Síguenos

Editorial

EDITORIAL: En 33 días se termina el año

Publicado

el

Diciembre siempre ha sido un mes complicado, con muchas actividades y emociones. Este año el último mes del calendario, se ve además con una cuota importante de incertidumbre. Las protestas siguen en las calles reclamando, es que el cambio Constitucional que si bien era y es un clamor, no aumenta las pensiones.


Al mismo tiempo el comercio, especialmente las pymes, ven este mes con esperanza apostando a que la navidad servirá para en algo palear las paupérrimas ventas de noviembre , otros ven con miedo el futuro al verse sin empleo o sienten desesperanza al percibir que las masivas y pacificas protestas no han servido de mucho al no existir respuestas concretas y también muchos observamos como la violencia se desata de alguna u otra manera cada noche, causando temor, y desviando el foco de las justas demandas sociales. Quienes destruyen no entienden que lo único que consiguen es afectar a los mismos quienes dicen defender.


Al mismo tiempo que el aire de nuestras contaminadas ciudades cada vez se torna más gris saturado de humo y lacrimógenas, al tiempo que la contingencia ha hecho que sin pena ni gloria -y lo peor sin el debido debate- transcurra el tiempo de discusión ciudadana del plan de descontaminación por material particulado fino en torno al cual persisten grandes inconsistencias y dudas.


Soluciones no hay fáciles, pero pasan por tener conciencia de ser lo que realmente somos y no presumir, de tener en claro que las relaciones humanas son las verdaderamente importantes y que estas dependen principalmente de sentimientos y de gestos de buena voluntad. No somos números, seguidores, contactos o consumidores, ciudadanos o votantes. Somos personas y como tal queremos ser tratadas por el Estado y por las empresas. Más allá de medidas x todo el cambio nace de no dejar espacio a que el odio -que inunda tantos corazones hoy- domine. Todos tenemos que ceder en algo para construir un todo nuevo.


Es de esperar que este fin de año nos traiga la paz y el amor que la navidad representan, y que el año nuevo nos traiga un nuevo país donde se tenga derecho a vivir en paz.

Luis Fernando González V
Sub Director

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Inversionistas, este es el momento

Publicado

el

Por Gonzalo Kirberg CEO de Cumplo.

Los hechos ocurridos las últimas semanas en Chile han impactado en todos los sectores de la sociedad, generando turbulencias en los ámbitos económico, laboral, legislativo y social. Sin duda, uno de los más afectados han sido nuestras pequeñas y medianas empresas, que como sabemos son un importante motor de la economía.

Sin embargo y más allá de las dificultades que estamos enfrentando, creemos que este momento es crucial para seguir fortaleciendo una cultura empresarial que promueva el emprendimiento, el desarrollo sustentable y el apoyo a pymes locales. Como empresas B, hace tiempo entendimos las dificultades a las que se enfrentan y ese ha sido nuestro propósito facilitando el acceso a capital para que puedan seguir creciendo.

Creemos que iniciativas como flexibilizar los plazos de pago de las Pymes, favorecer el pago al contado u oportuno por parte de las grandes empresas, agilizar el cobro de seguros, como también invertir en pymes, son sólo algunas de las tareas que debemos empujar desde el sector público y el mundo privado.

La situación actual puede representar inseguridad, pero es también la oportunidad de reafirmar el compromiso que tenemos como sociedad para apoyar a las pequeñas y medianas empresas, abriendo las puertas a inversiones que hoy tienen el doble impacto de potenciar a las pymes y levantar al país. En esta tarea, todos son bienvenidos.

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: Busque la paz y sigala

Publicado

el


“Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”
Isaías 26:3.


El profeta Isaías era un hombre acostumbrado a tener profundas experiencias con Dios. Le había sido encomendada la difícil misión de anunciar su mensaje en una época muy conflictiva para la nación. Fue criticado, perseguido, amenazado y si pudo estoicamente soportar todo eso, no se debió a sus fuerzas sobrehumanas sino porque Dios, su Creador lo ayudaba. Este servidor fiel, mantenía una relación de tan íntima amistad con Dios, que podía disfrutar de paz aún en medio de las tormentas más intensas de su vida. Es por eso que, con toda certeza y plena convicción, alienta a sus lectores con esta maravillosa promesa. “Tú guardarás en completa paz a aquel cuyo pensamiento en ti persevera; porque en ti ha confiado”.


La confianza de un hombre en el poder de Dios, el meditar de continuo en su fidelidad y llenarse el corazón y la mente con sus promesas, permiten alcanzar la tan anhelada paz.


La sociedad actual está sometiendo a las personas a un nivel de presión cada vez mayor y eso le está haciendo perder la paz y nos está enfermando. Chile ha sido declarado el segundo país a nivel mundial con un altísimo nivel de depresión en su población. Las consultas a centros de atención psicológica, la venta de psicofármacos, han aumentado en los últimos años de un modo alarmante. El insomnio, fobias diversas, ataques de pánico, parecen constituirse en verdaderas endemias. La tranquilidad, la paz se ha perdido ¿Qué hacer frente a esta situación? La Biblia como Palabra de Dios tiene la respuesta, y esta es Jesucristo. En el Evangelio según San Juan Jesucristo hizo esta declaración:


“La paz les dejo; mi paz les doy. Yo no se la doy a ustedes como la da el mundo. No se angustien ni se acobarden” – Juan 14:27.


La paz que Cristo ofrece no es la que nosotros conocemos como paz. Para el ser humano, la paz es únicamente ausencia de guerra, de conflicto y de lucha exterior. Lo podemos ver en las manifestaciones populares en favor de la paz, viene multitudes portando banderas y carteles con la consigna: “Queremos paz”; “No a la guerra”; “No más sangre de inocentes”.


Pero, en medio de esa multitud se puede observar rostros enardecidos, ojos llenos de odio, gente atormentada por conflictos interiores, esposos que abandonaron a sus esposas e hijos, quienes no respetan a sus padres. Pero, quieren paz. ¿Qué tipo de paz, es esa? Esta es la paz que el mundo ofrece: solo ausencia de guerra exterior, y nada más.


La Paz que la Palabra de Dios nos ofrece, por medio de Nuestro Señor Jesucristo, es ausencia de perturbación dentro de nuestra alma, es perfecta armonía reinante dentro de nosotros aun en medio de las adversidades de la vida. Para poder obtener esta paz se requiere de fe.

El Señor Jesucristo procuró la paz para nosotros en la cruz del Calvario, y esta paz se transmite a nuestros corazones y mentes por medio de su Espíritu Santo. La Palabra de Dios en la carta a los Gálatas nos dice: “Mas el fruto del Espíritu es amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fidelidad.” (Galatas 5:22).


No es posible tener paz entre los hombres, si no hay primero paz con Dios.
Los títulos que el profeta Isaías da a Jesucristo son:»…y se llamará su nombre, admirable, consejero Príncipe de paz» (Isaias 9:6). Busque a Jesús el “Príncipe de paz” y él le dará la paz que sobrepasa todo entendimiento.


Pastor: Alejandro H. Cabrera C.

Continuar Leyendo

Recordando

La Provincia de O`Higgins fue creada en 1883

Publicado

el

Fue el 10 de diciembre del año 1883, cuando Rancagua fue convertida en Capital de la nueva Provincia de O’Higgins.


No fue fácil satisfacer la antigua aspiración de los rancagüinos. Diez años a antes, en 1873, se presentó u n Proyecto en la Cámara de Diputados, pero no prosperó: a los parlamentarios no les interesó la idea.


Por fin, el Presidente de la República, don Domingo Santa María y su Ministro, don Manuel Balmaceda, firmaron y promulgaron la Ley, cuyo texto se iniciaba con el siguiente artículo: “Créase una Provincia con el nombre de O’Higgins, en la parte del actual Departamento de Rancagua, que se encuentra comprendido dentro de los siguientes límites…”, que detallaba minuciosamente.


Resumiendo y mencionando sólo los principales puntos geográficos, se establecían: por el Norte el Río Maipo, al Sur el río Cachapoal, al Este la Cordillera de los Andes y al Oeste la Cordillera Central, cerros de Aculeo y Alhué.


La provincia se dividió en tres Departamentos: Rancagua capital Rancagua, Maipo capital Buin y Cachapoal capital Peumo.


Años más tarde, el centralismo político santiaguino, le quitaría el Departamento de Maipo y la Provincia de O’Higgins llegaría por el norte solo hasta Angostura. La nueva Ley también dispuso que la Provincia elegiría un senador y el Departamento de Rancagua dos diputaos. Los de Cachapoal y Maipo un diputado cada uno.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto