Síguenos

Columnas

Agua y Regionalismo

Publicado

el


El agua es un tremendo problema hoy en día. Si no buscamos soluciones importantes y de fondo, nuestros hijos, nietos y bisnietos van a tener problemas mucho más serios de los que estamos enfrentando hoy día. Son las generaciones venideras las que podrían agradecernos lo que hagamos hoy frente a este tema.


Llevamos muchos años y gobiernos de distintos colores discutiendo demagógicamente la prioridad del agua como derecho humano para las personas, siendo que ello ya está establecido y garantizado en el actual Código de Aguas. Es verdad que debemos actualizar las reglas que hoy tenemos, pero no es lo prioritario.


El problema debemos atacarlo en sus raíces, y esto no es otra cosa que la excesiva centralización de nuestro país, que lleva la mayoría de las grandes inversiones a Santiago, dejando el resto de Chile con miserables recursos, acarreando agua en camiones aljibes para las poblaciones.


A modo de ejemplo, quiero mencionar nuestro Embalse Codegua, proyecto que permitirá acumular 17,5 millones de m2 de agua, para entregarlo en la época estival beneficiando a más de 1.400 agricultores, 91% de ellos pequeños productores. Este embalse irrigará más de 3.000 hectáreas en una zona donde hoy apenas llegamos a las 1.000.


Implementar el Embalse Codegua tiene un costo de US$50 millones, monto que pareciera muy elevado, pero si lo comparamos con algunas de las tantas inversiones que se hacen en nuestra capital, este monto parece insignificante. A saber: una simple remodelación de la rotonda Pérez-Zujovic, ubicada en el punto de unión de las comunas más pudientes de Santiago, costará US$500 millones. La última etapa de Américo Vespucio (nuevamente, en las comunas más adineradas de Chile) tendrá un costo de US$805 millones.


Podríamos seguir incluso hablando del Metro y sus inversiones, donde cada kilómetro construido tiene un costo de US$100 millones. ¿Se dan cuenta? Nuestro modesto Embalse, que traerá tranquilidad de riego, alimentación saludable y sustentabilidad agrícola (además de ayudar a cuidar nuestro recurso más importante) cuesta medio kilómetro del metro de Santiago.
Hecho este ejercicio, claramente la pelea hay que darla por la descentralización de Chile, dándole la importancia que se merecen las regiones, planificando mejor las prioridades de todo el territorio y frenando el crecimiento indiscriminado de nuestra capital.


Mario Fernández Ossadey
Presidente Junta de Vigilancia Estero Codegua

Anuncio Publicitario

Columnas

Chile despertó… debe abrir los ojos

Publicado

el

Por Sofía Villavicencio
Directora ejecutiva de Fundación Luz

Hemos oído la descripción transversal de sensación de abuso, injusticia, exclusión que manifiestan las personas y que las autoridades están intentando canalizar de la mejor forma que puedan.
Y esa descripción nos resulta familiar, porque venimos enfrentándola desde el 1924, año en que fue creada Fundación Luz. Por razones que escapan a esta columna, el relato se nos hace conocido; es el de todos y cada una de las personas que pasan por nuestro colegio y los programas de estimulación temprana, de rehabilitación, de capacitación e inclusión laboral, entre otros. Somos pocas las instituciones en Chile que llevan tanto tiempo tratando de construir un país más justo, solidario e inclusivo.


La experiencia de las instituciones que trabajamos por la inclusión de las personas en situación de discapacidad puede servir para iluminar el camino. Si Chile despertó, todavía no abre los ojos. Y las personas con discapacidad visual pueden ayudarnos a ver. ¿Ver qué? Que los efectos sociales, económicos y laborales de las distintas formas de discapacidad son muy similares a las que provocan las distintas formas de exclusión que se han expresado en las marchas que hemos visto en nuestras ciudades.


Ante lo cual, y a raíz de lo que está sucediendo en nuestro país, hago un pequeño recuento para entender cómo lo están viviendo las personas con discapacidad.

• Ceguera y pérdida de visión son las dos formas de discapacidad más comunes en Chile. El 72,7% de la población adulta en situación de discapacidad declara sufrir de ceguera o pérdida de visión.
• La discapacidad afecta en mayor medida a los más vulnerables económicamente, a las mujeres y a la tercera edad:
o La mitad de la población adulta en situación de discapacidad se encuentra en los quintiles I y II de ingreso autónomo per cápita.
o Casi 1 de cada 4 adultos en situación de discapacidad no terminó la educación básica. A eso debemos agregar el 7,4% que no tuvo acceso a la educación formal.
o El 24,9% de las mujeres en edad adulta tiene algún tipo de discapacidad, frente al 14,8% de los hombres. El 14,3% de las mujeres declara una discapacidad leve (8,9% de los hombres) y 10,6%, una discapacidad severa (frente al 10,6% de los hombres).
o El 38,3% de la población adulta en situación de discapacidad tiene 60 años de edad o más. Y si sólo medimos la discapacidad severa, la desigualdad es aún más aguda, pues alcanza al 20,8% de los adultos mayores, casi triplicando al grupo entre 45 y 59 años.

Por nuestra parte, con el actual contexto nacional, hemos aprendido a abordar esta situación articulando al sector público, privado y toda una red de fundaciones, generando conocimiento, incluyendo a nuestros beneficiarios en el proceso, visibilizándolos e influyendo en la construcción de mejores políticas públicas. Reitero: no hemos solucionado el problema, no nos ha ido mucho mejor que al resto de los chilenos, pero al menos avanzamos en un ambiente más inclusivo, solidario y justo.


Finalmente, quiero regalarles una frase creada por una persona con discapacidad visual, integrante de la Orquesta Sonidos de Luz: “La inclusión no es una palabra que está de moda, es una forma de vivir en sociedad, aceptando al otro tal cual es, minimizando las barreras y ampliando las oportunidades, para que tengamos una sociedad mucho mejor. Si queremos incluir hagámoslo de corazón…” ¿Les hace sentido este mensaje el día de hoy?

Continuar Leyendo

Columnas

Abandono, abuso y angustia

Publicado

el


Esta trilogía explica la actual crisis social. No reconocer que entre un 30 y un 40% de la población del país se siente abandonado, abusado y angustiado por un sistema profundamente desigual es haberse quedado con que somos el país con el mayor ingreso per cápita de Latinoamérica y no haber leído la “letra chica”: somos también el con mayor desigualdad del continente.


O’Higgins es buen ejemplo de esto: en nuestro territorio hay más de 100 mil personas viviendo en pobreza extrema. Hoy más de 8 mil niños y jóvenes están fuera del sistema escolar en nuestra región; 400 mil familias viven como allegadas; y 8 de cada 10 adultos mayores tienen ingresos por debajo de la línea de la pobreza. La indignación frente al aumento de 30 pesos en la tarifa del metro de Santiago fue la chispa que encendió un pasto muy seco a lo largo de todo Chile, que ahora debemos entre todos hacer reverdecer.


Hogar de Cristo, Fondo Esperanza y Techo trabajamos en los territorios más excluidos y conocemos esta realidad de vulneración permanente. Ahora nos hemos unido en una iniciativa de participación inédita que denominamos “Círculos Territoriales” para dar voz a las poblaciones con que trabajamos: jefas de hogar, adultos mayores, jóvenes fuera del sistema escolar y/o laboral, personas con discapacidad mental, habitantes de campamentos… Ellos, con ayuda de una metodología y una aplicación digital probada, harán el diagnóstico de lo sucedido, levantarán sus problemas más urgentes y darán sus propuestas de solución para cada uno. Nosotros entregaremos el sentir y el pensar de 60 mil personas de Arica a Punta Arenas a las autoridades a fines de diciembre, aspirando a que los invisibles y mudos esta vez sí sean considerados.


Por Monserrat Duarte, Jefa de Operación Social de Hogar de Cristo.

Continuar Leyendo

Columnas

Capacitación

Publicado

el

Debido a la contingencia y a los temas que se están tratando a nivel nacional, es que siento el compromiso y deber de reforzar en la opinión pública la problemática que existe en el presente en materia de capacitación.


Desde marzo pasado se presentó el proyecto de Modernización del Servicio Nacional de Capacitación y Empleo (SENCE), donde se presentan al menos dos problemáticas que valen la pena tratar.


En primer lugar, la inconveniencia del uso de la franquicia tributaria que se está concentrando en las grandes empresas, dejando fuera del sistema laboral a más de cinco millones de trabajadores chilenos que no han terminado sus estudios de cuarto medio.


Por otra parte, la carencia de flexibilización del SENCE, donde muchas veces no se permite la implementación de metodologías innovadoras y efectivas, como una propuesta a aquellas formaciones presenciales y/o e-learning, que si bien son muy conocidas dentro del mundo educativo, estarían generando un impacto menor al esperado.


Si evaluamos la evolución a la fecha, desde 2012, el número de capacitaciones realizadas al año en Chile ha bajado un 17%. Ahora hay un segundo “Proyecto de Ley SENCE” que enfrentamos en nueve años, y cabe preguntarse qué acciones tomará el Gobierno para seguir capacitando a todo ese universo de personas que no tiene estudios superiores y que necesita especializarse. Por el momento, se hace necesario considerar al menos un diálogo con los principales actores del sistema, como lo son organismos de capacitación -OTEC-, organismos técnicos intermediarios de capacitación- OTIC-, gremios y trabajadores.

Patricio Reyes
Gerente general OTEC R-yes

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

Oficial Carlos María O'Carrol 518, Rancagua, Chile - Mesa Central: +56 72 276 6080