Síguenos

Columnas

¿Tu empresa está preparada para marzo?

Publicado

el


Alberto Gerszencvich, gerente general y fundador de la empresa Remesa.

Debo decir algo con todas sus letras: si estas esperando que terminen las vacaciones para ver qué hacer en marzo, estás súper equivocado. Es necesario que las empresas comiencen a tomar medidas hoy y no esperar a que aparezca uno de los meses más temidos del año, que hoy se ve cargado de la amenaza de un nuevo estallido social.

Si bien las expectativas para marzo no son muchas, las voces autorizadas apuntan a que tendremos más revueltas en las calles y la cercanía de una votación por la nueva Constitución cuyo resultado, ya sea positivo o negativo, no entregará una solución a las manifestaciones.

Qué es lo que podríamos esperar para el tercer mes del año: subida del precio del petróleo, subirá los precios de la canasta básica, la ya anunciada revuelta social, estancamiento del crecimiento país, aumento en la cifra de cesantía, endurecimiento de la cobranza, falta de liquidez, aumento del precio del dólar y, finalmente, una fuerte baja en áreas como la construcción y retail.

Ante esto, para esperar el mes de marzo, se hace necesario que las empresas comiencen a tomar medidas ahora, y los que están de vacaciones y quieren seguir en ellas, están muy equivocados, ya que marzo les llegará como un tsunami sin poder parar el impacto. Lo importante es reforzar estas medidas para que las empresas puedan seguir funcionando a pesar de la incertidumbre de lo que ocurrirá en este temido mes.

Algunos puntos importantes de considerar son el ser flexible en los pagos y dar una oportunidad a los clientes, para no romper así con la cadena de pagos; ser empático y no endurecer la cobranza; seguir entregando nuestros servicios; llegar a acuerdo; realizar una limpieza de cartera, abocándose al negocio y comenzar a hacer ventas mejor hechas; no aumentar el desempleo con más despidos, y externalizar servicios como el de cobranza, que nos permita concentrarnos en el negocio como tal.

Y aunque sea doloroso, la recomendación directa es a no seguir de vacaciones, porque “marzo ya llegó en febrero” y las medidas se deben tomar hoy.

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Respeto

Publicado

el

En el marco de la pandemia actual, hemos visto con asombro como un número considerable de ciudadanos han optado, irresponsablemente, por alejarse de las ciudades donde residen y se han trasladado a áreas naturales o zonas costeras, pensando que estos lugares disminuirían sus posibilidades de contagio. Precisamente, esto último, fue lo que ocurrió en Rapa Nui, lugar donde pasó justamente lo que no tenía que pasar. Una comunidad aislada naturalmente, cuyos medios de arribo son escasos y controlados y su sistema de salud muy precario, pero que, sin embargo, muestra su primera persona contagiada y un desenlace incierto. En este sentido, el llamado del ecoturismo, es distinto al de costumbre, cuyo enfoque siempre es instar a disfrutar de las áreas naturales que posee nuestro país en todo su territorio como montañas, parques nacionales, playa escondidas, etc. Al contrario, esta vez, el llamado es a protección y empatía con las poblaciones locales. La posibilidad de que desde las ciudades llevemos un virus asintomático a comunidades rurales, normalmente aisladas, es alta. Estas comunidades, llámense arrieros, indígenas, pescadores, pirquineros u otros, son altamente vulnerables, tanto por la edad promedio de sus miembros como por el estado de aislación y la distancia con los centros de salud. Contagios de Coronavirus en lugares naturales pueden conllevar situaciones catastróficas para las poblaciones locales y la asistencia médica escasa. La protección de la naturaleza y de las sociedades locales del país también es responsabilidad de todos y todas.


Pablo Rebolledo Dujisin
Director Carrera Administración en Ecoturismo
Universidad Andrés Bello

Continuar Leyendo

Columnas

EDITORIAL: Incertidumbre

Publicado

el

Desde una oficina solitaria, ya que prácticamente todos los funcionarios del diario están haciendo teletrabajo, escribo estas líneas en medio de la incertidumbre que seguramente todos sentimos ante el avance del Coronavirus.
Incertidumbre porque no sabemos que va a pasar, porque con temor vemos la posibilidad de que nosotros o alguno de nuestros seres queridos se enferme. También pese a que todos entendemos que la salud es lo primero también nos preocupa el futuro, la economía tanto a niveles macroeconómicos como en nuestras finanzas personales se verá resentida. Las ventas bajan o no existen al mismo tiempo que no todos podemos quedarnos en la casa. Tiene que seguir funcionando la luz, el agua, produciéndose alimentos, barriéndose las calles, recogiendo la basura y necesitamos tener información de lo que está pasando.
Con todas las dificultades que esta situación conlleva, donde nosotros mismos como pyme vemos con preocupación el problema económico, queremos ver con optimismo el futuro. Que esta situación sirva para mejorar como sociedad, valorar los espacios de reunión que hoy se ven limitados. Cuando sea posible volver a juntarnos, que la obligada desconexión nos permita de verdad darnos cuenta de lo necesario del cara a cara que nunca puede ser completamente remplazado por una red social.
Al mismo tiempo que pese a la incertidumbre reafirmamos nuestro compromiso con entregar diariamente la mejor información posible.

Luis Fernando González V
Sub Director

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: Navegando en los impactos de COVID-19 en la cadena de suministro

Publicado

el

Por Pablo Morales, Socio de Deloitte

Como un típico evento de cisne negro, el COVID-19 tomó al mundo por completa sorpresa, iniciándose en China y escalando rápidamente al mundo occidental. De este modo, cuando la fábrica del mundo y el transporte global se impactan, las cadenas de suministro globales se ven afectadas.


Habiendo partido el contagio el 31 de diciembre de 2019 en Wuhan – China, el impacto de inmediato fue relevante, siendo esta ciudad muy importante para las cadenas de suministro globales, dado que ha sido por décadas base para empresas de manufactura, high tech y farmacéuticas.


Si bien China pareciera estar lentamente volviendo a la normalidad, el efecto global no parece ser conocido y tampoco las ramificaciones en posibles futuros focos de disrupción en la cadena de las empresas globales y locales. Al afectarse la oferta y la demanda, la supply chain de las empresas se ve impactada.


Sin embargo, algunas empresas están mejor preparadas que otras. Estas empresas han desarrollado e implementado estrategias de continuidad del negocio y gestión de riesgos de la cadena de suministro. También han diversificado sus cadenas de suministro desde una perspectiva geográfica para reducir los riesgos del lado de la oferta de cualquier país o región. Tienen productos clave o componentes estratégicos de múltiples fuentes para reducir su dependencia de proveedores, y han considerado una estrategia de inventario que amortigüe interrupciones en la cadena de suministro.
En el artículo “COVID-19 Managing supply chain risk and disruption”, Jim Kilpatrick, Líder Global de Supply Chain de Deloitte, entrega las siguientes recomendaciones para afrontar y prevenir los impactos en las empresas y distingue entre las empresas que se abastecen en geografías afectadas y las que venden en aquellos lugares.


A las empresas que se abastecen de geografías impactadas se les recomienda: mitigar riesgos en proveedores Tier 1; iluminar su Cadena de Suministro extendida; entender y activar Fuentes de abastecimiento alternativas; actualizar Política de Inventario y parámetros; dar visibilidad al inbound de materiales y materias primas; foco en agilidad en planificación de la producción; Evaluar alternativas para el Outbound de logística y asegurar capacidad; prepararse para posibles cierres de plantas; planificar fuerza de trabajo y planear escenarios globales.


En tanto, a las empresas que venden a geografías impactadas se les sugiere: dimensionar el impacto en la demanda; afinar sincronización entre Demanda-Suministro (S&OP); repararse para posibles shifts en canales y evaluar alternativas para logística inbound; abrir canales de comunicación con clientes clave; alinear con clientes las capacidades para cumplir promesas de cumplimiento; prepararse para la recuperación (Rebound) y también planear escenarios globales.
De este modo, esta crisis ha recalcado la importancia del concepto de una Supply Chain resiliente, capaz de mitigar sus riesgos y recuperarse rápidamente de las disrupciones. De esta forma, logrando los atributos de visibilidad, flexibilidad, colaboración a lo largo de la cadena y control.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

C1

C2