Síguenos

Recordando

Miguel González Navarro, el fundador

Publicado

el

Al celebrarse hoy un nuevo aniversario de este medio de comunicación, no podemos, dejar de mencionar el nombre del fundador de este diario y de la Empresa Periodística que lo edita.

            Miguel González Navarro, que fuera designado “Hijo Ilustre de Rancagua” y que recibiera la Condecoración Municipal “Medalla Santa Cruz de Triana”, nació en Rancagua el 23 de febrero de 1889, en el hogar de don José del Carmen González y de doña Agustina Navarro de González.

            Realizó sus estudios primarios en la Escuela Superior Número 1 de Rancagua (actual “Moisés Mussa”) y al obtener el título de ”mejor alumno”, recibió como premio una beca para la Escuela Normal “José Abelardo Nuñez”, de Santiago, en la cual también destacó todos los años como el mejor de su curso.

            Cumplió con su servicio militar en la Compañía Tren Número 2, en Limache, destacándose de tal manera que fue contratado por un año como Sargento Escribiente.

No era la carrera de las armas su vocación. Se retiró y posteriormente estudió Contabilidad en el Instituto Mercantil. Tras obtener el nuevo título trabajó como cajero y Agente de la “Singer”.

            Después de tres años, con el dinero ahorrado, emprendió un viaje de esfuerzo a Europa, recorriendo especialmente España,  Inglaterra y Francia. En París ingresó a la revista “Paris Select”, hasta que lo sorprendió el estallido de la Guerra de 1914. Decidió regresar a Chile y a su Rancagua, en 1915. 

            Después de varias actividades, determinó iniciar una pequeña Empresa Periodística cuyo primer periódico fue “La Semana”, que apareció el 15 de Agosto de 1915, y que se transformaría posteriormente en “El Rancagüino”.  En los siguientes años publicó también, simultáneamente, en distintas oportunidades, varios otros periódicos en Rancagua y ciudades como Rengo, San Vicente, San Antonio, Melipilla y Talagante.

            A cada una de esas publicaciones le dio una línea de absoluta independencia política y eminentemente regionalista, noticiosa  y servicial.  Fue también autor de varios libros y de algunas traducciones de obras del inglés o del francés.

            En 1918 contrajo matrimonio con una joven rancagüina de hermosos ojos verdes: Herminia Valenzuela Caviedes. Tres hijos: Héctor, Raúl y Gilda.

            En Rancagua fue miembro destacado del Rotary Club, del Club Social, Consejero de la Cruz Roja, fundador del  Círculo de Amigos del Arte y del Primer Círculo de Periodistas.

            Al cumplir 40 años de periodismo, en 1955, fue declarado Hijo Ilustre de Rancagua y la Municipalidad le otorgó la condecoración Medalla de Santa Cruz de Triana,

            El 15 de enero de 1945, un mes antes de cumplir los 70 años de edad, fue vilmente asesinado en su escritorio de trabajo, en el diario, al mismo tiempo que su imprenta y oficinas eran totalmente destruidas por el incendio provocado por las mismas manos criminales.

            Pero su gran obra, el diario que renació de sus cenizas, le sobrevive, y hoy cumple 104 años,  impulsada por su espíritu.

Recordando

Terremoto destruyó Chillan y otras ciudades de Chile: 1939

Publicado

el



Entre una de las más grandes catástrofes telúricas que se recuerdan en Chile figura el horrible terremoto que destruyó Chillan y otras ciudades de nuestro país, en 1939. Incontables miles de muertos y heridos quedaron entre las ruinas de casas y edificios. Nunca se supo exactamente el número de fallecidos, pero se informó de más de diez mil muertos en Chillan y otros tantos en toda la Zona Centro-Sur del país.


Entre las ciudades y provincias más afectadas estuvieron Concepción, Talcahuano, Parral, Cauquenes, San Carlos, Linares, Bulnes, Quirihue, Yungay, Tomé, Talca, Maule, Ñuble y varias más.
Los daños en destrucción de caminos y puentes, fueron cuantiosos. Igualmente en las vías férreas.
En Rancagua, donde el movimiento sísmico fue más débil se produjeron daños menores.
El terremoto ocurrió poco antes de la media noche del día 24 de Enero de 1939.


El corte de las comunicaciones telefónicas y telegráficas impidió que los resultados fueran conocidos hasta avanzado el día siguiente.


Las primeras noticias se obtuvieron desde barcos que se encontraban en Talcahuano y decían que observaban grandes resplandores y llamaradas de incendios en Concepción.


Cuando se restableció el servicio de ferrocarriles se pudo trasladar a Santiago a miles de damnificados que perdieron sus viviendas. Algunos cientos fueron ubicados, provisoriamente en Rancagua y otras ciudades.


La catástrofe ocurrió en el comienzo del Gobierno del Presidente don Pedro Aguirre Cerdo, quien creó la Corporación de Fomento y Reconstrucción, ordenando el comienzo inmediato de sus tareas.

Continuar Leyendo

Recordando

15 de Enero: “El Rancagüino” y Miguel González Navarro

Publicado

el


El día más trágico de la historia de “El Rancagüino” quedó marcado para siempre el 15 de enero de 1959. Fue el día en que la mano de un asesino, acabó con la vida del fundador de esta Empresa Periodística, Miguel González Navarro, creada el 15 de Agosto de 1915.


Fue la misma mano aleve que provocó el voraz incendio que destruyó totalmente los talleres y oficinas del diario.


Reproducimos, a continuación parte del emotivo artículo que escribiera el recordado parlamentario y escritor rancagüino Baltazar Castro Palma:


15 de Agosto de 1915: “Miguel González llego de improviso con un pizarrón blanco de letras negras. Entonces, el rio supo que algún día podría prolongarse en dorados hilos hasta las ampolletas de las casas… Los poetas comprobaron la necesidad de afinar el canto, pues algo nuevo andaba en la atmosfera:


¡Miguel González estaba enseñando a leer al aire!


Algo que sería capaz de mover las usinas y de relampaguear, con estridencias de fábricas junto al avance de los trabajadores. El cemento columbró la perspectiva de florecer vecino a las calzadas, erguido entre las ramazones de aceros y de maderas.”.

Continuar Leyendo

Recordando

La Plazuela de los enamorados y sus sucesivos nuevos nombres

Publicado

el



Hace más de cien años, en el 1914, ya se conocía la llamada “Plazuela de los Enamorados”, que se ubica en la esquina de las actuales calle Cuevas y Bueras. Hasta hoy, pese al tiempo transcurrido y a los varios sucesivos nombres que se la dado, muchos la siguen mencionando por el primitivo.

También ha experimentado numerosas remodelaciones, algunas por decretos alcaldicios o por acuerdos de miembros del municipio o decisión de la algún progresista Alcalde que desea innovar. Recordemos, por ejemplo, que en 1932, en un día con hoy, con alegres fiestas fueron inaugurados los modernos y hermosos jardines, como anhelada obra de los vecinos y de habituales usuarios transeúntes, como cuando nuestro diario local impulsaba periódicamente los proyectos en editoriales, artículos y noticias.


El año 1932 fue muy especial. Los anhelos y necesidades de cambios que hicieran olvidar la gravísima crisis económica, iniciada en los Estados Unidos en 1929 y que se propagó a toda la América y el mundo. En Chile había cambio de Gobierno, con la elección del candidato Arturo Alessandri Palma, que ya había gobernado en la década de los años 20. Pasaron los años, y se llegó al Medio Siglo. El 11 de enero de 1932 se iniciaron los nuevos y necesarios trabajos de remodelación y embellecimiento de la plazuela, renovando los destruidos jardines. A fines de febrero la tarea estaba terminada y la plaza cobraba un nuevo aspecto. Se pensó devolverle su nombre oficial : “Plaza O`Higgins” otorgado por Decreto basado en un acuerdo de la Cámara de Diputados a iniciativa de un parlamentario regional y que no ha sido derogado.


Pero, el Círculo de Periodistas, Regional Rancagua, estimó que debería llamarse Camilo Henríquez, en homenaje al Padre de la Buena Muerte, creador y director del primer periódico nacional La Aurora de Chile, cuyo busto está en la misma esquina.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto