Connect with us

Hi, what are you looking for?

Columnas

OPINION: Rechazar para reformar

Diego Schalper, Diputado distrito 15

El próximo 26 de abril se juega mucho más que la pregunta sobre el debate constitucional. Más bien, lo que está en juego es la manera en que Chile procesará el malestar social de acá en adelante. En ese contexto, es bueno evidenciar el trasfondo de las distintas alternativas.


Una alternativa es el inmovilismo y la desidia, que muchas veces ha padecido la elite. Es creer que todo está bien y hacer una especie de defensa apostólica de la Constitución. No parece que esta mirada es el mejor aliado de aquellos que quieren demoler lo avanzando. Las Constituciones no son una especie de piedra pétrea, y obviamente es posible introducir mejoras.


Otra alternativa es el extremo de la refundación revolucionaria, que consiste en creer que Chile tiene que sentirse avergonzado de las últimas décadas y, por ende, construir desde cero con una hoja en blanco. Ese es el planteamiento del libro “El Otro Modelo”, cuyo autor principal es Fernando Atria, quien expresó mediante un video su tesis de la “hoja en blanco”. La idea detrás de eso es que todo lo que no alcance los 2/3 de una eventual Convención Constituyente quedará en blanco, debiendo regularse por ley simple. Eso significa que solo bastaría la mayoría de los diputados y senadores para modificarse, lo cual es dejar materias relevantes al alero de mayorías circunstanciales.

Anuncio Publicitario. Continua Bajando


La alternativa que hemos propuesto junto a 26 diputados y 8 senadores de Renovación Nacional (equivalente al 75% de la Bancada) se denomina “Rechazar para Reformar”, situándose como punto moderado de las dos alternativas que hemos expresado más arriba.


Queremos reformas, porque efectivamente la Constitución puede ser modernizada. Por eso dejamos presentado el 31 de enero de este año un proyecto de reforma constitucional que incorpora nuevos deberes del Estado – a una pensión digna con montos mínimos y reajustables; a una atención de salud sin listas de espera eternas; a una educación de calidad; y al orden público y la paz social –; y que propone un Estado regional y solidario, donde realmente nos juguemos por la descentralización. Sobre esa base, proponemos un “Rechazo proactivo”, donde rechazar no es sinónimo de no hacer nada, sino de no comprarse el camino de la refundación. Creemos que la ruta de dos años de la “Nueva Constitución” es incierta e inestable, y tendrá inevitablemente (es nuestro deber constatarlo) consecuencias nefastas en la economía, la inversión y el empleo, afectando especialmente a los sectores más vulnerables. Además el costo que el país deberá pagar – o mejor dicho, todos los chilenos – para instalar una “Convención Constituyente” nos resulta innecesario y cara.


No queremos inmovilismo, por eso presentamos reformas. No queremos refundación, por eso llamamos a rechazar. Creemos que lo que se juega el 26 de abril es si Chile seguirá la senda de países vecinos, o más bien seguirá trabajando sobre lo construido, mejorando lo que hemos hecho, sin por eso demoler lo avanzado.

Anuncio Publicitario. Continua Bajando
Anuncio Publicitario
Anuncio Publicitario

Relacionadas

Coronavirus

Esto según un comuncado interno de Codelco Divisón el Teniente ya que «los pasajeros no son considerados contactos cercanos.» En un comunicado internos a...

Coronavirus

La actividad fue coordinada por la Secretaría Regional Ministerial de Agricultura junto con la Ilustre Municipalidad de Rancagua. Demostrando el gran compromiso del mundo...

El Rancagüino TV

En tiempos de pandemia están suspendidos todos los oficios religiosos para evitar la propagación del virus, pero al mismo tiempo estamos en domingo de...

Coronavirus

El Superintendente destacó que el aporte permitirá a los bomberos y bomberas de todas las unidades rancagüinas contar con una mayor protección al acudir...

Anuncio Publicitario