Síguenos

Editorial

EDITORIAL: ¡Todos están invitados a nuestro aniversario!

Publicado

el

Este jueves 15 de agosto, El Rancagüino esta de cumpleaños, y queremos como todos los años celebrar nuestros 104 años informando a la región, junto a todos nuestros amigos. La ceremonia que se realizará ese día -que es feriado- es una más que centenaria tradición, más bien informal pero llena de tradiciones.

A eso de las  11:45, las puertas de nuestras oficinas se abrirán y quien quiera pasar a celebrar será bienvenido, los esperamos con un trozo de torta, así juntos brindar con quienes día a día trabajamos para llevar hasta sus hogares la mejor información posible.

Ésta es una tradición que nace cuando el diario cumplió su primer año de vida el 15 de agosto de 1916. En ese entonces nuestro fundador Miguel González no tenía nada especial preparado para la ocasión, sin embargo, un grupo de amigos llegó con botellas de champaña para realizar un pequeño, pero sentido brindis. Desde ese momento que la celebración de nuestro aniversario es un poco atípica, no se invita a nadie, así que ya lo sabe el aniversario de El Rancagüino ya se ha convertido en una tradición de nuestra región.

Así que ya lo sabe, si quiere celebrar con nosotros vida lo esperamos este miércoles 15 de agosto, a las 11:45 horas en nuestras oficinas en O´Carrol esquina Campos en Rancagua.

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Al final, es educación

Publicado

el


Esta crisis social que vivimos hace semanas, con su carga de esperanza y desesperanza, nos ha tocado a todos en mayor o menor medida, generando un clima tenso, angustiante, en que la carencia de líderes que imaginen el camino de la solución acrecienta el problema. Sin duda, la inequidad y los abusos cometidos por tanto tiempo, han sido el generador de esta crisis, que demanda el fin del caldo de cultivo de miles de frustraciones que han impedido a muchos chilenos acceder a condiciones básicas de dignidad, que hoy demandan con inusitada fuerza y, lamentablemente, muchos con violencia.

Pero en el trasfondo de esta crisis, existe un gran culpable: la educación o mejor dicho, la falta de educación de calidad.


La violencia desatada en las calles de nuestro país es consecuencia de la falta de educación, de la añorada buena educación pública, que en aras de la “eficiencia económica” la dictadura intentó hacer desaparecer e instalar en su lugar una fábrica de replicadores. Hoy por hoy, la educación pública básica y media solo instruye malamente a quienes pasan por sus salas y son esos jóvenes, formados en la cultura “educacional” de máxima facilidad, cero esfuerzo y nada de rigurosidad, quienes no obtuvieron nada importante en su paso por la escuela, los que hoy saquean comercios, transportes, encienden barricadas y se enfrentan a carabineros. Ellos no tienen mucho que perder, pues nadie los acogió ni valoró como personas y así mismo valoran al resto.


El contingente que los enfrenta también sufre de mala educación, pues los Carabineros no han sido instruidos, a la luz de lo visto, en algo tan básico para su función como es respetar los derechos humanos, siendo que son ellos los garantes en las calles del Estado de Derecho. Por lo mismo, no se puede esperar mucho de quienes no han sido educados adecuadamente, para garantizar el orden público, los cuales ven en la ciudadanía a sus enemigos.


También ha fallado la educación superior chilena. Los abusos cometidos por empresas y las falencias indignantes de los servicios del Estado, nacen de decisiones que toman profesionales egresados de nuestras universidades, que ocupan los puestos directivos de empresas, ministerios y organismos públicos. La amplia mayoría de los cargos con poder importante de decisión en Chile, son ejercidos por personas con formación de licenciado, magister o doctor, pero no podemos culpar a las empresas, ministerios u organismos por su actuar, pues son las personas que allí trabajan quienes deciden el rumbo de la institución. Son ellos los que deciden abusar de las personas y quienes hacen vista gorda desde sus instituciones.


Las universidades chilenas han formado, desde hace más de 30 años, para que el “éxito” de sus egresados se asocie a optimizar económicamente sus acciones y no para el bienestar social. El juramento o promesa de los titulandos, en la mayoría de las instituciones, los compromete a servir al país, pero en la práctica es letra muerta, sirven a la empresa y a sí mismos.


El gran desafío de la educación, desde la enseñanza básica, media y superior, es hacer los cambios necesarios para comenzar a educar ciudadanos y no técnicos; para comenzar a sensibilizar en valores y no técnicas; para darle a cada uno de nuestros jóvenes una educación con sentido; que de nuestras aulas salgan ciudadanos respetuosos del otro, que valoren las consecuencias de sus acciones y den lo mejor de sí mismos para construir una sociedad justa en lo económico y social y ecológicamente sana.


Óscar Mercado Muñoz
Director Programa de Sustentabilidad UTEM.

Continuar Leyendo

Editorial

EDITORIAL: Sacerdotes inocentes

Publicado

el

Inocentes han sido encontrados por la justicia civil los 14 sacerdotes acusados en el caso llamado la “cofradía”.


Sacerdotes que vieron su honra enlodada y expuesta públicamente, por una denuncia no suficientemente corroborada y por dimes y diretes que resultaron ser falsos, por lo menos penalmente hablando.


Es que es imposible hablar de los 14 como un todo, ese fue el principal error cometido por el en ese entonces obispo de Rancagua Alejandro Goic al suspender de su ministerio a estos 14 sacerdotes mezclando denuncias económicas, con otras sexuales y actos que si bien no son delito podrían haber sido contrarios al orden sacerdotal. Cada caso es particular y único. Fue un tremendo error comunicacional de parte del ex obispo y de quienes lo asesoraban, manchando injustamente la honra de estos sacerdotes.


Así entre los 14 tenemos sacerdotes completamente inocentes de todo cargo espiritual o terreno. De quienes se dijeron directamente mentiras, y otros que, si bien no se les puede imputar delito civil alguno, en este largo y doloroso proceso dejaron su calidad de sacerdote por solicitud propia o por imposición romana.


Así el caso presentado por canal 13 como un grave caso de “asociación ilícita” penalmente hace rato que está completamente descartado. “La Cofradía” existía, pero no era más que un grupo de whatsapp en el cual ni siquiera estaban agregados todos los sacerdotes acusados. Si bien en este grupo de whatsapp había algún sacerdote homosexual, nunca hubo pedófilos, ni menos una estructura piramidal. Pudo haber existido alguna conducta contrarias al orden sacerdotal, pero ese es un problema de disciplina eclesial, no penal.


Ahora la Iglesia institución queda al debe, es necesario que haga variados gestos para reponer en algo la honra que tanto colaboro en manchar, no bastan actos en las respectivas comunidades eclesiales. Fueron lanzados a los leones con una alta exposición mediática nacional, la reparación y el reconocimiento del error debiese al menos tener la misma dimensión. Especialmente con aquellos sacerdotes que ni siquiera eran cuestionados por supuestos actos de connotación sexual, sino que se vieron injustamente mezclados en la lista leída por el obispo de la época.


Sin embargo, hay que dejar claro que esto no quiere decir que existan otros sacerdotes o religiosos que en otro contexto son culpables de graves delitos ni que no se deba investigar cada denuncia que se realice. El problema es que muchas veces juzgamos antes de conocer todos los antecedentes.

Continuar Leyendo

Columnas

Día de la Salud Universal: por más cobertura y más corazón

Publicado

el

Por: Marcela Ragni V.
Dir. de Carreras Área Salud
CFT Santo Tomás Rancagua

Una sociedad capaz de asegurar la salud de su población tendrá un mejor nivel de desarrollo humano, tanto colectivo como individual. Cada 12 de diciembre se celebra el Día de la Salud Universal, que busca incentivar que todas las personas tengan acceso a servicios de salud de calidad sin enfrentar dificultades financieras. Chile debe lograr tener un sistema de salud que garantice a toda la población una cobertura universal; hoy las familias aún enfrentan grandes deudas por enfermedades catastróficas, persiste la falta de especialistas en muchas áreas, listas de esperas, etc. Sólo quienes tienen la oportunidad de optar a un mejor servicio lo hacen, ¿pero el resto?.


Este año 2019 el enfoque de la conmemoración de este día está en la Atención Primaria; eje de los sistemas de salud para la Salud Universal y en el pacto 30.30.30, que busca acelerar la eliminación de barreras de acceso en un 30%, aumentar el gasto público en salud al menos 6% del producto interno bruto e invertir al menos el 30% de estos recursos en la Atención Primaria. Lamentablemente, el gasto público es bastante bajo lo que podría afectar el cumplimiento de estas metas.


En estos tiempos de cambio en Chile debe primar el compromiso político con el derecho de la salud y la cobertura universal. Primero, hay que reconocer que el derecho a la salud no está garantizado en la Constitución, sino solamente el derecho a elegir entre estar en sistema público o privado, y es lo que debe cambiar. Este derecho a la salud – y la forma cómo se operacionaliza desde la perspectiva de la respuesta social organizada en salud – es principalmente el derecho a la protección de la salud. La cobertura universal debe lograr conectar la demanda con la oferta de servicios (promoción, prevención, diagnóstico y tratamiento), donde cada persona tenga la posibilidad de hacer uso de estos servicios cuando lo requiere. Eso es la expresión de la cobertura universal; ahí estará el acceso efectivo. Así, a la oferta y la demanda de servicios, sumamos la disponibilidad de recursos y una prestación adecuada y de calidad.


El énfasis también debe estar orientado a los modelos de atención centrado en personas, organizado en redes integradas basadas en atención primaria, con retroalimentación permanente a la red de salud asistencial y recursos humanos preparados y motivados. Este último punto es el que ha salido con bastante frecuencia en las conversaciones ciudadanas que se están realizando durante estos días. Esta atención del recurso humano en todos sus ámbitos es mirada con insatisfacción por la comunidad y como una gran falencia en cuanto a la calidad humana; se ven personas que otorgan atención en salud carentes de corazón y una actitud adecuada ante esa persona enferma.


Consolidar el acceso efectivo va a depender de cómo las instituciones logran operacionalizar o establecer los mecanismos que permitan consolidar el acceso universal al financiamiento y transformarlos en el acceso efectivo a servicios de salud, entendiendo que una persona que presenta una condición de salud y que identifique necesidad de atención pueda acudir sin restricciones económicas, geográficas o de oportunidad a un servicio de salud con capacidad resolutiva.
La tarea no será fácil, pero partamos hoy por algo que no nos cuesta nada y será nuestro compromiso como formadores de personal de salud: apostaremos a la calidad humana, tener principios sólidos, tener valores como la generosidad, la lealtad, la alegría, el optimismo y sobre todo saber dar a los demás – ya sea tiempo sin esperar recompensa o paga alguna – tolerar a los otros en sus creencias, no juzgar sin haber estado en los zapatos del otro. Coloquemos corazón y actitud a la aptitud.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto