Síguenos

Recordando

Carretas en El Teniente

Publicado

el

En 1905 el gobierno chileno autorizó a la empresa norteamerica Braden Copper Company para iniciar la explotación del mineral El Teniente. Para poner en marcha la empresa fue necesario llevar a cabo diversas obras y para el traslado de los diversos elementos que se requerían se usaban carretas, como la que se muestra en la antigua fotografía. La segunda foto corresponde a un aviso que se publicó en esos años en La Semana -antecesor de Diario El Rancagüino- en que se solicitaba nada menos que 150 carretas.

Anuncio Publicitario

Recordando

La captura del “Huáscar” el 8 de octubre de 1879

Publicado

el


 Uno de los episodios decisivos de la guerra del Pacífico fue la captura del monitor peruano “Huáscar”, el 8 de octubre de 1879, en un día como hoy, en el llamado Combate de Angamos.
Ese día, los barcos chilenos blindados, “Blanco Encalada” y el “Cochrane”, lograron acercarse al buque peruano y dispararle sus cañones, en respuesta al fuego que iniciaban los peruanos. 
Una de las granadas cayó justamente en la torre giratoria, haciéndola pedazos. Pero, al mismo tiempo destrozó el cuerpo del caballeroso capitán peruano Miguel Grau y el de su ayudante, Diego  Ferrer.

Todos sabemos cómo terminó el combate, al posesionase los marinos chilenos del hasta entonces imbatible Huáscar. Agregaremos parte de la versión peruana relatando                                                                       que de inmediato asumió el mando el capitán de fragata Elías Aguirre, que fue muerto poco después en el abordaje al monitor. Igual le ocurrió al teniente primero Melitón Rodríguez, que también cayó en la lucha sobre la cubierta.

Dice también esa versión histórica que una bala cortó la driza y la bandera peruana se deslizó a la cubierta lo que hizo creer a los chilenos que la nave se rendía. Pero otro oficial la recogió y la clavó en el palo mayor. Termina expresando que Pedro Garezón, quién fue el último en suceder en el mando del monitor, mostró a los oficiales chilenos que el pabellón estaba clavado en el mástil y que, por lo tanto no hubo rendición.

De todos modos, el “Huáscar” quedó en poder de los chilenos que, años después lo convirtieron en un  símbolo del heroísmo naval. Anclado en Talcahuano, en él se rinde homenaje permanente al capitán de “La Esmeralda” Arturo Prat y al capitán del “Huáscar”, Miguel Grau, los grandes héroes navales de Chile y del Perú, inmolados en el histórico monitor.      

Continuar Leyendo

Recordando

El “Día de la Santa Cruz” y la ciudad de Rancagua

Publicado

el

            El Gobernador del Chile colonial, don José Antonio Manso de Velasco, el 5 de octubre de 1743, al fundar un nuevo pueblo en el valle del río Cachapoal, lo denominó “Santa Cruz de Triana”.  Cuando doscientos años más tarde, en 1943, se conmemoró el Bicentenario de la fundación, siendo desconocida la verdadera fecha, se elaboró la teoría de que pudo haber ocurrido el día 3 de mayo, que en el calendario religioso católico estaba consagrado a la “Santa Cruz”.

            Ese día, se recordaba que en el lejano año 326 de nuestra Era Cristiana, la madre del Emperador de Roma, Constantino, Santa Elena, había descubierto en Jerusalen, Palestina, en el sitio señalado como “el Santo Sepulcro”, la cruz de madera en la que murió Nuestrro Señor Jesucristo. El día se marcó como el de “La invención de la Santa Cruz”. La palabra ”invención” significa ”hallazgo”.

            Cuando se creó la Parroquia de Rancagua, fue puesta bajo la advocación (dedicación) de la Santa Cruz. Así el 3 de mayo, fue la gran fiesta patronal de la Parroquia.

            Esa primitiva Iglesia debió soportar todo el rigor de la Batalla del 1 y 2 de octubre de 1814. En  su interior se refugiaron mujeres, niños y ancianos, mientras afuera, O’Higgins y sus héroes resistían el feroz asedio de las superiores fuerzas realistas.   Las balas, la metralla y el incendio causaron tremendos daños en la iglesia, que fue medianamente reparada después de 1818, siendo Director Supremo don Bernardo O’Higgins.

            Por el año 1840, el Cura Párroco, entusiasta patriota, don Ciriaco Campos, dio comienzo a la difícil reconstrucción del templo. La falta dedinero hizo que los trabajos se efectuaran con gran lentitud. El Municipio en varias oportunidades asignó pequeñas partidas de sus escuálidos fondos, para la reconstrucción. La generosidad de los fieles hacía el resto. El Cura Campos no alcanzó a verlo terminado antes de su   muerte.

            Pero el nuevo templo, tuvo que ser ampliado y remodelado a través de otras sucesivas obras. No tenía torres, las que fueron levantadas en 1937 gracias a la constancia, trabajo y acción personal del recordado Obispo don Eduardo Larraín Cordovéz. Años después, tras el. terremoto de 1985, otro Obispo, Monseñor Jorge Medina Estévez, que enfrentó la reconstrucción de varias iglesias destruidas en la Diócesis, la Catedral fue remodelada totalmente, luciendo en la actualidad una hermosa presencia, que es una de las características de la ciudad de Rancagua.

            Recordemos, por último, que el Director Supremo General don Bernardo O´Higgins, en el Decreto que le dio a Rancagua el título de ciudad y un escudo de armas, la mencionó como “Muy Leal y Nacional Ciudad de Santa Cruz, capital del Partido de Rancagua”. Agregaba que su Cuerpo Municipal tendría el título de “Muy Ilustre Cabildo”.

–.

Continuar Leyendo

Destacada

Sucedió en Rancagua

Publicado

el

Hoy, cuando Rancagua está de cumpleaños, con casi 3 siglos de vida muchas cosas han sucedido en la capital regional, nuestra historia es mucho más que la batalla o incluso que la nacionalización del cobre. A continuación les dejamos algunas anécdotas de la historia de nuestra ciudad.

En 1955 nace O´Higgins

Tras una sesión y debate de dos horas y media, el lunes 24 de enero de 1955, la Asociación Central de Fútbol, otorgó su veredicto ordenando que el nuevo Club Profesional de Rancagua (hasta ahora O’Higgins. Braden) debería llamarse en adelante Club Deportivo O’Higgins. La votación tuvo que repetirse dos veces, ya que los votos sumaban empate, hasta que por fin la mayoría optó por “O’Higgins”.
Faltaba aún el trámite para que todos los demás clubes fusionados, especialmente el América, aceptara el nombre definitivo.

Templo de La Merced fue declarado“Monumento Nacional”: en 1954

En el año 1954, el 11 de noviembre, fue promulgado el Decreto Supremo que declaró al Templo de La Merced de Rancagua ”Monumento Nacional”. Mucho antes, en 1935, a instancias del periodista Miguel González Navarro y de este diario, la Municipalidad colocó en su frontis una placa, redactaba por el propio periodista, que dice:
“En el glorioso sitio de Rancagua, este templo fue pedestal de la esperanza. Al cumplirse 121 años de ese hecho memorable, la Municipalidad lo declara “Reliquia Histórica y Monumento Nacional”, para que recuerde a las generaciones los sacrificios de O’Higgins y de los Héroes, en defensa de la libertad”.
Fue edificado sobre el terreno de una manzana, que el fundador de la villa Manso de Velasco entregó a los mercedarios en 1743. Construida la Iglesia y en funciones el Convento, la superioridad mercedaria lo designó como “Hospicio de La Merced”.
La historia es larga, porque en varias ocasiones, en sus más de 2 siglos, ha sufrido el rigor de numerosos terremotos y se le han realizado variadas restauraciones.

Las rancagüinas fueron las primeras chilenas en votar

Fue el 29 de junio de 1949, y en Rancagua, antes que en ninguna otra ciudad de Chile, cuando por primera vez las mujeres chilenas votaron, en la elección extraordinaria para elegir a un senador por las provincias de O’Higgins y Colchagua, en reemplazo del fallecido senador don Miguel Cruchaga Tocornal.


Ese hecho concitó la atención de todo el país y ese día llegaron a Rancagua y la zona nubes de periodistas, enviados por todos los medios de difusión, líderes de todos los partidos políticos y simplemente curiosos que querían ver cómo participaban las mujeres en una elección.


Fueron dos los candidatos que se disputaban el sillón senatorial: Sergio Fernández Larraín, del Partido Conservador tradicionalista y Francisco Javier Labbé, del Partido Conservador Social Cristiano.El triunfo correspondió al candidato conservador tradicionalista, Fernández Larraín con 25.709 votos, contra los 15.202 del señor Labbé.


Pero, las mujeres chilenas fueron las auténticas vedettes vencedoras de la elección. Al día siguiente, en todos los diarios aparecieron en sus portadas fotografías de mujeres votando. Las mujeres, que votaban en mesas apartes, le dieron 435 votos a Labbé y solo 291 a Fernández (el vencedor).

PRIMER AUTOMÓVIL EN RANCAGUA

Se cuenta que el primer rancagüino que adquirió un automóvil y aprendió a manejarlo, fue el agricultor e industrial, don Juan Nicolás Rubio, dueño de la primera gran Fábrica de Conservas del país, y que, desde Rancagua, exportaba millones de tarros hacia diferentes partes del mundo. El auto le sirvió para reafirmar la leyenda de que tenía «pacto con el diablo», ya que la gente sencilla no podía explicarse cómo podía caminar ese carruaje sin caballos, que metía un ruido infernal.


El mes de octubre llegó a Rancagua en aquel 1915 con ímpetus primaverales de progreso y renovación. El monumento a O’Higgins en la Plaza, el kiosko y los hermosos faroles franceses, habían cumplido recién un año desde su erección en 1914 para celebrar el Centenario de la Batalla. La antigua villa estaba tomando pretensiones de ciudad «moderna».


Fue entonces cuando apareció en Rancagua el primer «taxi». Empleamos esa palabra únicamente porque con ella se denomina en todas partes al automóvil de alquiler, pero por supuesto en 1915 todavía no se inventaban los taxímetros.

El primer alcalde de Rancagua

En el año 1791, el Subdelegado de Rancagua, don Juan Antonio Cortés Madariaga, recibió un oficio firmado por el Gobernador del Reyno, don Ambrosio O’Higgins (padre de don Bernardo). En ese documento proponía que para solucionar los problemas creados en torno a la elección del futuro Cabildo de Rancagua, la elección se hiciera anualmente y que propusiera a algún vecino para que fuera designado.


El. Subdelegado respondió, con fecha 25 de febrero, que habiendo consultado el tema con algunos de los principales vecinos de Rancagua, creía conveniente que, por esta primera vez, el señor Gobernador designe a un Alcalde y que en los años sucesivos se procediera a la elección.
Le agregaba que “para este empleo me parece de los más beneméritos don Bernardo de la Cuadra”, por el cual le proponía su designación.


De inmediato, con igual presteza y dinamismo, tres días más tarde, el Gobernador emitía la siguiente resolución:


“Me conformo con esta propuesta y en su virtud nombro a Don Bernardo de la Cuadra para Alcalde ordinario de la Villa de Santa Cruz de Triana, partido de Rancagua, para el presente año de 1791 y se remita al Subdelegado testimonio de este decreto, para que haciendo poner al interesado en la posesión de aquel empleo y tomada razón de él donde corresponde, se le entregue para que le sirva de título”.


La Resolución fue fechada el 28 de febrero de 1791.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080