietario, Miguel inició febrilmente, la tarea de convertir la casa en un local de negocio muy particular. Se trataba de una pequeña imprenta que tendría, para partir, una sala de recepción y atención de futuros clientes y amigos, y de otras piezas que se convertirían en oficinas y un taller. Dos operarios, tipógrafos, prensistas, más dos muchachones ayudantes, más su hermana Flor González, secretaria, fueron el personal con que se comenzaba a formar en Rancagua una pequeña empresa periodística, en ese primer día de agosto, hace más de 100 años.


En los días siguientes llegaron una prensa, comprada en Santiago, chibaletes, colecciones de “tipos”, mesones, estantes, resma de papel y otros elementos, que fueron dándole forma, apresuradamente, al nuevo negocio. Se trabajaba contra el tiempo, porque la idea era comenzar a editar un periódico semanal, que se llamaría “La Semana” y cuyo primer número tendría que ser entregado al público el domingo 15 de agosto de ese año 1915, a mediodía.


Cuando todo lo urgente estuvo instalado y en funciones, Miguel González comenzó a escribir el primer Editorial del periódico, que explicaría su objetivo y formularía una especie de declaración de principios. Al mismo tiempo tendría que preocuparse de recoger, captar y escribir noticias para el periódico.


Así fueron los comienzos preliminares de la historia que se iniciaría oficialmente el día 15 de agosto de ese 1915 en Rancagua, de la actual Empresa Periodística “El Rancagüino”.

Recordando

Historiador Gonzalo Bulnes fue diputado por Rancagua

Publicado

el



Es difícil que alguien lo recuerde, porque se trata de una figura humana casi olvidada. Nos referimos al historiador y político, Gonzalo Bulnes Pinto, cuya obra más difundida fue su “Historia de la Guerra del Pacífico”.


Pero conviene recordar hoy que también fue diputado por Rancagua, en 1884, cuando tenía 33 años de edad. Antes fue Intendente de Tarapacá, en 1883 y años más tarde, en 1912, senador por Malleco, hasta 1924.


Gonzalo Bulnes nació en Santiago el 19 de noviembre de 1851. Realizó sus primeros estudios en el colegio de los Padres Franceses, continuándolos en el Instituto Nacional en Santiago.
Cuando tenía 20 años de edad, sus padres lo enviaron a continuar estudios en Europa, en donde permaneció por algunos años.


Al producirse la Guerra Civil de 1891, militó en el bando contrario al Presidente José Manuel Balmaceda. El conflicto bélico lo movió a unirse con otros anti balmacedistas, para intentar cruzar la Cordillera de los Andes, lo que no pudieron realizar por el pésimo estado del tiempo. En una de las más recias tormentas resultó muerto Demetrio Lastarria hijo del rancagüino don José Victorino.
En 1898 fue nuevamente elegido diputado y posteriormente designado Embajador de Chile en Alemania e Italia, tareas que cumplió en los siguientes cinco años.


Su labor como escritor, la inició colaborando en periódicos y publicando sus libros con temas históricos.

Continuar Leyendo

Recordando

Primer periódico en Rancagua fue fundado el año 1868

Publicado

el



En varias ocasiones me he referido al nacimiento del primer periódico que tuvo nuestra ciudad de Rancagua. Se llamaba “El Agricultor” y fue fundado en 1868.


Ahora, cuando en “El Rancagüino” ya cumplimos 103, queremos repetir un breve recuerdo de ese olvidado antepasado periodístico, que en esa época causó en Rancagua parecida sensación a la que experimentó Santiago con la aparición de “La Aurora de Chile”. ¡Por fin los habitantes de este pueblo tendrían un vocero de sus inquietudes y un medio para expresar sus pensamientos.


“El Agricultor” era un periódico de formato pequeño, con cuatro páginas en las que estaban distribuidos la “Lectura” y los “Avisos”. Sus titulares poco destacados, como en todos los periódicos de ese tiempo. Su precio era un poco alto: 15 centavos el ejemplar.


Su vida fue breve, pero tuvo el gran mérito de demostrar que esta ciudad era capaz de tener su propio vocero periodístico.

Continuar Leyendo

Recordando

O’Higgins elegido Director Supremo

Publicado

el

RECORDANDO… Por Héctor González V.


El 16 de febrero de 1817, de un cálido verano, a pocos días de la gloriosa batalla de Chacabuco. En el ambiente se respiraba la euforia del triunfo conseguido tras el temerario pero valiente ataque de la división al mando de Bernardo O’Higgins, convertida en ese momento, improvisadamente, en vanguardia del Ejército Libertador de los Andes comandado por San Martín La avasalladora carga de O’Higgins, obligó a los realistas a retroceder. Fue apoyada por la división del brigadier Soler que, descendiendo de los cerros, atacó por el costado a los desconcertados españoles. ¡EL TRIUFO DE LAS ARMAS PATRIOTAS FUE DECISIVO!… Santiago quedó despejado de enemigos armados.


Llegó el momento de elegir a un Director Supremo para que organizara la recuperada República. Muchos pensaron en el General San Martín, pero éste no aceptó, reafirmando su anhelo de seguir en la lucha por la libertad de América y pidiendo que se designara como Director al general Bernardo O’Higgins.


La gente aceptó con entusiasmo y todos salieron de la sala del Cabildo en donde se efectuaba la reunión para trasladarse a la casa de don Mateo de Toro y Zambrano, que era donde moraba provisoriamente O’Higgins.


Llevado por la multitud que lo avivaba, llegó hasta el Cabildo, en donde fue solemnemente consagrado como Director Supremo, prestando el juramento de rigor, aceptando el cargo: “¡Por Dios, nuestro Señor, sus Santos Evangelios y mi palabra de honor!”.


Se inició así la difícil tarea de reconstruir el Estado, declarar formalmente la Independencia de Chile, crear e impulsar la creación de la primera Escuadra Nacional y el Ejército Libertador del Perú, realizar una admirable labor de progreso y dejar al país libre de las fuerzas hispanas que lo dominaron durante tres siglos.

A través de seis años, se dedicó intensamente a reconstruir la Patria libre y soberana, hasta el día en que, en 1923, abdicó del mando y decidió marcharse al Perú, en donde vivió el resto de su vida.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto