Síguenos

Columnas

OPINION: 11 de Septiembre, el nunca más es tarea de todos

Publicado

el

Nicolás Yáñez Garrido
Socio de Stone, Rodríguez & Yáñez, Asesorías Legales

  Esta semana se conmemoró el aniversario número 46 del Golpe de Estado ocurrido el 11 de septiembre de 1973, una fecha que no es ajena para ningún chileno, y que trae aparejado una serie de actos, homenajes y reflexiones propias de la histórica fecha. Dentro de todos los recuerdos que dicha época trae para algunos, incluido el dolor, el perdón, e inclusive la resignación, siempre queda en la palestra del lector y del ciudadano común la frase “Para que nunca más”. 


  Pero antes de que nos reunamos a través de este texto, y logremos el apotegma propio de esta situación, siempre es bueno ser sincero, lo que me obliga a mencionar que escribir respecto de esta fecha siempre trae un poco de temor aparejado, toda vez que en calidad de ensayista es muy difícil dejar de lado las emociones y sentimientos respecto de una fecha que aún tiene a sus protagonistas y testigos caminando por las calles. Me disculpo anticipadamente en caso de incurrir en una ofensa para el lector.


  Así las cosas, siempre es bueno recordar que el quiebre democrático del 11 de septiembre de 1973 no fue un hecho inesperado, sino que fue una encadenación de hechos y circunstancias que concluyeron en un hecho detonante como el conmemorado. Es precisamente este punto donde es necesario profundizar; porque siempre recordamos que la dictadura duró 17 años, que existieron alrededor de 3.500 asesinatos, que existieron 100.000 casos de torturados, que inclusive ocurrió el Magnicidio del Ex Presidente Eduardo Frei Montalva (confirmado como tal este año), y obviamente son actos delictuales de lesa humanidad, absolutamente reprochables, por lo que los culpables están pagando y deberán seguir haciéndolo, toda vez que la dictadura deberá cargar con la muerte de todos aquellos inocentes asesinados y también respecto de aquellos culpables que no fueron sometidos a un juicio justo.  

  Pero nuestro deber como ciudadanos y al tenor de la consigna “Para que nunca más”, es tener en cuenta las circunstancias previas al Golpe de Estado, y esto nos debe remontar a un contexto histórico mucho mas antiguo que Allende y Pinochet, sino mas bien a todos aquellos condimentos que formaron el plato de fondo de este menú, porque en estas circunstancias ya no son los militares los responsables, sino que fueron todos los chilenos de aquella época, tanto políticos como ciudadanos. Así debemos recordar la polarización de la población en dos bandos antagónicos e irreconciliables políticamente, los discursos de odio de parte de la clase política, las posturas autoritarias tanto de la derecha como de la izquierda, la incapacidad de la clase política de sentarse a discutir y llegar a un acuerdo, las mentiras, la corrupción de las instituciones, y además la carencia de lealtad que sufrió el Presidente Allende de parte de sus propios partidos políticos; ¡Así es!, es fácil compartir el sacrificio del Presidente Allende y hacerlo propio, pero es ingrato ver que muchos de ellos, fueron los mismos que lo traicionaron. 


  Es tarea nuestra ser responsables del futuro de nuestro país, las decisiones que cada uno tome respecto de su visión política, trae consigo una responsabilidad monumental a futuro. Debemos ser responsables con nuestra democracia, que si bien no es un sistema perfecto, es el único donde todos podemos participar abiertamente, pero esto debemos cuidarlo, no siguiendo discursos de odio ni separatistas, sino más bien velando cada uno, por el debido comportamiento democrático de quienes nos representan. La historia, es una ciencia que nos permite no cometer los errores del pasado, pero la experiencia nos ha enseñado que la historia también es cíclica, por lo que esa consigna “Para que nunca más” debe dejar de ser una consigna, sino una política de vida de cada ciudadano, que busque cuidar la democracia que tanto costo recuperar. 

Anuncio Publicitario

Chile en Crisis

OPINION: Estado y salud pública

Publicado

el

Recientemente el Gobierno presentó su propuesta sobre el nuevo Plan de Salud Universal. Esta ley es una alternativa interesante para modernizar nuestro sistema de salud público, sin embargo aún queda por delante una extensa discusión en el Congreso, donde sin duda se realizarán nuevas propuestas y modificaciones para obtener una mejor ley para Chile.


Quisiera destacar algunos elementos significativos que aportarán al desarrollo de la discusión del proyecto. Nuestra especialidad (cirugía plástica) está en falencia en el país, existen largas listas de espera de pacientes que requieren de cirugías plásticas y muchos de los nuevos procedimientos y técnicas quirúrgicas fueron incluidas en el catálogo de Prestaciones de Fonasa que fue presentado en diciembre de 2017, cuya completa implementación aún no ha sido lograda. Por tanto, es importante aclarar qué se va a legislar específicamente, si es sobre el catálogo nuevo y completo de Prestaciones de Salud de Fonasa o sobre el catálogo antiguo del año 2016 con algunas prestaciones obsoletas y otras insuficientes para lo que es la medicina actual.


Nuestra sociedad participó en la elaboración de este catálogo de prestaciones al igual que otras sociedades científicas médicas de Chile, logrando modernizar significativamente el sistema después de más de 20 años.


El nuevo Plan de Salud Universal incluiría la posibilidad de obtener prestaciones en centros no necesariamente públicos, sino en instituciones privadas. Por este motivo es que es de vital importancia que el proyecto de ley recientemente presentado en la Cámara de Diputados, que regularía el ejercicio de la cirugía plástica en Chile, siga su curso pronto, su votación y promulgación definitiva, de tal manera de dar seguridad a nuestros compatriotas con respecto a este tipo de cirugías.


Dr. Claudio Thomas
Presidente de la Sociedad Chilena de Cirugía Plástica

Continuar Leyendo

Columnas

Coronavirus: ¿Qué es y qué podemos hacer?

Publicado

el


Un virus es una partícula infecciosa creada biológicamente para sobrevivir adueñándose de las células del huésped, utilizando su maquinaria para producir más partículas infecciosas. El Coronavirus de Asia; 2019-nCOV, se identificó por primera vez en el mercado de la ciudad china de Wuhan, y pertenece a la misma familia del virus que provoca el SARS (Síndrome Respiratorio Agudo Severo) y el MERS-CoV (Síndrome Respiratorio de Oriente Medio), siendo el responsable de la Neumonía de Wuhan. No hay evidencia de cómo surgió, pero las investigaciones sugieren que los animales salvajes vendidos en el mercado pueden ser el origen.


Los virus experimentan evolución y selección natural, esto quiere decir que sufren mutaciones o modificaciones en su ADN que les permiten asegurar su supervivencia adaptándose al medio. Cómo, por ejemplo, la capacidad de infectar huéspedes nuevos o diferentes, y pasar de animales a humanos. Los coronavirus humanos causan enfermedades levas a moderas, aunque, algunas variantes genéticas como el SARS-CoV y MERS-CoV, causan cuadros más graves. El 2019-nCOV se ha demostrado que se propaga de persona a persona por lo que las autoridades mundiales están en alerta pues implica una vía de rápida propagación (517 afectados y 17 muertos a la fecha).


Los síntomas asemejan al resfriado común; fiebre tos, dificultad para respirar, dolor muscular y neumonía. Al día no existe vacuna, pero hay medidas simples para protegernos y reducir el contagio, cómo; lavarse las manos por 20 segundos frecuentemente, evitar tocarse los ojos, nariz o boca sin haberse lavado las manos, y evitar el contacto con personas probablemente infectadas.
El virus esta en 25 provincias de China y hay casos en Taiwán, Tailandia, Corea del Sur y USA. En Latinoamérica hay sospechas de afectados en Colombia y Brasil. En Chile no se han reportados casos. Sin embargo, el llamado es a cuidarse, a mantener el lavado de manos y recurrir al médico en caso de complicaciones por los síntomas.

William Zabala Fernández, PhD
Doctor en Medicina Molecular USACH

Continuar Leyendo

Columnas

El aporte de la tecnología frente a la crisis hídrica de Chile

Publicado

el

Por Martín Kozak, Country Manager de InterSystems

Hace unas semanas se supo que el Embalse el Yeso, una de las principales fuentes de agua potable de la Región Metropolitana contaba solo con un 27% de su capacidad. A su vez, las comunas Arica y Parinacota, Atacama, Coquimbo y Valparaíso pasan por una escasez hídrica alarmante.

Lamentablemente las proyecciones del tema no son auspiciosas ya que las condiciones de las zonas rurales a lo largo del país serán más complejas que la situación actual.


Frente a este contexto, es importante apostar e implementar la Transformación Digital como una de las herramientas de solución. Está permitirá el monitoreo de filtraciones, un sistema inteligente de racionamiento de agua, hasta innovaciones que permitirán el mantenimiento de este vital recurso. Estas son algunas de las posibilidades, donde el paradigma de los datos puede agregar valor a este desafío.
Actualmente, ya se está avanzado en la incorporación de nuevas tendencias digitales en variadas industrias, por lo que no estamos hablando de algo desconocido. La tecnología ha demostrado ser un verdadero aliado hasta en sectores en donde no se pensaba que fuera así.
Enfrentar este nuevo reto de la mano de plataformas de gestión de datos, Machine Learning o Inteligencia artificial, puede ayudar a prevenir, detectar y a entender distintas variables que hoy no están siendo visibles en este problema tan crítico para Chile.
Tenemos la convicción que apostar por tecnologías de manejo y gestión de datos debe ser una obligación para todas las verticales de la economía, pero por sobre todo para las industrias de servicios que manejan la subsistencia de las personas y la administración de nuestro recurso vital más preciado: el agua.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto