Síguenos

Columnas

Políticas Públicas y Envejecimiento Activo

Publicado

el

Por Patricia Rojas Alarcón
Licenciada en Psicología
Directora de Carrera Universidad de Aconcagua, Sede Rancagua

Desde hace un par de años hemos escuchado que Chile envejece; esto significa que según las estimaciones el promedio de la edad de la población crece, disminuye la tasa de nacimientos y aumentan las expectativas de vida. Este escenario nos desafía a reflexionar y a planificar nuestras políticas públicas, pero además nos obliga a pensar cómo organizaremos nuestra cotidianeidad. Un refrán rezaba que “breve es la juventud y larga la vejez” la sabiduría popular nos advierte sobre el envejecimiento y cómo debería existir una preparación para que este largo período inevitable de la vida -al ser predecible e ineludible- sea una etapa que promueva el bienestar, la salud integral y la participación en la comunidad. En nuestro país, el índice de envejecimiento (es decir, el número de personas de 65 años o más por cada 100 menores de 15 años) creció en el año 1992 de 22.3 a 56.8 en año 2017 (INE, 2017). Este indicador sociodemográfico no sólo aumenta de manera significativa, sino que debería alertar y desafiar al Estado (gobierno tras gobierno) para diseñar, implementar y fomentar políticas públicas que contribuyan y preparen las condiciones para la población longeva como una prioridad país. El Censo 2017 dio cuenta de que la población nacional de personas mayores de 60 años equivale al 16,2% de los habitantes y se estima que en el año 2050 este porcentaje alcanzará el 30,6%.


Entonces, ¿estamos preparándonos cómo país para enfrentar el envejecimiento de la mayoría de su población? ¿existe una discusión para organizar cómo viviremos estos años? ¿existirán desigualdades asociadas al envejecimiento desde una perspectiva de género? La primera y más básica condición debiera ser una pensión que garantice las condiciones materiales y asistenciales para enfrentar de manera digna esa etapa de la vida y no una frágil subsistencia o, peor aún, el riesgo de la precariedad o la pobreza desgarradora en una edad en la que evidentemente ya se cuentan con las mismas fuerzas para enfrentar la vida. En este punto estamos de acuerdo -más allá de nuestras posturas políticas partidistas- que debe existir un compromiso de toda la sociedad en su conjunto para garantizar las condiciones que promuevan bienestar y seguridad social para todos los ciudadanos de la tercera/cuarta edad. No obstante, junto con discutir y acordar estas mínimas condiciones, deberíamos considerar que el envejecimiento no es una edad cronológica, sino una condición multidimensional. En este sentido, la Organización Mundial de la Salud reemplazó la noción de envejecimiento saludable para comenzar a posicionar el concepto de envejecimiento activo, dado que el primero limitaba los alcances sólo a la salud. El Envejecimiento Activo enfatiza y promueve la participación de la población del adulto mayor en diferentes aspectos de nuestra vida social desde la funcionalidad física y el funcionamiento cognitivo pero en sincronía con otras variables psicosociales relevantes tales como bienestar, la participación social y la satisfacción con la vida (independencia, autonomía, etc). De este modo, el envejecimiento hoy por hoy no sólo es entendido sólo desde la perspectiva de la salud, (ausencia de enfermedades) sino de una más amplia que como sociedad nos demanda voluntades para crear y desarrollar condiciones, programas y trabajos que contribuyan a generar estos espacios para el bien común. Somos la sociedad en su conjunto quienes tenemos la responsabilidad ético-moral y legal de promover el envejecimiento activo y facilitar el empoderamiento y la inclusión psicosocial de un sector que aumenta en cantidad año a año.


De este modo, las personas envejecen en función de cómo han vivido, proceso dinámico y multidimensional, y que además considera como factor relevante la autopercepción del propio adulto mayor y la pertinencia de entender el envejecimiento en interacción con otras formas de desigualdad, discapacidad y dimensión de género (no hay que olvidar que a principios de los ’90 se comenzó a advertir sobre la feminización de la pobreza y la evidencia da cuenta que el envejecimiento no estaría ajeno a esa desigualdad entre hombres y mujeres).


Como sociedad debemos cambiar y avanzar a una nueva mentalidad sobre la vejez. El envejecimiento de la población es más que un cambio en indicadores sociodemográficos; es más bien una transformación en la forma en la que una sociedad se ve a sí misma y cómo desarrollamos entre todos y todas una sociedad más justa y democrática. Como Universidad respondemos a este desafío y de este modo, abrimos un espacio inclusivo donde la formación integral que promueve la participación y el aprendizaje durante toda la vida. Nuestro proyecto educativo se construye en la diversidad (etaria o generacional, género, etc) y reconoce la riqueza de esta dentro de la sala de clases y rescatando las experiencias y diferencias de cada uno que nutren el proceso formativo desde esta mirada ecléctica y transformadora. Estudiar, compartir, debatir, analizar, criticar, construir, dialogar y reír son factores protectores que estimulan el envejecimiento activo. Creemos que nuestra oferta académica se convierte en un recurso más que colabora en el desarrollo de los potenciales de los ciudadanos e impacta en la calidad de vida ulterior entregando los apoyos para acompañar la decisión de ingresar a la Universidad.


Cada uno de los directores de carrera de nuestra Universidad cuenta con numerosos ejemplos con rostro y nombre, dado que cada año recibimos más y más personas que retoman estudios interrumpidos o que cumplen el sueño de estudiar por primera vez una carrera universitaria después de haber cumplido varias etapas o roles propios de la adultez. Hace varios años, una de nuestras estudiantes después de más de 35 años de su egreso de la educación media se matriculó en la Escuela de Psicología, tomó la decisión con muchos temores y debiendo además enfrentar los prejuicios y dudas de su entorno cercano. Hoy es una de nuestras egresadas y nos sentimos orgullosos de participar de ese proceso no sólo formativo sino además de trascendencia personal.
La sociedad se construye entre todos y el aprendizaje a lo largo de toda la vida se suma como factor que promueve el envejecimiento activo. Como Universidad nos define el lema: un espacio abierto para todos y consecuentes con aquello, promovemos la educación en función del bienestar integral de las propias personas, sus familias y toda la comunidad, a fin de impactar en la calidad de vida de las personas mayores hoy y de las que lo serán próximamente.

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Los sueños de Francisco

Publicado

el

La exhortación post sinodal “Querida Amazonia” debe haber sorprendido tanto a moros como cristianos, a destra como a sinestra y a más de algún “vaticanista”. Se esperaba con mucha expectación e incluso con algo de morbo, si el Papa aceptaría o no la propuesta del Sínodo de la Amazonía, de ordenar sacerdotes a hombres casados, y que las mujeres puedan ser ordenadas diaconisas.

Para sorpresa de los expertos, ninguno de los dos aspectos fue abordado directamente en el documento. ¿Por qué no abordó Francisco el tema de los viri probati? Esto puede ser interpretado de tres maneras: a) El Papa le resta importancia al tema, lo cual significa que las soluciones a los problemas de la Amazonía no pasan solo por aumentar el número de sacerdotes, sino por poner el foco en las situaciones de injusticia, abandono, destrucción ecológica, abusos y pobreza que asola a la región; b) el Papa no quiere dar por cerrada la discusión y estima que no es el momento para proponer cambios; c) es una forma elegante de esquivar la polémica, y darla por superada “desde arriba”.

En el otro tema conflictivo, ordenar mujeres como diaconisas, Francisco afirma que “gracias a la presencia de mujeres fuertes y generosas: bautizadoras, catequistas, rezadoras, misioneras, ciertamente llamadas e impulsadas por el Espíritu Santo” se ha transmitido la fe en la región. “Durante siglos las mujeres mantuvieron a la Iglesia en pie en esos lugares con admirable entrega y ardiente fe”.

Una eventual ordenación de mujeres solo “nos orientaría a clericalizar a las mujeres, disminuiría el gran valor de lo que ellas ya han dado y provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable”. Agrega que “las mujeres hacen su aporte a la Iglesia según su modo propio y prolongando la fuerza y la ternura de María, la Madre”.

La exhortación, que no pretende según el Papa ni reemplazar ni repetir el Documento Conclusivo del Sínodo, sino “aportar un breve marco de reflexión que encarne en la realidad amazónica una síntesis de algunas grandes preocupaciones (…) y que ayude y oriente a una armoniosa, creativa y fructífera recepción de todo el camino sinodal”, cuenta con cuatro capítulos titulados respectivamente: “un sueño social”, “un sueño cultural”, “un sueño ecológico” y “un sueño eclesial”. Son 32 páginas, distribuidas en 111 números y 145 pies de página. El estilo del texto es directo, escrito en primera persona, pastoral y a veces coloquial. Como ya es costumbre, el Papa cita autores no canónicos. Esta vez, a varios escritores y poetas latinoamericanos, entre ellos Neruda.

¿Cuál es la esencia de la exhortación? El Papa deja “brotar una sana indignación” y critica a los poderes económicos y al paradigma tecnocrático responsabilizándolos de la destrucción ecológica del Amazonía, y de los abusos como no respetar “el derecho de los pueblos originarios al territorio y a su demarcación, a la autodeterminación y al consentimiento previo”. Según él a estos “emprendimientos” en la Amazonia hay que darles el nombre que se merecen: “injusticia y crimen”.

Destaca con dramatismo como estos pueblos, de los que tenemos tanto que aprender, son obligados a emigrar a las periferias de las ciudades viviendo no solo desarraigados, sino, además, en condiciones miserables.

Francisco se muestra escéptico de la posibilidad de un crecimiento armónico y sostenible entre el paradigma tecnocrático y la ecología integral. Su apuesta es por la inculturación, que significa evangelizar sin desarraigar, sin colonizar. Inculturación “que no desprecia nada de lo bueno que ya existe en las culturas amazónicas, sino que lo recoge y lo lleva a la plenitud a la luz del Evangelio”. La misión de la Iglesia, sacerdotes y en especial los laicos, es entonces, “cultivar sin desarraigar, hacer crecer sin debilitar la identidad, promover sin invadir”, es decir, “no basta con llevar un “mensaje social”.

En síntesis, Francisco nos comparte cuatro sueños: a) social: luchar por los derechos de los más pobres de la Amazonia; b) cultural: preservar la riqueza cultural de la región; c) ecológico: custodiar la hermosura natural de la Amazonia; d) eclesial: desarrollar una Iglesia con rostro amazónico. ¿De qué depende que esos sueños de Francisco se hagan realidad? De muchos factores, de toda la Iglesia y de todos los hombres de buena voluntad.

Eugenio Yáñez

Director Instituto de Filosofía, Universidad San Sebastián

Continuar Leyendo

Columnas

¿Tu empresa está preparada para marzo?

Publicado

el


Alberto Gerszencvich, gerente general y fundador de la empresa Remesa.

Debo decir algo con todas sus letras: si estas esperando que terminen las vacaciones para ver qué hacer en marzo, estás súper equivocado. Es necesario que las empresas comiencen a tomar medidas hoy y no esperar a que aparezca uno de los meses más temidos del año, que hoy se ve cargado de la amenaza de un nuevo estallido social.

Si bien las expectativas para marzo no son muchas, las voces autorizadas apuntan a que tendremos más revueltas en las calles y la cercanía de una votación por la nueva Constitución cuyo resultado, ya sea positivo o negativo, no entregará una solución a las manifestaciones.

Qué es lo que podríamos esperar para el tercer mes del año: subida del precio del petróleo, subirá los precios de la canasta básica, la ya anunciada revuelta social, estancamiento del crecimiento país, aumento en la cifra de cesantía, endurecimiento de la cobranza, falta de liquidez, aumento del precio del dólar y, finalmente, una fuerte baja en áreas como la construcción y retail.

Ante esto, para esperar el mes de marzo, se hace necesario que las empresas comiencen a tomar medidas ahora, y los que están de vacaciones y quieren seguir en ellas, están muy equivocados, ya que marzo les llegará como un tsunami sin poder parar el impacto. Lo importante es reforzar estas medidas para que las empresas puedan seguir funcionando a pesar de la incertidumbre de lo que ocurrirá en este temido mes.

Algunos puntos importantes de considerar son el ser flexible en los pagos y dar una oportunidad a los clientes, para no romper así con la cadena de pagos; ser empático y no endurecer la cobranza; seguir entregando nuestros servicios; llegar a acuerdo; realizar una limpieza de cartera, abocándose al negocio y comenzar a hacer ventas mejor hechas; no aumentar el desempleo con más despidos, y externalizar servicios como el de cobranza, que nos permita concentrarnos en el negocio como tal.

Y aunque sea doloroso, la recomendación directa es a no seguir de vacaciones, porque “marzo ya llegó en febrero” y las medidas se deben tomar hoy.

Continuar Leyendo

Columnas

Alertas Ciudadanas

Publicado

el

Desde la entrada en vigencia de la nueva ley del Consumidor en marzo de 2019, el SERNAC dispuso la herramienta de “alertas ciudadanas” para detectar conductas de las empresas que pueden afectar los derechos de todos los consumidores, más allá de los casos particulares que se abordan con un reclamo.

Con esa información podemos detectar malas prácticas y tomar diversas acciones, como fiscalizar, abrir procedimientos Voluntarios Colectivos, interponer denuncias o demandas, u oficiar a las empresas para el ajuste de alguna práctica.

Lo entendemos como una verdadera fiscalización ciudadana donde las personas reportan a nuestro Servicio cualquier situación que afecte los derechos del consumidor. Por tanto, es una acción que apunta al bien común, porque los ciudadanos nos alertan para que hagamos algo que ayude a todos y no sólo a su caso particular como cuando se ingresa un reclamo.

Hasta la fecha, los consumidores han ingresado 2.159 alertas ciudadanas aludiendo a malas prácticas cometidas por 914 empresas a lo largo del país.

Al analizar los motivos de estas alertas, un 32% se refiere a incumplimientos de las condiciones ofrecidas por las empresas; seguida de casos relacionados con información y publicidad (26,5%); y, en tercer lugar, malas prácticas respecto de cobranzas extrajudiciales (6,5%).

De ellos, el mercado del retail concentra el mayor número de alertas ciudadanas, seguidas del financiero y las telecomunicaciones.

Entre los ejemplos que han derivado en acciones concretas se encuentra la alerta de ciudadana que reportó al SERNAC que una silla de retención infantil comercializada por la tienda Baby Infanti había sido alterada luego de obtener su acreditación.

Además, presentaba publicidad que podía inducir a error a los consumidores. Por lo que se decidió denunciar la situación ante los tribunales de justicia, solicitando, además del retiro del mercado del producto, las más altas multas contempladas en la normativa.

También se recibieron alertas respecto a dudas con los precios de las farmacias lo que derivó en que el SERNAC desarrollara un cotizador para que transparentar la información de los medicamentos y que los consumidores pudieran elegir la mejor opción.

En síntesis, las alertas ciudadanas son una forma efectiva para escuchar las necesidades de los ciudadanos pues a través de ellas nos dicen en qué están fallando las empresas en distintos mercados. Es una manera en que los ciudadanos toman un rol más activo para exigir sus derechos.

Los consumidores pueden adjuntar fotos, pantallazos, videos o cualquier medio de prueba para que quede registro de la conducta que se busca reportar, por ejemplo, una oferta que no es tal, o un cartel que desinforma del derecho a garantía.

Para ingresar una alerta ciudadana los consumidores pueden hacerlo a través de www.sernac.cl, llamando al 800 700 100 o en las oficinas de atención del SERNAC.

EFRAÍN CONTRERAS
DIRECTOR REGIONAL (S) DEL SERNAC. REGIÓN de El Libertador B.O’Higgins

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto