Síguenos

Recordando

Las muy viejas promesas de un muelle para Pichilemu

Publicado

el


Hace más de sesenta años, a mediados del siglo pasado, más precisamente el 7 de diciembre de 1950, en un día como hoy, fue dado a conocer, a través de este diario, el texto de una nota oficial enviada por el Ministro de Obras Públicas don Ernesto Merino Segura.
Se refería a la reiterada petición que se hacía al Gobierno para construir un muelle pesquero en Pichilemu. El Ministro decía, en su nota, que el Gobierno estaba “estudiando la construcción del muelle pesquero en Pichilemu”… Pasaron dos años, vino un cambio de Gobierno, el Presidente radical don Gabriel González Videla dejó su cargo, el ministro también y el resultado del estudio “nunca se supo”…

No se trata de una cosa curiosa, porque ya desde comienzo del siglo XX, distintos gobiernos, de diferentes colores, habían acogido la petición de los vecinos de Pichilemu y de las provincias de O’Higgins y Colchagua, para que se construyera el anhelado  muelle y que Pichilemu  recobrara su calidad de Puerto Menor. 

Hace algunos años, se obtuvo una especie de avance, con la construcción de una Caleta Pesquera, que fue destruida por el terremoto y tsunami de febrero del 2010 y fue reconstruida.
Pero no era esa la aspiración. Lo que se quería era la construcción de un nuevo muelle, que reemplazar el que fue intencionalmente destruido durante la sangrienta furia de la Guerra Civil de 1891.Era una obligación de los Gobiernos que se sucedieron, reparar ese gran daño causado a Pichilemu por la catástrofe guerrera. 

Personalmente, en mi niñez, en los veraneos en Pichilemu, en la década de los años20 y 30, conocí  los restos  que aún quedaban de ese viejo muelle desaparecido.    La Región del Libertador Bernardo O’Higgins, a pesar de tener más de cien kilómetros de costa, no tiene ningún muelle marítimo.  Antes tuvo dos: el otro fue el de Matanzas, que también desapareció.

Hector Gonzalez

Anuncio Publicitario

Recordando

Terremoto destruyó Chillan y otras ciudades de Chile: 1939

Publicado

el



Entre una de las más grandes catástrofes telúricas que se recuerdan en Chile figura el horrible terremoto que destruyó Chillan y otras ciudades de nuestro país, en 1939. Incontables miles de muertos y heridos quedaron entre las ruinas de casas y edificios. Nunca se supo exactamente el número de fallecidos, pero se informó de más de diez mil muertos en Chillan y otros tantos en toda la Zona Centro-Sur del país.


Entre las ciudades y provincias más afectadas estuvieron Concepción, Talcahuano, Parral, Cauquenes, San Carlos, Linares, Bulnes, Quirihue, Yungay, Tomé, Talca, Maule, Ñuble y varias más.
Los daños en destrucción de caminos y puentes, fueron cuantiosos. Igualmente en las vías férreas.
En Rancagua, donde el movimiento sísmico fue más débil se produjeron daños menores.
El terremoto ocurrió poco antes de la media noche del día 24 de Enero de 1939.


El corte de las comunicaciones telefónicas y telegráficas impidió que los resultados fueran conocidos hasta avanzado el día siguiente.


Las primeras noticias se obtuvieron desde barcos que se encontraban en Talcahuano y decían que observaban grandes resplandores y llamaradas de incendios en Concepción.


Cuando se restableció el servicio de ferrocarriles se pudo trasladar a Santiago a miles de damnificados que perdieron sus viviendas. Algunos cientos fueron ubicados, provisoriamente en Rancagua y otras ciudades.


La catástrofe ocurrió en el comienzo del Gobierno del Presidente don Pedro Aguirre Cerdo, quien creó la Corporación de Fomento y Reconstrucción, ordenando el comienzo inmediato de sus tareas.

Continuar Leyendo

Recordando

15 de Enero: “El Rancagüino” y Miguel González Navarro

Publicado

el


El día más trágico de la historia de “El Rancagüino” quedó marcado para siempre el 15 de enero de 1959. Fue el día en que la mano de un asesino, acabó con la vida del fundador de esta Empresa Periodística, Miguel González Navarro, creada el 15 de Agosto de 1915.


Fue la misma mano aleve que provocó el voraz incendio que destruyó totalmente los talleres y oficinas del diario.


Reproducimos, a continuación parte del emotivo artículo que escribiera el recordado parlamentario y escritor rancagüino Baltazar Castro Palma:


15 de Agosto de 1915: “Miguel González llego de improviso con un pizarrón blanco de letras negras. Entonces, el rio supo que algún día podría prolongarse en dorados hilos hasta las ampolletas de las casas… Los poetas comprobaron la necesidad de afinar el canto, pues algo nuevo andaba en la atmosfera:


¡Miguel González estaba enseñando a leer al aire!


Algo que sería capaz de mover las usinas y de relampaguear, con estridencias de fábricas junto al avance de los trabajadores. El cemento columbró la perspectiva de florecer vecino a las calzadas, erguido entre las ramazones de aceros y de maderas.”.

Continuar Leyendo

Recordando

La Plazuela de los enamorados y sus sucesivos nuevos nombres

Publicado

el



Hace más de cien años, en el 1914, ya se conocía la llamada “Plazuela de los Enamorados”, que se ubica en la esquina de las actuales calle Cuevas y Bueras. Hasta hoy, pese al tiempo transcurrido y a los varios sucesivos nombres que se la dado, muchos la siguen mencionando por el primitivo.

También ha experimentado numerosas remodelaciones, algunas por decretos alcaldicios o por acuerdos de miembros del municipio o decisión de la algún progresista Alcalde que desea innovar. Recordemos, por ejemplo, que en 1932, en un día con hoy, con alegres fiestas fueron inaugurados los modernos y hermosos jardines, como anhelada obra de los vecinos y de habituales usuarios transeúntes, como cuando nuestro diario local impulsaba periódicamente los proyectos en editoriales, artículos y noticias.


El año 1932 fue muy especial. Los anhelos y necesidades de cambios que hicieran olvidar la gravísima crisis económica, iniciada en los Estados Unidos en 1929 y que se propagó a toda la América y el mundo. En Chile había cambio de Gobierno, con la elección del candidato Arturo Alessandri Palma, que ya había gobernado en la década de los años 20. Pasaron los años, y se llegó al Medio Siglo. El 11 de enero de 1932 se iniciaron los nuevos y necesarios trabajos de remodelación y embellecimiento de la plazuela, renovando los destruidos jardines. A fines de febrero la tarea estaba terminada y la plaza cobraba un nuevo aspecto. Se pensó devolverle su nombre oficial : “Plaza O`Higgins” otorgado por Decreto basado en un acuerdo de la Cámara de Diputados a iniciativa de un parlamentario regional y que no ha sido derogado.


Pero, el Círculo de Periodistas, Regional Rancagua, estimó que debería llamarse Camilo Henríquez, en homenaje al Padre de la Buena Muerte, creador y director del primer periódico nacional La Aurora de Chile, cuyo busto está en la misma esquina.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto