Síguenos

Columnas

Fake news y la evolución de los medios

Publicado

el

Desde que existe la comunicación, mucho antes del periodismo como lo conocemos, incluso antes de la imprenta, antes de que en Mesopotamia unos símbolos comenzaran a significar palabras. Lamentablemente casi junto con el nacimiento de la palabra aparece la mentira.


Mentiras que cuando son utilizadas en el ámbito militar, o a veces político o comercial, para hacer creer al adversario lo que nos convenga que crea, la llamamos desinformación.
A través de esta palabra entonces quiero hacer el link con las circunstancias que observamos hoy, y que en el mundo anglosajón llaman “fake news”.


No es que las mentiras en política sean nuevas. Nerón difundió noticias falsas sobre el incendio de Roma, los primeros cristianos fueron perseguidos debido a que circulaban rumores según los cuales ejecutaban prácticas repugnantes como el incesto, el infanticidio y el canibalismo. Siglos después, estas mismas acusaciones se utilizarían para perseguir paganos y judíos.


Lo mismo podría decirse de la leyenda de El Dorado, relatos de una gran riqueza muchas veces utilizados para impulsar a los hombres a unirse a tripulaciones que viajaban a América, o el tristemente plan Z del gobierno militar chileno.


El problema ahora es que ya no solo nos creemos las desinformaciones que toman la apariencia de noticias reales, sino que lamentablemente muchos de nosotros ayudamos a propagarlas compartiendo este contenido falso en nuestras redes sociales. Y no es que mis amigos o yo mismo nos hayamos convertido en seres malvados, sino que somos inocentes cómplices.


La gran mayoría de las veces compartimos información falsa, desinformando a nuestros seguidores, movidos principalmente por la rabia, el enojo que nos motiva a hacer algo y compartimos esta información entre comillas que nos indigna.


Según concluyó un extenso estudio realizado por Soroush Vosoughi, Deb Roy y Sinan Aral, tres investigadores del Instituto Tecnológico de Massachusetts (MIT) intentando comprender porque las noticias falsas parecen tener un mayor alcance que las verdaderas concluyen que las fake news están mejor noveladas que las verdadera y además son más originales. En concreto, en las conclusiones señalan que ese tipo de informaciones no se parecen en nada a lo que un usuario de Twitter ha visto en su timeline en los últimos 60 días.


Segundo, las ‘fake news’ disparan una respuesta emocional más intensa que un tuit normal. Los investigadores incluso han creado una base de datos con 126.000 tuits en el que analizan qué palabras son las más usadas y muchas veces tienen que ver con el disgusto o la sorpresa.
Combatir esta dimensión de las redes sociales si bien no es fácil, parece tener un camino más claro que es a través de la educación y a la formación de individuos críticos capaces no solo de leer sino de discriminar lo que se lee.


El problema más complejo es que existen quienes intencionalmente inventan informaciones con tal de influir en la opinión pública o incluso ganar likes e impresiones que finalmente significan ganar plata a través de visitas.

ATAQUE VIRTUAL QUE NO ES REAL

Esto no solo lo vemos a gran escala como lo fue lo sucedido en Estados Unidos en las pasadas elecciones presidenciales , sino también en nuestra pequeña escala local donde inescrupulosos atacan las reputaciones de nuestras organizaciones o comercios, con situaciones muchas veces sin asidero en la realidad.


Y así muchas veces nos encontramos indefensos en medio de este ataque virtual. Este es el primer problema, muchas veces perdemos la perspectiva de que Twitter no es la realidad, es la opinión de la gente que está en Twitter, donde además quienes opinan siempre son una minoría, Y nos encontramos que al habernos olvidado de toda otra manera de comunicar, nos vemos envueltos en esta realidad virtual sin saber que hacer. Nunca debemos olvidar que la realidad es mucho más amplia y rica que una red social.


En este sentido siempre tener en cuenta de que las redes sociales son una importante herramienta, que hay que utilizarlas, pero no son LA herramienta. Un mix entre los medios tradicionales y esta realidad virtual siempre es el mejor camino.

LOS MEDIOS NOS ADAPTAMOS
Pero también este cambio nos ha afectado a los medios de comunicación, pero lejos estamos de quienes señalaban que el diario papel desaparecería con la llegada de internet.


Lo mismo se dijo cuando apareció la radio, o de la radio cuando apareció la televisión o del cine con la llegada de los video clubs o del cable, pero aquí estamos.


Pero ciertamente esta nueva realidad virtual nos ha obligado a adaptarnos. Y en eso estamos.
Sin embargo, sería correcto decir que hoy más gente que nunca en nuestra historia lee El Rancagüino. De hecho, poco menos de la mitad de nuestro trafico en internet proviene de fuera de nuestra región, mayoritariamente de Santiago, es que muchas veces pese a no vivir en esta zona mantenemos nuestro vínculo emocional por lo que deseamos saber que sucede en nuestra querida tierra.


Nuestro sitio web www.elrancaguino.cl tiene poco más de un millón de visitas mensuales, y tenemos cerca de 85 mil seguidores en nuestras redes sociales. A estos números se suman los 8 mil ejemplares que en promedio salen diariamente en papel a las calles de la región por lo que podemos poner a disposición de nuestros clientes una amplia audiencia.


Orgullosamente podemos decir que somos el medio de la región de O´Higgins, que en estos 104 años de existencia se ha ganado la credibilidad, si algo lo dice El Rancagüino debe ser cierto. Podemos equivocarnos, puede suceder, pero jamás inventar alguna situación. Rendimos examen todos los días, a cada hora, y nuestros seguidores y lectores no hacen sino avalar nuestro periodismo local e independiente.


No por nada a algunos usuarios de Instagram el pasado mes de abril, les apareció el siguiente mensaje “Queremos que tus seguidores se enfoquen en lo que compartes, no en cuántos ‘Me gusta’ obtienen tus publicaciones”.


Es que incluso el gigante de Facebook ha entendido que el contenido es lo que primará, y no los likes. Y contenido tenemos mucho que ofrecer, solo hay que encontrar la mejor manera de darlo a conocer y para eso estamos disponibles, no solo para replicar un banner sino y más que nada para a través de un periodismo de calidad, generar contenido trascendente para distintos públicos.


Por eso también estamos diversificando nuestros servicios, no solo somos un medio de difusión publicitaria, sino más bien de contenido. También estamos desarrollando diversos proyectos por ejemplo actualmente con fondos de la subsecretaria de Previsión Social, tras ganar un concurso nacional, estamos realizando diversos productos de educación previsional abarcando varias regiones.


Es que, en esta era digital de cambios acelerados, estamos pasando de la era del like y las redes sociales a una era de contenido, donde la información relevante, creíble y disponible fácilmente será clave para contrarrestar las mentiras que algunos puedan decir sobre nosotros.

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: El mercado gris y la desprotección del consumidor

Publicado

el


Para todos los chilenos este inicio de año tiene un tinte diferente. De alguna manera, los efectos de las movilizaciones sociales fueron el gran tema de conversación y también la forma en que proyectamos este 2020, para construir ese Chile más justo que anhelamos.


Uno de los pilares fundamentales, tiene que ver con el mejor trato al consumidor por parte de las empresas, evitar el abuso y entregar todas las herramientas para realizar compras informadas.
Por ejemplo, el mercado de Internet fue un gran aliado del comercio durante la crisis social. Algunas empresas tuvieron que cerrar sus locales y siguieron funcionando gracias a estas plataformas virtuales. Sin embargo, en su mayoría, los portales web o marketplaces no entregan información suficiente para que los usuarios puedan tomar una decisión de compra informada.
En este escenario, la proliferación de importadores directos que venden productos vía e-commerce, constituye un aspecto a poner atención, lo que se ha denominado coloquialmente como “Mercado Gris”. Se refiere a la venta de productos que se realiza a través de canales de distribución diferentes a los autorizados por el fabricante. La gran diferencia con el mercado negro, es que estos productos no son ilegales.


El problema radica en que muchas veces se desconoce si los productos vendidos por e-commerce cumplen los plazos de garantías o están certificados por las leyes chilenas. Al respecto, se debe cautelar que estas plataformas no se conciban a sí mismas como meras vitrinas digitales que no reconocen responsabilidad respecto de lo que se publica en ellas, ni respecto a la información que le brindan al consumidor.


Para el consumidor es tentador comprar en estas plataformas, pues los valores de estos artículos son más bajos, pero se debe poner atención precisamente en aquello que no se informa al consumidor al momento de la venta. Estos productos al ser adquiridos por intermediarios no autorizados, generalmente no ofrecen garantía (o es muy precaria), no respetan los requisitos legales de etiquetado, pudiendo generar riesgos de seguridad en el consumo.


Por ello, es necesario regular al Mercado Gris y el Sernac debe fiscalizar que se cumplan los estándares informativos y regulatorios por parte de los marketplaces. Esto llevará a igualar la cancha, permitiendo un escenario competitivo leal en que prime la protección al consumidor, cautelando que menores precios no impliquen falta de seguridad en el consumo.
Es fundamental entregar mayores atribuciones a las organizaciones que velan por la protección del consumidor, de manera de colaborar a que se denuncie y, por tanto, se evite que el mercado gris se mantenga como un riesgo.


Los marketplaces deben responsabilizarse por el contenido que publican, cualquier conducta distinta constituye una mala práctica que debe ser erradicada de estas plataformas, sobre todo teniendo claro cómo viene el panorama a futuro. El e-commerce seguirá creciendo, tal como ha sido la tendencia. Según la Cámara de Comercio de Santiago, hasta el tercer trimestre de 2019, las ventas alcanzaron los US$ 4.500 millones y acumularon una expansión del 37%.


Es el momento propicio para que los consumidores de Chile tengan un marco regulatorio de alto estándar. El ejecutivo ha presentado una agenda antiabusos, la cual debe contar con una normativa de este tipo, para que empresas y usuarios puedan ser protagonistas de este nuevo pacto que ya estamos construyendo.

Hernán Calderon

Conadecus

Continuar Leyendo

Columnas

¡ADIÓS QUIJOTE DEL MICRÓFONO!

Publicado

el

Por Manuel Polgatiz
Periodista

En medio del estallido social, decidiste partir al infinito. Cuando el mundo habla de cambios radicales y el pueblo se manifiesta, tomaste el camino eterno, ese que te lleva a marcar una etapa en muchas vidas de los que se quedan.

Sin más compañía que tu alma olvidada por aquellos que alguna vez exigieron tu presencia, hoy eres guía de quienes optaron por la comunicación como núcleo de sus vidas.

Tal como el «Quijote de la Mancha», fuiste el «Caballero de la Figura Triste», de caminar errante y gentil. Luchaste contra todos los molinos de viento y te arropaste con armadura oxidada para conseguir tus sueños.

Ingenioso hidalgo medieval con cuerpo desgarbado y mirada perdida, valoro la actitud positiva de apreciar los senderos pedregosos que te instaló el destino. Sin embargo, nunca renunciaste a los principios de nobleza que motivaron tus objetivos.

Junto a «Rocinante», tu grabadora a pilas, recorrieron el hermoso mundo de la interacción con las personas. Ambos fueron capaces de construir noticias, sin importar la pobreza franciscana que jamás descolgó sus garras.

Lo de ustedes no era generar riqueza, sino más bien, ser idealistas locos en un mundo plagado de frivolidades, que se levanta para mostrarnos materialidad superflua en hechos y situaciones cotidianas.

La tarea fue «desfacer entuertos», como decía el gran «Quijote» para conocer historias y seres humanos de carne y hueso, a los que diste un lugar privilegiado en el micrófono, sin mirar la cantidad de consonantes que tuviera su apellido.

Patricio Iván Muñoz, el «Alonso Quijano» de nuestros tiempos, sé que la paz y el deber de la tarea cumplida acompaña tu último viaje. Que en tu pequeña maleta negra resquebrajada por el sol, llevas a «Rocinante» para inventar en el cielo azul, un nuevo noticiero central, en donde tu voz inconfundible será el vehículo del conocimiento.

Tus amigos y todos los que tuvimos la dicha de compartir junto a ti, te deseamos la mejor de las travesías hacia el realismo mágico de mejores expectativas. ADIOS «PATITO», «ADIÓS QUIJOTE DEL MICRÓFONO».

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: Rechazar para reformar

Publicado

el

Diego Schalper, Diputado distrito 15

El próximo 26 de abril se juega mucho más que la pregunta sobre el debate constitucional. Más bien, lo que está en juego es la manera en que Chile procesará el malestar social de acá en adelante. En ese contexto, es bueno evidenciar el trasfondo de las distintas alternativas.


Una alternativa es el inmovilismo y la desidia, que muchas veces ha padecido la elite. Es creer que todo está bien y hacer una especie de defensa apostólica de la Constitución. No parece que esta mirada es el mejor aliado de aquellos que quieren demoler lo avanzando. Las Constituciones no son una especie de piedra pétrea, y obviamente es posible introducir mejoras.


Otra alternativa es el extremo de la refundación revolucionaria, que consiste en creer que Chile tiene que sentirse avergonzado de las últimas décadas y, por ende, construir desde cero con una hoja en blanco. Ese es el planteamiento del libro “El Otro Modelo”, cuyo autor principal es Fernando Atria, quien expresó mediante un video su tesis de la “hoja en blanco”. La idea detrás de eso es que todo lo que no alcance los 2/3 de una eventual Convención Constituyente quedará en blanco, debiendo regularse por ley simple. Eso significa que solo bastaría la mayoría de los diputados y senadores para modificarse, lo cual es dejar materias relevantes al alero de mayorías circunstanciales.


La alternativa que hemos propuesto junto a 26 diputados y 8 senadores de Renovación Nacional (equivalente al 75% de la Bancada) se denomina “Rechazar para Reformar”, situándose como punto moderado de las dos alternativas que hemos expresado más arriba.


Queremos reformas, porque efectivamente la Constitución puede ser modernizada. Por eso dejamos presentado el 31 de enero de este año un proyecto de reforma constitucional que incorpora nuevos deberes del Estado – a una pensión digna con montos mínimos y reajustables; a una atención de salud sin listas de espera eternas; a una educación de calidad; y al orden público y la paz social –; y que propone un Estado regional y solidario, donde realmente nos juguemos por la descentralización. Sobre esa base, proponemos un “Rechazo proactivo”, donde rechazar no es sinónimo de no hacer nada, sino de no comprarse el camino de la refundación. Creemos que la ruta de dos años de la “Nueva Constitución” es incierta e inestable, y tendrá inevitablemente (es nuestro deber constatarlo) consecuencias nefastas en la economía, la inversión y el empleo, afectando especialmente a los sectores más vulnerables. Además el costo que el país deberá pagar – o mejor dicho, todos los chilenos – para instalar una “Convención Constituyente” nos resulta innecesario y cara.


No queremos inmovilismo, por eso presentamos reformas. No queremos refundación, por eso llamamos a rechazar. Creemos que lo que se juega el 26 de abril es si Chile seguirá la senda de países vecinos, o más bien seguirá trabajando sobre lo construido, mejorando lo que hemos hecho, sin por eso demoler lo avanzado.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto