Connect with us

Hi, what are you looking for?

Actualidad

Las motivaciones tras el «hombre del cartel»

-La nueva vida del conocido personaje está enfocada en la comuna de Requínoa, dedicada a trabajos esporádicos en carpintería junto a su señora. Sueña sacar un libro que reunirá todas las peripecias de este oriundo de Cautín que llegó para ser parte del paisaje urbano y testigo inminente en cada hecho relevante.

Gina Pérez Orellana
Fotos: Marco Lara- Héctor Vargas

Con la cuenta ya perdida de los carteles que ha confeccionado, Bernardo Cordoba Palma nos cuenta de su nueva vida. Con ya 78 años de edad este hombre conocido por todos como “el viejito del cartel”, “El señor de las pancartas” no posee segundo nombre. Casado con cinco hijos ya grandes. Abuelo.


Sus hijos, señala, ya están con sus vidas hechas, situación que le permite poder hacer lo que más le gusta, aunque nos aclara que antes nunca fue impedimento para que él demostrara su disconformidad en diversos temas.


Tampoco lo fueron el frio, la lluvia, el sol, el paso de los años, su salud que ha estado marcada por el diagnóstico de un cáncer que le detectaron hace dos años no ha sido impedimento para seguir encarando a la clase política en las calles. Su última reaparición fue el que tuvo que ver el caso de los ministros hace menos de un mes en el lugar de siempre frente al juzgado de Garantía de Rancagua. De contextura delgada, quien se hiciera famoso por golpear al ex subsecretario Patricio Tombolini frente a los tribunales, en el marco del denominado “Caso Coimas”, ha sido noticia tras distintas apariciones tanto en Rancagua como en Santiago, iniciando siempre su decálogo con “¡Corruptos!” de la cual no han escapado ni hombres ni mujeres, por nombrar algunos; Guido Girardi, Juan Pablo Letelier, José Miguel Insulza, Ricardo Lagos, Sebastián Piñera, Michelle Bachelet, Sebastián Dávalos.


Hoy su vida se traslada a la comuna de Requínoa, allí hace trabajos esporádicos y vive junto a su señora de nombre Pilar a quien define como una mujer muy buena “mi señora es un pan de Dios (…) Yo estoy bien casado oiga tengo cinco hijos cuatro mujeres y un hombre y ya soy abuelo. Mi señora tenía 21 años y yo 30 años”. Con orgullo y nostalgia recuerda de cómo se dio inicio a todo lo que es hoy “un personaje de la ciudad histórica” recuerda que estaba en su casa viendo televisión cuando sintió la necesidad de actuar “me aburrí de ser pacifico oyente y no actuar … no podía quedarme en casa sin hacer nada (…) Es que me colmó la paciencia en acto de segundo recordé que había un afiche político colgado aún en un poste y lo tomé dibujé un baúl como una caja de pandora abierta y con flechas que decía coimas, corrupción”. Así de esta forma se convirtió en el personaje que hoy es reconocido por muchos. Córdoba, deja en evidencia que no descansará y que seguirá hasta cuando las fuerzas le dé. Tal decisión es firme y la conoce su familia.


“Ellos no están muy contentos pero yo les dije ya los críe ahora ustedes deben dejarme a mi tranquilo. Ustedes tienen su vida. Esto lo hago en mi tiempo libre mientras no les falte nada a su madre. No hay problema. Con esto yo soy libre”. Toma aliento y suspira para agregar que “Esta es mi misión. Yo me baso en la biblia y no tengo miedo. He estado hasta en el Transantiago yo viajé y me enfrenté hasta a Zamorano”.

Y ¿ Qué lo mueve?
R: A mí me mueve la rabia… la impotencia

Palabras cargadas con emoción que hacen flaquear por un momento a este hombre que se ha ganado tanto por una parte el cariño de quienes lo ven como héroe, mientras otros lo consideran un “buscador de problemas”. Si hasta en un momento hasta pensó en dedicarse a la política para lo cual creó estatutos en lo que dio vida a lo que él llamó “ciudadano republicano” para lo cual reunió firmas y fueron más de 500, sueño que quedó truncado ya que requería “entrar en gastos” y hasta allí quedó.


Pero eso no lo hace sentir menos pues hoy ostenta el reconocimiento desde el más humilde al más conocido haciendo aseverar que “todos quieren tenerme de amigos me quieren tener en buena. Es que yo soy un hombre con convicción. Una vez más de alguno me ha dicho todos quisiéramos ser el hombre del cartel. Nadie me sigue juicio pues no soy insolente”.


Consultado sobre lo que sabe hacer para mantener el día a día nos comenta con orgullo y sonrisa fácil que se dedica a labores de construcción, dejando fuera la electricidad. Trabajo que no lo aleja de su sueño sacar un libro donde de cuenta de todas sus historias y pueda plasmar sus vivencias, y dejar en evidencia lo orgulloso que se siente por su familia, por los hijos que tiene y los logros obtenidos “Mi hija mayor es misionera cristiana en Concepción, casada. La segunda es ingeniera en Antofagasta. Otra vive conmigo con mi nieto ella es soltera. Otra está en Copiapó casada y el único varón trabaja en la mina La Escondida vino a verme para el día del padre y me regaló estos bototos”, los muestra con emoción mientras sus ojos se humedecen para luego sonreírnos. Este alto y delgado hombre oriundo de Cautín insiste en hacer resaltar que algún día sueña con sacar un libro, apoyado en ideas donde más de alguna vez ha sentido el apoyo de muchos que lo ven a él como un súper héroe, algunas veces montado en su bicicleta, otras acompañado de su perro, pero nunca abandonado de su cartel y su casco que lo defendió en sus tiempos más revolucionarios de carterazos e improperios, pues como él mismo define “ Nadie puede adoctrinarme” .

Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Relacionadas

Salud

Hoy 1 de junio del 2020 se realizó una nueva conferencia donde se informaron 28 nuevos casos confirmados de covid 19 en la región...

Actualidad

– En medio de la contingencia por la que atraviesa el país, producto de la pandemia del Covid-19, se han hecho masivos los reclamos...

Actualidad

    – El Covid 19 ha venido a agravar la situación económica de quienes menos tienen y uno de los sectores que lo...

Tendencias

    – Él, junto a once licenciados en Derecho de O’Higgins, realizaron el juramento que les concede el título profesional de abogado. –...

Anuncio Publicitario