Síguenos

Columnas

OPINION: Los sueños de Francisco

Publicado

el

La exhortación post sinodal “Querida Amazonia” debe haber sorprendido tanto a moros como cristianos, a destra como a sinestra y a más de algún “vaticanista”. Se esperaba con mucha expectación e incluso con algo de morbo, si el Papa aceptaría o no la propuesta del Sínodo de la Amazonía, de ordenar sacerdotes a hombres casados, y que las mujeres puedan ser ordenadas diaconisas.

Para sorpresa de los expertos, ninguno de los dos aspectos fue abordado directamente en el documento. ¿Por qué no abordó Francisco el tema de los viri probati? Esto puede ser interpretado de tres maneras: a) El Papa le resta importancia al tema, lo cual significa que las soluciones a los problemas de la Amazonía no pasan solo por aumentar el número de sacerdotes, sino por poner el foco en las situaciones de injusticia, abandono, destrucción ecológica, abusos y pobreza que asola a la región; b) el Papa no quiere dar por cerrada la discusión y estima que no es el momento para proponer cambios; c) es una forma elegante de esquivar la polémica, y darla por superada “desde arriba”.

En el otro tema conflictivo, ordenar mujeres como diaconisas, Francisco afirma que “gracias a la presencia de mujeres fuertes y generosas: bautizadoras, catequistas, rezadoras, misioneras, ciertamente llamadas e impulsadas por el Espíritu Santo” se ha transmitido la fe en la región. “Durante siglos las mujeres mantuvieron a la Iglesia en pie en esos lugares con admirable entrega y ardiente fe”.

Una eventual ordenación de mujeres solo “nos orientaría a clericalizar a las mujeres, disminuiría el gran valor de lo que ellas ya han dado y provocaría sutilmente un empobrecimiento de su aporte indispensable”. Agrega que “las mujeres hacen su aporte a la Iglesia según su modo propio y prolongando la fuerza y la ternura de María, la Madre”.

La exhortación, que no pretende según el Papa ni reemplazar ni repetir el Documento Conclusivo del Sínodo, sino “aportar un breve marco de reflexión que encarne en la realidad amazónica una síntesis de algunas grandes preocupaciones (…) y que ayude y oriente a una armoniosa, creativa y fructífera recepción de todo el camino sinodal”, cuenta con cuatro capítulos titulados respectivamente: “un sueño social”, “un sueño cultural”, “un sueño ecológico” y “un sueño eclesial”. Son 32 páginas, distribuidas en 111 números y 145 pies de página. El estilo del texto es directo, escrito en primera persona, pastoral y a veces coloquial. Como ya es costumbre, el Papa cita autores no canónicos. Esta vez, a varios escritores y poetas latinoamericanos, entre ellos Neruda.

¿Cuál es la esencia de la exhortación? El Papa deja “brotar una sana indignación” y critica a los poderes económicos y al paradigma tecnocrático responsabilizándolos de la destrucción ecológica del Amazonía, y de los abusos como no respetar “el derecho de los pueblos originarios al territorio y a su demarcación, a la autodeterminación y al consentimiento previo”. Según él a estos “emprendimientos” en la Amazonia hay que darles el nombre que se merecen: “injusticia y crimen”.

Destaca con dramatismo como estos pueblos, de los que tenemos tanto que aprender, son obligados a emigrar a las periferias de las ciudades viviendo no solo desarraigados, sino, además, en condiciones miserables.

Francisco se muestra escéptico de la posibilidad de un crecimiento armónico y sostenible entre el paradigma tecnocrático y la ecología integral. Su apuesta es por la inculturación, que significa evangelizar sin desarraigar, sin colonizar. Inculturación “que no desprecia nada de lo bueno que ya existe en las culturas amazónicas, sino que lo recoge y lo lleva a la plenitud a la luz del Evangelio”. La misión de la Iglesia, sacerdotes y en especial los laicos, es entonces, “cultivar sin desarraigar, hacer crecer sin debilitar la identidad, promover sin invadir”, es decir, “no basta con llevar un “mensaje social”.

En síntesis, Francisco nos comparte cuatro sueños: a) social: luchar por los derechos de los más pobres de la Amazonia; b) cultural: preservar la riqueza cultural de la región; c) ecológico: custodiar la hermosura natural de la Amazonia; d) eclesial: desarrollar una Iglesia con rostro amazónico. ¿De qué depende que esos sueños de Francisco se hagan realidad? De muchos factores, de toda la Iglesia y de todos los hombres de buena voluntad.

Eugenio Yáñez

Director Instituto de Filosofía, Universidad San Sebastián

Anuncio Publicitario

Columnas

OPINION: Respeto

Publicado

el

En el marco de la pandemia actual, hemos visto con asombro como un número considerable de ciudadanos han optado, irresponsablemente, por alejarse de las ciudades donde residen y se han trasladado a áreas naturales o zonas costeras, pensando que estos lugares disminuirían sus posibilidades de contagio. Precisamente, esto último, fue lo que ocurrió en Rapa Nui, lugar donde pasó justamente lo que no tenía que pasar. Una comunidad aislada naturalmente, cuyos medios de arribo son escasos y controlados y su sistema de salud muy precario, pero que, sin embargo, muestra su primera persona contagiada y un desenlace incierto. En este sentido, el llamado del ecoturismo, es distinto al de costumbre, cuyo enfoque siempre es instar a disfrutar de las áreas naturales que posee nuestro país en todo su territorio como montañas, parques nacionales, playa escondidas, etc. Al contrario, esta vez, el llamado es a protección y empatía con las poblaciones locales. La posibilidad de que desde las ciudades llevemos un virus asintomático a comunidades rurales, normalmente aisladas, es alta. Estas comunidades, llámense arrieros, indígenas, pescadores, pirquineros u otros, son altamente vulnerables, tanto por la edad promedio de sus miembros como por el estado de aislación y la distancia con los centros de salud. Contagios de Coronavirus en lugares naturales pueden conllevar situaciones catastróficas para las poblaciones locales y la asistencia médica escasa. La protección de la naturaleza y de las sociedades locales del país también es responsabilidad de todos y todas.


Pablo Rebolledo Dujisin
Director Carrera Administración en Ecoturismo
Universidad Andrés Bello

Continuar Leyendo

Columnas

EDITORIAL: Incertidumbre

Publicado

el

Desde una oficina solitaria, ya que prácticamente todos los funcionarios del diario están haciendo teletrabajo, escribo estas líneas en medio de la incertidumbre que seguramente todos sentimos ante el avance del Coronavirus.
Incertidumbre porque no sabemos que va a pasar, porque con temor vemos la posibilidad de que nosotros o alguno de nuestros seres queridos se enferme. También pese a que todos entendemos que la salud es lo primero también nos preocupa el futuro, la economía tanto a niveles macroeconómicos como en nuestras finanzas personales se verá resentida. Las ventas bajan o no existen al mismo tiempo que no todos podemos quedarnos en la casa. Tiene que seguir funcionando la luz, el agua, produciéndose alimentos, barriéndose las calles, recogiendo la basura y necesitamos tener información de lo que está pasando.
Con todas las dificultades que esta situación conlleva, donde nosotros mismos como pyme vemos con preocupación el problema económico, queremos ver con optimismo el futuro. Que esta situación sirva para mejorar como sociedad, valorar los espacios de reunión que hoy se ven limitados. Cuando sea posible volver a juntarnos, que la obligada desconexión nos permita de verdad darnos cuenta de lo necesario del cara a cara que nunca puede ser completamente remplazado por una red social.
Al mismo tiempo que pese a la incertidumbre reafirmamos nuestro compromiso con entregar diariamente la mejor información posible.

Luis Fernando González V
Sub Director

Continuar Leyendo

Columnas

OPINION: Navegando en los impactos de COVID-19 en la cadena de suministro

Publicado

el

Por Pablo Morales, Socio de Deloitte

Como un típico evento de cisne negro, el COVID-19 tomó al mundo por completa sorpresa, iniciándose en China y escalando rápidamente al mundo occidental. De este modo, cuando la fábrica del mundo y el transporte global se impactan, las cadenas de suministro globales se ven afectadas.


Habiendo partido el contagio el 31 de diciembre de 2019 en Wuhan – China, el impacto de inmediato fue relevante, siendo esta ciudad muy importante para las cadenas de suministro globales, dado que ha sido por décadas base para empresas de manufactura, high tech y farmacéuticas.


Si bien China pareciera estar lentamente volviendo a la normalidad, el efecto global no parece ser conocido y tampoco las ramificaciones en posibles futuros focos de disrupción en la cadena de las empresas globales y locales. Al afectarse la oferta y la demanda, la supply chain de las empresas se ve impactada.


Sin embargo, algunas empresas están mejor preparadas que otras. Estas empresas han desarrollado e implementado estrategias de continuidad del negocio y gestión de riesgos de la cadena de suministro. También han diversificado sus cadenas de suministro desde una perspectiva geográfica para reducir los riesgos del lado de la oferta de cualquier país o región. Tienen productos clave o componentes estratégicos de múltiples fuentes para reducir su dependencia de proveedores, y han considerado una estrategia de inventario que amortigüe interrupciones en la cadena de suministro.
En el artículo “COVID-19 Managing supply chain risk and disruption”, Jim Kilpatrick, Líder Global de Supply Chain de Deloitte, entrega las siguientes recomendaciones para afrontar y prevenir los impactos en las empresas y distingue entre las empresas que se abastecen en geografías afectadas y las que venden en aquellos lugares.


A las empresas que se abastecen de geografías impactadas se les recomienda: mitigar riesgos en proveedores Tier 1; iluminar su Cadena de Suministro extendida; entender y activar Fuentes de abastecimiento alternativas; actualizar Política de Inventario y parámetros; dar visibilidad al inbound de materiales y materias primas; foco en agilidad en planificación de la producción; Evaluar alternativas para el Outbound de logística y asegurar capacidad; prepararse para posibles cierres de plantas; planificar fuerza de trabajo y planear escenarios globales.


En tanto, a las empresas que venden a geografías impactadas se les sugiere: dimensionar el impacto en la demanda; afinar sincronización entre Demanda-Suministro (S&OP); repararse para posibles shifts en canales y evaluar alternativas para logística inbound; abrir canales de comunicación con clientes clave; alinear con clientes las capacidades para cumplir promesas de cumplimiento; prepararse para la recuperación (Rebound) y también planear escenarios globales.
De este modo, esta crisis ha recalcado la importancia del concepto de una Supply Chain resiliente, capaz de mitigar sus riesgos y recuperarse rápidamente de las disrupciones. De esta forma, logrando los atributos de visibilidad, flexibilidad, colaboración a lo largo de la cadena y control.

Continuar Leyendo

Síguenos en Facebook

Lo más visto

C1

C2