Síguenos

Recordando

Se fue Agosto y llegó Septiembre: Mes de la Patria y de la Primavera

Publicado

el

Ya inició Septiembre, el mes de la Patria y de la Primavera. Cabe recordar que en el antiguo calendario romano, Septiembre era el séptimo mes del año que se iniciaba en marzo y lo escribían, como era natural, con números romanos: VII y lo llamaban “septem”, de donde derivó septiembre.
Atrás se quedó Agosto, que ha sido considerado como sinónimo de invierno, lluvia, nieve, frío, enfermedades y peligro de muerte. Es por eso que también muchos celebraron, hace algunas horas, a las 12 de la noche, el término del temido mes.


En el mundo, el 11 de septiembre hace recordar el increíble atentado terrorista que derribó las torres gemelas de Nueva Yok y atacó al Pentágono, produciendo un cambio de rumbo en la historia internacional.


Antes, el 1 de septiembre de 1939, la Alemania nazi inició el aleve ataque arrasante contra Polonia, desatando la horrible Segunda Guerra Mundial.


En Chile, el primer 11 de septiembre después de la fundación de Santiago, trajo consigo el ataque los nativos contra el que consideraban su enemigo invasor y que destruyó a la naciente ciudad erigida a orillas del río Mapocho junto al cerro Huelén.


También el 11 tiene connotaciones diversas, marcando la fecha del golpe militar, el bombardeo de La Moneda, el suicidio del Presidente de la República y un quiebre más profunda en la ya honda división política entre los chilenos.


Muchos años antes, otro gran Presidente de la República, don José Manuel Balmaceda, se suicidó, poniendo fin, de esa trágica manera, a la sangrienta Guerra Civil desatada en 1891. En otro septiembre, el día 21, en 1880, falleció repentinamente, otro Presidente chileno: don Manuel Montt.


Sin duda lo más importante y positivo para Chile, fue el Cabildo Abierto del 18 de septiembre de 1810, primer paso decisivo hacia la Declaración de Independencia, el nacimiento de la Patria libre y soberana, la creación de una hermosa bandera y un escudo tricolor y los sones marciales vibrantes de un Himno Nacional-

Anuncio Publicitario

Recordando

Rancagua en la víspera del glorioso 18 de septiembre del año 1810

Publicado

el


En Septiembre de 1810 los rancagüinos se impusieron de la convocatoria en la capital de un Cabildo Abierto, para tratar sobre la situación del Reyno de Chile.


Las Milicias de Rancagua fueron llamadas a mediados del mes, para reforzar los cuerpos armados de la capital, manteniendo el orden del día 18, señalado para el Cabildo. Así lo hicieron, ubicándose y desplegándose en los lugares que les fueron señalados. Esos milicianos rancagüinos, cuyos nombres no se conservan, fueron testigos anónimos de los grandes acontecimientos de aquel glorioso día.


Hay testimonios de que los vecinos de Rancagua, don Fernando, don Francisco Javier y don Isidro Errázuriz y Aldunate, estuvieron presentes en el famoso Cabildo histórico. Así mismo los hermanos Francisco Egidio y José Ignacio de la Cuadra y Armijo, también vecinos de Rancagua.


La noticia de la realización del Cabildo y de sus acuerdos y de la instalación de la Primera Junta de Gobierno llegó a Rancagua dos días más tarde, el 20 de septiembre. Ese día arribaron a la villa los miembros de una Comisión especial que presidían don José María de la Rosa y don Anselmo de la Cruz. Ellos traían un valioso documento: una copia del Acta de la Junta de Gobierno, la que fue dada a conocer a las autoridades y principales vecinos.


Un gran regocijo se manifestó en todas partes, mientras se hacían las más diversas conjeturas sobre el significado que tendría para el Reino la creación de esa Junta que, según se dijo, estaba destinada a gobernarlo mientras se prolongaba la prisión del Rey Fernando VII de España, por parte de Napoleón.


Como era natural, hubo opiniones diversas entre los rancagüinos. Muchos demostraban abiertamente su felicidad por el paso que se había dado, mientras algunos no podían ocultar sus reticencias.


Pero el paso del tiempo, los años y de más de dos siglos, han demostrado que el 18 de septiembre es la fecha magna de la Patria!…


(Del libro “Rancagua en la Historia”)

Continuar Leyendo

Recordando

FOTO DEL RECUERDO

Publicado

el

En la fotografía tomada el año 1980, se puede apreciar la esquina de calle San Martín con Independencia. En la imagen se Podemos ver que la camioneta va saliendo de lo que es hoy un paseo peatonal; además, en la esquina –donde se puede ver al famosísimo “Celestín”, hay un negocio que hoy pasó a ser una farmacia de las grandes cadenas.

Continuar Leyendo

Recordando

Doña Paula Jaraquemada: una patriota extraordinaria

Publicado

el


Este mes de la Patria es propicio para hacer recuerdos relacionados con la Historia de Chile. Esta vez  evocaremos la figura de una mujer chilena que, a través del tiempo, ha pasado a ser como una leyenda. Muchos creen que lo que de ella se cuenta es un  mito. Pero los más diversos testimonios indican que el episodio que se relata, es en su esencia, totalmente real  y, por lo tanto, histórico.

Doña Paula Jaraquemada Alquízar, nacida en Santiago el 18 de junio de 1768, vibró con las ideas independentistas de 1810 y fue patriota de alma, mente y corazón. 
En 1818, vivía en su Hacienda de Paine, cuando se supo la inquietante noticia de la derrota de las fuerzas patriotas en Cancha Rayada y de la retirada que estaban efectuando desde el sur hacia Santiago, las diezmadas tropas comandadas por O’Higgins y San Martín.

Rápidamente reunió a sus inquilinos, les entregó algunas armas y puso a su hijo a la cabeza del grupo. Cuando San Martín y sus hombres pasaron por el lugar, ella les brindó ayuda para que descansaran y se alimentaran y a su grupo campesino para que sumara a las fuerzas patriotas, además de numerosos caballos de su hacienda.

En sus bodegas albergó a numerosos soldados que no estaban en situación de seguir de inmediato hacia la capital.

Poco después aparecieron  los realistas. El oficial a cargo de los que llegaban le exigió a doña  Paula que le entregara las llaves de sus bodegas. Ella se negó a hacerlo y les dijo que podía darles alimentos, pero por ningún motivo las llaves que solamente ella las manejaba. Ante las reiteradas exigencias y amedrentamientos, y con la amenaza de quitarle las llaves por la fuerza e incendiar la casa, doña Paula se acercó a su brasero encendido y les dijo que ahí tenían fuego para incendiarla.

El oficial español, desconcertado y admirado también de la fortaleza de esa mujer, aceptó los alimentos para sus hombres y les ordenó seguir la marcha.

 Cuando ya se obtuvo la Independencia de Chile, doña Paula se dedicó a realizar obras de caridad en Santiago, recorriendo asilos, hospitales, cárceles y hogares menesterosos.

Estuvo casada con don Francisco Martínez Jaraquemada y tuvieron siete hijos. Falleció el 7 de septiembre de 1851, en un día como hoy. 

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080