Buscar
Cerrar este cuadro de búsqueda.

Diario Digital

Lee la Edición de Hoy

La bicicleta toma protagonismo como medio esencial durante la pandemia.

Comparte esta noticia

Anuncios

En medio de cambios profundos que vive el mundo producto de la crisis sanitaria, los desplazamientos entre ciudades, provincias y comunas, hacia residencias o fuentes laborales, no están exentos de modificaciones y buscan prevenir masivos contagios entre personas que aún no respetan las normas impuestas por las autoridades de salud.

Inmersos en este escenario de incertidumbre y peligro constante, la bicicleta representa hoy un medio de transporte seguro, eficaz, amigable con el medio ambiente y por, sobre todo, de bajo costo para las familias chilenas.

Hace solo unas semanas atrás, la Red Nacional de Convivencia Vial y la Red de Movilidad del Nuevo Pacto Social, solicitaron al Gobierno incluir a la bicicleta, sus tiendas, talleres y reparto (delivery), en la categoría de servicios básicos, clasificándolos entre los bienes de uso esencial, durante y post confinamiento. “Moverse en bicicleta puede ser una forma de salvar vidas, la propia y la del entorno más cercano”, indicó Amarilis Horta, directora de Bicicultura.

Por otra parte, el Seremi del Deporte, Diego Ramírez, comentó que “la bicicleta cumple con todos los requisitos que se imponen en tiempo de pandemia por efecto del COVID-19. Su uso permite establecer adecuadamente la distancia física, es una excelente forma de ahorro energético, logra descongestionar las calles y avenidas, no contamina y es de fácil sanitización”.

La autoridad regional añadió que “personalmente siempre me he transportado en bicicleta y aunque ahora el llamado a es quedarse en casa, las personas que salgan a trabajar (con su permiso correspondiente), traten de hacerlo en este medio y podrán reconocer los beneficios que conlleva. Como Ministerio de Deporte e IND, impulsamos su utilización porque, además, mantiene de forma permanente la actividad física”.

RANCAGUA: UN EJEMPLO

En mayo de 2019, una delegación de Dinamarca y Países Bajos visitó Rancagua para conocer en terreno el arduo y extenso trabajo que ha desarrollado el municipio en orden a construir ciclovías que unan la ciudad (ya hay más 60 kilómetros disponibles).

Anuncios

“Yo creo que en 10 o 15 años más, los habitantes van a estar muy felices, con una mayor facilidad de moverse, donde se privilegiará al peatón por sobre el vehículo motorizado”, dijo en aquella oportunidad el danés Jens Godtfredsen.

Justamente, lo visto hace poco más de un año, ha aumentado durante este tiempo de pandemia. Carlos Soto, propietario de la empresa rancagüina Pits Bike, que se dedica a la mantención, reparación y mejoramiento integral de las bicicletas, señaló que “desde el mes de marzo (decreto de pandemia), nuestro trabajo ha crecido más de un 10 por ciento, a pesar que en invierno la tendencia es la baja por el frío y la lluvia. Cerca del 80 por ciento de nuestros clientes son hombres y la mayoría de ellos, usan la bicicleta como transporte formal, lo que es una excelente noticia, mientras que el restante lo ocupa como algo recreacional”.

Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios
Anuncios