Síguenos

Editorial

EDITORIAL: Las carreteras y la salida de santiaguinos en fiestas patrias, un centralismo siempre presente

Publicado

el

Una vez más nos enfrentamos a un feriado largo, esta vez por Fiestas Patrias

Días para celebrar, para descansar, para estar en familia, disfrutar y que muchos aprovecharan para pasar lejos del hogar. En la playa, en la montaña, en el campo o simplemente visitando a familiares y amigos.


El problema no es ese, cada uno es libre de utilizar su tiempo como estime conveniente, el problema es que una vez más toda la infraestructura del país -incluyendo a nuestras autoridades regionales- se pone al servicio del descanso de los santiaguinos, olvidando que los habitantes de la región de O`Higgins también tenemos derecho a salir de nuestra zona.


No es problema nuestro que las carreteras colapsen con la masiva salida de santiaguinos hacia el sur, ¿Por qué debemos nosotros pagar las consecuencias de esto? El sistema 3 x1 y 4×0 en algunos tramos está diseñado para los habitantes de la capital, como si nosotros no importásemos. Pese al sistema Free Flow anunciado como una gran contribución a evitar los tacos, el perverso sistema de 3 x 1 se mantendrá.


Lo peor no es solo que las autoridades y medios nacionales entregan estas medidas como una gran noticia, sino también que nuestras autoridades regionales -que son las llamadas a velar por nuestros derechos- se hacen eco de estas medidas. Viajar al norte de nuestra región en estas fechas es un calvario impuesto, un injusto impuesto que debemos pagar en cada fin de semana largo. Lo mismo cuando queremos retornar desde el norte a nuestros hogares y nos encontramos con la marea de vuelta hacia Santiago.


El centralismo se ve reflejado en medidas como esta, donde no somos considerados apabullados por las necesidades de la capital. El centralismo es una actitud, un pensamiento que va más allá incluso de las leyes. Santiago no es Chile.

Luis Fernando González V.
subdirector

Anuncio Publicitario

Editorial

EDITORIAL: El pueblo y su religión

Publicado

el

Hay tradiciones que no mueren con el paso del tiempo, este 8 de diciembre seguramente pese a estallido social, varios miles de personas marcharán. Pero lo harán sin violencia, para pedir por ellos mismos, por su gente y por nuestro país. Miles de personas seguramente llegaran hasta Lo Vásquez, a La Compañía o a Puquillay a rendir homenaje a la Inmaculada Concepción, a pedir el consuelo, compañía y algún favor a la madre de Dios.


En un tiempo que se dice que Dios no tiene cabida en la sociedad y que al mismo tiempo que con justicia la Iglesia está cuestionada por los crímenes de algunos de sus miembros, y se llama a guardar silencio frente a diversos temas que no agradan a algunos grupos especialmente activos en redes sociales, cientos de miles de chilenos dicen que los temas del espíritu no pueden estar ajenos de la discusión social. Cuanto extrañamos a esa Iglesia activa que en los tiempos más duros de la dictadura daba refugio, consuelo, contención. Que hablaba de justicia y de paz.


Hoy muchas veces con razón las confianzas no están con aquellos religiosos que ocultados por una cultura del secreto tanto daño causaron, con la jerarquía a la que le faltó empatía, amor y misericordia para actuar con la misma firmeza que se plantaron frente a la dictadura contra aquellos consagrados que violaron lo más sagrado, que es la inocencia de un niño.


Pero igualmente miles de personas llegaran a los santuarios este domingo, tal vez muchos de ellos no sean seguidores de la Iglesia, pero creen en Dios y en María.


Al mismo tiempo no necesariamente estas miles de personas que asistan a los templos tienen un mismo pensamiento político, ni menos votarán todos al unísono por un determinado líder, sino simplemente son una muestra de una gran diversidad de personas, unidas por una fe, por una esperanza y por múltiples problemas por los que piden el auxilio divino.


Si bien es cierto que la confianza en la Iglesia institución ha decaído considerablemente, no así lo ha hecho la religiosidad. Es innegable que la religión está y seguirá muy íntimamente ligada con las fibras más profundas de nuestro pueblo.

Luis Fernando González V
Sub Director

Continuar Leyendo

Columnas

Efectos del Tipo de Cambio y La Intervención

Publicado

el

Banco Central decide intervenir el mercado cambiario, poniendo a disposición del mercado 20.000 millones de dólares, lo anterior se debe a que el tipo de cambio sobrepasó los límites razonables que permitan mantener la estabilidad de precios (meta inflacionaria del 3%). En mi opinión, el Banco Central debería haber esperado un poco más antes de intervenir, porque si los actos vandálicos continúan podrían absorber la inyección de dólares en un tiempo breve dejando al Banco Central en una situación compleja para nuevas intervenciones. Por otra parte, esta subida exacerbada del tipo cambio se traslada más rápido a la inflación dejando menos margen de maniobra al Banco Central para mantener los estímulos monetarios que ayuden a compensar la falta de dinamismo de la actividad económica. Hoy más que nunca se requiere de unidad para enfrentar una situación compleja en materia de empleo, con un mercado laboral que tiene un amplio stock debido al fenómeno de la inmigración. También se debe recordar que un tipo de cambio alto encarece el endeudamiento que tiene tanto el sector público como el sector privado y además dificulta o encarece las inversiones (costo de maquinaria y equipamiento como por ejemplo comprar un bus, un tren, equipos de transferencia de calor, computadores, entre otros). Los bajos niveles de inversión afectan la capacidad de crecimiento de la economía y esta a su vez influye en el empleo y los salarios.

Roberto Contreras, Académico de UTEM y Dr. En Economía Industrial e Internacional

Continuar Leyendo

Editorial

EDITORIAL: ¿Cuánto vale un regalo?

Publicado

el


Sin duda esta navidad será diferente. Tenemos ciudades y pueblos con un comercio “Galvanizado” sin vitrinas ni puertas transparentes . Atendiendo en penumbras y con alguien siempre listo a cerrar la puerta .


Sin duda que el mes pasado marcará un antes y un después para todos los chilenos .
Es bueno sacar provecho de las dificultades y crecer como personas .


Más bien dicho ser más personas y menos consumidores . Sin duda la economía del país se ha pegado un salto espectacular en los últimos años . Leyendo diarios de hace 50 años nos encontramos por ejemplo que una de las grandes aspiraciones de nuestra región era lograr una doble vía hacia Santiago o pavimentar el camino hacia Pichilemu . También informábamos de instituciones como la Gota de Leche y de la Corporación para la Desnutrición Infantil las que hoy no tienen razón de ser . Hoy tenemos más cosas . Algunos mucho más que otros pero todos un poco más que nuestros antepasados .


La refexión importante es ahora darnos cuenta de cuanto valen para cada uno de nosotros las cosas y cuanto valen para cada uno de nosotros las personas que nos rodean y las relaciones que podemos establecer con ellas .


Cuantos supuestos “Amigos” tenemos en las redes sociales y de verdad con cuantos nos miramos a los ojos y compartimos pensamientos y sentimientos genuinos .


La navidad es para ver nacer nuevamente al niño que está dentro de nosotros , sencillo, alegre, amoroso y hacerlo comunicarse con otros, con los más queridos y también con los más necesitados . Todo ello simbolizado en un Regalo .


Un regalo que tenga el valor de representar todo el sentimiento positivo que tengo por el otro.
Los sentimientos no tienen precio. Su valor está en la elección de algo significativo que puede o no ser caro.


Una artesanía puede ser una pieza única barata en pesos pero significativamente más valiosa que un gran artefacto hecho en serie .


Un pensamiento escrito, una canción, una flor y muchas otras cosas que valen y que para quién las recibe serán un tesoro que guardará para siempre.

Alejandro González Pino

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto